In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Lo que usted necesita saber sobre™

el cáncer de colon y recto

  • Publicación: 20 de mayo de 2008

Tratamiento

Obtención de una segunda opinión
Métodos de tratamiento
Cirugía
Quimioterapia
Terapia biológica
Radioterapia
Tratamiento para cáncer de colon
Tratamiento para cáncer de recto

Muchas personas con cáncer colorrectal quieren participar activamente en la toma de decisiones sobre su atención médica. Es natural que usted quiera saber lo más posible acerca de su enfermedad y sus opciones de tratamiento. Sin embargo, el choque y la tensión nerviosa después de un diagnóstico de cáncer pueden hacer difícil pensar en todo lo que usted quisiera preguntar a su doctor. A menudo, ayuda hacer una lista de las preguntas antes de una cita.

Para ayudarse a recordar lo que dice el médico, usted puede tomar notas o preguntar si puede usar una grabadora. Tal vez usted quiera que le acompañe un familiar o amigo cuando hable con el médico, para que participe en la discusión, para que tome notas, o sólo para que escuche.

Usted no necesita hacer todas las preguntas al mismo tiempo. Usted tendrá otras oportunidades para pedir a su médico o enfermera que le expliquen cosas que no están claras y para pedir información más detallada.

Su médico puede dar referencias de usted a un especialista con experiencia en el tratamiento del cáncer colorrectal o usted puede pedir una referencia. Los especialistas que tratan cáncer colorrectal son los gastroenterólogos (médicos que se especializan en enfermedades del aparato digestivo), cirujanos, médicos oncólogos y oncólogos radiólogos. Es probable que usted tenga un equipo de médicos.

Obtención de una segunda opinión

Antes de empezar el tratamiento, es posible que usted quiera una segunda opinión sobre su diagnóstico y plan de tratamiento. Muchas compañías de seguro cubren el costo de una segunda opinión si usted o su médico la solicitan.

Se puede llevar algún tiempo y esfuerzo en reunir el expediente médico y hacer arreglos para ver a otro médico. En general, tomarse varias semanas para obtener una segunda opinión no es un problema. En la mayoría de los casos, la demora en comenzar el tratamiento no hace que el tratamiento sea menos efectivo. Para tener seguridad, usted deberá hablar con su médico sobre esta demora. En algunos casos, las personas con cáncer colorrectal necesitan atención inmediata.

Hay varias formas de encontrar a un médico para obtener una segunda opinión:
  • Su médico puede recomendarle uno o varios especialistas.
  • El Servicio de Información sobre el Cáncer, en el teléfono 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER), puede proporcionarle información de los centros de tratamiento en su área.
  • La asociación médica local o estatal, un hospital cercano o una escuela de medicina pueden proporcionar generalmente los nombres de especialistas.
  • El NCI proporciona una útil hoja informativa titulada Cómo encontrar a un médico o una institución de tratamiento si usted tiene cáncer.

Métodos de tratamiento

La selección del tratamiento depende principalmente de la ubicación del tumor en el colon o recto y del estadio o etapa de la enfermedad. El tratamiento para el cáncer colorrectal puede incluir cirugía, quimioterapia, terapia biológica o radioterapia. Algunas personas tienen una combinación de tratamientos. Estos tratamientos se describen en la sección Cirugía.

El cáncer de colon algunas veces se trata en forma diferente del cáncer de recto. Los tratamientos para el cáncer de colon y recto se describen por separado en la sección Tratamiento para cáncer de colon.

Su médico puede describir sus opciones de tratamiento y los resultados esperados. Usted y su médico pueden trabajar juntos para desarrollar un plan de tratamiento que se acomode a sus necesidades.

El tratamiento del cáncer puede ser terapia local o bien terapia sistémica:
  • Terapia local: La cirugía y la radioterapia son terapias locales. Extirpan o destruyen el cáncer en o cerca del colon o recto. Cuando el cáncer colorrectal se ha diseminado a otras partes del cuerpo, la terapia local puede usarse para controlar la enfermedad en esas áreas específicas.
  • Terapia sistémica: La quimioterapia y la terapia biológica son terapias sistémicas. Los fármacos entran al torrente sanguíneo y destruyen o controlan el cáncer en todo el cuerpo.

