In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Lo que usted necesita saber sobre™

el cáncer de seno

  • Publicación: 3 de mayo de 2013

Acerca de este folleto

Este folleto del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute, NCI) es para usted-una mujer que acaba de ser diagnosticada con cáncer de seno.

Este folleto trata de la atención médica para mujeres con cáncer de seno. Aprender acerca de la atención médica para cáncer de seno puede ayudarle a participar activamente en las decisiones sobre su propio cuidado.

Este folleto ofrece listas de preguntas que quizás usted querrá hacer a su médico. Muchas personas piensan que es útil llevar una lista de preguntas a su cita con el médico. Para ayudarse a recordar lo que dijo el médico, usted puede tomar notas. Quizás usted querrá también que un familiar o amigo le acompañe a la cita cuando hable con el médico, para que tome notas, para que haga preguntas, o simplemente para que escuche.

El cáncer de seno se presenta también en los hombres. En 2013, más de 2200 hombres estadounidenses recibirán la noticia que tienen cáncer de seno. El sitio web del NCI tiene información sobre cáncer de seno en hombres en http://www.cancer.gov/espanol/tipos/seno.

Además, el Servicio de Información sobre el Cáncer del NCI puede responder preguntas sobre cáncer de seno en hombres por medio del 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).

Los senos

En el interior de los senos de la mujer hay 15 o 20 secciones llamadas lóbulos. Cada lóbulo está formado de muchas partes más pequeñas llamadas lobulillos. Los lobulillos contienen grupos de glándulas diminutas que pueden producir leche.

Esta imagen muestra los lobulillos y conductos dentro del seno. Muestra también los ganglios linfáticos cercanos al seno.

Después del nacimiento del bebé, leche fluye del seno de la mujer desde los lobulillos al pezón por unos tubos delgados llamados conductos. El espacio entre los lobulillos y los conductos está lleno de grasa y de tejido fibroso.

El proceso del cáncer

El cáncer empieza en las células, las cuales son las unidades básicas que forman los tejidos y órganos del cuerpo, incluidos los senos.

Las células normales del seno y de otras partes del cuerpo crecen y se dividen para formar células nuevas a medida que el cuerpo las necesita. Cuando las células normales envejecen, o se dañan, mueren y células nuevas las reemplazan.

Algunas veces, este proceso se descontrola. Células nuevas se forman cuando el cuerpo no las necesita, y células viejas o dañadas no mueren cuando deberían morir. Esta acumulación de células que no son necesarias forma, con frecuencia, una masa de tejido que se llama bulto, crecimiento o tumor.

Los tumores en el seno pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos):

  • Tumores benignos:
    • Generalmente no son dañinos
    • Rara vez invaden los tejidos de su derredor
    • No se diseminan a otras partes del cuerpo
    • Pueden extirparse y, generalmente, no vuelven a crecer
  • Tumores malignos:
    • Algunas veces pueden poner la vida en peligro
    • Pueden invadir órganos y tejidos cercanos (como la pared del tórax)
    • Pueden diseminarse a otras partes del cuerpo
    • Pueden extirparse en general, pero algunas veces vuelven a crecer

Las células cancerosas del seno pueden diseminarse al desprenderse de un tumor del seno. Pueden viajar por los vasos sanguíneos o por los vasos linfáticos para llegar a otras partes del cuerpo. Después de diseminarse, las células cancerosas pueden adherirse a otros tejidos y crecer para formar nuevos tumores que pueden dañar esos tejidos.

Por ejemplo, las células cancerosas pueden diseminarse primero a los ganglios linfáticos cercanos. Hay grupos de ganglios linfáticos cerca del seno debajo del brazo (axila), arriba de la clavícula y en el pecho detrás del esternón.

Cuando el cáncer se disemina desde su sitio original a otra parte del cuerpo, el tumor nuevo tiene la misma clase de células anormales y el mismo nombre que el tumor primario (original). Por ejemplo, si el cáncer de seno se disemina al pulmón, las células cancerosas en el pulmón en realidad son células cancerosas de seno. La enfermedad es cáncer metastático de seno, no cáncer de pulmón. Por ese motivo, se trata como cáncer de seno y no como cáncer de pulmón.

Tipos de cáncer de seno

El cáncer de seno es el cáncer más común en las mujeres de Estados Unidos (con excepción del cáncer de piel). En 2013, más de 230 000 mujeres estadounidenses recibirán un diagnóstico de cáncer de seno.

El tipo más común de cáncer de seno es el carcinoma ductal. Este cáncer empieza en las células que revisten los conductos del seno. Consulte la página 1 para ver una ilustración de los conductos del seno. Casi 7 de cada 10 mujeres con cáncer de seno tienen carcinoma ductal.

El segundo tipo más común de cáncer de seno es el carcinoma lobulillar. Este cáncer empieza en un lobulillo del seno. Consulte la página 1 para ver una ilustración de los lobulillos. Casi 1 de cada 10 mujeres con cáncer de seno tiene carcinoma lobulillar.

Otras mujeres tienen una mezcla de los tipos de carcinoma ductal y lobulillar o tienen un tipo menos común de cáncer de seno.

Exámenes

Después de enterarse de que tiene cáncer de seno, puede necesitar otros exámenes que le ayuden a elegir el mejor tratamiento para usted.

