In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Neoplasias mielodisplásicas o mieloproliferativas: Tratamiento (PDQ®)

Versión Paciente
Actualizado: 26 de diciembre de 2013

Leucemia mielomonocítica crónica



La leucemia mielomonocítica crónica es una enfermedad por la que se producen demasiados mielocitos y monocitos (glóbulos blancos inmaduros) en la médula ósea.

En la leucemia mielomonocítica crónica (LMMC), el cuerpo hace que un número demasiado alto de células madre sanguíneas se conviertan en dos tipos de glóbulos blancos que se llaman mielocitos y monocitos. Algunas de estas células madre sanguíneas nunca se convierten en glóbulos blancos maduros. Estos glóbulos blancos inmaduros se llaman blastocitos. Con el tiempo, los mielocitos, los monocitos y los blastocitos desplazan los glóbulos rojos y las plaquetas de la médula ósea. Cuando ocurre esto, se pueden presentar infecciones y anemia, o se pueden producir hemorragias fácilmente.

La edad avanzada y el ser varón aumentan el riesgo de presentar leucemia mielomonocítica crónica.

Todo lo que aumenta la posibilidad de padecer una enfermedad se llama factor de riesgo. Entre los factores de riesgo posibles para la LMMC se incluyen los siguientes:

  • Edad avanzada.
  • Sexo masculino.
  • Exposición a ciertas sustancias en el trabajo o en el medio ambiente.
  • Exposición a la radiación.
  • Tratamientos anteriores con ciertos medicamentos contra el cáncer.

Los signos y síntomas de la leucemia mielomonocítica crónica son fiebre pérdida de peso y sensación de mucho cansancio.

Estos y otros signos y síntomas podrían ser el resultado de la LMMC u otras afecciones. Consulte su médico si presenta lo siguiente:

  • Fiebre sin razón conocida.
  • Infecciones.
  • Sensación de mucho cansancio.
  • Pérdida de peso sin razón conocida.
  • Hematomas o hemorragias que se presentan con facilidad.
  • Dolor o sensación de saciedad debajo de las costillas.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento para la LMMC dependen de los siguientes aspectos:

  • La cantidad de glóbulos blancos o plaquetas en la sangre o la médula ósea.
  • Si el paciente está anémico.
  • La cantidad de blastocitos en la sangre o la médula ósea.
  • La cantidad de hemoglobina en los glóbulos rojos.
  • Si hay ciertos cambios en los cromosomas.