In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Cáncer de laringe: Tratamiento (PDQ®)

  • Actualizado: 10 de marzo de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Aspectos generales de las opciones de tratamiento

Nota: algunas referencias bibliográficas en el texto de esta sección vienen seguidas de un grado de comprobación científica. Los consejos de redacción del PDQ usan un sistema de clasificación formal para ayudar al lector a juzgar la solidez de las pruebas relacionadas con los resultados observados en una estrategia terapéutica. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre los Grados de comprobación científica).

Los cánceres superficiales pequeños sin fijación laríngea o compromiso de ganglios linfáticos se tratan exitosamente con radioterapia o cirugía sola, incluso cirugía de escisión con rayos láser. Se puede escoger la radioterapia para preservar la voz y reservar la cirugía para salvar las fallas. El campo de radiación y las dosis se determinan de acuerdo con la localización y el tamaño del tumor primario. También se recomienda una variedad de procedimientos quirúrgicos curativos para los cánceres de laringe, algunos de los cuales preservan la función vocal. Se debe considerar un procedimiento quirúrgico apropiado para cada paciente, teniendo en cuenta el problema anatómico, el estado general y la pericia clínica del equipo de tratamiento. A menudo, los cánceres de laringe avanzados se tratan combinando radiación y cirugía.[1-5,5]

La evaluación del resultado del tratamiento se puede notificar de diversas maneras: control locorregional, supervivencia sin enfermedad, supervivencia determinada y supervivencia general (SG) de 2 a 5 años. La preservación de la voz es un parámetro importante de evaluación. Se deben notificar los resultados después de la cirugía inicial, radiación inicial, tratamiento combinado planificado o rescate quirúrgico debido a fracasos de la radiación. Se deberá consultar el material de fuente primaria para analizar estas diferencias.

La comparación directa de los resultados de la radiación con los de la cirugía es complicada. Los estudios quirúrgicos pueden notificar resultados en base a la estadificación patológica, mientras que los estudios de radiación deben notificar en base a la estadificación clínica, con el problema obvio de subestadificación en los pacientes tratados con radiación, particularmente en el cuello. Además, frecuentemente se recomienda la radiación sola para pacientes con estado general precario, lo que conduce a resultados menos favorables.

En una revisión de resultados clínicos publicados sobre la radioterapia radical para el cáncer de cabeza y cuello, se indica una pérdida significativa de control local cuando la administración de radioterapia fue prolongada; por lo tanto, se deberá evitar siempre que sea posible extender la duración de los programas estándar de tratamiento.[6,7] Debido a que la tasa de curación para lesiones avanzadas es baja, se deberán considerar los ensayos o estudios clínicos que exploran la quimioterapia, radioterapia hiperfraccionada,[8] sensibilizadores de radiación o radioterapia con haz de partículas.[9,10] A pesar de que las tasas de curación no cambian con la quimiorradiación administrada en un entorno neoadyuvante, aumenta la preservación del órgano.[11]

En un ensayo aleatorizado llevado a cabo en múltiples instituciones, se asignó a los pacientes a inducción de cisplatino más fluorouracilo seguido de radioterapia; radioterapia administrada conjuntamente con cisplatino o a radioterapia sola.[11] El uso simultáneo de radioterapia más cisplatino resultó en un porcentaje estadísticamente significativo más alto de pacientes con una laringe intacta a los dos años (es decir, 88 vs. 75 y 70% para la terapia simultánea, quimioterapia de inducción y radioterapia sola, respectivamente) y un mayor control locorregional (es decir, 78 vs. 61 y 56%, respectivamente) que con los otros dos regímenes. Ambos regímenes quimioterapéuticos tuvieron una menor incidencia de metástasis distante y una mejor supervivencia sin recaídas que los que tuvieron radioterapia solamente, pero también tuvieron una tasa más alta de efectos tóxicos de grado alto. Las tasas de SG no fueron significativamente diferentes entre los diferentes grupos.[11][Grado de comprobación: 1iiC]

El riesgo de metástasis a ganglios linfáticos en pacientes de cáncer de glotis en estadio I va de 0 a 2%; en el caso de enfermedad más avanzada, tal como cáncer glótico en estadios II y III, la incidencia es de solo 10 y 15%, respectivamente. Por lo tanto, no hay necesidad de tratar electivamente los ganglios linfáticos cervicales de cáncer glótico en pacientes con tumores en estadio I y con tumores pequeños en estadio II. Se deberá dar consideración a usar radiación electiva del cuello para tumores mayores o supraglóticos.[12]

En general, se prefiere que los pacientes de cáncer de subglotis reciban terapia de modalidad combinada; sin embargo, para las lesiones pequeñas poco comunes (es decir, estadio I o estadio II); se puede emplear radioterapia sola.

