Significado de los cambios en el cuello uterino: Guía para la salud de la mujer

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

La mayoría de las mujeres que obtienen un resultado anormal en un examen de detección del cáncer de cuello uterino no tiene la enfermedad. Muchas mujeres presentan cambios iniciales en las células que se pueden vigilar, porque con frecuencia desaparecen por sí solos – o se les puede dar tratamiento en forma temprana para prevenir problemas más adelante. Por eso es importante hacerse los controles médicos de seguimiento, las pruebas o el tratamiento que su proveedor de servicios de salud le recomiende.

Usted también puede tener acceso a esta información en formato de libro electrónico o de PDF. Esta guía puede ayudarle a hablar con su doctor sobre un resultado anormal de un examen de detección del cáncer de cuello uterino. Si tiene preguntas adicionales sobre los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino, puede comunicarse con el Instituto Nacional del Cáncer.

Infección por el VPH

Una doctora y una paciente revisan los resultados de una prueba.
"Mi doctor me dijo que algunos tipos de VPH causan cáncer de cuello uterino y otros tipos de cáncer, incluso algunos cánceres de garganta".

Los virus del papiloma humano son un grupo de virus relacionados, algunos de los cuales se transmiten por medio del contacto sexual y pueden causar cáncer, incluido el cáncer de cuello uterino. A continuación le ofrecemos algunos datos básicos sobre el VPH:

La mayoría de las infecciones por el VPH, aun las de alto riesgo, desaparecen por sí solas sin causar problemas. El sistema inmunitario del cuerpo las elimina, pero en algunos casos las infecciones causadas por los tipos de VPH de alto riesgo no desaparecen por sí solas. Cuando la infección por el VPH de alto riesgo dura muchos años, las células del cuello uterino pueden volverse anormales. Estos cambios empeoran con el tiempo y pueden convertirse en cáncer de cuello uterino. Si bien en la actualidad no hay un tratamiento para la infección por el VPH, el cáncer de cuello uterino se puede prevenir al detectar y extraer las células del cuello uterino anormales antes de que se conviertan en cáncer.

Fumar puede aumentar el riesgo de que la infección por el VPH persista y se vuelva cáncer. Por lo tanto, si usted fuma y los resultados de sus pruebas de Pap o del VPH fueron anormales, es muy importante que deje de fumar.

Las infecciones por el VPH son comunes. La mayoría de las personas que son activas sexualmente van a tener en algún momento una infección por el VPH sin llegar a saberlo. Las infecciones por el VPH se pueden transmitir por el contacto de piel a piel, como por ejemplo, las relaciones sexuales por contacto vaginal, anal y oral. Si bien los condones o preservativos pueden reducir el riesgo de una infección por el VPH, no brindan una protección completa.

Existen muchos tipos de virus del papiloma humano (VPH) de transmisión sexual

Prueba de Pap y prueba del VPH

Las pruebas de Pap y del VPH son exámenes de detección del cáncer de cuello uterino. La detección significa que el examen verifica si una enfermedad está presente antes de que aparezcan síntomas. Las mujeres deben hacerse exámenes de detección del cáncer de cuello uterino aunque se sientan bien. Las pruebas ayudan a detectar los cambios en las células del cuello uterino para que, si es necesario, usted pueda hacerse los controles médicos de seguimiento y los tratamientos adecuados a fin de mantenerse sana.

Una doctora habla con una paciente.
"Los exámenes de detección encuentran los cambios en las células del cuello uterino cuando recién empiezan. En ocasiones, estos cambios pueden convertirse en cáncer si no son tratados".

La prueba de Pap (llamada también frotis o prueba de Papanicolaou) detecta los cambios en las células del cuello uterino que pueden convertirse en cáncer de cuello uterino. Una prueba de Pap puede también a veces encontrar enfermedades que no son cáncer, como infecciones o inflamación.

Con la prueba del virus del papiloma humano (VPH) se pueden detectar infecciones debidas a los tipos de VPH que pueden causar cáncer.

La prueba conjunta se llama así porque la prueba de Pap y la prueba del VPH se hacen al mismo tiempo.

