In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Trastornos mieloproliferativos crónicos: Tratamiento (PDQ®)

  • Actualizado: 17 de enero de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Mielofibrosis primaria



La mielofibrosis primaria es una enfermedad en la que se acumulan fibras y células sanguíneas anómalas dentro de la médula ósea.

La médula ósea está compuesta de tejidos que producen células sanguíneas (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas) y una red de fibras que sirven de apoyo al tejido que produce la sangre. En el caso de la mielofibrosis primaria (también llamada mielofibrosis idiopática crónica), grandes números de células madre sanguíneas se convierten en células que no maduran correctamente (blastocitos). La red de fibras del interior de la médula ósea también se torna muy gruesa (como el tejido de una cicatriz) y disminuye la capacidad del tejido que produce la sangre de hacerlo. Esto hace que los tejidos que forman la sangre produzcan menos y menos células sanguíneas. Para compensar el bajo número de células sanguíneas que produce la médula ósea, tanto el hígado como el bazo comienzan a producir las células sanguíneas.

Entre los signos posibles de mielofibrosis primaria se incluyen el dolor en el lado izquierdo debajo de las costillas y la sensación de mucho cansancio.

Con frecuencia, la mielofibrosis primaria no ocasiona síntomas tempranos. A veces se encuentra durante un análisis rutinario de sangre. Los siguientes síntomas pueden obedecer a una mielofibrosis primaria o a otras afecciones. Consultar con el médico si se tiene cualquiera de los siguientes problemas:

  • Sensación de dolor o llenura en el lado izquierdo, debajo de las costillas.
  • Sensación de llenura más rápido que lo normal cuando se come.
  • Sensación de mucho cansancio.
  • Falta de aire.
  • Tener moretones o sangrar con facilidad.
  • Petequia (puntos planos, rojos, que aparecen debajo de la piel, causado por sangrado).
  • Fiebre.
  • Sudores nocturnos.
  • Pérdida de peso.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento de la mielofibrosis primaria.

El pronóstico (posibilidad de recuperación) depende de los siguientes aspectos:

  • Edad del paciente.
  • La cantidad de glóbulos rojos y blancos anormales.
  • El número de blastocitos en la sangre.
  • La presencia de ciertos cambios en los cromosomas.
  • Si el paciente presenta síntomas como fiebre, sudoración nocturna o pérdida de peso.