In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Lo que usted necesita saber sobre™

el cáncer de pulmón

  • Publicación: 23 de enero de 2009

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento
  • Ver/Imprimir en formato PDF
  • Solicite una copia gratuita

Tratamiento

Cirugía
Radioterapia
Quimioterapia
Terapia dirigida

Su médico puede recomendarle a un especialista con experiencia en tratar el cáncer de pulmón o usted puede pedir una recomendación. Posiblemente le atenderá un equipo de especialistas. Los especialistas que tratan el cáncer de pulmón incluyen a los cirujanos torácicos (del tórax o pecho), cirujanos oncólogos torácicos, médicos oncólogos y oncólogos radiólogos. Su equipo de atención médica puede también incluir a un neumólogo (un especialista del pulmón), un terapeuta respiratorio, una enfermera oncóloga y un dietista titulado.

El cáncer de pulmón es difícil de controlar con los tratamientos actuales. Por este motivo, muchos médicos animan a los pacientes con esta enfermedad a que piensen en la posibilidad de participar en un estudio clínico. Los estudios clínicos son una opción importante para las personas en todos los estadios de cáncer de pulmón. Vea la sección La promesa de la investigación del cáncer.

La selección de tratamiento depende principalmente del tipo de cáncer de pulmón y del estadio. Las personas con cáncer de pulmón pueden recibir cirugía, quimioterapia, radioterapia, terapia dirigida o una combinación de tratamientos.

Las personas con un estadio limitado de cáncer de pulmón de células pequeñas generalmente reciben radioterapia y quimioterapia. Para tratar un tumor de pulmón muy pequeño, la persona puede tener cirugía y quimioterapia. La mayoría de las personas con cáncer de pulmón de células pequeñas en estadio extenso son tratadas con quimioterapia solamente.

Las personas con cáncer de pulmón de células no pequeñas pueden recibir cirugía, quimioterapia, radioterapia o una combinación de tratamientos. Las opciones de tratamiento son diferentes para cada estadio. Algunas personas con cáncer avanzado reciben terapia dirigida.

El tratamiento del cáncer puede ser terapia local o terapia sistémica:

  • Terapia local: La cirugía y la radioterapia son tratamientos locales. Extirpan o destruyen el cáncer en el pecho. Cuando el cáncer de pulmón se ha diseminado a otras partes del cuerpo, la terapia local puede usarse para controlar la enfermedad en esas áreas específicas. Por ejemplo, el cáncer de pulmón que se extiende al cerebro puede ser controlado con radioterapia aplicada a la cabeza.
  • Terapia sistémica: La quimioterapia y la terapia dirigida son tratamientos sistémicos. Los fármacos entran en el torrente sanguíneo y destruyen o controlan el cáncer en todo el cuerpo.

Su médico puede describirle sus opciones de tratamiento y resultados esperados. Posiblemente usted querrá saber cuáles son los efectos secundarios y cómo el tratamiento puede cambiar sus actividades normales. Como los tratamientos para el cáncer a menudo causan daño a células y tejidos sanos, los efectos secundarios son comunes. Los efectos secundarios dependen principalmente del tipo y extensión del tratamiento. Los efectos secundarios pueden no ser los mismos para cada persona y pueden cambiar de una sesión de tratamiento a la siguiente. Antes de comenzar el tratamiento, el equipo de atención médica le explicará los posibles efectos secundarios y le sugerirá maneras para ayudarse a controlarlos.

Usted y su médico pueden trabajar juntos para elaborar un plan de tratamiento que satisfaga sus necesidades médicas y personales.