Qué puede esperar

El cuello uterino forma parte del aparato reproductor femenino. Es la parte inferior, más angosta, del útero que comunica con la vagina, tal como se muestra en la imagen de arriba. El cuello uterino se abre durante el parto para permitir el nacimiento del bebé.

Los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino generalmente se hacen durante un examen pélvico. En este examen, usted se recuesta boca arriba sobre una mesa de exámenes, dobla las rodillas y apoya los pies en unos estribos. El proveedor de servicios de salud abre con cuidado la vagina utilizando un espéculo para observar el cuello uterino. Se usa un cepillo angosto y suave o una espátula para recolectar una pequeña muestra de las células del cuello uterino.

La muestra de células del cuello uterino se envía al laboratorio para analizarla y detectar si existen células anormales. La misma muestra también se puede analizar para detectar la presencia del virus del papiloma humano, mediante una prueba del VPH. Cuando se realizan las pruebas de Pap y del VPH al mismo tiempo, esto se llama prueba conjunta.

El examen pélvico no solo incluye la toma de muestras para la prueba de Pap o del VPH. Su proveedor de servicios de salud también examinará el tamaño, la forma y la posición del útero y los ovarios y hará un tacto para detectar bultos o quistes. Es posible que también se examine el recto para detectar bultos o áreas anormales. La mayoría de los proveedores de servicios de salud le explicarán cada uno de los pasos del examen para que se sienta tranquila. Cuando hable con su proveedor de servicios de salud, también puede pedirle que le hagan pruebas para detectar infecciones de transmisión sexual (ITS).

Clínicas que ofrecen exámenes de detección

Las pruebas de Pap y del VPH se ofrecen en consultorios médicos, clínicas y centros de salud comunitarios. Muchas mujeres se hacen estos exámenes con sus obstetras y ginecólogos. Si no tiene un doctor a quien ve con regularidad, puede encontrar una clínica cercana que ofrezca exámenes de detección del cáncer de cuello uterino comunicándose con:

Preguntas para hacer antes y después del examen

Antes del examen:

Pregúntele a su proveedor de servicios de salud:
  • ¿Qué pasará durante el examen?
  • ¿Qué exámenes me harán y por qué?
  • ¿Sentiré dolores o molestias?

El proveedor de servicios de salud puede preguntarle:

  • ¿Cuál fue el primer día de su última menstruación?
  • ¿Cuándo fue la última vez que se hizo la prueba de Pap o del VPH? ¿Cuáles fueron los resultados de esas pruebas?

Después del examen:

Pregúntele a su proveedor de servicios de salud:
  • ¿Cuándo estarán listos los resultados? ¿Cómo recibiré estos resultados (por ej., por correo o por teléfono)?
  • ¿A qué número de teléfono debo llamar si no recibí mis resultados?
  • Cuando reciba los resultados, ¿me explicarán cuál es el siguiente paso?

Pautas para los exámenes de detección: Cuándo debe hacerse las pruebas

Pautas para los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino en la mayoría de las mujeres

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (United States Preventive Services Task Force, USPSTF) y otras organizaciones actualizaron recientemente las recomendaciones para los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino basándose en:

  • Estudios de investigación que muestran que los cambios causados por el VPH en las células del cuello uterino ocurren lentamente y con frecuencia desaparecen por sí solos, en particular en las mujeres más jóvenes.
  • Exámenes de detección más eficaces.
  • Estudios de investigación que demuestran los perjuicios de hacer demasiados exámenes y demasiados tratamientos para cambios en el cuello uterino que hubieran desaparecido sin necesidad de intervención.
Una madre y su hija.
"Consulte a su proveedor de servicios de salud para averiguar con qué frecuencia debe hacerse los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino. Las pautas cambiaron recientemente".

Pregúntele a su proveedor de servicios de salud cuándo debe comenzar a hacerse los exámenes de detección, con qué frecuencia debe hacérselos y cuáles son los exámenes que debe hacerse. Las edades y la frecuencia entre exámenes se aplican a la mayoría de las mujeres, siempre que los resultados de sus pruebas sean normales. Las pautas no se deben aplicar a las mujeres que tienen cierto tipo de enfermedades. Consulte la sección titulada Excepciones a las pautas para ver una lista de estas enfermedades.

