In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Trastornos mieloproliferativos crónicos: Tratamiento (PDQ®)

  • Actualizado: 17 de enero de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Policitemia vera



La policitemia vera es una enfermedad en la que se producen demasiados glóbulos rojos en la médula ósea.

En el caso de la policitemia vera, la sangre se torna espesa con demasiados glóbulos rojos. El número de glóbulos blancos y plaquetas también pueden aumentar. Este excedente de células sanguíneas se puede depositar en el bazo y causar su inflamación. El aumento del número de glóbulos rojos o plaquetas en la sangre puede causar problemas de sangrado y la formación de coágulos en los vasos sanguíneos. Esto puede aumentar el riesgo de un derrame cerebral y ataque cardíaco. El riesgo de un derrame cerebral o un ataque cardíaco es más alto en los pacientes de 65 años o más que tienen antecedentes de coágulos de sangre. Los pacientes también tienen un riesgo más alto de leucemia mieloide aguda o mielofibrosis primaria.

Entre los signos posibles de policitemia vera están los dolores de cabeza y la sensación de llenura en el lado izquierdo debajo las costillas.

Con frecuencia, la policitemia vera no presenta síntomas tempranos. Generalmente se detecta mediante un análisis de sangre de rutina. Los síntomas pueden aparecer a medida que aumenta el número de células sanguíneas. Otras afecciones pueden causar los mismos síntomas. Consultar con el médico si se tiene cualquiera de los siguientes problemas:

  • Sensación de presión o llenura en el lado izquierdo debajo de las costillas.
  • Dolores de cabeza.
  • Visión doble o ver puntos oscuros o ciegos que aparecen y desaparecen.
  • Picazón en todo el cuerpo, sobre todo después de estar en agua tibia o caliente.
  • Enrojecimiento de la cara que parece rubor o quemadura de sol.
  • Debilidad.
  • Mareos.
  • Pérdida de peso sin razón conocida.

Para diagnosticar la policitemia vera, se usan análisis de sangre especiales.

Además de un recuento sanguíneo completo, una aspiración de la médula ósea y biopsia, y análisis citogenéticos, se usa una prueba de eritropoyetina sérica para diagnosticar la policitemia vera. Para esta prueba, se examina una muestra de sangre para determinar la concentración de eritropoyetina (una hormona que estimula la producción de glóbulos rojos nuevos).