¿Prequntas sobre el cáncer?

Tabaco sin humo y el cáncer

Puntos clave

  • El tabaco sin humo es tabaco que no se quema. El tabaco sin humo se conoce también como tabaco para mascar, tabaco oral, tabaco para escupir y rapé o snus.
  • El tabaco sin humo causa cáncer y otras enfermedades.
  • El tabaco sin humo no es un sustituto sano de cigarrillos.
  1. ¿Qué es el tabaco sin humo?

    El tabaco sin humo es tabaco que no es necesario quemar. Se conoce también como tabaco para mascar, tabaco oral, tabaco para escupir y rapé. La mayoría de las personas mascan o chupan el tabaco en la boca y escupen los jugos del tabaco cuando se acumulan, aunque ya se produce tabaco sin humo que no se escupe. La nicotina del tabaco es absorbida por el revestimiento de la boca.

    Las personas en muchas regiones y países, tales como Norteamérica, el norte de Europa, India y otros países asiáticos, y partes de África, tienen un largo historial de usar productos de tabaco sin humo.

    Hay dos tipos principales de tabaco sin humo:

    • Tabaco para mascar, el cual está disponible como hojas sueltas, prensado (en bloques) o en trenzas. Un pedazo de tabaco se coloca entre la mejilla y el labio inferior, típicamente en la parte posterior de la boca. Se puede masticar o mantener fijo. La saliva se escupe o se pasa.
    • Rapé, el cual es tabaco picado o en polvo. Puede ser vendido en diferentes aromas y sabores. Se empaqueta húmedo o seco; la mayoría del rapé estadounidense es húmedo. Está disponible suelto, en pastillas solubles o en tiras, o en saquitos semejantes a las bolsitas de té. El que lo usa coloca una pizca o una bolsilla de rapé húmedo entre las mejillas y las encías o detrás del labio superior o del inferior. El rapé se llama también snus. Algunas personas inhalan el rapé seco por la nariz.

  2. ¿Hay sustancias químicas perjudiciales en el tabaco sin humo?

    Sí. No hay un grado de consumo de tabaco que no es perjudicial. Al menos se han encontrado 28 sustancias químicas tóxicas presentes en el tabaco sin humo que causan cáncer (1). Las sustancias químicas más perjudiciales en el tabaco sin humo son las nitrosaminas específicas al tabaco, las cuales se forman durante el cultivo, la curación, la fermentación y el añejamiento del tabaco. Las concentraciones de nitrosaminas específicas al tabaco varían por producto. Científicos han descubierto que la concentración de nitrosaminas está relacionada directamente con el riesgo de cáncer.

    Además de una variedad de nitrosaminas, otras sustancias que causan cáncer en el tabaco sin humo son el polonio-210 (un elemento radiactivo presente en el fertilizante de tabaco) e hidrocarburos aromáticos polinucleares (conocidos también como hidrocarburos aromáticos policíclicos) (1).

  3. ¿Causa cáncer el tabaco sin humo?

    Sí. El tabaco sin humo causa cáncer oral, cáncer de esófago y cáncer de páncreas (1).

  4. ¿Causa el tabaco sin humo otras enfermedades?

    Sí. El consumo de tabaco sin humo puede causar también enfermedades cardiacas, enfermedades de las encías y lesiones orales aparte del cáncer, como la leucoplasia (parches blancos precancerosos en la boca) (1).

  5. ¿Se puede volver adicto un consumidor de tabaco sin humo?

    Sí. Todos los productos de tabaco, como el tabaco sin humo, contienen nicotina, la cual es adictiva (1). Los consumidores de tabaco sin humo y de cigarrillos presentan concentraciones comparables de nicotina en la sangre. En los consumidores de tabaco sin humo, la nicotina es absorbida por los tejidos de la boca directamente en la sangre, en donde se traslada al cerebro. Aun cuando se retira el tabaco de la boca, la nicotina sigue siendo absorbida hacia el torrente sanguíneo. Además, la nicotina permanece en la sangre por un período más largo en quienes usan tabaco sin humo que en los fumadores (2).

    La concentración de nicotina en la sangre depende de la cantidad de nicotina en el producto de tabaco sin humo, del tamaño del corte del tabaco, del pH del producto (una medida de su acidez o basicidad) y de otros factores (3).

    Un estudio patrocinado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de las 40 marcas más populares que se usan de rapé húmedo indicó que la cantidad de nicotina por gramo de tabaco variaba de 4,4 miligramos a 25,0 miligramos (3). Otros estudios han indicado que el rapé húmedo tenía de 4,7 a 24,3 miligramos por gramo de tabaco; el rapé seco tenía entre 10,5 y 24,8 miligramos por gramo de tabaco; y el tabaco para mascar tenía de 3,4 a 39,7 miligramos por gramo de tabaco (4).

