In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Cáncer de hipofaringe: Tratamiento (PDQ®)

  • Actualizado: 26 de diciembre de 2013

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Información general sobre el cáncer de hipofaringe



El cáncer de hipofaringe es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de la hipofaringe.

La hipofaringe es la parte inferior de la faringe (garganta). La faringe es un tubo hueco de aproximadamente cinco pulgadas de largo que se inicia detrás de la nariz, desciende por detrás del cuello y termina encima de la tráquea y el esófago (el tubo que va de la garganta al estómago). El aire y los alimentos pasan por la faringe en su camino a la tráquea o el esófago.

Ampliar
Anatomía de la faringe; el dibujo muestra la nasofaringe, la orofaringe y la hipofaringe. También se muestran la cavidad nasal, la cavidad oral, el esófago, la tráquea y la laringe.
Anatomía de la faringe (garganta). Las tres partes de la faringe son la nasofaringe, la orofaringe y la hipofaringe.


La mayoría de los cánceres de hipofaringe se forman en las células escamosas, que son células delgadas y planas que revisten el interior de la hipofaringe. La hipofaringe tiene tres áreas diferentes. El cáncer se puede encontrar en una o más de estas áreas.

El cáncer de hipofaringe es un tipo de cáncer de cabeza y cuello.

El consumo de productos del tabaco y el consumo excesivo de bebidas alcohólicas influyen en el riesgo de cáncer de hipofaringe.

Cualquier cosa que aumente el riesgo de enfermarse se llama un factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se enfermará de cáncer; no tener factores de riesgo no significa que no se enfermará de cáncer. Consulte con su médico si piensa que puede estar en riesgo. Los factores de riesgo incluyen los siguientes aspectos:

Los signos y síntomas de cáncer de hipofaringe son dolor de garganta y dolor de oído.

Estos y otros signos y síntomas pueden ser causados por el cáncer de hipofaringe o por otras afecciones. Consulte con su médico si tiene algo de lo siguiente:

  • Dolor de garganta que no desaparece.
  • Dolor de oído.
  • Nódulo en el cuello.
  • Dolor o dificultad al tragar.
  • Cambio en la voz.

Para ayudar a detectar (encontrar) y diagnosticar el cáncer de hipofaringe, se utilizan pruebas que examinan la garganta y el cuello.

Se pueden utilizar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico de la garganta: examen en el que el médico palpa el cuello para determinar la presencia de ganglios linfáticos inflamados en el cuello y examina el interior de la garganta con un espejo pequeño con mango largo para determinar si hay áreas anormales.

  • Exploración por TC (exploración por TAC): procedimiento en el que se toma una serie de imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se puede inyectar un tinte en una vena o ingerirse a fin de que los órganos o los tejidos se vean más claramente. Este procedimiento también se llama tomografía computada, tomografía computadorizada o tomografía axial computarizada.

  • Exploración con TEP (exploración con tomografía por emisión de positrones): procedimiento para encontrar células de tumores malignos en el cuerpo. Se inyecta en una vena una cantidad pequeña de glucosa (azúcar) radionúclida. El escáner por TEP rota alrededor del cuerpo y toma una imagen de los lugares del cuerpo que absorben la glucosa. Las células de tumores malignos tienen aspecto más brillante en la imagen porque son más activas y absorben más glucosa que las células normales. Se pueden realizar al mismo tiempo una exploración con TEP y una exploración por TC, esto se llama TEP-TC.

  • IRM (imágenes por resonancia magnética): procedimiento que utiliza un imán, ondas de radio y una computadora para crear imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).

  • Exploración ósea : procedimiento que se utiliza para verificar si hay células en los huesos que se multiplican rápidamente, como las células cancerosas. Se inyecta una cantidad muy pequeña de material radiactivo en una vena y este recorre todo el torrente sanguíneo. Cuando el material radiactivo se acumula en los huesos, se puede detectar con un escáner.

  • Esofagograma con bario : radiografía del esófago. El paciente bebe un líquido que contiene bario (un compuesto metálico, plateado blancuzco). El líquido recubre el esófago y se toman radiografías.

  • Endoscopia : procedimiento que se usa para observar áreas de la garganta que no se pueden ver con un espejo durante el examen físico de la garganta. Se inserta un endoscopio (un tubo delgado con iluminación) a través de la nariz o la boca para verificar si hay algo inusual en la garganta. Se pueden tomar muestras de tejido para una biopsia.

  • Esofagoscopia : procedimiento para examinar el interior del esófago a fin de verificar si existen áreas anormales. Se inserta un esofagoscopio (una sonda delgada, con iluminación) a través de la boca o la nariz y por la garganta hasta el esófago. Se pueden tomar muestras para una biopsia.

  • Broncoscopia : procedimiento que se utiliza para observar el interior de la tráquea y las vías respiratorias mayores del pulmón y determinar si hay áreas anormales. Se inserta un broncoscopio (un tubo delgado con iluminación) a través de la nariz o la boca hacia la tráquea y los pulmones. Se pueden tomar muestras de tejidos para una biopsia.

  • Biopsia: extracción de células o tejidos para observarlos al microscopio en busca de signos de cáncer.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) depende de los siguientes aspectos:

  • El estadio del cáncer (si afecta parte de la hipofaringe, compromete toda la hipofaringe o se ha diseminado a otros lugares del cuerpo). El cáncer de hipofaringe suele detectarse en los estadios posteriores porque los signos y síntomas tempranos son poco habituales.
  • La edad, el sexo y la salud general del paciente.
  • La ubicación del cáncer.
  • Si el paciente fuma durante la radioterapia.

Las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • El estadio del cáncer.
  • La posibilidad de preservar la capacidad del paciente para que hablar, comer y respirar sean tan normales como sea posible.
  • La salud general del paciente.

Los pacientes que han tenido cáncer de hipofaringe tienen más riesgo de presentar un segundo cáncer de la cabeza o el cuello. Es importante el seguimiento frecuente y cuidadoso.