In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Hoja Informativa

  • Revisión: 12 de enero de 2011

El humo de tabaco en el ambiente y el cáncer

Puntos clave

  • El humo de tabaco en el ambiente (conocido también como tabaquismo de segunda mano y tabaquismo involuntario o pasivo) es el humo que resulta de la combustión de un producto de tabaco y el humo que exhala el fumador.
  • Se sabe que por lo menos 69 sustancias químicas en el humo de tabaco causan cáncer.
  • El humo de tabaco en el ambiente causa cáncer de pulmón en quienes no fuman.
  • El humo de tabaco en el ambiente está también asociado con enfermedades cardiacas en adultos y con síndrome de muerte súbita del lactante, infecciones de oído y episodios de asma en niños.
  • Todo grado de exposición al humo de tabaco es perjudicial.
  1. ¿Qué es el humo de tabaco en el ambiente? 

    El humo de tabaco en el ambiente (conocido también como tabaquismo de segunda mano y tabaquismo involuntario o pasivo) es la combinación del humo de la corriente “lateral o secundaria” (el humo que resulta de la combustión de un producto de tabaco) y el humo de la corriente “principal” (el humo que exhala el fumador) (14).

    Las personas pueden exponerse al humo de tabaco en las casas, en automóviles, en el lugar de trabajo y en sitios públicos, tales como bares, restaurantes y establecimientos de recreación. En los Estados Unidos, el humo de tabaco proviene principalmente de los cigarrillos, seguidos por las pipas, los cigarros y otros productos de tabaco (4).

    La cantidad de humo que se origina de un producto de tabaco depende de la cantidad de tabaco disponible para quemar. La cantidad de humo de tabaco que se emite al fumar un cigarro puro grande es semejante a la cantidad que se produce al fumar un paquete entero de cigarrillos.

  2. ¿Cómo se evalúa el grado de exposición al humo de tabaco en el ambiente?

    El grado de exposición al humo de tabaco en el ambiente se puede evaluar al analizar el aire del interior de una casa en busca de nicotina o de otras sustancias químicas presentes en el humo de tabaco. La exposición al humo de tabaco se puede evaluar también al medir la concentración de cotinina (un producto derivado de la descomposición de la nicotina) en la sangre, saliva u orina de una persona que no fuma (1). La nicotina, la cotinina, el monóxido de carbono y otras sustancias químicas vinculadas al tabaquismo se han detectado en los fluidos corporales de personas que no fuman expuestas al humo de tabaco en el ambiente.

  3. ¿Contiene compuestos químicos nocivos el humo de tabaco en el ambiente?

    Sí. Entre los más de 7 000 compuestos químicos que se han identificado en el humo de tabaco en el ambiente, se sabe que, por lo menos, 250 son nocivos, como el cianuro de hidrógeno, el monóxido de carbono y el amoníaco.

    Al menos 69 de los compuestos químicos tóxicos presentes en el humo de tabaco en el ambiente causan cáncer (1, 5, 6). Algunos de estos son:

    • arsénico
    • benceno
    • berilio (un metal tóxico)
    • 1,3-butadieno (un gas peligroso)
    • cadmio
    • cromo (un elemento metálico)
    • óxido de etileno
    • níquel (un elemento metálico)
    • polonio-210 (un elemento químico radiactivo)
    • cloruro de vinilo

    Se sospecha que otras sustancias químicas tóxicas en el humo de tabaco causan cáncer, incluso las siguientes (1):

    Varios factores afectan cuáles compuestos químicos están presentes en el humo de tabaco, como el tipo de tabaco, los compuestos químicos que se agregan al tabaco, la forma como se fuma el producto de tabaco y, para cigarrillos y cigarros puros, el material que se usa para envolver el tabaco (1, 3, 4).

  4. ¿Causa cáncer la exposición al humo de tabaco en el ambiente?

    Sí. La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU., el Programa Nacional de Toxicología de EE. UU., el Director General de Sanidad de EE. UU. y la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer han clasificado al humo de tabaco en el ambiente como conocido cancerígeno (sustancia que causa cáncer) humano (1, 3, 5, 7).

    Inhalar humo de tabaco en el ambiente causa cáncer en adultos que no fuman (4, 5). En Estados Unidos, la exposición al humo de tabaco en el ambiente resulta en aproximadamente 3 000 muertes al año por cáncer de pulmón entre adultos que no fuman (2). El Director General de Sanidad calcula que vivir con un fumador aumenta la posibilidad de cáncer de pulmón en quienes no fuman en 20 a 30% (4).

    Algunos estudios sugieren también que el humo de tabaco en el ambiente puede aumentar el riesgo de cáncer de seno, de cáncer de la cavidad de los senos nasales y de cáncer de nasofaringe en adultos, y el riesgo de leucemia, de linfoma y de tumores de cerebro en los niños (4). Es necesario realizar más investigaciones para determinar si existe una relación entre la exposición al humo de tabaco en el ambiente y dichos cánceres.

  5. ¿Cuáles son los otros efectos para la salud de la exposición al humo de tabaco en el ambiente?

