In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Hoja Informativa

  • Revisión: 11 de mayo de 2012

El pronóstico del cáncer

Puntos clave

  • Un pronóstico es una estimación del curso probable y del resultado de una enfermedad.
  • Muchos factores afectan el pronóstico de una persona con cáncer, incluso el tipo, la ubicación y el estadio del cáncer.
  • Al estimar el pronóstico de un paciente, los médicos generalmente usan estadísticas basadas en datos de grupos de personas que están en una situación muy similar a la del paciente.
  • Los médicos no pueden predecir con seguridad cuál será el resultado para un determinado paciente con cáncer.
  1. ¿Qué es un pronóstico?

    Un pronóstico es una estimación del curso probable y resultado de una enfermedad. El pronóstico de un paciente diagnosticado con cáncer se suele ver como la posibilidad de que la enfermedad sea tratada con éxito y de que el paciente se recupere.

  2. ¿Qué factores afectan el pronóstico de un paciente?

    Muchos factores pueden influir en el pronóstico de una persona con cáncer. Entre los más importantes se encuentran el tipo y la ubicación del cáncer, el estadio o etapa de la enfermedad (grado de extensión del cáncer en el cuerpo), y el grado del cáncer (qué tan anormales se ven las células cancerosas al microscopio—un indicador de la rapidez con que es probable que crezca y se disemine el cáncer.

    Otros factores que afectan el pronóstico incluyen las características biológicas y genéticas de las células cancerosas (estas características, las cuales se llaman a veces biomarcadores, pueden determinarse por medio de pruebas específicas de laboratorio y exploraciones con imágenes), la edad y el estado general de salud del paciente y el grado de reacción que tiene el cáncer del paciente al tratamiento.

  3. ¿Cómo contribuyen las estadísticas para predecir el pronóstico de un paciente?

    Al estimar el pronóstico de un paciente, los médicos toman en cuenta las características de su enfermedad, las opciones disponibles de tratamiento y cualquier problema de salud que el paciente pueda tener y que pudiera afectar el curso de la enfermedad o su capacidad de ser tratada con éxito.

    Generalmente, el médico basa el pronóstico en información que los investigadores han recolectado durante muchos años sobre cientos e incluso miles de personas que padecen el mismo tipo de cáncer. Si es posible, los médicos usan estadísticas basadas en grupos de personas que se encuentran en una situación muy similar a la del paciente.

    Para predecir el pronóstico de un paciente con cáncer se pueden usar varios tipos de estadísticas. A continuación se enumeran las estadísticas más comúnmente utilizadas.

    • Supervivencia específica al cáncer. Esta estadística calcula el porcentaje de pacientes con un tipo y un estadio específico de cáncer que han sobrevivido—es decir, que no murieron por eso—al cáncer durante un periodo determinado de tiempo (1 año, 2 años, 5 años, etc.) después del diagnóstico. La supervivencia específica al cáncer también se llama supervivencia específica a la enfermedad. En la mayoría de los casos, la supervivencia específica al cáncer se basa en las causas de muerte que se encuentran en expedientes médicos, los cuales pueden no ser exactos. A fin de evitar esta imprecisión, se usa otro método para estimar la supervivencia específica al cáncer y que no se basa en información sobre la causa de muerte, esta es la supervivencia relativa.
    • Supervivencia relativa. Esta estadística compara la supervivencia de pacientes diagnosticados con cáncer (por ejemplo, cáncer de seno) con la supervivencia de personas de la población general de la misma edad, raza y sexo y que no han sido diagnosticadas con ese tipo de cáncer. Es el porcentaje de pacientes que han sobrevivido por un periodo determinado después de un diagnóstico en relación a personas sin cáncer.
    • Supervivencia general. Esta estadística es el porcentaje de pacientes con un tipo y estadio específico de cáncer que todavía están vivos —es decir, que no han muerto por ninguna causa— durante un periodo determinado de tiempo después del diagnóstico.
    • Supervivencia sin enfermedad. Esta estadística es el porcentaje de pacientes que no presentan signos de cáncer durante un periodo determinado de tiempo después del tratamiento. Otros términos semejantes son libre de recurrencia o supervivencia libre de progresión.

    Las estadísticas de supervivencia al cáncer se dan normalmente en términos de 5 años de supervivencia en relación con la población en general (es decir, como porcentajes o “índices” de supervivencia relativa de 5 años). Por ejemplo, según el programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), el índice de supervivencia relativa de 5 años para todas las mujeres diagnosticadas con cáncer de seno durante el periodo de 2001 a 2007 fue 89% y el índice de supervivencia relativa de 5 años para todos los pacientes diagnosticados con cáncer de pulmón durante el mismo periodo fue 16%.

    Dado que las estadísticas de supervivencia se basan en grupos grandes de personas, no se pueden usar para predecir con exactitud que le sucederá a un paciente en particular. No hay dos pacientes que sean exactamente iguales y el tratamiento y la respuesta al mismo pueden variar mucho. Además, dado que se lleva años para ver el impacto de nuevos tratamientos y pruebas de diagnóstico, las estadísticas que un médico usa para hacer un pronóstico pueden no reflejar la eficacia de los tratamientos actualmente a disposición.

    Sin embargo, el médico puede hablar de un pronóstico favorable si la información de grupos grandes de personas sugiere que el cáncer es probable que responda bien al tratamiento. Un pronóstico puede ser desfavorable si es probable que el cáncer sea difícil de controlar. No obstante, es importante tener en cuenta que un pronóstico es solo una estimación. Por otra parte, los médicos no pueden estar completamente seguros del resultado de un paciente determinado.