Antes de empezar su tratamiento, tal vez usted querrá hacer las siguientes preguntas a su doctor:
  • ¿Cuál es el estadio o etapa de mi enfermedad? ¿Se ha diseminado el cáncer de pulmón a otras partes del cuerpo? Si es así, ¿a dónde se ha diseminado?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento? ¿Cuál me recomienda? ¿Por qué?
  • ¿Recibiré más de un tipo de tratamiento?
  • ¿Cuáles son los beneficios que se esperan de cada tipo de tratamiento?
  • ¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios posibles de cada tratamiento? ¿Qué podemos hacer para controlar los efectos secundarios?
  • ¿Qué puedo hacer para prepararme para el tratamiento?
  • ¿Será necesario que permanezca en el hospital? Si es así, ¿por cuánto tiempo?
  • ¿Cuál es el costo estimado del tratamiento? ¿Cubrirá mi plan de seguro médico el costo?
  • ¿Cómo afectará el tratamiento mis actividades normales?
  • ¿Sería adecuado para mí un estudio clínico?
  • ¿Con qué frecuencia deberé hacerme exámenes después del tratamiento?

Cirugía

La cirugía para el cáncer de pulmón extirpa el tejido que contiene el tumor. El cirujano extirpa también ganglios linfáticos cercanos.

El cirujano extirpa todo el pulmón o sólo una parte:

Después de la cirugía del pulmón, se acumulan aire y líquido en el pecho. Un tubo en el tórax permite que ese líquido drene. Además, una enfermera o un terapeuta respiratorio le enseñará ejercicios respiratorios y para toser. Usted necesitará hacer los ejercicios varias veces al día.

El tiempo que tarda en sanar después de la cirugía es diferente para cada persona. Su estancia en el hospital puede ser de una semana o más. Pueden pasar varias semanas antes de que usted vuelva a sus actividades normales.

Los medicamentos pueden ayudarle a controlar el dolor después de la cirugía. Antes de la cirugía, usted debe conversar sobre el plan para el alivio del dolor con su médico o enfermera. Después de la cirugía, su médico puede ajustar el plan si usted necesita más alivio del dolor.

Usted querrá hacer estas preguntas a su médico antes de la operación:

  • ¿Qué tipo de cirugía me recomienda?
  • ¿Cómo me sentiré después de la operación?
  • Si tengo dolor, ¿cómo lo controlarán?
  • ¿Cuánto tiempo permaneceré en el hospital?
  • ¿Tendré algún efecto secundario duradero?
  • ¿Cuándo podré volver a mis actividades normales?

Radioterapia

La radioterapia (llamada también terapia de radiación) usa rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Sólo afecta las células en el área tratada.

Usted puede recibir radiación externa. Este es el tipo más común de radioterapia para cáncer de pulmón. La radiación procede de una máquina grande fuera del cuerpo. La mayoría de la gente va a una clínica o a un hospital para tratamiento. Los tratamientos son generalmente 5 días a la semana durante varias semanas.

Otro tipo de radioterapia es la radiación interna (braquiterapia). La radiación interna rara vez se usa en personas con cáncer de pulmón. La radiación procede de una semilla, alambre u otro dispositivo puesto dentro de su cuerpo.

Los efectos secundarios dependen principalmente del tipo y dosis de radiación y de la parte del cuerpo que está siendo tratada. La radioterapia externa en el tórax puede hacer que sea difícil tragar. Es posible que sienta mucho cansancio. Además, su piel en el área tratada puede tornarse roja, seca y sensible. Después de la radioterapia interna, la persona puede escupir pequeñas cantidades de sangre.

Su médico puede sugerirle alguna forma de aliviar estos problemas. Tal vez será útil que lea el folleto del NCI La radioterapia y usted.

Usted querrá hacer estas preguntas a su médico antes de recibir radioterapia:
  • ¿Por qué necesito este tratamiento?
  • ¿Qué tipo de radioterapia me sugiere?
  • ¿Cuándo empezarán los tratamientos? ¿Cuándo terminarán?
  • ¿Cómo me sentiré durante el tratamiento?
  • ¿Cómo sabremos que la radioterapia está funcionando?
  • ¿Hay efectos secundarios duraderos?

Quimioterapia

La quimioterapia es el uso de fármacos para destruir las células cancerosas. Los fármacos entran en el torrente sanguíneo y pueden afectar a las células cancerosas en todo el cuerpo.

Generalmente se administra más de un fármaco. Los fármacos anticancerosos para el cáncer de pulmón se administran generalmente por inyección en la vena (intravenosa). Algunos fármacos anticancerosos pueden tomarse por la boca.