Los pacientes que fuman durante la radioterapia parecen tener tasas más bajas de respuesta y duraciones más cortas de supervivencia que los que no lo hacen;[13] por lo tanto, deberá aconsejarse a los pacientes que dejen de fumar antes de iniciar la radioterapia.

Las pruebas acumuladas han mostrado una alta incidencia (es decir, >30–40%) de hipotiroidismo en pacientes que han recibido radiación de haz externo a toda la glándula tiroides o a la glándula pituitaria. Se deberá considerar la evaluación de la función de la tiroides en los pacientes antes de la terapia y como parte de seguimiento postratamiento.[14,15]

Bibliografía
  1. Silver CE, Ferlito A: Surgery for Cancer of the Larynx and Related Structures. 2nd ed. Philadelphia, Pa: Saunders, 1996. 

  2. Wang CC, ed.: Radiation Therapy for Head and Neck Neoplasms. 3rd ed. New York: Wiley-Liss, 1997. 

  3. Thawley SE, Panje WR, Batsakis JG, et al., eds.: Comprehensive Management of Head and Neck Tumors. 2nd ed. Philadelphia, Pa: WB Saunders, 1999. 

  4. Mendenhall WM, Werning JW, Pfister DG: Treatment of head and neck cancer. In: DeVita VT Jr, Lawrence TS, Rosenberg SA: Cancer: Principles and Practice of Oncology. 9th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins, 2011, pp 729-80. 

  5. Chepeha DR, Haxer MJ, Lyden T: Rehabilitation after treatment of head and neck cancer. In: DeVita VT Jr, Lawrence TS, Rosenberg SA: Cancer: Principles and Practice of Oncology. 9th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins, 2011, pp 781-8. 

  6. Fowler JF, Lindstrom MJ: Loss of local control with prolongation in radiotherapy. Int J Radiat Oncol Biol Phys 23 (2): 457-67, 1992.  [PUBMED Abstract]

  7. Hansen O, Overgaard J, Hansen HS, et al.: Importance of overall treatment time for the outcome of radiotherapy of advanced head and neck carcinoma: dependency on tumor differentiation. Radiother Oncol 43 (1): 47-51, 1997.  [PUBMED Abstract]

  8. Bourhis J, Wibault P, Lusinchi A, et al.: Status of accelerated fractionation radiotherapy in head and neck squamous cell carcinomas. Curr Opin Oncol 9 (3): 262-6, 1997.  [PUBMED Abstract]

  9. Taylor SG 4th: Integration of chemotherapy into the combined modality therapy of head and neck squamous cancer. Int J Radiat Oncol Biol Phys 13 (5): 779-83, 1987.  [PUBMED Abstract]

  10. Stupp R, Weichselbaum RR, Vokes EE: Combined modality therapy of head and neck cancer. Semin Oncol 21 (3): 349-58, 1994.  [PUBMED Abstract]

  11. Forastiere AA, Goepfert H, Maor M, et al.: Concurrent chemotherapy and radiotherapy for organ preservation in advanced laryngeal cancer. N Engl J Med 349 (22): 2091-8, 2003.  [PUBMED Abstract]

  12. Spaulding CA, Hahn SS, Constable WC: The effectiveness of treatment of lymph nodes in cancers of the pyriform sinus and supraglottis. Int J Radiat Oncol Biol Phys 13 (7): 963-8, 1987.  [PUBMED Abstract]

  13. Browman GP, Wong G, Hodson I, et al.: Influence of cigarette smoking on the efficacy of radiation therapy in head and neck cancer. N Engl J Med 328 (3): 159-63, 1993.  [PUBMED Abstract]

  14. Turner SL, Tiver KW, Boyages SC: Thyroid dysfunction following radiotherapy for head and neck cancer. Int J Radiat Oncol Biol Phys 31 (2): 279-83, 1995.  [PUBMED Abstract]

  15. Constine LS: What else don't we know about the late effects of radiation in patients treated for head and neck cancer? Int J Radiat Oncol Biol Phys 31 (2): 427-9, 1995.  [PUBMED Abstract]