    El humo de tabaco en el ambiente está asociado con enfermedades y con muerte prematura en adultos y en niños que no fuman (4, 5). La exposición al humo de tabaco en el ambiente irrita las vías respiratorias y presenta efectos nocivos inmediatos en el corazón y en los vasos sanguíneos de la persona. Se calcula que dicha exposición puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca en 25 a 30% (4). En los Estados Unidos, se piensa que el humo de tabaco en el ambiente causa cerca de 46 000 muertes por enfermedad cardíaca cada año (8). Igualmente, es posible que exista una relación entre exposición al humo de tabaco en el ambiente y el riesgo de ataque cerebral y de arteriosclerosis. Sin embargo, más estudios son necesarios para confirmar este riesgo.

    Los niños expuestos al humo de tabaco en el ambiente presentan mayor riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante, infecciones de oído, resfríos, neumonía, bronquitis y episodios más graves de asma. Además, la exposición al humo de tabaco en el ambiente retrasa el crecimiento de los pulmones en los niños y puede causar que tosan, que tengan sibilancias y sientan falta de aire (4, 5).

  6. ¿Existe algún grado de exposición al humo de tabaco en el ambiente que no sea perjudicial?

    No. Todo grado de exposición al humo de tabaco en el ambiente es perjudicial. Hasta los grados bajos de exposición son dañinos. La única forma de proteger totalmente del humo de tabaco en el ambiente a quienes no fuman es la eliminación completa del tabaquismo en los espacios interiores. La separación de fumadores de no fumadores, la purificación del aire y la ventilación de edificios no pueden eliminar por completo la exposición al humo de tabaco en el ambiente (4).

  7. ¿Qué se está haciendo para reducir la exposición al humo de tabaco en el ambiente de quienes no fuman?

    En el ámbito nacional, se han aprobado varias leyes que restringen fumar en sitios públicos. La ley federal prohíbe fumar en vuelos domésticos, en casi todos los vuelos entre los Estados Unidos y el extranjero, en autobuses interestatales y en la mayoría de los trenes. Igualmente, fumar está prohibido en la mayor parte de los edificios del gobierno federal. La ley Pro-Children de 1994 prohíbe fumar en establecimientos que ordinariamente proveen servicios subvencionados por el gobierno federal a niños.

    Muchos gobiernos estatales y locales han aprobado leyes que prohíben fumar en establecimientos públicos, tales como escuelas, hospitales, aeropuertos, estaciones de autobuses, parques y playas, así como sitios privados de trabajo, como restaurantes y bares. En algunos estados se han aprobado leyes que regulan fumar en residencias de unidades múltiples y en automóviles. Más de la mitad de los estados han proclamado la prohibición en todo el estado de fumar en los lugares de trabajo.

    Para enfatizar los riesgos para la salud que presenta el humo de tabaco en el ambiente, el Instituto Nacional del Cáncer, una dependencia de los Institutos Nacionales de la Salud, organiza reuniones y conferencias en estados, condados, ciudades o en localidades libres de tabaco, a menos de que existan circunstancias específicas que justifiquen una excepción a esta política. Más información en inglés está disponible en http://meetings.smokefree.gov/.

    Healthy People 2020, un programa nacional integral de promoción de salud y prevención de enfermedades del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., tiene como objetivo reducir las enfermedades, la discapacidad y las muertes relacionadas con el consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco en el ambiente. Actualmente, la mayoría de los estadounidenses están expuestos al humo de tabaco en el ambiente, y los niños presentan mayor riesgo. Para el año 2020, la meta es reducir la proporción de personas expuestas al humo de tabaco en el ambiente a 10%. Para poder alcanzar dicha meta, Healthy People 2020 integra ideas para realizar intervenciones comunitarias como, por ejemplo, fomentar la introducción de políticas para mantener los sitios de trabajo y otras zonas públicas libres de tabaco.

    Información adicional, en inglés, sobre el programa, se encuentra disponible en la página de Healthy People 2020.

    En el ámbito internacional, hay un mayor número de naciones, tales como Francia, Irlanda, Nueva Zelandia, Noruega y Uruguay que requieren que todos los sitios de trabajo, como los restaurantes y bares, se mantengan libres de tabaco.

Bibliografía selecta
  1. National Toxicology Program. Report on Carcinogens. Eleventh Edition. U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, National Toxicology Program, 2005.
  2. National Cancer Institute. Cancer Progress Report 2003. U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, National Institutes of Health, 2004.
  3. International Agency for Research on Cancer. Tobacco Smoke and Involuntary Smoking. Lyon, France: 2002. IARC Monographs on the Evaluation of Carcinogenic Risks to Humans, Vol. 83.
  4. U.S. Department of Health and Human Services. The Health Consequences of Involuntary Exposure to Tobacco Smoke: A Report of the Surgeon General. Rockville, MD: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, Coordinating Center for Health Promotion, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health, 2006.
  5. U.S. Department of Health and Human Services. How Tobacco Smoke Causes Disease: The Biology and Behavioral Basis for Smoking-Attributable Disease: A Report of the Surgeon General. Atlanta, GA: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health, 2010.
  6. National Cancer Institute. Health Effects of Exposure to Environmental Tobacco Smoke. Bethesda, MD: National Cancer Institute; 1999. Smoking and Tobacco Control Monograph 10.
  7. U.S. Environmental Protection Agency. Respiratory Health Effects of Passive Smoking (Also Known as Exposure to Secondhand Smoke or Environmental Tobacco Smoke—ETS). U.S. Environmental Protection Agency, 1992.
  8. California Environmental Protection Agency, Office of Environmental Health Hazard Assessment. Proposed Identification of Environmental Tobacco Smoke as a Toxic Air Contaminant: Part B Health Effects, 2005.