¿Prequntas sobre el cáncer?

Cáncer metastático

Puntos clave

  • El cáncer metastático es cáncer que se ha diseminado de su lugar de origen a otras partes del cuerpo.
  • El cáncer metastático tiene el mismo nombre y el mismo tipo de células cancerosas que el cáncer original.
  • Los lugares más comunes de metástasis del cáncer son, en orden alfabético, el cerebro, el hígado, los huesos y los pulmones.
  1. ¿Qué es el cáncer metastático?

    El cáncer metastático es cáncer que se ha diseminado de su lugar de origen a otras partes del cuerpo. Un tumor que se forma de las células del cáncer metastático se llama tumor metastático o metástasis. El proceso por el cual las células del cáncer se diseminan a otras partes del cuerpo se llama también metástasis.

    El cáncer metastático tiene el mismo nombre y el mismo tipo de células cancerosas que el cáncer original o primario. Por ejemplo, el cáncer de seno que se disemina a los pulmones y forma un tumor metastático se llama cáncer metastático de seno y no cáncer de pulmón.

    Al observarlas al microscopio, las células del cáncer metastático tienen en general el mismo aspecto que las células del cáncer original. Además, tanto las células del cáncer metastático como las del cáncer original presentan algunas características moleculares comunes, como la expresión de algunas proteínas o alteraciones especificas de cromosomas.

    Aunque algunos tipos de cáncer metastático pueden ser curados con los tratamientos actuales, la mayoría no. Sin embargo, hay tratamientos para todo paciente con cáncer metastático. En general, el objetivo principal de estos tratamientos es controlar el crecimiento del cáncer o aliviar los síntomas que causa. En algunos casos, los tratamientos para el cáncer metastático pueden ayudar a prolongar la vida. Sin embargo, la mayoría de las personas que mueren de cáncer, mueren por enfermedad metastática.

  2. ¿Puede cualquier tipo de cáncer formar un tumor metastático?

    Prácticamente todo cáncer, incluso los cánceres de la sangre y del sistema linfático (leucemia, mieloma múltiple y linfoma), puede formar tumores metastáticos. Aunque son poco comunes, se ha reportado metástasis de cáncer de la sangre y del sistema linfático a los pulmones, al corazón, al sistema nervioso central y a otros tejidos.

  3. ¿A dónde se disemina el cáncer?

    Los lugares más comunes de metástasis del cáncer son, en orden alfabético, el cerebro, el hígado, los huesos y los pulmones. Aunque la mayoría de los cánceres tienen la capacidad para diseminarse a muchas partes diferentes del cuerpo, en general se diseminan a un lugar con más frecuencia que a otros. La tabla a continuación muestra los sitios más comunes de metástasis, con exclusión de los ganglios linfáticos, para varios tipos de cáncer:

    Tipo de cáncerSitios principales de metástasis*
    VejigaHígado, hueso, pulmón
    SenoCerebro, hígado, hueso, pulmón
    ColorrectalHígado, peritoneo, pulmón
    RiñónGlándula suprarrenal
    PulmónCerebro, glándula suprarrenal, hígado, hueso, otro pulmón
    MelanomaCerebro, hígado, hueso, piel o músculo, pulmón
    OvarioHígado, peritoneo, pulmón
    PáncreasHígado, peritoneo, pulmón
    PróstataGlándula suprarrenal, hígado, hueso, pulmón
    EstómagoHígado, peritoneo, pulmón
    TiroidesHígado, hueso, pulmón
    ÚteroHígado, hueso, peritoneo, pulmón, vagina

    *En orden alfabético. El cerebro incluye el tejido neural del cerebro (parénquima) y las leptomeninges (las dos membranas más internas—piamadre y aracnoides—de las tres membranas que se conocen como las meninges que rodean el cerebro y la médula espinal; el espacio entre la aracnoides y la piamadre contiene fluido cefalorraquídeo). En el pulmón se incluye la parte principal del pulmón (parénquima) así como la pleura (la membrana que cubre los pulmones y reviste la cavidad torácica).

  4. ¿Cómo se disemina el cáncer?