  • 21 años de edad
    Las mujeres se deben hacer la primera prueba de Pap (Papanicolaou) a los 21 años de edad. Aunque la mujer tenga relaciones sexuales antes de esa edad, no se recomiendan las pruebas de Pap hasta los 21 años de edad.
  • 21 a 29 años de edad
    Se recomienda que las mujeres entre 21 y 29 años de edad se hagan la prueba de Pap cada 3 años. Las mujeres en este grupo de edad no deberían hacerse la prueba del VPH de rutina porque las infecciones por el virus del papiloma humano en estas edades tienden a durar muy poco tiempo y se van por sí solas. Pero si una mujer en este grupo de edad tiene un resultado anormal en la prueba de Pap, es posible que en los exámenes de control de seguimiento se incluya una prueba del VPH.
Una doctora con un estetoscopio.
"Mis pacientes mayores de 30 años de edad pueden hacerse las dos pruebas juntas, es decir la prueba de Pap y la del VPH. Esto se llama prueba conjunta. Significa que es posible que solo tengan que hacerse los exámenes de detección cada 5 años, siempre que los resultados sean normales".
  • 30 a 65 años de edad
    Se recomienda que las mujeres en este grupo de edad se hagan la prueba de Pap y la prueba del VPH (esto se llama prueba conjunta) cada 5 años o solo la prueba de Pap cada 3 años. Este intervalo más largo entre las pruebas todavía permite detectar los cambios celulares a tiempo para tratarlos si es necesario, pero reduce los tratamientos de cambios celulares que de todas maneras hubieran desaparecido por sí solos.
  • Mayores de 65 años de edad
    Las mujeres en este grupo de edad deben consultar con su proveedor de servicios de salud para saber si todavía es necesario hacerse los exámenes de detección. Si usted se ha hecho exámenes de detección con regularidad y los resultados de sus pruebas recientes fueron normales, es probable que su proveedor de servicios de salud le indique que no es necesario hacerse más exámenes de detección. Pero si los resultados de sus pruebas recientes fueron anormales, o si no se ha hecho los exámenes de detección con regularidad, es importante que consulte con su proveedor de servicios de salud para saber qué le recomienda.

Excepciones a las pautas

Basándose en sus antecedentes médicos, el doctor le recomendará cuál es la frecuencia o cada cuánto tiempo debe hacerse los exámenes de detección

Puede que se recomienden exámenes de detección más frecuentes a las mujeres que:

  • obtuvieron resultados positivos en las pruebas del VIH
  • tienen el sistema inmunitario debilitado
  • fueron expuestas antes de nacer a un medicamento llamado dietilestilbestrol (DES), que antes era recetado a mujeres embarazadas
  • tuvieron un resultado anormal de una prueba de Pap o de una biopsia
  • han tenido cáncer de cuello uterino

Los exámenes de detección no son necesarios para las mujeres que:

  • han tenido una histerectomía por razones que no están relacionadas con el cáncer ni con cambios en las células del cuello uterino. Pero si la histerectomía estuvo relacionada con el cáncer de cuello uterino, hable con su proveedor de servicios de salud para saber cuál es el control médico de seguimiento adecuado para usted.

Resultados de la prueba de Pap

Los resultados de la prueba de Pap (Papanicolaou) muestran si las células del cuello uterino son normales o anormales. Una prueba de Pap también puede tener resultados no satisfactorios. Los pasos siguientes dependerán de los resultados en cada caso:

  • Resultados normales de la prueba de Pap: En general, su proveedor de servicios de salud recomendará otro examen de detección en 3 a 5 años. A los resultados normales de una prueba también se les llama resultados negativos.
  • Resultados no satisfactorios de la prueba de Pap: Su proveedor de servicios de salud le pedirá que se haga otra prueba de Pap. Es posible que la muestra enviada al laboratorio no haya tenido la suficiente cantidad de células, que las células se hayan amontonado o que estén tapadas por sangre o moco.
  • Resultados anormales de la prueba de Pap: Su proveedor de servicios de salud le recomendará más exámenes o tratamientos en caso de tener los siguientes resultados: ASC-US, AGC, LSIL, ASC-H, HSIL, o AIS. Estos cambios en las células del cuello uterino se incluyen en la lista de abajo y están ordenados de menor a mayor gravedad. Estos cambios también pueden llamarse displasias, neoplasias o precancerosos (células que no son normales, pero que tampoco son cáncer). A los resultados anormales de una prueba también se les llama resultados positivos.
Una doctora y una paciente revisan documentos.
"¿Necesita ayuda para entender los resultados de sus pruebas? Pídale a su proveedor de servicios de salud que le explique qué significan los resultados de las pruebas y que le indique qué debería hacer a continuación".
Los resultados de las pruebas de Pap están listos, por lo general, en un período de 1 a 3 semanas. Puede recibir una carta o una llamada telefónica de su proveedor de servicios de salud. Si nadie se comunica con usted, llame a su doctor para saber si los resultados de las pruebas están listos. Pregunte también si debe ir a citas de seguimiento o si se debe hacer otras pruebas.
Resultado de la prueba de Pap Qué significa y cuáles son los posibles pasos a seguir
ASC-US