Debido a que los tratamientos contra el cáncer a menudo dañan las células y tejidos sanos, los efectos secundarios son comunes. Los efectos secundarios dependen principalmente del tipo y de la extensión del tratamiento. Los efectos secundarios pueden no ser los mismos para cada persona y pueden cambiar de una sesión de tratamiento a otra. Antes de que inicie el tratamiento, su equipo de cuidados médicos le explicará los posibles efectos secundarios y le sugerirá formas para ayudar a manejarlos.

En cualquier estadio de la enfermedad, hay cuidados médicos de apoyo disponibles para aliviar los efectos secundarios del tratamiento, para controlar el dolor y otros síntomas y para aliviar las preocupaciones emocionales. La información sobre tales cuidados está disponible en el sitio web del NCI en http://www. cancer.gov/espanol/pdq/cuidadosdeapoyo, y por medio de especialistas en información de cáncer en el teléfono 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).

Tal vez usted querrá hablar con su doctor acerca de la participación en un estudio clínico, un estudio de investigación con nuevos métodos de tratamiento. La sección de La promesa de la investigación del cáncer tiene más información sobre los estudios clínicos.

Antes de empezar su tratamiento, tal vez usted querrá hacer las siguientes preguntas a su doctor:
  • ¿Cuál es el estadio o etapa de la enfermedad? ¿Se ha diseminado el cáncer a otras partes del cuerpo? ¿A dónde?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento? ¿Cuál me recomienda? ¿Recibiré más de un tipo de tratamiento?
  • ¿Cuáles son los beneficios que se esperan de cada tipo de tratamiento?
  • ¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios posibles de cada tratamiento? ¿En qué forma se pueden controlar esos efectos secundarios?
  • ¿Qué puedo hacer como preparación para el tratamiento?
  • ¿En qué forma afectará el tratamiento mis actividades normales? ¿Es posible que tenga problemas urinarios? ¿Y problemas intestinales, como diarrea o sangrado del recto? ¿Afectará el tratamiento mi vida sexual?
  • ¿Cuánto costará el tratamiento? ¿Cubre mi plan de seguro médico este tratamiento?

Cirugía

La cirugía es el tratamiento más común para cáncer colorrectal.
  • Colonoscopia: Un pólipo maligno pequeño puede ser extirpado de su colon o recto superior con un colonoscopio. Algunos tumores pequeños en el recto inferior pueden ser extirpados por su ano sin un colonoscopio.
  • Laparoscopia: El cáncer de colon que apenas empieza puede extirparse con la ayuda de un tubo delgado luminoso (laparoscopio). Tres o cuatro cortes pequeños se hacen en su abdomen. El cirujano ve dentro de su abdomen con el laparoscopio. El tumor y parte del colon sano son extirpados. Los ganglios linfáticos cercanos pueden también extirparse. El cirujano revisa el resto de su intestino y su hígado para asegurarse de que no se haya diseminado el cáncer.
  • Cirugía abierta: El cirujano hace una herida grande en su abdomen para extirpar el tumor y parte del colon o recto sanos. Algunos ganglios linfáticos cercanos también son extirpados. El cirujano revisa el resto de su intestino y su hígado para ver si el cáncer se ha diseminado.

Cuando se extirpa una parte de su colon o recto, el cirujano puede ordinariamente volver a conectar las partes sanas. Sin embargo, algunas veces no es posible volver a conectar las partes. En este caso, el cirujano crea un camino nuevo para que la materia fecal salga de su cuerpo. El cirujano hace una abertura (un estoma) en la pared del abdomen, conecta el extremosuperior del intestino al estoma y cierra el otro extremo. La operación para crear el estoma se llama colostomía. Una bolsa plana se ajusta sobre el estoma para recolectar la materia fecal, y un adhesivo especial la mantiene en su lugar.

Para la mayoría de las personas, el estoma es temporal. Es necesario sólo mientras sana el colon o el recto de la cirugía. Cuando ya ha sanado, el cirujano vuelve a conectar las partes del intestino y cierra el estoma. Algunas personas, especialmente quienes tienen un tumor en la parte inferior del recto, necesitan un estoma permanente.

Las personas que tienen una colostomía pueden tener irritación de la piel alrededor del estoma. Su médico, su enfermera, o un terapeuta enterostomal pueden enseñarle cómo limpiar el área y prevenir la irritación y la infección. La sección sobre Rehabilitación tiene más información para aprender a cuidar el estoma.