Exámenes de laboratorio en tejido del seno

El tejido de seno que se obtuvo en su biopsia puede usarse en exámenes especiales de laboratorio:

  • Pruebas de receptores de hormonas: Algunos cánceres de seno necesitan hormonas para crecer. Estos cánceres tienen receptores hormonales para la hormona estrógeno, para la hormona progesterona, o para ambas. Si las pruebas de receptores de hormonas muestran que el tumor del seno tiene estos receptores, entonces la terapia hormonal suele recomendarse como parte del plan de tratamiento. Vea la sección Terapia hormonal.
  • Prueba HER2: Algunos tumores de seno tienen grandes cantidades de una proteína llamada HER2, la cual ayuda a que crezcan esos tumores. La prueba HER2 muestra si el tumor del seno de una mujer tiene una gran cantidad de proteína HER2. Si es así, entonces la terapia dirigida contra la proteína HER2 puede ser una opción de tratamiento. Vea la sección Terapia dirigida.

Es posible que se lleven varias semanas para obtener los resultados de estas pruebas. Los resultados de la prueba ayudan a su médico a decidir cuáles tratamientos de cáncer pueden ser una opción para usted.

Cáncer de seno triple negativo

Cerca de 15 mujeres de cada 100 con cáncer de seno tienen cáncer tres veces negativo. Estas mujeres tienen células de cáncer de seno que:

  • No tienen receptores de estrógeno (sin estrógeno)
  • No tienen receptores de progesterona (sin progesterona)
  • No tienen una gran cantidad de HER2 (sin HER2)

Pruebas de estadificación

Las pruebas de estadificación pueden mostrar si las células cancerosas se han diseminado a otras partes del cuerpo.

Cuando el cáncer de seno se disemina, las células cancerosas suelen encontrarse en los ganglios linfáticos bajo el brazo (ganglios linfáticos axilares). Las células cancerosas del seno pueden diseminarse desde el seno a casi cualquier otra parte del cuerpo, como a los pulmones, al hígado, a los huesos o al cerebro.

Su médico necesita saber el estadio o la etapa (extensión) del cáncer de seno para ayudarle a elegir el mejor tratamiento. Las pruebas de estadificación pueden incluir:

  • Biopsia de ganglios linfáticos: Si se encuentran células cancerosas en un ganglio linfático, entonces el cáncer puede haberse diseminado a otros ganglios linfáticos y a otros lugares del cuerpo. Los cirujanos usan un método llamado biopsia de ganglio linfático centinela para extirpar el ganglio linfático con mayor probabilidad de tener células cancerosas. La hoja informativa del NCI Biopsia de ganglio linfático centinela tiene más información e incluye imágenes del método. Si no se encuentran células cancerosas en el ganglio centinela, se podrá evitar que se extirpen más ganglios linfáticos a la mujer. El método para extirpar más ganglios linfáticos para ver si hay células cancerosas se llama disección axilar.
  • Tomografía computarizada (TC): Una máquina de rayos X conectada a una computadora toma una seriede imágenes detalladas de su pecho o de su abdomen. Es posible que le administren material de contraste por vía 7 oral o por medio de una inyección en una vena del brazo o de la mano. El material de contraste ayuda a que las áreas anormales se vean con más facilidad. Las imágenes de una tomografía computarizada (TC) pueden mostrar el cáncer que se ha diseminado a los pulmones o al hígado.
  • Resonancia magnética (RM): Un imán potente es conectado a una computadora para generar imágenes detalladas de su pecho, de su abdomen o de su cerebro. Las imágenes de resonancia magnética pueden mostrar si el cáncer se diseminó a estas áreas. En ocasiones, el material de contraste hace que las áreas anormales se vean más claramente en la imagen.
  • Gammagrafía ósea: El médico inyecta una pequeña cantidad de sustancia radiactiva en una vena. La sustancia viaja por el torrente sanguíneo y se concentra en los huesos. Una máquina llamada escáner detecta y mide la radiación. El escáner crea imágenes de los huesos. Ya que cantidades mayores de la sustancia se acumulan en las áreas donde hay cáncer, las imágenes pueden mostrar el cáncer que se ha diseminado a los huesos.
  • Tomografía por emisión de positrones (TEP): El médico le inyectará una pequeña cantidad de azúcar radiactivo. El azúcar radioactivo emite señales que son recogidas por el escáner de la TEP. El escáner crea una imagen de los lugares de su cuerpo en donde hay absorción de azúcar. Las células cancerosas aparecen más brillantes en la imagen porque absorben azúcar con más rapidez que las células normales. Una tomografía por emisión de positrones puede mostrar el cáncer que se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

Preguntas que usted querrá hacer a su médico acerca de las pruebas.

  • ¿Cuál fue el resultado de la prueba de receptores de hormonas?
  • ¿Cuál fue el resultado de la prueba de HER2?
  • ¿Me puede dar una copia del informe del patólogo?
  • ¿Muestra alguno de mis ganglios linfáticos signos de cáncer?
  • ¿Cuál es el estadio o etapa de la enfermedad? ¿Se ha diseminado el cáncer a otras partes del cuerpo?
  • ¿Sería útil la prueba genética para mí o para mi familia?

Estadios

El estadio o etapa del cáncer de seno depende del tamaño del tumor del seno y si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos o a otras partes del cuerpo.