  4. ¿Es útil conocer el pronóstico?

    Los pacientes con cáncer y sus seres queridos se enfrentan a muchas incertidumbres. Entender su enfermedad y lo que se puede esperar puede ayudar a los pacientes de cáncer y a sus seres queridos a tomar decisiones sobre su tratamiento, cuidados de apoyo y cuidados paliativos, rehabilitación y asuntos personales, tales como asuntos económicos. La búsqueda de información sobre el pronóstico es una decisión personal.

    Muchas personas con cáncer quieren saber su pronóstico. Les resulta más fácil sobrellevar la situación cuando conocen el curso probable de su enfermedad. Algunos pacientes pueden preguntar a sus médicos sobre las estadísticas de supervivencia o ellos mismos pueden buscar esta información. Para otras personas, la información estadística resulta confusa e inquietante, y piensan que es demasiado impersonal para que les sea útil. Depende de cada paciente decidir qué tanta información desea obtener.

    El médico que está más familiarizado con la situación del paciente es quien tiene la mejor posición para discutir el pronóstico del paciente y para explicar lo que las estadísticas pueden significar.

  5. ¿Cuál es el pronóstico si un paciente decide no recibir tratamiento?

    Debido a que la situación de cada persona es diferente (vea la pregunta 2), esta pregunta puede ser difícil de responder. Además, la información que se utiliza para hacer un pronóstico suele provenir de estudios que han comparado los tratamientos nuevos con los tratamientos existentes en vez de establecer la comparación con "ningún tratamiento". Por lo tanto, no siempre es fácil para los médicos predecir con precisión el pronóstico de un paciente que decide no recibir tratamiento. No obstante, como se indicó arriba (vea la pregunta 4), el médico que está más familiarizado con la situación de un paciente es quien tiene la mejor posición para discutir su pronóstico.

    Hay muchas razones por las cuales los pacientes pueden decidir no recibir tratamiento. A algunos pacientes puede preocuparles que los beneficios de los tratamientos del cáncer sean menores que los efectos secundarios. Los pacientes deben conversar sobre esta preocupación con sus médicos o con otros proveedores de cuidados médicos. Hay muchos medicamentos disponibles para prevenir y controlar los efectos secundarios causados por los tratamientos del cáncer.

    Es posible que algunos pacientes decidan en algún momento no recibir tratamiento si ellos saben que el tipo y estadio del cáncer tiene un mal pronóstico, a pesar del tratamiento. Los pacientes que deciden no recibir un tratamiento activo para el cáncer deberán hablar con su médico para asegurarse de recibir tratamiento paliativo que les ayude con los síntomas causados por su enfermedad.

    En estos casos, los pacientes pueden pensar en los estudios clínicos. Los estudios clínicos son estudios de investigación con personas. Prueban nuevas formas de prevenir, detectar, diagnosticar o tratar enfermedades. Las personas que participan en estudios clínicos de cáncer tienen la oportunidad de contribuir al conocimiento científico sobre el cáncer y de ayudar en la elaboración de mejores tratamientos para el cáncer. También reciben atención médica de vanguardia de parte de expertos en cáncer.

    Las personas interesadas en participar en un estudio clínico deberán hablar con su médico. Hay información disponible sobre estudios clínicos por medio del Servicio de Información sobre el Cáncer del NCI al llamar al 1–800–422–6237 (1–800–4–CANCER) y en la página web Guía para entender y participar en estudios clínicos del NCI. Esta página explica cómo se llevan a cabo los estudios de investigación y sus posibles beneficios y riesgos.

    Hay información adicional disponible sobre estudios clínicos en la página del NCI estudios clínicos. Esta página contiene un enlace al formulario de búsqueda de estudios clínicos del NCI, el cual se puede usar para encontrar estudios clínicos que estén actualmente aceptando pacientes.

  6. ¿Cuál es la diferencia entre curación y remisión?

    Curación significa que el tratamiento ha erradicado con éxito todos los indicios del cáncer de una persona y que el cáncer nunca volverá a aparecer (regresar). Sin embargo, la curación no significa que la persona nunca volverá a tener cáncer. Es posible que otro tipo de cáncer, incluso el mismo tipo de cáncer, se presente en el cuerpo de la persona en algún momento en el futuro.

    La remisión significa que los signos y síntomas del cáncer de una persona se redujeron. Las remisiones pueden ser parciales o completas. En una remisión completa, todos los signos y síntomas del cáncer han desaparecido.

    Si un paciente permanece en remisión completa durante 5 años o más, es posible que algunos médicos digan que el paciente está curado. Sin embargo, algunas células cancerosas pueden quedar en el cuerpo de una persona sin ser detectadas durante años incluso durante décadas después de un tratamiento aparentemente exitoso, y estas células pueden a la larga causar una recurrencia (recidiva). Aunque la mayoría de los tipos de cáncer normalmente reaparecen en los primeros 5 años después del diagnóstico, las recurrencias tardías siempre siguen siendo una posibilidad. Por lo tanto, los médicos no pueden decir a ciencia cierta que un determinado paciente con cáncer está curado. Lo más que pueden decir es que no hay signos de cáncer en ese momento.

    Debido a la posibilidad de recurrencia, los médicos continúan controlando a los pacientes durante muchos años y hacen pruebas para ver si hay signos de reaparición del cáncer. Buscarán también signos de efectos adversos retardados de los tratamientos recibidos para el cáncer.