In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Hoja Informativa

  • Revisión: 18 de abril de 2012

Cáncer inflamatorio de seno

Puntos clave

  • El cáncer inflamatorio de seno es una enfermedad poco común y muy maligna y presenta síntomas tales como enrojecimiento, hinchazón, calor en el seno y dolor al palparlo.
  • Usualmente, el tratamiento para el cáncer inflamatorio de seno es más radical que para otros tipos de cáncer de seno.
  • Se recomienda que las personas con cáncer inflamatorio de seno participen en estudios clínicos que evalúan nuevos tratamientos.
  1. ¿Qué es el cáncer inflamatorio de seno?

    El cáncer inflamatorio de seno es una enfermedad poco común y muy maligna en la cual las células cancerosas obstruyen los vasos linfáticos de la piel del seno. Este tipo de cáncer de seno se llama "inflamatorio" porque muchas veces el seno se ve hinchado y enrojecido, o "inflamado".

    El cáncer inflamatorio de seno representa de 1% a 5% de todos los diagnósticos de cáncer de seno en los Estados Unidos. La mayoría de los cánceres inflamatorios de seno son carcinomas ductales invasores. En otras palabras, se forman de las células que revisten los conductos de leche en el seno y después se diseminan afuera de estos conductos.

    El cáncer inflamatorio de seno progresa con rapidez, usualmente en solo semanas o meses. El cáncer inflamatorio de seno se presenta en estadio III o en estadio IV al momento del diagnóstico, lo que depende de que el cáncer se haya extendido solo a los ganglios linfáticos cercanos o a otros tejidos también.

    Otras características del cáncer inflamatorio de seno son las siguientes:

    • En comparación con otros tipos de cáncer de seno, el cáncer inflamatorio de seno tiende a ser diagnosticado a una edad más joven (a una mediana de edad de 57 años, en comparación con una mediana de edad de 62 años para otros tipos de cáncer de seno).
    • Las mujeres afroamericanas presentan cáncer inflamatorio de seno con mayor frecuencia y a una edad más joven que las mujeres blancas. La mediana de edad al momento del diagnóstico entre las mujeres afroamericanas es 54 años, en comparación con una mediana de edad de 58 años entre las mujeres blancas.
    • Los tumores inflamatorios de seno, generalmente, presentan receptores negativos de hormonas, lo cual significa que las terapias hormonales, como tamoxifeno, que interfieren con el crecimiento de las células cancerosas que se abastecen de estrógeno, pueden no ser efectivas contra esos tumores.
    • El cáncer inflamatorio de seno es más común en mujeres obesas que en mujeres con peso normal.

    Así como con otros tipos de cáncer de seno, el cáncer inflamatorio de seno puede ocurrir en hombres, aunque ordinariamente a una edad mayor (mediana de edad al momento del diagnóstico de 66,5 años) que las mujeres.

  2. ¿Cuáles son los síntomas del cáncer inflamatorio de seno?

    Los síntomas del cáncer inflamatorio de seno son hinchazón (edema) y enrojecimiento (eritema), los cuales afectan un tercio o más del seno. La piel del seno puede también tener un color rosado, rojizo amoratado o magullado; o tener rebordes y parece estar picada, como la cáscara de la naranja.

    Estos síntomas son causados por la acumulación de líquido (linfa) en la piel del seno. Esta acumulación ocurre debido a que las células del cáncer han obstruido los vasos linfáticos de la piel, lo cual impide el flujo normal de la linfa a través del tejido. Algunas veces, el seno puede tener un tumor sólido que se puede palpar en un examen físico, pero, muy frecuentemente, no se palpa un tumor.

    Otros síntomas del cáncer inflamatorio de seno son un rápido aumento del tamaño del seno, sensación de pesadez, ardor, dolor en el seno o un pezón invertido (sumido hacia adentro). También se pueden encontrar ganglios linfáticos hinchados en la axila, cerca de la clavícula o en ambos lugares.