    La metástasis de células cancerosas comprende los pasos siguientes:

    • Invasión local: Las células cancerosas invaden el tejido normal del derredor.
    • Intravasación: Las células cancerosas invaden y penetran las paredes de los ganglios linfáticos o los vasos sanguíneos cercanos.
    • Circulación: Las células cancerosas se mueven por el sistema linfático y por el torrente sanguíneo a otras partes del cuerpo.
    • Paro y extravasación: Las células cancerosas se detienen, o dejan de moverse, en vasos sanguíneos pequeños, llamados capilares, en un sitio distante. Luego invaden las paredes de los capilares y emigran a los tejidos del derredor (extravasación).
    • Proliferación: Las células cancerosas se multiplican en el sitio distante para formar tumores pequeños llamados micrometástasis.
    • Angiogénesis: Las micrometástasis estimulan el crecimiento de vasos sanguíneos nuevos para obtener el suministro de sangre. El suministro de sangre es necesario para obtener el oxígeno y los nutrientes necesarios para el crecimiento continuo del tumor.
    Metástasis. Las células cancerosas invaden los gánglios linfáticos y los vasos sanguíneos cercanos al tumor y se diseminan a otras partes del cuerpo.
    Metástasis. Las células cancerosas invaden los gánglios linfáticos y los vasos sanguíneos cercanos al tumor y se diseminan a otras partes del cuerpo.

    Ya que los cánceres del sistema linfático o del aparato circulatorio ya están presentes en los vasos linfáticos, en los ganglios linfáticos o en los vasos sanguíneos, no todos estos pasos son necesarios para su metástasis. Además, el sistema linfático drena en el aparato circulatorio en dos sitios del cuello.

    La capacidad de las células cancerosas para metastatizarse con éxito depende de sus propiedades individuales; de las propiedades de las células que no son cancerosas, incluso de las células del sistema inmunitario presentes en el sitio original; y de las propiedades de las células que se encuentran en el sistema linfático o en el torrente sanguíneo y en el destino final en la otra parte del cuerpo. No todas las células cancerosas, por sí mismas, tienen la capacidad para metastatizarse. Además, las células que no son cancerosas en el sitio original pueden ser capaces de bloquear la metástasis de las células cancerosas. Así también, el haber logrado llegar a otro sitio en el cuerpo no garantiza que se formará un tumor metastático. Las células cancerosas metastáticas pueden permanecer inactivas (sin crecer) en un sitio distante por muchos años antes de empezar a crecer de nuevo, si es que lo hacen.

  5. ¿Tiene síntomas el cáncer metastático?

    Algunas personas que presentan cáncer metastático no tienen síntomas. Sus metástasis se encuentran por rayos X o por otras pruebas.

    Cuando los síntomas de cáncer metastático surgen, el tipo y la frecuencia de los síntomas dependen del tamaño y la ubicación de la metástasis. Por ejemplo, el cáncer que se disemina a los huesos es probable que cause dolor y puede resultar en fracturas. El cáncer que se disemina al cerebro puede causar varios síntomas, incluso dolores de cabeza, convulsiones e inestabilidad. La falta de respiración puede ser un signo de metástasis al pulmón. La hinchazón abdominal o la ictericia (piel amarilla) pueden indicar que el cáncer se ha diseminado al hígado.

    Algunas veces se descubre el cáncer primario de una persona solo después de que el tumor metastático ha causado síntomas. Por ejemplo, un hombre con cáncer de próstata que se ha diseminado a los huesos de la pelvis puede tener dolor en la parte inferior de la espalda (causado por el cáncer en los huesos) antes de experimentar cualquier síntoma por el tumor original en su próstata.

  6. ¿Es posible tener un tumor metastático sin tener cáncer primario?

    No. Un tumor metastático es causado siempre por las células cancerosas de otro sitio en el cuerpo.

    En la mayoría de los casos, cuando un tumor metastático se encuentra primero, es posible encontrar también el tumor primario. La búsqueda del tumor primario puede incluir pruebas de laboratorio, rayos X, exploraciones con tomografía computarizada, con resonancia magnética, con tomografía por emisión de positrones y con otros procedimientos.