Los médicos describen los estadios del cáncer de seno mediante el uso de los números romanos 0, I, II, III y IV y de las letras A, B y C.

Un cáncer en estadio I es cáncer de seno en etapa inicial y un cáncer en estadio IV es cáncer avanzado que se ha diseminado a otras partes del cuerpo, como al hígado.

El estadio, por lo general, no se conoce sino hasta después de la cirugía para extirpar el tumor en el seno y uno o más ganglios linfáticos bajo el brazo (axilares).

Estadio 0

Estadio 0 es un carcinoma in situ. En el carcinoma ductal in situ (CDIS), hay células anormales en el revestimiento de un conducto del seno, pero las células anormales no han invadido el tejido de seno cercano ni se han diseminado fuera del conducto.

Estadio IA

El tumor del seno no tiene más de 2 centímetros (no mide más de 3/4 de pulgada) de un lado a otro. El cáncer no se ha diseminado a los ganglios linfáticos.

Un tumor que mide 2 centímetros tiene aproximadamente el tamaño de un cacahuate (maní) y un tumor que mide 5 centímetros tiene aproximadamente el tamaño de una lima.

Estadio IB

El tumor no tiene más de 2 centímetros de un lado a otro. Se encontraron células cancerosas en los ganglios linfáticos.

Estadio IIA

El tumor no tiene más de 2 centímetros de un lado a otro, y el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos de la axila.

O, el tumor tiene de 2 a 5 centímetros (de 3/4 de pulgada a 2 pulgadas) de un lado a otro, pero el cáncer no se ha diseminado a los ganglios linfáticos de la axila.

Estadio IIB

El tumor tiene de 2 a 5 centímetros de un lado a otro, y el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos de la axila.

O, el tumor tiene más de 5 centímetros de un lado a otro, pero el cáncer no se ha diseminado a los ganglios linfáticos de la axila.

Estadio IIIA

El tumor del seno no tiene más de 5 centímetros de un lado a otro y el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos de la axila que están conectados unos con otros o con tejidos del derredor. O, el cáncer puede haberse diseminado a los ganglios linfáticos detrás del esternón.

O, el tumor tiene más de 5 centímetros de un lado a otro. El cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos bajo el brazo que pueden estar conectados unos con otros o con tejidos cercanos. O, el cáncer puede haberse diseminado a los ganglios linfáticos detrás del esternón, pero no se ha diseminado a los ganglios linfáticos de la axila.

Estadio IIIB

El tumor del seno puede tener cualquier tamaño, y ha crecido dentro de la pared del tórax o de la piel del seno. El seno puede estar hinchado o la piel del seno puede tener bultos.

El cáncer puede haberse diseminado a los ganglios linfáticos bajo el brazo, y esos ganglios pueden estar conectados unos con otros o con tejido cercano. O, el cáncer puede haberse diseminado a los ganglios linfáticos detrás del esternón.

Estadio IIIC

El tumor del seno puede tener cualquier tamaño y se ha diseminado a los ganglios linfáticos detrás del esternón y bajo el brazo. O, el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos arriba o abajo de la clavícula.

Estadio IV

El tumor puede tener cualquier tamaño, y las células cancerosas se han diseminado a otras partes del cuerpo, como a los pulmones, al hígado, a los huesos o al cerebro.

Cáncer inflamatorio de seno

El cáncer inflamatorio de seno es un tipo poco común de cáncer de seno. Se presenta en casi una mujer de cada cien mujeres estadounidenses que padecen cáncer invasor de seno.

Los senos se ven rojos e hinchados porque las células cancerosas bloquean los vasos linfáticos en la piel del seno.

Cuando un médico diagnostica un cáncer inflamatorio de seno, se trata por lo menos de estadio IIIB, pero podría ser más avanzado.

Tratamiento

Las mujeres con cáncer de seno tienen muchas opciones de tratamiento. Las opciones de tratamiento son:

Usted puede recibir más de un tipo de tratamiento.

El tratamiento que es mejor para una mujer puede no ser el mejor para otra. El tratamiento que es correcto para usted depende principalmente de:

  • El estadio del cáncer de seno
  • Si el tumor tiene (o no) receptores de hormonas
  • Si el tumor tiene (o no) demasiada proteína HER2
  • Su estado general de salud

Además, su plan de tratamiento depende de:

  • El tamaño del tumor en relación con el tamaño de su seno
  • Si ha pasado (o no) por la menopausia

En cualquier etapa de la enfermedad, usted cuenta con cuidados médicos de apoyo disponibles para controlar el dolor y otros síntomas, para aliviar los efectos secundarios del tratamiento y para calmar las preocupacionesemocionales. Usted puede obtener información sobre cómo sobrellevar el cáncer en el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer en http://www.cancer.gov/espanol/cancer/sobrellevar/pagina-central.

Usted puede obtener información sobre cómo sobrellevar el cáncer al ponerse en contacto con el Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) en el teléfono 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).

Doctores que tratan el cáncer de seno

Su equipo de atención médica incluirá a especialistas. Hay muchas formas de encontrar médicos que tratan el cáncer deseno:

  • Su médico puede recomendarle a los especialistas.
  • Usted puede preguntar los nombres de especialistas a una asociación médica local o estatal, en un hospital cercano o en una escuela de medicina.
  • El Servicio de Información sobre el Cáncer del NCI puede brindarle información sobre centros de tratamiento que están cerca de donde vive. Llame al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).
  • Puede encontrar otras fuentes de información en la hoja informativa del NCI Cómo encontrar a un doctor o un establecimiento de tratamiento si usted tiene cáncer.