    Sin embargo, es importante notar que estos síntomas pueden ser también signos de otras enfermedades o estados como una infección, una lesión u otro tipo de cáncer de seno que ha avanzado localmente. Por esta razón, las mujeres con cáncer inflamatorio de seno, usualmente, tienen un diagnóstico demorado de su enfermedad.

  3. ¿Cómo se diagnostica el cáncer inflamatorio de seno?

    El cáncer inflamatorio de seno puede ser difícil de diagnosticar. A menudo, no está presente un bulto que se pueda palpar durante un examen físico o que se pueda ver en una mamografía de detección. Además, la mayoría de las mujeres diagnosticadas con cáncer inflamatorio de seno presentan tejido no graso (denso) en el seno, lo cual dificulta más que se detecte el cáncer en una mamografía de detección. Igualmente, debido a que el cáncer inflamatorio de seno es muy maligno, puede aparecer después de haberse hecho una mamografía de detección programada y antes de hacerse la siguiente y progresar con rapidez. Los síntomas del cáncer inflamatorio de seno pueden identificarse equivocadamente como síntomas de mastitis, la cual es una infección del seno, o de otra forma de cáncer de seno de avance local.

    Para ayudar a evitar demoras en el diagnóstico y en la elección del mejor curso de tratamiento, un panel internacional de expertos publicó directrices sobre cómo los médicos pueden diagnosticar y determinar correctamente el estadio del cáncer inflamatorio de seno. Sus recomendaciones se resumen a continuación.

    Los criterios mínimos para diagnosticar el cáncer inflamatorio de seno son:

    • La aparición súbita de eritema (enrojecimiento), edema (hinchazón) y la apariencia como de cáscara de naranja y calor anormal del seno, con o sin un bulto que se pueda palpar.
    • Los síntomas mencionados arriba se han presentado en menos de 6 meses.
    • El eritema cubre por lo menos un tercio del seno.
    • Las muestras iniciales de biopsias del seno afectado indican carcinoma invasor.

    Una mayor examinación del tejido del seno afectado deberá comprender pruebas para ver si las células del cáncer presentan receptores hormonales (receptores de estrógeno y de progesterona) o una mutación que hace que las células produzcan concentraciones más altas de lo normal de la proteína HER2 (cáncer de seno HER2 positivo).

    Las exploraciones con imágenes y pruebas de estadificación deberán comprender:

    • Una mamografía de diagnóstico y una ecografía del seno y de los ganglios linfáticos regionales (cercanos).
    • Una tomografía por emisión de positrones (PET scan, en inglés) o una tomografía computarizada (CT scan, en inglés) y una exploración ósea para ver si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

    El diagnóstico y la estadificación correctos del cáncer ayudan a los médicos a formular el mejor plan de tratamiento y a calcular los resultados probables de la enfermedad, como la posibilidad de recurrencia y de supervivencia.

  4. ¿Cómo se trata el cáncer inflamatorio de seno?

    El cáncer inflamatorio de seno primero se trata con quimioterapia sistémica para ayudar a reducir el tumor, después con cirugía para extirpar el tumor, seguida por radioterapia. Este enfoque terapéutico se llama enfoque multimodal. Estudios han mostrado que las mujeres con cáncer inflamatorio de seno tratadas con enfoque multimodal presentan mejor reacción al tratamiento y una supervivencia más prolongada. Los tratamientos que usan un enfoque multimodal pueden ser los que se describen a continuación.

