English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Cáncer de laringe: Tratamiento (PDQ®)

Aspectos generales de las opciones de tratamiento

Los cánceres superficiales pequeños sin fijación laríngea o compromiso de ganglios linfáticos se tratan exitosamente con radioterapia o cirugía sola, incluso cirugía de escisión con rayos láser. Se puede escoger la radioterapia para preservar la voz y reservar la cirugía para salvar las fallas. El campo de radiación y las dosis se determinan de acuerdo con la localización y el tamaño del tumor primario. También se recomienda una variedad de procedimientos quirúrgicos curativos para los cánceres de laringe, algunos de los cuales preservan la función vocal. Se debe considerar un procedimiento quirúrgico apropiado para cada paciente, teniendo en cuenta el problema anatómico, el estado general y la pericia clínica del equipo de tratamiento. A menudo, los cánceres de laringe avanzados se tratan al combinar radiación con quimioterapia simultánea para conservar la laringe y laringectomía total para la enfermedad T4 macrocítica o tratamiento de último recurso.[1-6]

La evaluación del resultado del tratamiento se puede notificar de diversas maneras: control locorregional, supervivencia sin enfermedad, supervivencia determinada y supervivencia general (SG) de 2 a 5 años. La preservación de la voz es un parámetro importante de evaluación. Se deben notificar los resultados después de la cirugía inicial, radiación inicial, tratamiento combinado planificado o rescate quirúrgico debido a fracasos de la radiación. Se deberá consultar el material de fuente primaria para analizar estas diferencias.

En una revisión de resultados clínicos publicados sobre la radioterapia radical para el cáncer de cabeza y cuello, se indica una pérdida significativa de control local cuando la administración de radioterapia fue prolongada; por lo tanto, se deberá evitar siempre que sea posible extender la duración de los programas estándar de tratamiento.[7,8]

No se ha realizado una comparación directa de los resultados de la radioterapia con la cirugía endolaríngea (con láser o sin este) en los pacientes de cáncer de laringe en estadio temprano. Las pruebas son insuficientes para mostrar una diferencia clara de los resultados entre las opciones de tratamiento relacionadas con el control local o la SG. Los datos retrospectivos indican que, en comparación con la cirugía, la radioterapia puede ser la causa de una menor perturbación de la calidad de voz sin una diferencia significativa en la percepción del paciente.[9]

El Laryngeal Cancer Study Group del Departamento de Asuntos de los Veteranos (VA) realizó una comparación directa de quimioterapia seguida de radioterapia con cirugía, adelantada en un ensayo en el que se asignó al azar a 332 pacientes a tres ciclos de quimioterapia (cisplatino y fluorouracilo) y a radioterapia o a cirugía y radioterapia.[10] Después de dos ciclos de quimioterapia, la respuesta clínica tumoral fue completa en 31% de los pacientes y parcial en 54% de los pacientes. La supervivencia fue similar en ambos grupos; sin embargo, la conservación de la laringe fue posible en 64% de los pacientes del grupo de quimioterapia seguida de radioterapia.

Al estudio del VA se le dio seguimiento en un estudio aleatorizado, RTOG-91-11 (NCT00002496), en el que el grupo de conservación de la laringe del estudio del VA se comparó con los grupos de quimiorradiación simultánea y radiación sola; el criterio de valoración primario fue la supervivencia sin laringectomía (LFS).[6] En el estudio RTOG 91-11 se evaluó a 547 pacientes de cáncer de laringe localmente avanzado que se inscribieron entre agosto de 1992 y mayo de 2000, con una mediana de seguimiento para los sobrevivientes de 10,8 años (intervalo, 0,07–17 años). Se compararon tres regímenes, incluidos quimioterapia de inducción más radioterapia, quimiorradiación simultánea y radioterapia sola. Ambos regímenes quimioterapéuticos mejoraron la LFS en comparación con la radioterapia sola (quimioterapia de inducción vs. radioterapia sola, cociente de riesgos instantáneos [CRI], 0,75; intervalo de confianza [IC] 95%, 0,59–0,95; P = 0,02; quimioterapia simultánea vs. radioterapia sola, CRI 0,78; IC 95%, 0,78–0,98; P = 0,03).

La radioterapia con cisplatino simultáneo condujo a un porcentaje estadísticamente significativo más alto de pacientes con la laringe intacta a los 10 años (67,5% de pacientes que recibieron quimioterapia de inducción; 81,7% de pacientes que recibieron quimioterapia simultánea y 63,8% de pacientes que recibieron radiación sola); 80% de las laringectomías se realizaron en los 2 primeros años (84 en el primer año y 35 en el segundo año).

El cisplatino simultáneo a la radioterapia redujo en 41% el riesgo de fracaso locorregional en comparación con la radioterapia sola (CRI, 0,59; IC 95%, 0,43–0,82; P = 0,0015) y redujo en 34% el riesgo en comparación con la quimioterapia de inducción (CRI, 0,66; IC 95%, 0,48–0,92; P = 0,004). Ambos regímenes quimiterapéuticos tuvieron una incidencia más baja de metástasis a distancia, aunque esto no alcanzó significación estadística en comparación con la radioterapia sola.

Las tasas acumuladas de toxicidad tardía a 10 años (grados 3 a 5) fueron de 30,6% para la quimioterapia de inducción, de 33,3% para la quimioterapia simultánea y de 38% para la radiación sola, y no presentaron diferencias importantes entre los grupos.