Su equipo de atención médica puede incluir a los siguientes

  • Cirujano: Este tipo de médico puede hacer operaciones. Tal vez usted querrá buscar a un cirujano de cáncer de seno.
  • Médico oncólogo: El médico oncólogo se especializa en el tratamiento del cáncer con fármacos, como lo es la quimioterapia, la terapia con hormonas y la terapia dirigida.
  • Oncólogo radiólogo: Un oncólogo radiólogo es un médico que se especializa en tratar el cáncer con radioterapia.

Su equipo de atención médica puede también incluir a un cirujano plástico o cirujano reconstructivo, a una enfermera de oncología, un fisioterapeuta, un trabajador social y a un dietista titulado.

Su médico puede explicarle las opciones de tratamiento, los resultados esperados de cada tratamiento y los efectos secundarios posibles. Dado que los tratamientos del cáncer dañan con frecuencia células y tejidos sanos, los efectos secundarios son comunes. Estos efectos secundarios dependen de muchos factores, incluso del tipo de tratamiento. Los efectos secundarios pueden no ser los mismos para todas las mujeres y pueden aun cambiar de una sesión de tratamiento a la otra. Antes de comenzar el tratamiento, pregunte a su equipo de atención médica sobre los efectos secundarios posibles y cómo el tratamiento puede alterar sus actividades normales.

Usted y su equipo de atención médica pueden trabajar juntos para elaborar un plan de tratamiento que satisfaga sus necesidades médicas y personales.

Quizás usted querrá hablar con ellos de participar en un estudio clínico (estudio de investigación) de nuevos métodos de tratamiento. Los estudios de investigación son una opción importante para las mujeres en cualquier estadio del cáncer de seno. Vea la sección Investigación acerca del tratamiento del cáncer.

Preguntas que usted querrá hacer a su médico acerca de las opciones de tratamiento

  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento? ¿Cuál me recomienda? ¿Por qué?
  • ¿Cuáles son los beneficios esperados de cada tipo de tratamiento?
  • ¿Cuáles son los riesgos y los efectos secundarios posibles de cada tratamiento?
  • ¿En qué forma se pueden controlar esos efectos secundarios?
  • ¿Qué puedo hacer como preparación para el tratamiento?
  • ¿Tendré que internarme en el hospital? Si es así, ¿por cuánto tiempo?
  • ¿Cuánto costará el tratamiento? ¿Cubrirá mi seguro médico el tratamiento?
  • ¿Cómo afectará el tratamiento mis actividades normales?
  • ¿Sería adecuado para mí participar en un estudio clínico?

Obtención de una segunda opinión

Antes de empezar el tratamiento, es posible que usted quiera obtener una segunda opinión sobre su plan de tratamiento. A algunas personas les preocupa que el médico pueda ofenderse si solicitan una segunda opinión. En general, es más bien lo contrario. La mayoría de los médicos aceptan con agrado una segunda opinión. Y muchas compañías de seguro médico cubren el costo de una segunda opinión si usted o su médico la solicitan. Algunas compañías de seguro de hecho requieren una segunda opinión.

Si usted obtiene una segunda opinión, el segundo médico puede estar de acuerdo con el diagnóstico y plan de tratamiento del primer médico. O, el segundo médico puede sugerirle otro enfoque. De cualquier forma, usted obtiene más información y tal vez un mayor sentido de control. Puede sentirse más segura de las decisiones que toma, sabiendo que ha examinado todas sus opciones.

Se puede llevar algún tiempo y esfuerzo en reunir el expediente médico y ver a otro doctor. En la mayoría de los casos, tomarse varias semanas para obtener una segunda opinión no es un problema. Por lo general, la demora en comenzar el tratamiento no hace que el tratamiento sea menos efectivo. Para estar segura, usted deberá hablar con su doctor sobre esta demora.

Cirugía

La cirugía es el tratamiento más común para cáncer de seno. Hay varios tipos de cirugía.

Su cirujano puede explicarle cada tipo de cirugía, comparar los beneficios y los riesgos, y ayudarle a decidir qué tipo de cirugía sería el mejor para usted:

  • Extirpación parcial del seno: La cirugía conservadora de seno es una operación para extirpar el cáncer y algo de tejido normal de su derredor. También se llama cirugía preservadora del seno. Puede ser una tumorectomía o una mastectomía segmentaria (también llamada mastectomía parcial). Generalmente, la mujer recibe radioterapia después de la cirugía conservadora del seno para destruir las células cancerosas que pueden haber quedado en el área del seno.