    • Quimioterapia neoadyuvante. Este tipo de quimioterapia se administra antes de la cirugía y usualmente comprende los fármacos antraciclina y taxano. Se recomienda que se administren al menos seis ciclos de quimioterapia neoadyuvante en un período de cuatro a 6 meses antes de intentar extirpar el tumor, a menos que la enfermedad continúe progresando en este periodo y los médicos determinen que la cirugía no debe demorarse.
    • Terapia dirigida. Este tipo de tratamiento puede usarse si las muestras de biopsia de la mujer revelan que sus células cancerosas presentan un marcador tumoral al que pueden dirigirse fármacos específicos. Por ejemplo, los cánceres inflamatorios de seno frecuentemente producen concentraciones más altas de lo normal de la proteína HER2, lo cual significa que reaccionarán positivamente al tratamiento con fármacos, como el trastuzumab (Herceptina), que se dirigen a dicha proteína. La terapia contra la HER2 puede administrarse como parte de la terapia neoadyuvante y después de la cirugía (terapia adyuvante). Estudios han mostrado que las mujeres con cáncer inflamatorio de seno que fueron tratadas con trastuzumab además de quimioterapia presentan una mejor reacción al tratamiento y una mejor supervivencia.
    • Terapia hormonal. Si las muestras de la biopsia de una mujer indican que sus células cancerosas contienen receptores de hormonas, la terapia hormonal es otra opción de tratamiento. Por ejemplo, las células de cáncer de seno que presentan receptores de estrógeno dependen de la hormona femenina estrógeno para promover su crecimiento. Los fármacos como el tamoxifeno, que impiden que el estrógeno se una a su receptor, y los inhibidores de aromatasa como el letrozol, los cuales bloquean la capacidad del cuerpo para producir estrógeno, pueden causar que las células cancerosas que dependen del estrógeno dejen de crecer y mueran.
    • Cirugía. La cirugía convencional para el cáncer inflamatorio de seno es una mastectomía radical modificada. Dicha cirugía comprende la extirpación de todo el seno afectado y de la mayoría de los ganglios linfáticos, o quizás todos, que se encuentran en la axila que está al lado. Por lo general, se extirpa también el revestimiento de los músculos subyacentes del pecho, pero se preservan dichos músculos. Algunas veces, sin embargo, el músculo más pequeño del pecho (el músculo pectoral menor) puede ser extirpado también.
    • Radioterapia. Es un componente normal de la terapia multimodal para el cáncer inflamatorio de seno que, después de la mastectomía, se administre radioterapia dirigida a la pared del tórax debajo del seno que fue extirpado. Si una mujer recibió trastuzumab antes de la cirugía, quizás continúe recibiendo dicho fármaco durante la radioterapia postoperatoria. Si hay planes de reconstruir el seno, la secuenciación de la radioterapia y de la reconstrucción quirúrgica puede ser influenciada por el método de reconstrucción del seno que se usa. Si se usa implantes de seno, el procedimiento preferido es demorar la radioterapia hasta después de la reconstrucción quirúrgica. Si se van a usar los tejidos propios de la mujer en la reconstrucción del seno, se prefiere posponer la reconstrucción quirúrgica hasta que se complete la radioterapia.
    • Terapia adyuvante. La terapia adyuvante sistémica puede administrarse después de la cirugía para reducir la posibilidad de recurrencia del cáncer. Esta terapia puede comprender quimioterapia adicional, terapia antihormonal, terapia dirigida (como trastuzumab) o alguna combinación de dichos tratamientos.
    • Cuidados médicos de apoyo y cuidados paliativos. La meta de los cuidados médicos de apoyo y cuidados paliativos es mejorar la calidad de vida de pacientes que tienen una enfermedad grave o que pone la vida en peligro, como el cáncer, y brindar apoyo a sus seres queridos.

  5. ¿Cuál es el pronóstico de los pacientes con cáncer inflamatorio de seno?

    A menudo, el pronóstico, o el posible resultado, de un paciente diagnosticado con cáncer son vistos como la posibilidad de que el cáncer será tratado con éxito y que el paciente se recuperará por completo. Varios factores pueden influir en el pronóstico del paciente con cáncer, tales como el tipo y la ubicación del cáncer, el estadio de la enfermedad, la edad y la salud general del paciente, y el grado de reacción de la enfermedad del paciente al tratamiento.

    Debido a que, usualmente, el cáncer inflamatorio de seno se forma con rapidez y se disemina malignamente a otras partes del cuerpo, las mujeres diagnosticadas con esta enfermedad, en general, no sobreviven tanto como las mujeres diagnosticadas con otros tipos de cáncer de seno. De acuerdo a estadísticas del Programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER) del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), la supervivencia relativa a 5 años para mujeres diagnosticadas con cáncer inflamatorio de seno entre los años 1988 y 2001 fue 34%, comparadas con una supervivencia relativa a 5 años de hasta 87% entre mujeres diagnosticadas con otros estadios de cánceres invasores de seno.