La SG no presentó una diferencia significativa entre los grupos, aunque posiblemente hubiera un resultado más precario en los grupos simultáneos en comparación con el grupo de quimioterapia de inducción (CRI, 1,25; IC 95%, 0,98–1,61; P = 0,08). Las tasas de SG fueron de 58% (a 5 años) y de 39% (a 10 años) para la quimioterapia de inducción, de 55% (a 5 años) y de 28% (a 10 años) para la quimiorradiación simultánea, y de 54% (a 5 años) y de 32% (a 10 años) para la radiación sola. El número de muertes que no se atribuyeron al cáncer de laringe o al tratamiento fue más alto con la quimioterapia simultánea (30,8 vs. 20,8% con quimioterapia de inducción y 16,9% con radiación sola) porque después de aproximadamente 4,5 años, las curvas de supervivencia empezaron a separarse a favor de la inducción, aunque la diferencia no fue estadísticamente significativa.[6]

El riesgo de metástasis a ganglios linfáticos en pacientes de cáncer de glotis en estadio I va de 0 a 2%; en el caso de enfermedad más avanzada, tal como cáncer glótico en estadios II y III, la incidencia es de solo 10 y 15%, respectivamente. Por lo tanto, no hay necesidad de tratar electivamente los ganglios linfáticos cervicales de cáncer glótico en pacientes con tumores en estadio I y con tumores pequeños en estadio II. Se deberá dar consideración a usar radiación electiva del cuello para tumores mayores o supraglóticos.[11]

En general, se prefiere que los pacientes de cáncer de subglotis reciban terapia de modalidad combinada para las lesiones pequeñas poco comunes (es decir, estadio I o estadio II); sin embargo, se puede emplear radioterapia sola.

Los pacientes que fuman durante la radioterapia parecen tener tasas más bajas de respuesta y duraciones más cortas de supervivencia que los que no lo hacen;[12] por lo tanto, deberá aconsejarse a los pacientes que dejen de fumar antes de iniciar la radioterapia.

Las pruebas acumuladas han mostrado una alta incidencia (es decir, >30–40%) de hipotiroidismo en pacientes que han recibido radiación de haz externo a toda la glándula tiroides o a la glándula pituitaria. Se deberá considerar la evaluación de la función de la tiroides en los pacientes antes de la terapia y como parte de seguimiento postratamiento.[13,14]

Bibliografía

  1. Silver CE, Ferlito A: Surgery for Cancer of the Larynx and Related Structures. 2nd ed. Philadelphia, Pa: Saunders, 1996.
  2. Wang CC, ed.: Radiation Therapy for Head and Neck Neoplasms. 3rd ed. New York: Wiley-Liss, 1997.
  3. Thawley SE, Panje WR, Batsakis JG, et al., eds.: Comprehensive Management of Head and Neck Tumors. 2nd ed. Philadelphia, Pa: WB Saunders, 1999.
  4. Mendenhall WM, Werning JW, Pfister DG: Treatment of head and neck cancer. In: DeVita VT Jr, Lawrence TS, Rosenberg SA: Cancer: Principles and Practice of Oncology. 9th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins, 2011, pp 729-80.
  5. Chepeha DR, Haxer MJ, Lyden T: Rehabilitation after treatment of head and neck cancer. In: DeVita VT Jr, Lawrence TS, Rosenberg SA: Cancer: Principles and Practice of Oncology. 9th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins, 2011, pp 781-8.
  6. Forastiere AA, Zhang Q, Weber RS, et al.: Long-term results of RTOG 91-11: a comparison of three nonsurgical treatment strategies to preserve the larynx in patients with locally advanced larynx cancer. J Clin Oncol 31 (7): 845-52, 2013. [PUBMED Abstract]
  7. Fowler JF, Lindstrom MJ: Loss of local control with prolongation in radiotherapy. Int J Radiat Oncol Biol Phys 23 (2): 457-67, 1992. [PUBMED Abstract]
  8. Hansen O, Overgaard J, Hansen HS, et al.: Importance of overall treatment time for the outcome of radiotherapy of advanced head and neck carcinoma: dependency on tumor differentiation. Radiother Oncol 43 (1): 47-51, 1997. [PUBMED Abstract]
  9. Yoo J, Lacchetti C, Hammond JA, et al.: Role of endolaryngeal surgery (with or without laser) compared with radiotherapy in the management of early (T1) glottic cancer: a clinical practice guideline. Curr Oncol 20 (2): e132-5, 2013. [PUBMED Abstract]
  10. Induction chemotherapy plus radiation compared with surgery plus radiation in patients with advanced laryngeal cancer. The Department of Veterans Affairs Laryngeal Cancer Study Group. N Engl J Med 324 (24): 1685-90, 1991. [PUBMED Abstract]
  11. Spaulding CA, Hahn SS, Constable WC: The effectiveness of treatment of lymph nodes in cancers of the pyriform sinus and supraglottis. Int J Radiat Oncol Biol Phys 13 (7): 963-8, 1987. [PUBMED Abstract]
  12. Browman GP, Wong G, Hodson I, et al.: Influence of cigarette smoking on the efficacy of radiation therapy in head and neck cancer. N Engl J Med 328 (3): 159-63, 1993. [PUBMED Abstract]
  13. Turner SL, Tiver KW, Boyages SC: Thyroid dysfunction following radiotherapy for head and neck cancer. Int J Radiat Oncol Biol Phys 31 (2): 279-83, 1995. [PUBMED Abstract]
  14. Constine LS: What else don't we know about the late effects of radiation in patients treated for head and neck cancer? Int J Radiat Oncol Biol Phys 31 (2): 427-9, 1995. [PUBMED Abstract]
  • Actualización: 2 de mayo de 2014