  6. ¿Es menos peligroso usar tabaco sin humo que fumar cigarrillos?

    Ya que todos los productos de tabaco son perjudiciales y causan cáncer, se desaconseja firmemente el uso de esos productos. No hay un grado de consumo de tabaco que no sea perjudicial. Se deberá urgir a las personas que usan cualquier tipo de producto de tabaco que dejen de hacerlo. Para obtener ayuda para dejar el tabaco, consulte la hoja informativa del NCI titulada En dónde obtener ayuda si usted decide dejar de fumar.

    Desde 1986, el comité asesor del Director General de Sanidad de Estados Unidos concluyó que el uso del tabaco sin humo “no es un sustituto seguro de fumar cigarrillos. Puede causar cáncer y varias enfermedades orales no cancerosas, y puede resultar en adicción y dependencia de la nicotina” (5). Además, un panel de expertos convocado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) en el año 2006 declaró que el “grado de los riesgos, como la adicción a la nicotina, de los productos de tabaco sin humo pueden variar ampliamente debido a las diferentes concentraciones de nicotina, de carcinógenos y de otras toxinas en diferentes productos” (6).

  7. ¿Se deberá usar el tabaco sin humo para ayudar a una persona a dejar de fumar?

    No. No existe evidencia científica de que el uso de tabaco sin humo puede ayudar a una persona a dejar de fumar (7). Debido a que todos los productos de tabaco son perjudiciales y causan cáncer, se desaconseja firmemente el uso de dichos productos. No hay un grado que no sea perjudicial en el consumo de tabaco. Se deberá urgir a las personas que usan cualquier tipo de producto de tabaco que dejen de usarlo. Para obtener ayuda para dejar de fumar hable con su médico sobre asesoramiento individual o en grupo, sobre líneas de teléfono de apoyo para dejar de fumar y sobre otros métodos.

  8. ¿Cómo puedo recibir ayuda para dejar el tabaco sin humo?

    El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) ofrece información sobre cómo dejar el tabaco sin humo:

    • Llame a la línea para dejar de fumar del NCI en el 1–877–448–7848 (1–877–44U–QUIT). Hable con un asesor especializado sobre cómo puede dejar el tabaco sin humo. Usted puede llamar a este teléfono de ayuda, dentro de los Estados Unidos, de lunes a viernes, de 8.00 a. m. a 8.00 p. m. hora del Este.
    • Use el servicio LiveHelp, sólo en inglés, para chatear en Internet. Usted puede tener una conversación instantánea y confidencial en Internet con un asesor del NCI especializado en dejar de fumar, de lunes a viernes, de 8.00 a. m. a 11.00 p. m. hora del Este.

    El Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial, la dependencia de los NIH que apoya la investigación dental, oral y craneofacial, ofrece una guía, en inglés, para dejar el hábito titulada Smokeless Tobacco: A Guide for Quitting, y más información, en inglés, sobre el tabaco sin humo.

    Para obtener más recursos, quizás le interese leer la hoja informativa del NCI titulada En dónde obtener ayuda si usted decide dejar de fumar.

Bibliografía selecta
  1. International Agency for Research on Cancer. Smokeless Tobacco and Some Tobacco-Specific N-Nitrosamines. Lyon, France: World Health Organization International Agency for Research on Cancer; 2007. IARC Monographs on the Evaluation of Carcinogenic Risks to Humans Volume 89.

  2. National Cancer Institute. Smokeless Tobacco or Health: An International Perspective. Bethesda, MD: National Cancer Institute; 1992. Smoking and Tobacco Control Monograph 2.

  3. Richter P, Hodge K, Stanfill S, Zhang L, Watson C. Surveillance of moist snuff: total nicotine, moisture, pH, un-ionized nicotine, and tobacco-specific nitrosamines. Nicotine and Tobacco Research 2008; 10(11):1645–1652.

    [PubMed Abstract]
  4. Djordjevic MV, Doran KA. Nicotine content and delivery across tobacco products. Handbook of Experimental Pharmacology 2009; 192:61–82.

    [PubMed Abstract]
  5. U.S. Department of Health and Human Services. The Health Consequences of Using Smokeless Tobacco: A Report of the Advisory Committee to the Surgeon General. Bethesda, MD: U.S. Department of Health and Human Services, 1986.

  6. NIH State-of-the-Science Panel. National Institutes of Health State-of-the-Science conference statement: tobacco use: prevention, cessation, and control. Annals of Internal Medicine 2006; 145(11):839–844.

    [PubMed Abstract]
  7. The Clinical Practice Guideline Treating Tobacco Use and Dependence 2008 Update Panel, Liaisons, and Staff. A clinical practice guideline for treating tobacco use and dependence: 2008 update. A U.S. Public Health Service report. American Journal of Preventive Medicine 2008; 35(2):158–176. [PubMed Abstract]
  • Revisión: 25 de octubre de 2010