Células escamosas atípicas de importancia no determinada
(atypical squamous cells of undetermined significance)

Las células ASC-US son el hallazgo anormal más común en una prueba de Pap. Significa que algunas de las células no son completamente normales, pero no está claro si los cambios son a causa de una infección por el VPH. Las células anormales pueden ser causadas por otras razones, tales como irritación; por algunas infecciones, como por ejemplo infección vaginal por hongo; por tumores, como pólipos o quistes que son benignos (no son cáncer); y por cambios hormonales que suceden durante el embarazo o la menopausia. Si bien todas estas causas pueden hacer que las células del cuello uterino se vean anormales, no están relacionadas con el cáncer.

Posibles pasos a seguir: En general se hace una prueba del VPH, o se puede repetir la prueba de Pap a los 12 meses.

AGC

Células glandulares atípicas
(atypical glandular cells)

Un resultado de AGC quiere decir que se encontraron algunas células glandulares que no tienen una apariencia normal. En general se recomienda hacer más exámenes.

Posibles pasos a seguir: Colposcopia y biopsia, como se describe en la sección de pruebas y procedimientos de seguimiento.

LSIL

Lesiones escamosas intraepiteliales de grado bajo
(low-grade squamous intraepithelial lesions)

A las LSIL se les conoce a veces como displasias leves y también se les llama CIN 1. La presencia de este tipo de lesiones significa que los cambios tienen un grado bajo de malignidad. Los cambios de LSIL se deben por lo general a una infección por el VPH. SI bien es posible que los cambios desaparezcan por sí solos, normalmente se hacen más exámenes para averiguar si existen otros cambios más graves que se deban tratar.

Posibles pasos a seguir: Colposcopia y biopsia, como se describe en la sección de pruebas y procedimientos de seguimiento.

ASC-H

Células escamosas atípicas (atypical squamous cells), no se puede descartar HSIL

Un resultado de ASC-H significa que se encontraron algunas células escamosas atípicas anormales que podrían indicar una lesión escamosa intraepitelial de grado alto (HSIL), si bien no es algo definitivo. Se recomienda hacer más exámenes.

Posibles pasos a seguir: Colposcopia y biopsia, como se describe en la sección de pruebas y procedimientos de seguimiento.

HSIL

Lesiones escamosas intraepiteliales de grado alto
(high-grade squamous intraepithelial lesions)

A las HSIL a veces se les llama displasias moderadas o graves. También es posible que se les llame CIN 2, CIN 2 y 3 o CIN 3. Un resultado de HSIL significa que los cambios en las células del cuello uterino son más graves que los de las LSIL. Estos cambios son causados por el VPH y pueden convertirse en cáncer de cáncer de cuello uterino si no se tratan.

Posibles pasos a seguir: Colposcopia y biopsia, como se describe en la sección de pruebas y procedimientos de seguimiento.

AIS

Adenocarcinoma in situ

Un resultado de AIS significa que se encontró una lesión avanzada (área donde hay un tumor anormal) en el tejido glandular del cuello uterino. Las lesiones de este tipo pueden convertirse en cáncer (adenocarcinoma de cuello uterino) si no se tratan.

Posibles pasos a seguir: Colposcopia y biopsia, como se describe en la sección de pruebas y procedimientos de seguimiento.

