In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Lo que usted necesita saber sobre™

el cáncer de cérvix

  • Actualización: 24 de enero de 2013

Radioterapia

La radioterapia usa rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Es una opción para mujeres en cualquier estadio de cáncer cervical. Las mujeres con cáncer cervical inicial pueden elegir radioterapia en vez de cirugía. Esta terapia puede usarse también después de cirugía para destruir cualquier célula cancerosa que pudiera haber quedado en el área. Las mujeres con cáncer que se extiende más allá del cérvix pueden recibir radioterapia y quimioterapia.

Los médicos usan dos tipos de radioterapia para tratar el cáncer cervical. Algunas mujeres reciben ambos tipos:

  • Radioterapia externa: Una máquina grande dirige la radiación hacia su pelvis o a otras zonas con cáncer. El tratamiento se administra ordinariamente en un hospital o clínica. Usted puede recibir radioterapia externa 5 días a la semana durante varias semanas. Cada tratamiento se lleva solo unos pocos minutos.
  • Radioterapia interna (también llamada braquiterapia): Se coloca un cilindro delgado dentro de su vagina y se pone una sustancia radiactiva dentro del mismo. Generalmente, una sesión de radioterapia interna requiere solo unos pocos minutos. Cuando se retiran el cilindro y la sustancia, usted puede irse a casa. La sesión corta de radiación interna puede repetirse dos o más veces durante varias semanas. Una vez que se retira la sustancia radiactiva, no queda radiactividad en su cuerpo. Con un método menos común de radioterapia interna, usted puede permanecer en el hospital por varios días durante el tratamiento.

Aunque la radioterapia no causa dolor, sí puede causar efectos secundarios. Los efectos secundarios dependen principalmente de cuánta radiación se administra y de la parte del cuerpo que recibe el tratamiento. La radiación en el abdomen y en la pelvis puede causar náuseas, vómitos, diarrea o problemas urinarios. Puede perder el vello del área genital. Además, la piel del abdomen puede enrojecerse, resecarse y hacerse sensible.

Puede experimentar sequedad, comezón o ardor en la vagina. Es posible que su médico le recomiende que espere a tener relaciones sexuales hasta que hayan pasado unas pocas semanas después de terminado el tratamiento de radiación.

Es probable que usted sienta cansancio durante la radioterapia, especialmente en las últimas semanas del tratamiento. El descanso es importante, pero los médicos generalmente aconsejan a sus pacientes que traten de estar tan activas como sea posible.

Aunque los efectos secundarios de la terapia con radiación pueden causar molestias, estos se pueden tratar o controlar. Hable con su médico o enfermera de cómo aliviar el malestar.

Puede ser útil saber que la mayoría de los efectos secundarios desaparecen cuando termina el tratamiento. Sin embargo, usted tal vez querrá conversar con su médico sobre los efectos secundarios posibles que pueden ser duraderos como resultado de la radioterapia. Por ejemplo, la radiación puede hacer la vagina más estrecha. Una vagina estrecha puede dificultar las relaciones sexuales o las pruebas de seguimiento. Hay forma de prevenir este problema. Sin embargo, si esto llega a ocurrir, su equipo de atención médica puede decirle cómo ensanchar la vagina.

Otro posible efecto secundario duradero es el daño a los ovarios. Generalmente cesan los períodos menstruales y las mujeres padecen bochornos y resequedad vaginal. En las mujeres más jóvenes, hay más probabilidad de que regresen los períodos menstruales. Las mujeres que quieran quedar embarazadas después de la radioterapia deberán preguntar a su equipo de atención médica cómo preservar sus óvulos antes de comenzar la terapia con radiación.

Tal vez le será útil leer el folleto del NCI La radioterapia y usted.

Usted querrá hacer estas preguntas a su médico antes de recibir radioterapia:

  • ¿Cuál es el objeto de este tratamiento?
  • ¿Cómo me administrarán la radiación?
  • ¿Tendré que internarme en el hospital? Si es así, ¿por cuánto tiempo?
  • ¿Cuándo empezarán los tratamientos? ¿Con qué frecuencia tendré los tratamientos? ¿Cuándo terminarán?
  • ¿Cómo me sentiré durante el tratamiento? ¿Hay efectos secundarios?
  • ¿Cómo sabremos que la radioterapia está funcionando?
  • ¿Podré continuar mis actividades normales durante el tratamiento?
  • ¿Afectará la radioterapia mi vida sexual?
  • ¿Hay efectos secundarios duraderos?