    Sin embargo, en algunos pacientes, es posible diagnosticar un tumor metastático pero no se puede localizar el tumor primario, a pesar de haber realizado pruebas extensas, debido a su tamaño demasiado pequeño o a una remisión total del tumor. El patólogo sabe que el tumor diagnosticado es metastático porque las células no se ven como las del órgano o del tejido en donde se encontró el tumor. Los médicos se refieren al tumor primario como desconocido u oculto (escondido), y se dice que el paciente tiene un cáncer de origen primario desconocido.

    Ya que las técnicas diagnósticas están mejorando cada vez más, el número de casos de cáncer de origen primario desconocido está disminuyendo. Se puede obtener más información en el resumen Carcinoma de tumor primario desconocido: Tratamiento (PDQ®), el cual forma parte de la base de datos exhaustiva del NCI sobre información de cáncer.

  7. Si una persona que fue tratada anteriormente por el cáncer es diagnosticada con cáncer una segunda vez, ¿es el cáncer nuevo un nuevo cáncer primario o cáncer metastático?

    El cáncer puede ser un nuevo cáncer primario, pero, en la mayoría de los casos, es un cáncer metastático.

  8. ¿Qué tratamientos se usan para el cáncer metastático?

    El cáncer metastático se puede tratar con terapia sistémica (quimioterapia, terapia biológica, terapia dirigida, terapia hormonal), con terapia local (cirugía, radioterapia), o con una combinación de esos tratamientos. El tipo de tratamiento que se escoge depende, por lo general, del tipo de cáncer primario; del tamaño y ubicación de los tumores metastáticos; así como de la edad y salud general del paciente; y de los tipos de tratamiento que ha recibido el paciente en el pasado. A los pacientes con cáncer de origen primario desconocido, es posible ofrecerles tratamiento aunque no se haya localizado el tumor primario.

  9. ¿Hay en preparación nuevos tratamientos para cáncer metastático?

    Si, los investigadores están explorando nuevas formas de destruir o de detener el crecimiento de las células del cáncer primario y del cáncer metastático, e incluso nuevas formas de intensificar la reacción inmunitaria contra los tumores. Además, ellos tratan de encontrar la forma de interrumpir los pasos que comprende el proceso metastático.

    Antes de que un nuevo tratamiento se ponga a disposición general de los pacientes, se deberá evaluar en estudios clínicos (estudios de investigación) para determinar si es seguro y efectivo en el tratamiento de la enfermedad. El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) y muchas otras organizaciones patrocinan estudios clínicos que se realizan en hospitales, en universidades, en escuelas de medicina y en centros oncológicos de todo el país. Los estudios clínicos son un paso crítico para mejorar el tratamiento del cáncer. Resultados previos de estudios clínicos han llevado no solo a un progreso en el tratamiento del cáncer sino también a su detección, diagnóstico y prevención. Los pacientes interesados en participar en un estudio clínico deberán consultar con su médico.

Bibliografía selecta
  1. Aragon-Ching JB, Zujewski J. CNS metastasis: an old problem in a new guise. Clinical Cancer Research 2007; 13(6):1644–1647.

    [PubMed Abstract]
  2. Berman AT, Thukral AD, Hwang W-T, Solin LJ, Vapiwala N. Incidence and patterns of distant metastases for patients with early-stage breast cancer after breast conservation treatment. Clinical Breast Cancer 2012; epub ahead of print.

    [PubMed Abstract]
  3. Breda A, Konijeti R, Lam JS. Patterns of recurrence and surveillance strategies for renal cell carcinoma following surgical resection. Expert Review of Anticancer Therapy 2007; 7(6): 847–862.

    [PubMed Abstract]
  4. Bubendorf L, Schöpfer A, Wagner U, et al. Metastatic patterns of prostate cancer: an autopsy study of 1,589 patients. Human Pathology 2000; 31(5):578–583.

    [PubMed Abstract]
  5. Clarke JL. Leptomeningeal metastasis from systemic cancer. Continuum 2012; 18(2):328–342.

