In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Lo que usted necesita saber sobre™

el linfoma no Hodgkin

  • Publicación: 13 de enero de 2010

Nutrición y actividad física

Es importante que usted se cuide comiendo bien y se mantenga con la mayor actividad posible.

Usted necesita la cantidad adecuada de calorías para mantener un buen peso. Igualmente, necesita suficientes proteínas para mantener las fuerzas. Comer bien puede ayudarle a sentirse mejor y a tener más energía.

A veces, especialmente durante o inmediatamente después de su tratamiento, es posible que no tenga ganas de comer. Es probable que sienta incomodidad o cansancio. Tal vez los alimentos no saben tan bien como antes. Además, los efectos secundarios del tratamiento (como falta de apetito, náuseas, vómitos o llagas en la boca) pueden dificultar comer bien. Su doctor, un dietista titulado u otro proveedor de atención médica pueden sugerirle formas de sobrellevar estos problemas. Además, el folleto del NCI Consejos de alimentación ofrece muchas ideas y recetas útiles.

Muchas personas opinan que se sienten mejor cuando se mantienen activas. Caminar, hacer yoga, nadar y tener otras actividades pueden mantenerle fuerte y aumentar sus energías. El ejercicio puede reducir las náuseas y el dolor, y hacer el tratamiento más llevadero. Además, puede aliviar la tensión. Cualquiera que sea la actividad física que elija, asegúrese de consultarlo previamente con su doctor antes de empezar. Asimismo, si la actividad le causa dolor u otros problemas, asegúrese de informar a su doctor o enfermera.