In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Lo que usted necesita saber sobre™

el cáncer de cérvix

  • Actualización: 24 de enero de 2013

El proceso del cáncer

El cáncer empieza en las células, las cuales son las unidades básicas que forman los tejidos. Los tejidos forman el cérvix y otros órganos del cuerpo.

Las células normales crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita. Cuando las células normales envejecen o se dañan, mueren; células nuevas las reemplazan.

Algunas veces, este proceso se descontrola. Nuevas células se forman cuando el cuerpo no las necesita y células viejas o dañadas no mueren cuando deberían morir. La acumulación de células que no son necesarias resulta en la formación de una masa de tejido que se llama tumor.

Los tumores en el cérvix pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos):

  • Tumores benignos (pólipos, quistes o verrugas genitales):
    • no son dañinos
    • no invaden los tejidos de su derredor
  • Tumores malignos (cáncer cervical):
    • algunas veces pueden poner la vida en peligro
    • pueden invadir los tejidos y órganos cercanos
    • pueden diseminarse a otras partes del cuerpo

El cáncer de cérvix empieza en las células de la superficie del cérvix o cuello uterino. Con el tiempo, el cáncer cervical puede invadir más profundamente dentro del cérvix y los tejidos cercanos.

Las células cancerosas cervicales pueden diseminarse al desprenderse del tumor cervical. Pueden viajar por medio de los vasos linfáticos a los ganglios linfáticos cercanos. También, las células cancerosas pueden diseminarse por medio de los vasos sanguíneos a los pulmones, al hígado o a los huesos. Después de diseminarse, las células cancerosas pueden adherirse a otros tejidos y crecer para formar nuevos tumores que pueden dañar esos tejidos. Vea la sección sobre Estadificación para informarse sobre el cáncer de cérvix que se ha diseminado.