    [PubMed Abstract]
  6. Coghlin C, Murray GI. Current and emerging concepts in tumour metastasis. Journal of Pathology 2010; 222(1):1–15.

    [PubMed Abstract]
  7. Deng J, Liang H, Wang D, et al. Investigation of the recurrence patterns of gastric cancer following a curative resection. Surgery Today 2011; 41(2):210–215.

    [PubMed Abstract]
  8. Disibio G, French SW. Metastatic patterns of cancer: results from a large autopsy study. Archives of Pathology & Laboratory Medicine 2008; 132(6):931–939. [PubMed Abstract]
  9. Grier J, Batchelor T. Metastatic neurologic complications of non-Hodgkin’s lymphoma. Current Oncology Reports 2005; 7(1):55–60.

    [PubMed Abstract]
  10. Groves MD. Leptomeningeal disease. Neurosurgery Clinics of America 2011; 22(1):67–78.

    [PubMed Abstract]
  11. Hess KR, Varadhachary GR, Taylor SH, et al. Metastatic patterns in adenocarcinoma. Cancer 2006; 106(7):1624–1633.

    [PubMed Abstract]
  12. Leiter U, Meier F, Schittek B, Garbe C. The natural course of cutaneous melanoma. Journal of Surgical Oncology 2004; 86(4):172–178.

    [PubMed Abstract]
  13. Leong SP, Cady B, Jablons DM, et al. Clinical patterns of metastasis. Cancer Metastasis Reviews 2006; 25(2):221–232.

    [PubMed Abstract]
  14. Muresan MM, Olivier P, Leclère J, et al. Bone metastases from differentiated thyroid carcinoma. Endocrine-Related Cancer 2008; 15(1):37–49.

    [PubMed Abstract]
  15. Nguyen DX, Bos PD, Massagué J. Metastasis: from dissemination to organ-specific colonization. Nature Reviews Cancer 2009; 9(4):274–284.

    [PubMed Abstract]
  16. Otto CM. Cardiac masses and potential cardiac “source of embolus.” In: Textbook of Clinical Echocardiography. 4th ed. Philadelphia: Elsevier, Inc., 2009.

  17. Roth ES, Fetzer DT, Barron BJ, et al. Does colon cancer ever metastasize to bone first? A temporal analysis of colorectal cancer progression. BMC Cancer 2009; 9:274.

    [PubMed Abstract]
  18. Schluterman KO, Fassas AB, Van Hemert RL, Harik SI. Multiple myeloma invasion of the central nervous system. Archives of Neurology 2004; 61(9):1423–1429.

    [PubMed Abstract]
  19. Schuchert MJ, Luketich JD. Solitary sites of metastatic disease in non-small cell lung cancer. Current Treatment Options in Oncology 2003; 4(1):65–79.

    [PubMed Abstract]
  20. Shinagare AB, Ramaiya NH, Jagannathan JP, et al. Metastatic pattern of bladder cancer: correlation with the primary characteristics of the primary tumor. American Journal of Roentgenology 2011; 196(1):117–122.

    [PubMed Abstract]
  21. Sohaib SA, Houghton SL, Meroni R, et al. Recurrent endometrial cancer: patterns of recurrent disease and assessment of prognosis. Clinical Radiology 2007; 62(1):28–34.

    [PubMed Abstract]
  22. Talmadge JE, Fidler IJ. AACR centennial series: the biology of cancer metastasis: historical perspective. Cancer Research 2010; 70(14):5649–5669. [PubMed Abstract]
  23. Viadana E, Bross ID, Pickren JW. An autopsy study of the metastatic patterns of human leukemias. Oncology 1978; 35(2):87–96. [PubMed Abstract]
  24. Woodward PJ, Hosseinzadeh K, Saenger JS. From the archives of the AFIP: radiologic staging of ovarian carcinoma with pathologic correlation. RadioGraphics 2004; 24(1):225–246.

    [PubMed Abstract]
  25. Yachida S, Iacobuzio-Donahue CA. The pathology and genetics of metastatic pancreatic cancer. Archives of Pathology & Laboratory Medicine 2009; 133(3):413–422.

    [PubMed Abstract]
  • Revisión: 28 de marzo de 2013