    Sin embargo, es importante tener en cuenta que las estadísticas de supervivencia se basan en un gran número de pacientes y que el pronóstico individual de una mujer podría ser mejor o peor, dependiendo de las características de su tumor y de antecedentes médicos. Se recomienda que las mujeres que tienen cáncer inflamatorio de seno consulten con su médico acerca de su pronóstico, dada su situación particular.

    La investigación ha mostrado que los siguientes factores están asociados con un mejor pronóstico para mujeres con cáncer inflamatorio de seno:

    • Estadio de la enfermedad. Las mujeres con enfermedad en estadio III tienen un pronóstico mejor que las mujeres que presentan enfermedad en estadio IV. Entre las mujeres que tienen cáncer inflamatorio de seno en estadio III, casi 40% sobreviven por lo menos 5 años después del diagnóstico, mientras que entre mujeres con cáncer de seno inflamatorio en estadio IV, solo cerca de 11% sobreviven por lo menos 5 años después del diagnóstico.
    • Grado del tumor. Mujeres con tumores de grado I o II presentan un mejor pronóstico que aquellas con tumores de grado III. El grado del tumor es un término que describe la apariencia de las células del cáncer al microscopio. Un mayor grado indica apariencia más anormal y un cáncer más maligno que tiene mayor probabilidad de crecer y diseminarse. Entre las mujeres que son diagnosticadas con cáncer inflamatorio de seno de grado I o de grado II, 77% sobreviven por lo menos 2 años después del diagnóstico, mientras que entre mujeres que fueron diagnosticadas con cáncer inflamatorio de seno de grado III, 65% sobreviven por lo menos 2 años después del diagnóstico.
    • Etnicidad. Generalmente, las mujeres afroamericanas que tienen cáncer inflamatorio de seno presentan un pronóstico más desalentador que las mujeres de otros grupos raciales o étnicos. Estudios han revelado que aproximadamente 53% de las mujeres afroamericanas que fueron diagnosticadas con cáncer inflamatorio de seno sobreviven por lo menos 2 años después del diagnóstico, mientras que 69% de las mujeres de otros grupos raciales o étnicos sobreviven por lo menos 2 años después del diagnóstico.
    • Estado de receptor de estrógeno. En mujeres con cáncer inflamatorio de seno cuyas células cancerosas tienen receptores de estrógeno el pronóstico es mejor que quienes presentan células cancerosas no receptoras de estrógeno. La mediana de supervivencia de mujeres con cáncer inflamatorio de seno sin receptores de estrógeno es de 2 años, mientras que la mediana para quienes presentan cáncer inflamatorio de seno con receptores de estrógeno es de 4 años.
    • Tipo de tratamiento. El tratamiento multimodal del cáncer inflamatorio de seno mejora el pronóstico de una mujer. Históricamente, entre mujeres que han recibido solamente cirugía, radioterapia, o radioterapia y cirugía, menos de 5% sobrevivieron más de 5 años. Sin embargo, cuando las mujeres son tratadas con quimioterapia neoadyuvante, con mastectomía, quimioterapia adyuvante y radioterapia, su supervivencia a 5 años sin enfermedad varía de 24% a 49%. Un estudio a largo plazo indicó que 28% de las mujeres con cáncer inflamatorio de seno sobrevivieron 15 años o más después de ser tratadas con tratamiento multimodal.

    Investigación en curso, especialmente a nivel molecular, mejorará nuestro conocimiento sobre cómo comienza y progresa el cáncer inflamatorio de seno. Este conocimiento deberá permitir la creación de nuevos tratamientos y de pronósticos más precisos para mujeres diagnosticadas con dicha enfermedad. Por este motivo, es importante que las mujeres que son diagnosticadas con cáncer inflamatorio de seno consulten con su médico sobre la opción de participar en un estudio clínico.