    A algunas mujeres se les extirpará más tejido pero no todo el seno. En el caso de estas mujeres, el cirujano extirpará los ganglios linfáticos debajo de la axila y algo del revestimiento que está sobre los músculos del pecho, debajo del tumor.
  • Extirpación total del seno: La cirugía para extirpar todo el seno (o tanto tejido del seno como sea posible) se llama mastectomía. En algunos casos, una mastectomía conservadora de piel puede ser una opción. En este procedimiento, el cirujano extirpa la menor cantidad posible de piel.
    • En la mastectomía total (o simple), el cirujano extirpa todo el seno pero no extirpa los ganglios linfáticos de la axila.
    • En la mastectomía radical modificada, el cirujano extirpa todo el seno y la mayoría de los ganglios linfáticos de la axila o todos ellos. Con frecuencia, se extirpa el revestimiento que está sobre los músculos del pecho. Es posible que se quite también un pequeño músculo del pecho para facilitar que se extirpen los ganglios linfáticos.

La elección entre la cirugía conservadora del seno y la mastectomía depende de muchos factores:

  • El tamaño, lugar y estadio del tumor
  • El tamaño de su seno
  • Ciertas características del cáncer
  • Qué piensa usted de los cambios que tendrá su seno por la cirugía.
  • Qué piensa usted de la radioterapia
  • Si usted puede viajar al centro de radioterapia para recibir sesiones diarias de tratamiento.

El cirujano generalmente extirpa uno o más ganglios linfáticos de la axila para ver si hay células cancerosas allí. Si hay células cancerosas en los ganglios linfáticos, será necesario administrar otros tratamientos para el cáncer. (Para informarse más sobre la biopsia de ganglios linfáticos, vea la sección sobre Exámenes).

Después de la mastectomía, usted puede escoger hacerse la reconstrucción del seno. Esta es una cirugía plástica para reconstruir la forma del seno. Si usted está pensando en hacerse la reconstrucción del seno, hable con un cirujano plástico antes de hacerse la cirugía para el cáncer. Vea la sección sobre la Reconstrucción del seno.

Es normal que sienta cansancio o debilidad por un tiempo después de la cirugía por cáncer de seno. El tiempo que se lleva la recuperación es diferente para cada mujer.

La cirugía causa dolor y sensibilidad, y la piel donde se extirpó el seno puede sentirse tensa. Los músculos de su brazo y del hombro pueden sentirse tiesos y débiles, y puede sentir dolor en el cuello y la espalda. Los medicamentos pueden ayudar a controlar el dolor. Antes de la cirugía, hable con su equipo de atención médica sobre un plan para aliviar el dolor. Después de la cirugía, su médico puede ajustar el plan si usted necesita más alivio.

Cualquier tipo de cirugía lleva consigo un riesgo de infección, de sangrado o de otros problemas. Avise inmediatamente a su equipo de atención médica si se presenta algún problema.

Al extirpar los ganglios linfáticos de la axila, la linfa, o fluido linfático, fluye con más lentitud. El fluido puede acumularse en el brazo y en la mano y causar hinchazón. Esta hinchazón se llama linfedema. Esto puede presentarse inmediatamente después de la cirugía o después de unos meses y aun años más tarde. Proteja siempre de cortaduras, quemaduras y de otras heridas el brazo y la mano del lado afectado de su cuerpo. Recuerde a las enfermeras que no tomen su presión arterial ni le pongan inyecciones en el lado afectado de su cuerpo.

Usted puede encontrar información sobre la prevención y el tratamiento del linfedema en el sitio web del NCI en http://www.cancer.gov/espanol/cancer/sobrellevar/pagina-central y por medio del Servicio de Información sobre el Cáncer del NCI en el 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).

El médico, la enfermera o el fisioterapeuta pueden recomendar ejercicios que ayuden a que recupere el movimiento y la fuerza en su brazo y hombro. El ejercicio puede también reducir la tensión y el dolor. Es posible que usted pueda empezar a hacer ejercicios ligeros pocos días después de la cirugía.

Ya que los nervios pueden haberse lesionado o cortado durante la cirugía, usted puede tener entumecimiento y hormigueo en el pecho, en la axila, en el hombro o en la parte superior del brazo. Estas sensaciones pueden desaparecer a las pocas semanas o meses.

Usted puede encontrar imágenes y más información sobre la cirugía de cáncer de seno en http://www.cancer.gov/espanol/tipos/seno.

Preguntas que usted querrá hacer a su médico acerca de la cirugía

  • ¿En qué tipo de cirugía puedo pensar para mí? ¿Es la cirugía conservadora de seno una opción para mí? ¿Es la mastectomía conservadora de piel una opción? ¿Qué operación me recomienda usted? ¿Por qué?
  • ¿Me extirparán algunos ganglios linfáticos? ¿Cuántos? ¿Por qué?
  • ¿Cómo me sentiré después de la operación? ¿Tendré que quedarme en el hospital?
  • ¿Cuáles son los riesgos de la cirugía?
  • ¿Cuántas cirugías para cáncer de seno ha hecho usted?
  • ¿Necesitaré aprender cómo cuidarme o cómo cuidar la operación cuando regrese a casa?
  • ¿En dónde estarán las cicatrices? ¿Cómo se van a ver?
  • Si me decido a tener cirugía plástica para reconstruir mi seno, ¿cuándo y cómo se puede hacer eso? ¿Puede usted sugerirme algún cirujano plástico para que yo hable con él?
  • ¿Tendré que hacer ejercicios especiales que me ayuden a recuperar el movimiento y la fuerza de mi brazo y de mi hombro? ¿Me enseñará un fisioterapeuta o una enfermera cómo hacer los ejercicios?

Radioterapia

La terapia de radiación usa rayos de alta energía para eliminar las células cancerosas. Afecta únicamente las células en la parte del cuerpo que está siendo tratada.