La quimioterapia se administra en ciclos. Usted tiene un período de descanso después de cada período de tratamiento. La duración del período de descanso y el número de ciclos dependen de los fármacos anticancerosos usados.

Usted puede recibir el tratamiento en una clínica, en el consultorio del médico o en su casa. Algunas personas necesitan permanecer en el hospital para el tratamiento.

Los efectos secundarios dependen principalmente de los fármacos que se usen y de la dosis. Los fármacos pueden dañar las células normales que se dividen con rapidez:

  • Glóbulos de la sangre: Cuando la quimioterapia hace bajar sus concentraciones de glóbulos de la sangre sanos, usted tiene más probabilidad de contraer infecciones, de magullarse o sangrar con facilidad y puede sentir mucha debilidad y cansancio. Su equipo de atención médica le hace análisis de sangre para vigilar las concentraciones bajas de glóbulos de la sangre. Si se presentan, hay medicamentos que pueden ayudar a que su cuerpo produzca glóbulos nuevos.
  • Células en las raíces del pelo: La quimioterapia puede causar la pérdida del pelo. Su pelo volverá a crecer al finalizar el tratamiento, pero es posible que sea diferente en color y textura.
  • Células que revisten el aparato digestivo: La quimioterapia puede causar falta de apetito, náuseas y vómitos, diarrea o llagas en la boca y labios. Pregunte a su equipo de atención médica acerca de los tratamientos que ayudan con estos problemas.

Algunos fármacos contra el cáncer de pulmón pueden causar pérdida del oído, dolor en las articulaciones y hormigueo o entumecimiento de manos y pies. Estos efectos secundarios generalmente desaparecen cuando termina el tratamiento.

Cuando se administran al mismo tiempo la radioterapia y la quimioterapia los efectos secundarios pueden ser peores.

Tal vez le sea útil leer el folleto del NCI La quimioterapia y usted.

Terapia dirigida

La terapia dirigida usa fármacos que bloquean el crecimiento y la diseminación de las células cancerosas. Los fármacos entran en el torrente sanguíneo y pueden afectar las células cancerosas en todo el cuerpo. Algunas personas con cáncer de pulmón de células no pequeñas que se ha diseminado reciben terapia dirigida.

Hay dos tipos de terapia dirigida para tratar el cáncer de pulmón:

  • Un tipo de terapia dirigida se administra por la vena (intravenosa) en el consultorio del médico, en el hospital o en la clínica. Se da al mismo tiempo que la quimioterapia. Los efectos secundarios pueden ser toser con sangre, erupciones cutáneas, hipertensión arterial, dolor abdominal, vómitos o diarrea
  • El otro tipo de terapia dirigida se administra por vía oral. No se da con la quimioterapia. Los efectos secundarios pueden incluir erupciones cutáneas, diarrea y dificultad para respirar.

Durante el tratamiento, su equipo de atención médica estará atento a algunos signos que puedan significar problemas. Los efectos secundarios generalmente desaparecen después de que termina el tratamiento.

Antes de la quimioterapia o la terapia dirigida, tal vez usted querrá hacer las siguientes preguntas al médico:
  • ¿Qué medicamentos me van a dar? ¿Cuáles son los beneficios esperados?
  • ¿Cuándo comenzará y cuándo terminará el tratamiento? ¿Con qué frecuencia tendré tratamiento?
  • ¿Adónde debo ir al tratamiento?
  • ¿Qué puedo hacer para cuidarme durante el tratamiento?
  • ¿Cómo sabremos que el tratamiento está funcionando?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios que debo reportar? ¿Puedo evitar o tratar alguno de esos efectos secundarios?
  • ¿Tendré algún efecto secundario permanente?

Este texto puede copiarse o usarse con toda libertad. Sin embargo, agradeceremos que se dé reconocimiento al Instituto Nacional del Cáncer como creador de esta información. El material gráfico puede ser propiedad del artista o del editor por lo que tal vez sea necesaria su autorización para poder usarlo.