  6. ¿Qué estudios clínicos están disponibles para las mujeres con cáncer inflamatorio de seno?

    El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) patrocina estudios clínicos de nuevos tratamientos para todo tipo de cáncer, así como estudios clínicos que evalúan métodos mejores de usar los tratamientos existentes. La participación en estos estudios es una opción para muchos pacientes con cáncer inflamatorio de seno, y se recomienda a todos los pacientes que tienen esta enfermedad que consideren recibir tratamiento en un estudio clínico.

    La información acerca de estudios clínicos en curso sobre cáncer inflamatorio de seno se puede encontrar, en inglés, en la lista de estudios clínicos del NCI.

    Para información, en inglés, acerca de cómo hacer búsquedas en la base de datos, vea “Help Using the NCI Clinical Trials Search Form” en Internet o llame al Servicio de Información sobre Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer al teléfono 1–800–422–6237.

    Las personas interesadas en participar en un estudio clínico deberán hablar con su médico. Información sobre los estudios clínicos está disponible en la hoja informativa del NCI titulada Estudios clínicos de cáncer, o en la página Guía para entender y participar en estudios clínicos. Más información sobre estudios clínicos se encuentra en: http://www.cancer.gov/espanol/cancer/estudios-clinicos.

Bibliografía selecta
  1. Anderson W, Schairer C, Chen B, Hance K, Levine P. Epidemiology of inflammatory breast cancer (IBC). Breast Disease 2005; 22:9–23.
  2. Chang S, Parker SL, Pham T, Buzdar AU, Hursting SD. Inflammatory breast carcinoma incidence and survival: the surveillance, epidemiology, and end results program of the National Cancer Institute, 1975-1992. Cancer 1998; 82(12):2366-2372.

    [PubMed Abstract]
  3. Chittoor SR, Swain SM. Locally advanced breast cancer: role of medical oncology. In: Bland KI, Copeland EM, editors. The Breast: Comprehensive Management of Benign and Malignant Diseases. Vol. 2. 2nd ed. Philadelphia: W.B. Saunders Company, 1998.
  4. Dawood S, Cristofanilli M. Inflammatory breast cancer: what progress have we made? Oncology (Williston Park) 2011; 25(3):264-270, 273.

    [PubMed Abstract]
  5. Dawood S, Merajver SD, Viens P, et al. International expert panel on inflammatory breast cancer: consensus statement for standardized diagnosis and treatment. Annals of Oncology 2011; 22(3):515-523.

    [PubMed Abstract]
  6. Hance KW, Anderson WF, Devesa SS, Young HA, Levine PH. Trends in inflammatory breast carcinoma incidence and survival: the surveillance, epidemiology, and end results program at the National Cancer Institute. Journal of the National Cancer Institute 2005;97(13):966-975.

    [PubMed Abstract]
  7. Li BD, Sicard MA, Ampil F, et al. Trimodal therapy for inflammatory breast cancer: a surgeon's perspective. Oncology 2010;79(1-2):3-12.

    [PubMed Abstract]
  8. Merajver SD, Sabel MS. Inflammatory breast cancer. In: Harris JR, Lippman ME, Morrow M, Osborne CK, editors. Diseases of the Breast. 3rd ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins, 2004.
  9. Ries LAG, Young JL, Keel GE, et al (editors). SEER Survival Monograph: Cancer Survival Among Adults: U.S. SEER Program, 1988-2001, Patient and Tumor Characteristics. Bethesda, MD: NCI SEER Program; 2007. NIH Pub. No. 07-6215. Retrieved April 18, 2012.

  10. Robertson FM, Bondy M, Yang W, et al. Inflammatory breast cancer: the disease, the biology, the treatment. CA: A Cancer Journal for Clinicians 2010;60(6):351-375.

    [PubMed Abstract]
  11. Ueno NT, Buzdar AU, Singletary SE, et al. Combined-modality treatment of inflammatory breast carcinoma: twenty years of experience at M. D. Anderson Cancer Center. Cancer Chemotherapy and Pharmacology 1997;40(4):321-329.

    [PubMed Abstract]