La radioterapia puede usarse después de la cirugía para destruir cualquier célula cancerosa que pudiera quedar en la zona del pecho. Las mujeres generalmente reciben radioterapia después de la cirugía conservadora de seno, pero a veces se usa también después de la mastectomía. Usted puede recibir radioterapia para tratar el cáncer de seno de dos maneras:

  • Máquina fuera del cuerpo (radioterapia externa): La radiación proviene de una máquina grande fuera del cuerpo. Para recibir este tratamiento usted va a un hospital o clínica. Generalmente recibirá tratamiento una vez al día, 5 días a la semana durante 3 o 6 semanas. Cada sesión de tratamiento dura solo unos pocos minutos. La radiación externa es el tipo de radioterapia más común que se usa para el cáncer de seno.
  • Material dentro del cuerpo (braquiterapia): El médico coloca uno o más tubos delgados dentro del seno por una incisión pequeña. Una sustancia radiactiva se pone dentro del tubo. La sesión de tratamiento puede durar unos pocos minutos y se retira el tubo con la sustancia. Después de retirar la sustancia, no queda radiactividad en el cuerpo. Este método de radioterapia puede repetirse todos los días durante una semana.

Los efectos secundarios dependen principalmente del tipo de radiación y de la dosis administrada. Pida a su equipo de atención médica que le describan lo que puede esperar.

Es común que la piel del área tratada se ponga roja, seca, sensible y que sienta comezón. Consulte con su médico antes de usar lociones, cremas o desodorantes en el área tratada. Una vez terminado el tratamiento, la piel sanará lentamente. Sin embargo, es posible que haya un cambio permanente en el color de la piel.

Con cualquier tipo de radioterapia, su seno puede sentirse pesado y duro. La terapia de radiación interna puede hacer que su seno se vea rojizo o con moretones. Dichos problemas desaparecen generalmente con el tiempo. El sostén y la ropa apretada pueden rozar la piel y causar irritación. Tal vez usted querrá usar ropa suelta de algodón durante ese tiempo.

Es probable que usted sienta mucho cansancio durante la radioterapia, especialmente en las últimas semanas del tratamiento. Aunque descansar lo suficiente es importante, la mayoría de las personas dicen que se sienten mejor cuando hacen ejercicio todos los días. Trate de caminar un poco, de estirarse con suavidad o de hacer yoga.

Tal vez usted querrá hablar con su médico de los posibles efectos de la radioterapia. Por ejemplo, la radioterapia al pecho puede dañar los pulmones o el corazón. Además, puede también cambiar el tamaño y el aspecto de su seno. Si tiene alguno de estos problemas, su equipo de atención médica puede indicarle cómo manejarlo.

El folleto del NCI La radioterapia y usted tiene ideas útiles para sobrellevar los efectos secundarios.

Preguntas que usted querrá hacer a su médico acerca de la radioterapia

  • ¿En qué tipo de radioterapia puedo pensar para mí? ¿Son ambos tipos una opción para mí?
  • ¿Cuándo empezará el tratamiento? ¿Cuándo terminará? ¿Con qué frecuencia recibiré el tratamiento?
  • ¿Cómo me sentiré durante el tratamiento? ¿Tendré que internarme en el hospital? ¿Podré manejar para ir y venir del tratamiento?
  • ¿Qué puedo hacer para cuidarme antes, durante y después del tratamiento?
  • ¿Cómo sabremos que el tratamiento funciona?
  • ¿Dañará la radioterapia mi piel?
  • ¿Cómo se verá mi pecho después?
  • ¿Hay algunos efectos duraderos?
  • ¿Cuál es la posibilidad de que el cáncer regrese a mi seno?

Terapia hormonal

La terapia hormonal puede también llamarse tratamiento anti-hormonal. Si los análisis de laboratorio indican que sus células cancerosas del seno tienen receptores de hormonas, entonces la terapia hormonal puede ser una opción. (Vea la parte sobre Exámenes de laboratorio en tejido del seno en la página 4). La terapia hormonal impide que las células cancerosas obtengan las hormonas naturales (estrógeno y progesterona) que necesitan para crecer.

Si no ha pasado por la menopausia, las opciones para la terapia hormonal son las siguientes:

  • Un fármaco que bloquea la actividad del estrógeno en el cuerpo (tamoxifeno)
  • Cirugía para extirpar los ovarios (los cuales producen estrógeno)
  • Un fármaco que reduce la cantidad de estrógeno producido por los ovarios (agonista LH-RH)

Si usted ya ha pasado por la menopausia, las opciones son las siguientes:

Los efectos secundarios de la terapia hormonal dependen del tipo de tratamiento. Los efectos secundarios más comunes son los bochornos y sofocos, secreción vaginal y náuseas.

La hoja informativa del Instituto Nacional del Cáncer Terapia Hormonal para el cáncer de seno tiene información sobre el uso y los efectos secundarios de la terapia hormonal.

Quimioterapia

La quimioterapia es el uso de fármacos para destruir las células cancerosas. Puede administrarse a mujeres con cáncer de seno en estadios I, II, III o IV. La quimioterapia puede administrarse antes o después de la cirugía.

