In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Cáncer de seno paranasal y de cavidad nasal: Tratamiento (PDQ®)

  • Actualizado: 22 de septiembre de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Información general sobre el cáncer de seno paranasal y de cavidad nasal



El cáncer de seno paranasal y cavidad nasal es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de los senos paranasales y de la cavidad nasal.

Senos paranasales

"Paranasal" significa cerca de la nariz. Los senos paranasales son espacios huecos llenos de aire en los huesos que rodean la nariz. Los senos están revestidos con células que elaboran moco; este impide que el interior de la nariz se seque mientras se respira.

Ampliar
Anatomía de los senos paranasales; el dibujo muestra vistas frontales y laterales del seno frontal, el seno etmoideo, el seno maxilar y el seno esfenoide.  También se muestran la cavidad nasal y la faringe (garganta).
Anatomía de los senos paranasales (espacios entre los huesos que rodean la nariz).

Hay varios senos paranasales que reciben su nombre de los huesos que los rodean:

Cavidad nasal

La nariz se abre hacia la cavidad nasal, que está dividida en dos pasajes nasales. El aire circula a través de esos pasajes cuando se respira. La cavidad nasal descansa arriba del hueso que forma el paladar y se curva hacia abajo para unirse a la garganta. El área que está justo adentro de los orificios nasales se llama vestíbulo nasal. Un área pequeña de células especiales en la parte superior de cada pasaje nasal envía señales al cerebro para que funcione el sentido del olfato.

Los senos paranasales y la cavidad nasal filtran y entibian el aire, y lo humedecen antes de que llegue a los pulmones. El movimiento del aire a través de los senos paranasales junto con otras partes del aparato respiratorio ayuda a producir los sonidos necesarios para hablar.

El cáncer de seno paranasal y de cavidad nasal es un tipo de cáncer de cabeza y cuello.

Las células de distintos tipos en los senos paranasales y cavidad nasal se pueden volver cancerosas.

El tipo más común de cáncer de seno paranasal y de cavidad nasal es el carcinoma de células escamosas. Este tipo de cáncer se forma en las células escamosas (células delgadas y planas) que revisten el interior de los senos paranasales y la cavidad nasal.

Otros tipos de cáncer de seno paranasal y cavidad nasal son los siguientes:

La exposición a ciertas sustancias químicas o al polvo en el lugar de trabajo puede aumentar el riesgo de presentar cáncer de seno paranasal y de cavidad nasal.

Cualquier cosa que aumenta el riesgo de presentar una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que usted va a tener cáncer; no tener factores de riesgo no significa que usted no va a tener cáncer. Consulte con su médico si piensa que puede estar en riesgo. Los siguientes son los factores de riesgo de cáncer de seno paranasal y de cavidad nasal:

  • Estar expuesto a ciertas sustancias químicas o al polvo en el lugar de trabajo, como las que se encuentran en las siguientes ocupaciones:
    • Fabricación de muebles.
    • Trabajo en aserraderos.
    • Trabajos en madera (carpintería).
    • Fabricación de zapatos.
    • Enchapado de metales.
    • Molienda de harina o trabajo de panadería.
  • Estar infectado por el virus del papiloma humano (VPH).
  • Ser varón y mayor de 40 años.
  • Fumar.

Los signos de cáncer de seno paranasal y cavidad nasal incluyen problemas de los senos paranasales y hemorragias nasales.

Estos y otros signos y síntomas pueden obedecer a un cáncer de seno paranasal y de cavidad nasal, o a otras afecciones. En los primeros estadios de la enfermedad puede no haber signos o síntomas. Los signos y síntomas pueden aparecer a medida que el tumor crece. Consulte con su médico si tiene algo de lo siguiente:

  • Senos paranasales bloqueados que no se aclaran o presión en los senos paranasales.
  • Dolores de cabeza o dolor en las áreas de los senos paranasales.
  • Nariz que gotea.
  • Hemorragias nasales.
  • Masa o llaga dentro de la nariz que no se cura.
  • Masa en la cara o el paladar.
  • Adormecimiento o cosquilleo en la cara.
  • Hinchazón u otro problema en los ojos, como doble visión o los ojos que apuntan en diferentes direcciones.
  • Dolor en los dientes superiores, dientes flojos o dentaduras postizas que ya no se ajustan bien.
  • Dolor o presión en el oído.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el cáncer de seno paranasal y cavidad nasal, se usan pruebas que examinan los senos paranasales y la cavidad nasal.

Se puede utilizar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para verificar los signos generales de salud, incluso los signos de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que parezca anormal. También se anotan los antecedentes de los hábitos de salud del paciente y de sus enfermedades y tratamientos anteriores.

  • Examen físico de la nariz, la cara y el cuello: examen en el que el médico observa el interior de la nariz con un espejo pequeño con mango largo para verificar si hay áreas anormales, y observa la cara y el cuello para verificar si hay masas o ganglios linfáticos hinchados.

  • Radiografías de la cabeza y el cuello: un rayo X es un tipo de haz de energía que puede atravesar el cuerpo y plasmarse en una película que muestra una imagen de áreas del interior del cuerpo.

  • IRM (imágenes por resonancia magnética): procedimiento para el que se usa un imán, ondas de radio y una computadora para crear imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).

  • Biopsia : extracción de células o tejidos para que un patólogo las pueda observar al microscopio y verificar si hay signos de cáncer. Hay tres tipos de biopsia:

  • Nasoscopia : procedimiento para observar el interior de la nariz y determinar si hay áreas anormales. Se introduce un nasoscopio en la nariz. Un nasoscopio es un instrumento delgado con forma de tubo con una luz y una lente para observar. Se puede usar una herramienta especial del nasoscopio para extraer muestras de tejido. Un patólogo observa estas muestras de tejido al microscopio para determinar si hay signos de cáncer.

  • Laringoscopia : procedimiento para observar la laringe e identificar áreas anormales. Se introduce un espejo o un laringoscopio (instrumento delgado en forma de tubo con una luz y una lente para observar) a través de la boca para observar la laringe. Se puede usar una herramienta especial del laringoscopio para extraer muestras de tejido. Un patólogo observa estas muestras de tejido al microscopio para determinar si hay signos de cáncer.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) depende de los siguientes aspectos:

  • Si el tumor está en el seno paranasal o en la cavidad nasal, y si se diseminó.
  • Tamaño del tumor.
  • Tipo de cáncer
  • Edad y estado general de salud del paciente.
  • Si el cáncer recién se diagnosticó o recidivó (volvió).

Con frecuencia, los cánceres de seno paranasal y cavidad nasal ya se diseminaron en el momento del diagnóstico y son difíciles de curar. Después del tratamiento, es importante un seguimiento frecuente y cuidadoso de por vida porque hay un aumento del riesgo de padecer de un segundo tipo de cáncer en la cabeza o el cuello.