El tiempo que toma en recuperarse después de la cirugía es diferente para cada persona. Usted puede sentir incomodidad los primeros días. Las medicinas pueden ayudarle a controlar el dolor. Antes de la cirugía, usted deberá consultar el plan para controlar el dolor con su médico o enfermera. Después de la cirugía, su médico puede hacer ajustes a ese plan si usted necesita más alivio.

Es común sentir cansancio o debilidad por un tiempo. También, la cirugía algunas veces causa estreñimiento o diarrea. Su equipo de atención médica le vigilará por signos de sangrado, infección u otros problemas que requieran atención inmediata.

Usted querrá hacer las siguientes preguntas al médico antes de someterse a cirugía:
  • ¿Qué tipo de operación me recomienda?
  • ¿Será necesario extirpar algunos de mis ganglios linfáticos? ¿Se extirparán otros tejidos? ¿Por qué?
  • ¿Cuáles son los riesgos de la cirugía? ¿Tendré efectos secundarios duraderos?
  • ¿Necesitaré una colostomía? Si es así, ¿será permanente el estoma?
  • ¿Cómo me sentiré después de la operación?
  • Si tengo dolor, ¿cómo será controlado?
  • ¿Cuánto tiempo estaré en el hospital?
  • ¿Cuándo puedo regresar a mis actividades normales?

Quimioterapia

La quimioterapia usa fármacos anticancerosos para destruir células cancerosas. Estos fármacos entran en el torrente sanguíneo y pueden afectar las células cancerosas en todo el cuerpo.

Los fármacos anticancerosos se administran ordinariamente por la vena, aunque algunos pueden darse por la boca. Usted podrá recibir el tratamiento en la sección ambulatoria del hospital, en el consultorio del médico, o en casa. En raras ocasiones, puede necesitarse la estancia en el hospital.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen principalmente de los fármacos específicos que se usen y de la dosis. Los fármacos pueden dañar las células normales que se dividen con rapidez, tales como:
  • Glóbulos o células de la sangre. Estos glóbulos combaten las infecciones, ayudan a la sangre para que coagule y llevan oxígeno a todas las partes de su cuerpo. Cuando los fármacos afectan los glóbulos de la sangre, usted tiene más probabilidad de contraer infecciones, de magullarse o sangrar con facilidad y puede sentir mucha debilidad y cansancio.
  • Células en las raíces del pelo. La quimioterapia puede causar que se caiga el pelo. Su pelo vuelve a crecer, pero es posible que el pelo nuevo sea algo diferente en color y textura.
  • Células que revisten el tracto digestivo. La quimioterapia puede causar falta de apetito, náuseas y vómitos, diarrea, o llagas en la boca y labios.

La quimioterapia para el cáncer colorrectal puede causar que la piel de las palmas de las manos y de las plantas de los pies se ponga roja y dolorosa. La piel podría pelarse.

Su equipo de atención médica puede sugerirle formas para controlar muchos de estos efectos secundarios. La mayoría de los efectos secundarios usualmente desaparecen después de que termina el tratamiento.

Puede serle útil leer el folleto del NCI titulado La quimioterapia y usted

Terapia biológica

Algunas personas con cáncer colorrectal que se ha diseminado reciben un anticuerpo monoclonal, un tipo de terapia biológica. Los anticuerpos monoclonales se unen a las células cancerosas del colon o del recto. Interfieren con el crecimiento de las células cancerosas y con la diseminación del cáncer. Las personas reciben anticuerpos monoclonales por una vena en el consultorio del médico, en el hospital o en la clínica. Algunas personas reciben quimioterapia al mismo tiempo.

Durante el tratamiento, su equipo de atención médica vigilará los posibles signos de problemas. Algunas personas toman medicamentos para prevenir una posible reacción alérgica. Los efectos secundarios dependen principalmente del anticuerpo monoclonal usado. Los efectos secundarios incluyen sarpullido, fiebre, dolor abdominal, vómitos, diarrea, cambios en la presión arterial, sangrado o problemas respiratorios. Los efectos secundarios usualmente se hacen más leves después del primer tratamiento.