Células cancerosas de cuello uterino

En ocasiones se encuentran células cancerosas de cuello uterino (carcinoma de células escamosas o adenocarcinoma). Pero es muy poco común encontrar células cancerosas en una prueba de Pap en mujeres que se hacen exámenes de detección a intervalos regulares. Puede informarse más sobre el cáncer de cuello uterino, incluidos los estadios y las opciones de tratamiento en la página Tratamiento del cáncer de cuello uterino (PDQ ®).

Posibles pasos a seguir: Colposcopia y biopsia, como se describe en la sección de pruebas y procedimientos de seguimiento.

Estas imágenes muestran cómo las células de cuello uterino que tienen infecciones por el VPH de alto riesgo durante mucho tiempo, pueden cambiar y volverse anormales. Las células de cuello uterino anormales pueden volver a la normalidad incluso sin tratamiento, especialmente en las mujeres jóvenes. Las LSIL y HSIL son dos tipos de cambios anormales en las células escamosas de cuello uterino.

Más información sobre los resultados de las biopsias y las CIN

A las CIN también se les llama neoplasias intraepiteliales cervicales. Esto significa que se encontraron células anormales en la superficie del cuello uterino. Las CIN usualmente son causadas por ciertos tipos de virus del papiloma humano (VPH) y se encuentran cuando se hace una biopsia. La neoplasia intraepitelial cervical no es cáncer, pero si no se trata se puede convertir en cáncer y extenderse al tejido normal que está alrededor. Se le asigna un grado en una escala del 1 al 3, basándose en el grado de anormalidad de las células cuando se las mira a través del microscopio y en la cantidad de tejido de cuello uterino que está afectado. Por ejemplo, la CIN 1 presenta células levemente anormales y es menos probable que se convierta en cáncer que la CIN 2 o la CIN 3.

Resultados de la prueba conjunta

Si usted se hace una prueba de Pap (Papanicolaou) y una prueba del VPH al mismo tiempo, a esto se le llama prueba conjunta. Las pautas aconsejan que la prueba conjunta de Pap y del VPH se haga solo en mujeres de 30 años de edad y mayores. Pero las pruebas del VPH se pueden hacer en mujeres de todas las edades que tuvieron un resultado no satisfactorio o dudoso en la prueba de Pap y, también para ayudar a su proveedor de servicios de salud a decidir si se deben hacer más evaluaciones.

Los resultados de la prueba conjunta en general están listos en un período de 1 a 3 semanas. Puede que reciba una carta o una llamada telefónica de su proveedor de servicios de salud. Si nadie se comunica con usted, llame a su doctor para saber si los resultados de las pruebas están listos. Pregunte también si debe ir a citas de seguimiento o si se debe hacer otras pruebas.

Una paciente habla con su doctora.
"Mi doctor me explicó cómo funcionan las pruebas de Pap y del VPH. Se tomó el tiempo necesario para ayudarme a entender los próximos pasos y por qué debo seguir esas recomendaciones".

Los resultados de ambas pruebas son normales

Si los resultados de la prueba de Pap y la prueba del VPH son ambos normales, su proveedor de servicios de salud probablemente le recomendará esperar 5 años para hacerse la prueba conjunta (prueba de Pap y del VPH al mismo tiempo).

El resultado de una de las pruebas es normal y el de la otra prueba es anormal

  • El resultado de la prueba de Pap es normal y el de la prueba del VPH es anormal. Es probable que su proveedor de servicios de salud le recomiende repetir la prueba conjunta en 12 meses o que se haga una prueba diferente del VPH que detecta los dos tipos de VPH de alto riesgo que causan la mayoría de los cánceres de cuello uterino.
  • El resultado de la prueba de Pap es anormal y el de la prueba del VPH es normal
    • En caso de un resultado anormal de ASC-US en la prueba de Pap: A la mayoría de las mujeres se le recomienda hacerse otra prueba de Pap y del VPH en 3 a 5 años.
    • En caso de otro tipo de resultados anormales en la prueba de Pap: Es probable que su proveedor de servicios de salud le recomiende que regrese para hacerse un examen llamado colposcopia. Este examen se usa para poder observar más de cerca al cuello uterino y hacer una biopsia. Basándose en los hallazgos de la colposcopia, su proveedor de servicios de salud decidirá si es necesario hacer otros estudios o tratamientos.
    • Infórmese más sobre los resultados de la prueba de Pap y las pruebas y procedimientos de seguimiento.

