In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Cáncer de seno paranasal y de cavidad nasal: Tratamiento (PDQ®)

Versión Profesional De Salud
Actualizado: 14 de marzo de 2014

Aspectos generales de las opciones de tratamiento

Cirugía
Radioterapia
Enfermedad recidivante

Salvo en el caso de carcinomas T1 de las mucosas, el método aceptado de tratamiento consiste en la combinación de radioterapia y cirugía. Por lo general, la incidencia de metástasis a los ganglios linfáticos es baja (aproximadamente 20% de todos los casos). Por lo tanto, se recomienda efectuar una disección radical de rutina del cuello o radioterapia electiva dirigida al cuello sólo para pacientes que presentan ganglios linfáticos positivos.

En el caso de pacientes con tumores operables, generalmente se realiza primero cirugía radical para eliminar la mayor parte del tumor y establecer el drenaje del seno o los senos afectados. Esto es seguido de radioterapia posoperatoria. Algunas instituciones continúan administrando una dosis total de radioterapia preoperatoria para todos los tumores en estadio II y estadio III, y operan cuatro a seis semanas después de este procedimiento.[1-3] Una revisión de resultados clínicos publicados sobre radioterapia radical para el cáncer de la cabeza y el cuello indica una pérdida significativa de control local cuando la administración de radioterapia fue prolongada; por lo tanto, el alargamiento de los horarios de tratamiento estándar se deberán evitar siempre y cuando sea posible.[4]

Cirugía

Puede ser necesario efectuar una exploración quirúrgica para determinar si se puede operar. La destrucción de la base del cráneo (por ejemplo, fosa craneal anterior), seno cavernoso o el proceso pterigoideo, infiltración de las membranas mucosas de la nasofaringe; o metástasis a los ganglios linfáticos no resecables son contraindicaciones relativas para la cirugía. Entre los abordajes quirúrgicos se encuentran perforación con remoción de la mayor parte del tumor, a lo cual por lo general le sigue radioterapia o resección en bloque de la mandíbula superior. Un abordaje craneofacial combinado, incluso la resección del piso de la fosa craneal anterior se usa con éxito en pacientes seleccionados.[5] Se llevará a cabo remoción del ojo si la órbita está ampliamente invadida de cáncer. Los ganglios clínicamente positivos, si son resecables, se podrán tratar con una disección radical al cuello.

Radioterapia

Se deberá elevar el grado de las dosis de radioterapia en caso de que exista alguna probabilidad importante de control permanente. El volumen del tratamiento deberá incluir todo el antro maxilar y el seno hemiparanasal afectado y las áreas contiguas. La órbita y sus contenidos se excluirán excepto en circunstancias especiales. Los ganglios linfáticos del cuello, cuando puedan palparse, se deberán tratar junto con el tratamiento de carcinomas avanzados del antro. Esto puede ser innecesario en el caso de tumores tempranos.

Las pruebas acumuladas demostraron una incidencia alta (>30–40%) de hipotiroidismo en los pacientes que recibieron radioterapia de haz externo dirigida a toda la glándula tiroides o a la hipófisis. Se deberá considerar la evaluación de la función de la tiroides de los pacientes antes de la terapia y como parte del seguimiento posterior al tratamiento.[6,7]

Enfermedad recidivante

En el caso de pacientes con enfermedad recidivante, se deberán considerar ensayos clínicos de quimioterapia. Se demostró que la quimioterapia para el cáncer de células escamosas recidivante de la cabeza y el cuello es eficaz como método paliativo, y puede mejorar la calidad de vida y el período de supervivencia. Son eficaces varias combinaciones de fármacos entre las que se encuentran cisplatino, fluorouracilo y metotrexato.[8,9]

El tratamiento de tumores de los senos paranasales y de la cavidad nasal se deberá planificar para cada paciente en forma individual debido a su complejidad.

Bibliografía
  1. Mendenhall WM, Werning JW, Pfister DG: Treatment of head and neck cancer. In: DeVita VT Jr, Lawrence TS, Rosenberg SA: Cancer: Principles and Practice of Oncology. 9th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins, 2011, pp 729-80. 

  2. Laramore GE, ed.: Radiation Therapy of Head and Neck Cancer. Berlin: Springer-Verlag, 1989. 

  3. Thawley SE, Panje WR, Batsakis JG, et al., eds.: Comprehensive Management of Head and Neck Tumors. 2nd ed. Philadelphia, Pa: WB Saunders, 1999. 

  4. Fowler JF, Lindstrom MJ: Loss of local control with prolongation in radiotherapy. Int J Radiat Oncol Biol Phys 23 (2): 457-67, 1992.  [PUBMED Abstract]

  5. Ganly I, Patel SG, Singh B, et al.: Craniofacial resection for malignant paranasal sinus tumors: Report of an International Collaborative Study. Head Neck 27 (7): 575-84, 2005.  [PUBMED Abstract]

  6. Turner SL, Tiver KW, Boyages SC: Thyroid dysfunction following radiotherapy for head and neck cancer. Int J Radiat Oncol Biol Phys 31 (2): 279-83, 1995.  [PUBMED Abstract]

  7. Constine LS: What else don't we know about the late effects of radiation in patients treated for head and neck cancer? Int J Radiat Oncol Biol Phys 31 (2): 427-9, 1995.  [PUBMED Abstract]

  8. Jacobs C, Lyman G, Velez-García E, et al.: A phase III randomized study comparing cisplatin and fluorouracil as single agents and in combination for advanced squamous cell carcinoma of the head and neck. J Clin Oncol 10 (2): 257-63, 1992.  [PUBMED Abstract]

  9. Schornagel JH, Verweij J, de Mulder PH, et al.: Randomized phase III trial of edatrexate versus methotrexate in patients with metastatic and/or recurrent squamous cell carcinoma of the head and neck: a European Organization for Research and Treatment of Cancer Head and Neck Cancer Cooperative Group study. J Clin Oncol 13 (7): 1649-55, 1995.  [PUBMED Abstract]