Tal vez le parecerá útil leer la hoja informativa del NCI Terapias biológicas del cáncer

Usted querrá hacer las siguientes preguntas a su médico antes de recibir quimioterapia o terapia biológica:
  • ¿Cuáles fármacos tomaré? ¿Cómo funcionan los fármacos?
  • ¿Cuándo empezará el tratamiento? ¿Cuándo terminará? ¿Con qué frecuencia tendré los tratamientos?
  • ¿Adónde iré para recibir el tratamiento? ¿Podré manejar de regreso a casa después del tratamiento?
  • ¿Qué puedo hacer para cuidarme durante la terapia?
  • ¿Cómo sabremos que el tratamiento funciona?
  • ¿Cuáles efectos secundarios deberé reportarle?
  • ¿Habrá algunos efectos a largo plazo?

Radioterapia

La radioterapia usa rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Afecta las células cancerosas sólo en el área tratada.

Los médicos usan diferentes tipos de radioterapia para tratar el cáncer. Algunas veces los pacientes reciben dos tipos de radiación:

  • Radiación externa: La radiación proviene de una máquina. El tipo más común de máquina que se usa para la terapia de radiación se llama acelerador lineal. La mayoría de los pacientes van al hospital o a la clínica para su tratamiento, generalmente 5 días a la semana durante varias semanas.
  • Radiación interna (radiación por implante o braquiterapia): La radiación sale de material radiactivo puesto en tubos delgados colocados directamente dentro o cerca del tumor. El paciente se queda en el hospital y los implantes generalmente permanecen en su lugar durante varios días. Ordinariamente, los implantes se sacan antes de que el paciente se vaya a casa.
  • Radioterapia intraoperatoria (IORT): En algunos casos, la radiación se administra durante la cirugía.

Los efectos secundarios de la radioterapia dependen principalmente de la cantidad de radiación que se administra y de la parte del cuerpo que está siendo tratada. La radioterapia al abdomen y pelvis puede causar náuseas, vómitos, diarrea, deposición con sangre o deposiciones repentinas. También puede causar molestias urinarias, tales como hacer difícil que se detenga el flujo de orina de la vejiga. Además, la piel del área tratada puede enrojecerse, resecarse y hacerse sensible. La piel cerca del ano es especialmente sensible.

Es posible que usted sienta mucho cansancio durante la radioterapia, especialmente en las últimas semanas de tratamiento. El descanso es importante, pero los médicos generalmente aconsejan a sus pacientes que traten de ser tan activos como les sea posible.

Aunque los efectos secundarios de la radioterapia pueden ser angustiosos, el médico puede ordinariamente tratarlos o controlarlos. Además, los efectos secundarios generalmente desaparecen una vez terminado el tratamiento.

Tal vez a usted le parezca útil leer el folleto del NCI titulado La radioterapia y usted

Usted querrá preguntar al médico lo siguiente sobre la radioterapia:
  • ¿Por qué necesito este tratamiento?
  • ¿Cuándo empezará el tratamiento? ¿Cuándo terminará?
  • ¿Cómo me sentiré durante la terapia?
  • ¿Cómo sabremos si la radioterapia está funcionando?
  • ¿Qué puedo hacer para cuidarme durante la terapia?
  • ¿Puedo continuar mis actividades normales?
  • ¿Hay algunos efectos duraderos?

Tratamiento para cáncer de colon

La mayoría de los pacientes con cáncer de colon son tratados con cirugía. Algunas personas tienen tanto cirugía como quimioterapia. Algunas personas con un estadio o etapa avanzada de la enfermedad reciben terapia biológica.

En algunas ocasiones es necesaria una colostomía para pacientes con cáncer de colon.

Aunque la radioterapia casi no se usa para tratar el cáncer de colon, algunas veces se usa para aliviar el dolor y otros síntomas.

Tratamiento para cáncer de recto

Para todas las etapas (estadios) de cáncer de recto, la cirugía es el tratamiento más común. Algunos pacientes reciben cirugía, radioterapia y quimioterapia. Algunos con etapa avanzada de la enfermedad reciben terapia biológica.

Aproximadamente 1 de cada 8 personas con cáncer de recto necesita una colostomía permanente.

La radioterapia puede ser usada antes y después de la cirugía. Algunas personas reciben radioterapia antes de la cirugía para reducir el tumor y otras la reciben después de la cirugía para destruir las células cancerosas que hayan quedado en el área. En algunos hospitales, los pacientes pueden recibir radioterapia durante la cirugía. Se puede recibir también radioterapia para aliviar el dolor y otros problemas causados por el cáncer.