Los resultados de ambas pruebas son anormales

Cuando los resultados de la prueba de Pap y de la prueba del VPH son ambos anormales, usted deberá hacerse otros exámenes y posiblemente tratamiento. El primer paso es generalmente una colposcopia. La colposcopia es un examen que permite a su proveedor de servicios de salud observar más de cerca al cuello uterino y extraer una muestra de células del cuello uterino para que la examine el patólogo (esto se conoce como biopsia). La muestra es examinada a través de un microscopio para detectar signos de enfermedad. Basándose en los resultados, el proveedor de servicios de salud decidirá si es necesario hacer otros estudios o tratamientos.

La prueba del VPH como único examen para detectar el cáncer de cuello uterino

Los resultados de estudios recientes de investigación indican que la prueba del VPH sola es muy eficaz para detectar el cáncer de cuello uterino. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) recientemente la aprobó para este uso. Es posible que en el futuro, los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino solo requieran la prueba del VPH en lugar de la prueba conjunta. Consulte con su proveedor de servicios de salud para obtener más información.

Pruebas y procedimientos de seguimiento

Recuerde que la mayoría de las mujeres con un resultado anormal en una prueba de detección del cáncer de cuello uterino no tiene cáncer. No obstante, si el resultado de su prueba fue anormal es importante que se haga las pruebas de seguimiento o el tratamiento que recomiende su proveedor de servicios de salud. En esta sección hay una lista de los posibles pasos y tratamientos a seguir para ayudarla a informarse más y hablar con su proveedor de servicios de salud.

Una doctora y una paciente se toman de la mano.
"El doctor me dijo que el resultado anormal de mi prueba no significa que tengo cáncer. Fue un alivio escuchar esto".

Según los resultados de su prueba, los pasos a seguir podrían ser los siguientes:

  • Prueba de Pap o de Papanicolaou
    Algunas mujeres pueden tener que repetir la prueba de Pap.
  • Prueba del virus del papiloma humano (VPH)
    Es posible que le recomienden una prueba del VPH.
  • Crema de estrógeno
    Si tiene ASC-US (células escamosas atípicas de importancia no determinada) y está cerca de la menopausia o ya pasó por esa etapa, su proveedor de servicios de salud puede recetarle una crema de estrógeno. Si los cambios en las células son causados por niveles bajos de hormonas, la aplicación de la crema de estrógeno los hará desaparecer.
  • Colposcopia y biopsia
    Su proveedor de servicios de salud le examinará el cuello uterino con un colposcopio y realizará una biopsia.Durante el procedimiento, el doctor coloca un espéculo para abrir con cuidado la vagina y observar el cuello uterino. Se pone vinagre blanco diluido en el cuello uterino para que las áreas anormales se pongan de color blanco. Como siguiente paso, el doctor coloca un instrumento llamado colposcopio cerca de la vagina. El dispositivo tiene una luz brillante y una lupa que le permite al doctor observar de cerca al cuello uterino.

    La colposcopia generalmente incluye una biopsia. La biopsia se hace para poder estudiar las células o tejidos en el microscopio y ver si hay signos de enfermedad. Además de extraer una muestra para hacer más análisis, algunos tipos de biopsia se pueden usar como tratamiento para eliminar lesiones o tejido de cuello uterino anormales.
  • Biopsia
    Los tipos de biopsias de células del cuello uterino son:

Consulte a su doctor para saber lo qué puede esperar durante y después del procedimiento. Algunas mujeres tienen sangrado o secreción después de una biopsia. Otras sienten un dolor parecido a los cólicos menstruales. La siguiente lista de preguntas puede serle útil para obtener más información durante la consulta con su proveedor de servicios de salud.

Preguntas para hacer antes de una prueba o procedimiento

  • ¿Para qué se hace este examen o procedimiento? ¿Para qué nos servirán los resultados?
  • ¿Qué pasará durante el procedimiento? ¿Cuánto tiempo se llevará?
  • ¿Debo limitar mis actividades después del procedimiento? ¿Por cuánto tiempo?
  • ¿Cuáles son los problemas o efectos secundarios por los que debo llamar al doctor después del procedimiento?