Los fármacos para tratar el cáncer de seno se administran generalmente por una vena, (intravenosa), por inyección con una aguja delgada o en pastilla o píldora. Es posible que usted reciba una combinación de fármacos.

Usted puede recibir la quimioterapia en una clínica, en el consultorio del médico o en su casa. Generalmente, las mujeres no necesitan quedarse en el hospital durante el tratamiento.

Los efectos secundarios dependen principalmente de los fármacos que se usen y de la dosis. La quimioterapia destruye células cancerosas que crecen con rapidez, pero los fármacos pueden también dañar las células normales que se dividen con rapidez, tales como:

  • Células de la sangre: Cuando los fármacos hacen bajar las concentraciones de glóbulos de la sangre sanos, usted tiene más probabilidad de contraer infecciones, de magullarse o de sangrar con facilidad y puede sentir mucha debilidad y cansancio. Su equipo de atención médica le hará análisis de sangre para vigilar las concentraciones bajas de glóbulos de la sangre. Si las concentraciones están bajas, su equipo de atención médica puede suspender la quimioterapia por un tiempo o reducir la dosis del fármaco. Existen además medicamentos que pueden ayudar a su cuerpo a producir glóbulos nuevos.
  • Células en las raíces del pelo: La quimioterapia puede causar la caída del pelo. Si se le cae el pelo, este volverá a crecer después del tratamiento, pero es posible que cambien el color y la textura.
  • Células que revisten el tubo digestivo: La quimioterapia puede causar falta de apetito, náuseas y vómitos, diarrea, o llagas en la boca y labios. Su equipo de atención médica puede suministrarle medicamentos y sugerirle otras formas de controlar estos efectos.

Algunos fármacos para el cáncer de seno pueden producir hormigueo o entumecimiento en las manos y en los pies. Este problema generalmente desaparece cuando termina el tratamiento.

Otros problemas pueden no desaparecer. Por ejemplo, algunos fármacos que se usan para tratar el cáncer de seno pueden debilitar el corazón. Su médico puede examinar su corazón antes, durante y después del tratamiento. Un efecto secundario poco común de la quimioterapia es que años después del tratamiento, unas pocas mujeres han presentado leucemia (cáncer de los glóbulos de la sangre).

Si usted no ha pasado todavía por la menopausia, algunos fármacos para el cáncer pueden dañar los ovarios y causar sofocos o bochornos, sequedad vaginal y otros síntomas de menopausia. Sus periodos menstruales pueden hacerse irregulares o pueden cesar, y puede perder la facultad de quedar embarazada. Cuántos más años tenga, más probable será que este daño a los ovarios sea permanente. Las mujeres que quieran quedar embarazadas en el futuro deberán consultar con su equipo de atención médica sobre la forma de preservar sus óvulos antes de comenzar el tratamiento.

Por otra parte, otros fármacos anticancerosos no causan daño a los ovarios y usted todavía podría embarazarse durante la quimioterapia. Antes de empezar el tratamiento, hable con su doctor sobre el control de la natalidad porque muchos fármacos anticancerosos que se administran durante el primer trimestre se sabe que producen defectos de nacimiento.

El folleto del NCI La quimioterapia y usted tiene ideas útiles para superar los efectos secundarios.

Terapia dirigida

Las mujeres cuyas pruebas de laboratorio muestran que sus células cancerosas de seno tienen demasiada proteína HER2 pueden recibir terapia dirigida. Las terapias dirigidas que se usan para tratar el cáncer de seno detienen el crecimiento de las células cancerosas al bloquear la acción de la proteína HER2 adicional.

Estos fármacos pueden administrarse por vía intravenosa o en forma de pastilla. Los efectos secundarios dependen principalmente del fármaco que se administra. Los efectos secundarios posibles son las náuseas, los vómitos y la diarrea. Los fármacos pueden también causar daño cardíaco, insuficiencia cardíaca y problemas respiratorios graves. Durante el tratamiento, su médico vigilará cualquier señal de problemas del corazón y de los pulmones.

Usted querrá leer la hoja informativa del NCI Terapias dirigidas contra el cáncer.

Preguntas que usted querrá hacer a su médico acerca de la terapia hormonal, de la quimioterapia o de la terapia dirigida:

  • ¿Cuáles fármacos voy a tomar? ¿Cómo funcionan los fármacos?
  • ¿Cuándo empezará el tratamiento? ¿Cuándo terminará? ¿Con qué frecuencia tendré los tratamientos?
  • ¿A dónde iré para recibir el tratamiento?
  • ¿Qué puedo hacer para cuidarme durante el tratamiento?
  • ¿Cómo sabremos que el tratamiento funciona?
  • ¿Cuáles efectos secundarios deberé reportarle?
  • ¿Habrá algunos efectos a largo plazo?

Reconstrucción del seno

La mujer que planea hacerse una mastectomía tiene la opción de hacerse o no cirugía para reconstruir la forma del seno (reconstrucción del seno). En lugar de hacerse la reconstrucción del seno, la mujer podría elegir usar una forma de seno (una prótesis que reemplaza al seno), usar relleno dentro del sostén o no hacer nada. Todas estas opciones tienen ventajas y desventajas, y lo que está bien para una mujer puede no estarlo para otra.

La reconstrucción del seno puede hacerse al mismo tiempo que la mastectomía o más tarde. Si la radioterapia es parte del plan de tratamiento, algunos médicos sugieren esperar hasta después de terminada la radioterapia.

