¿Prequntas sobre el cáncer?

Cáncer de laringe: Tratamiento (PDQ®)

Versión para pacientes

Información general sobre el cáncer de laringe

El cáncer de laringe es una enfermedad por la cual se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de la laringe.

La laringe es una parte de la garganta, entre la base de la lengua y la tráquea. La laringe consta de cuerdas vocales que vibran y producen sonidos con el paso del aire. El sonido produce un eco en la faringe, la boca y la nariz para formar la voz humana.

La laringe consta de tres partes principales:

  • Supraglotis es la parte superior de la laringe sobre la glotis, incluye la epiglotis.
  • Glotis: es la parte media de la laringe, donde se localizan las cuerdas vocales.
  • Subglotis: es la parte inferior de la laringe entre las cuerdas vocales y la tráquea.
Anatomía de la laringe; el dibujo muestra la epiglotis, la supraglotis, la glotis, la subglotis y las cuerdas vocales. También se muestran la lengua, la tráquea y el esófago.
Anatomía de la laringe. Las tres partes de la laringe son la supraglotis (incluso la epiglotis), la glotis (incluso las cuerdas vocales) y la subglotis.

La mayor parte de los cánceres de laringe se forman en las células escamosas, que son células delgadas y planas que revisten el interior de la laringe.

El cáncer de laringe es un tipo de cáncer de cabeza y cuello.

El uso de productos del tabaco y el consumo excesivo de alcohol pueden influir en el riesgo de cáncer de laringe.

Cualquier cosa que aumenta su riesgo de presentar cáncer de laringe se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que usted presentará cáncer; no tener factores de riesgo no significa que usted no presentará cáncer. Hable con su médico si piensa que puede estar en riesgo.

Los signos y síntomas del cáncer de laringe son dolor de garganta y de oído.

El cáncer de laringe u otras afecciones pueden causar estos y otros signos y síntomas. Consulte con su médico si presenta algo de lo siguiente:

  • Dolor de garganta o tos que no desaparece.
  • Dificultad o dolor al tragar.
  • Dolor de oído.
  • Bulto en el cuello o la garganta.
  • Cambio de la voz o ronquera.

Para detectar (encontrar), diagnosticar y clasificar el cáncer de laringe, se utilizan pruebas que examinan el cuello y la garganta.

Se pueden utilizar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico del cuello y garganta: examen para revisar la garganta y el cuello en busca de áreas anormales. El médico palpará el interior de la boca y la garganta con un dedo enguantado, utilizando un espejo pequeño iluminado de mango largo. El proceso incluye la revisión del interior de los cachetes y los labios; las encías; la parte trasera de la boca, el cielo y la base de la boca, la parte superior, la parte inferior y los lados de la lengua; y la garganta. Se debe palpar el cuello para revisar si hay inflamación en los ganglios linfáticos. Se debe tomar nota de los antecedentes de los hábitos de salud del paciente, enfermedades anteriores y tratamientos médicos.
  • Biopsia : extracción de células o tejidos para que un patólogo las observe al microscopio en búsqueda de signos de cáncer. La muestra de tejido se puede extraer durante uno de los siguientes procedimientos:
    • Laringoscopia : procedimiento para revisar la laringe (cuerdas vocales) para identificar áreas anormales. Mediante un espejo o laringoscopio (un instrumento, en forma de tubo delgado con una lente para observar) se introduce a través de la boca para observar la laringe. Un instrumento especial en el laringoscopio se usa para extraer muestras de tejido.
    • Endoscopia : procedimiento para revisar órganos y tejidos dentro del cuerpo, como la garganta, esófago y la tráquea para revisar si hay áreas anormales. Un endoscopio (instrumento en forma de tubo delgado con iluminación y una lente para observar) se introduce por una abertura del cuerpo, como la boca. Un instrumento especial en el endoscopio se usa para extraer muestras de tejido.
  • Exploración por TC (exploración por TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se inyecta un tinte en una vena o se ingiere a fin de que los órganos o los tejidos se destaquen más claramente. Este procedimiento también se llama tomografía computada, tomografía computarizada o tomografía axial computarizada.
  • IRM (imágenes por resonancia magnética): procedimiento que utiliza un imán, ondas de radio y una computadora para crear imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).
  • Exploración con TEP (exploración con tomografía por emisión de positrones): procedimiento para encontrar células de tumores malignos en el cuerpo. Se inyecta en una vena una cantidad pequeña de glucosa (azúcar) radioactiva. El escáner de la TEP rota alrededor del cuerpo y toma una imagen de los lugares del cuerpo que absorben la glucosa. Las células de tumores malignos tienen aspecto más brillante en la imagen porque son más activas y absorben más glucosa que las células normales.
  • Exploración ósea : procedimiento para verificar si hay células en los huesos que se multiplican rápidamente, como las células cancerosas. Se inyecta una cantidad muy pequeña de material radiactivo en una vena y este recorre todo el torrente sanguíneo. Cuando el material radiactivo se acumula en los huesos, se puede detectar con un escáner.
  • Ingesta de bario : serie de radiografías del esófago y el estómago. El paciente bebe un líquido que contiene bario (compuesto metálico de color plateado blancuzco). Este líquido reviste el esófago y el estómago y se toman radiografías. Este procedimiento también se llama serie del tubo digestivo superior.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) depende de los siguientes aspectos:

  • Estadio de la enfermedad.
  • Ubicación y tamaño del tumor.
  • Grado del tumor.
  • Edad del paciente, sexo y estado general de salud general, y si el paciente sufre de anemia.

Las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • Estadio de la enfermedad.
  • Ubicación y tamaño del tumor.
  • Posibilidad de mantener la capacidad de hablar, comer y respirar del paciente de modo tan normal como sea posible.
  • Si el cáncer recidivó (volvió).

Fumar tabaco y beber alcohol disminuyen la eficacia del tratamiento de cáncer de laringe. Los pacientes de cáncer de laringe que continúan fumando y bebiendo tienen menos probabilidades de cura y más probabilidades de que se presente un segundo tumor. Después del tratamiento de cáncer de laringe, es importante llevar a cabo un seguimiento frecuente y cuidadoso.

  • Actualización: 8 de agosto de 2014