Tratamientos para los cambios en las células del cuello uterino

Algunos cambios anormales en las células del cuello uterino se deben extraer para que no se conviertan en cáncer. Su doctor le explicará los tratamientos que se recomiendan en su caso y por qué.

Una paciente habla con un doctor.
"Me sentí más tranquila cuando hablé con mi doctor. Él me ayudó a entender qué podía esperar. Fue reconfortante saber cómo me iba a ayudar este tratamiento".

Los métodos comunes de tratamiento son:

  • Conización quirúrgica
    Durante este tipo de tratamiento se usa un bisturí para extirpar el tejido anormal. Este procedimiento se hace en el hospital y la paciente debe estar bajo anestesia general.
  • Crioterapia
    Durante este tipo de tratamiento se usa una sonda especial fría para congelar y destruir el tejido anormal. Este procedimiento se hace en el consultorio del doctor. Dura solo unos pocos minutos y generalmente la paciente no necesita anestesia.
  • Terapia láser
    Durante este tipo de tratamiento se usa un rayo láser (haz estrecho de luz intensa) para destruir el tejido anormal. Este procedimiento se hace en el hospital y se usa anestesia general.
  • LEEP (loop electrosurgical excision procedure o procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa)
    Durante este tipo de tratamiento se usa un alambre delgado, a través del cual se transmite corriente eléctrica, para eliminar el tejido anormal. Se usa anestesia local para adormecer el área. El doctor realiza por lo general este procedimiento en el consultorio. Se hace en unos pocos minutos y usted estará despierta durante el procedimiento.

Preguntas para hacer antes del tratamiento

  • ¿Cuáles son los posibles tratamientos para la enfermedad que tengo? ¿Cuáles son las ventajas y las desventajas de cada tratamiento?
  • ¿Cuál tratamiento me recomienda y por qué?
  • ¿Qué pasará durante el tratamiento?
  • ¿Cuáles son los posibles riesgos relacionados con este tratamiento? ¿Cómo puede afectar este tratamiento a un futuro embarazo?
  • ¿Cuánto tiempo se llevará el procedimiento? ¿Se usará anestesia local o general?
  • ¿Qué efectos secundarios puedo tener por el procedimiento? ¿Cuánto duran los efectos secundarios?
  • ¿Hay alguna actividad que deba evitar después del procedimiento?

Vacunas contra el VPH

Las vacunas contra el virus del papiloma humano (VPH) protegen contra esta infección y contra los tipos de cáncer y verrugas genitales causados por el VPH. Hay tres tipos de vacunas contra el VPH, Gardasil® Gardasil® 9 y Cervarix®. Estas vacunas protegen contra las infecciones por los tipos más importantes de VPH de alto riesgo y las enfermedades que causan. Gardasil también protege contra las infecciones por los tipos de VPH de bajo riesgo que causan el 90% de las verrugas genitales.

Una niña recibe una vacuna.
"Visite una clínica local o llame al doctor para informarse sobre cómo puede la vacuna contra el VPH proteger a su hijo o a su hija".

Las tres vacunas son:

Gardasil® y Gardasil® 9
Estas vacunas están aprobadas para prevenir:

Cervarix®
Esta vacuna está aprobada para prevenir:

Debido a que estas vacunas no previenen las infecciones por todos los tipos de VPH que pueden causar cáncer de cuello uterino, es importante hacerse los exámenes de detección de esta enfermedad con regularidad aunque se haya puesto la vacuna. Además, las vacunas no se usan para tratar la infección por el VPH, las células anormales del cuello uterino ni el cáncer de cuello uterino.

Preguntas frecuentes sobre la vacuna

¿A qué edad se debe recibir la vacuna?
La vacunación se recomienda para niños o niñas de 11 o 12 años de edad. Se puede recibir la vacuna desde los 9 años de edad.

¿Cuántas dosis se deben recibir?
La vacuna se debe recibir en tres dosis en un periodo de 6 meses.

¿Qué pasa si una persona no recibe las tres dosis a la edad recomendada?
En el caso de las personas que no recibieron la serie de tres dosis a una edad más joven, la vacunación se recomienda también para mujeres y hombres hasta los 26 años de edad.