Si usted está pensando en la reconstrucción del seno, deberá consultar con un cirujano plástico antes de la mastectomía, aun cuando la reconstrucción se haga más tarde.

Los cirujanos tienen muchas formas de reconstruir el seno. Algunas mujeres escogen hacerse implantes, los cuales pueden ser de solución salina o de silicona. Usted puede leer información, en inglés, sobre los implantes de seno en el sitio web de la Administración de Alimentos y Drogas en http://www.fda.gov.

Otro método para reconstruir el seno es crear una forma de seno con tejido que se trasplanta de otra parte de su cuerpo. El cirujano plástico puede trasplantar piel, músculo y grasa del abdomen inferior, de la espalda o de las nalgas.

El mejor tipo de reconstrucción para usted depende de su edad, del tipo de su cuerpo y del tipo de cirugía para el cáncer que haya tenido. El cirujano plástico puede ayudarle a decidir al respecto.

Preguntas que usted querrá hacer a su médico sobre la reconstrucción del seno
  • ¿Qué tipo de cirugía me daría el mejor resultado? ¿Cómo me veré después?
  • ¿Cuándo puede comenzar la reconstrucción de mi seno?
  • ¿Cuántas cirugías necesitaré?
  • ¿Cuáles son los riesgos al momento de la cirugía? ¿Más tarde?
  • ¿Tendré cicatrices? ¿En dónde? ¿Cómo se verán?
  • Si se usa tejido de otra parte de mi cuerpo, ¿habrá cambios permanentes en donde se quitó el tejido?
  • ¿Qué actividades deberé evitar después de la cirugía? ¿Cuándo puedo regresar a mis actividades normales?
  • ¿Necesitaré cuidados especiales?
  • ¿Cuánto costará la reconstrucción? ¿Cubre mi seguro médico este tipo de tratamiento?

Nutrición

Es importante comer bien antes, durante y después del tratamiento del cáncer. Usted necesita la cantidad adecuada de calorías para mantener un buen peso. Usted necesita también proteínas suficientes para mantener las fuerzas. Comer bien puede ayudarle a sentirse mejor y a tener más energía.

A veces, especialmente durante o inmediatamente después de su tratamiento, es posible que no tenga ganas de comer. Es probable que sienta incomodidad o cansancio. Tal vez los alimentos no saben tan bien como antes. Además, la falta de apetito, las náuseas, vómitos, llagas en la boca y otros efectos secundarios del tratamiento pueden hacer que coma con

dificultad. Por otro lado, algunas mujeres que han recibido tratamiento de cáncer de seno pueden tener problemas de aumento de peso.

Su médico, un dietista titulado o algún otro proveedor de cuidados para la salud pueden sugerirle formas para satisfacer sus necesidades de nutrición. Además, el folleto del NCI Consejos de alimentación tiene muchas recetas útiles y listas de alimentos que pueden ayudarle con los efectos secundarios.

Cuidados de seguimiento

Después del tratamiento para cáncer de seno, usted va a necesitar exámenes regulares (cada 3 o 6 meses). Los exámenes ayudan a asegurar que cualquier cambio en la salud se tenga en cuenta y se trate si es necesario. Si usted tiene algún problema de salud entre sus citas médicas, comuníquese con su médico.

Los exámenes ayudan a detectar:

  • Cáncer de seno que regresa después del tratamiento: el cáncer de seno puede regresar al seno o a la pared del tórax. O, puede regresar a cualquier otra parte del cuerpo, como a los huesos, al hígado, a los pulmones o al cerebro.
  • Problemas de salud que pueden resultar del tratamiento del cáncer
  • Un nuevo cáncer de seno

El seguimiento generalmente consiste en el examen del cuello, de las axilas, del pecho y de las zonas de los senos. Como puede aparecer un nuevo cáncer de seno, usted deberá hacerse mamografías con regularidad. Probablemente no va a necesitar una mamografía del seno reconstruido o si tuvo una mastectomía sin reconstrucción. Su médico puede ordenar otros procedimientos de imágenes o pruebas de laboratorio.

Tal vez le será útil que lea el folleto del Instituto Nacional del Cáncer Siga adelante: la vida después del tratamiento del cáncer. Quizás usted querrá leer también la hoja informativa del NCI Cuidados de seguimiento después del tratamiento del cáncer.

Fuentes de apoyo

Saber que usted tiene cáncer de seno puede cambiar su vida y las vidas de sus seres queridos. Estos cambios pueden ser difíciles de manejar.

Además, es común que se preocupe del tratamiento, del control de los efectos secundarios, de las estancias en el hospital y de los gastos médicos. Es posible que usted se preocupe también de atender a su familia, de conservar su trabajo o de continuar con las actividades diarias. Es común que usted, que su familia y sus amigos necesiten ayuda para sobrellevar este tipo de preocupaciones.

Varias organizaciones ofrecen programas especiales para mujeres con cáncer de seno. Las mujeres que han padecido la enfermedad trabajan como voluntarias entrenadas. Ellas hablan o visitan a mujeres con cáncer de seno, proporcionan información y brindan apoyo emocional. A menudo, comparten sus experiencias acerca del tratamiento de cáncer de seno, de la reconstrucción del seno y de la recuperación.

El apoyo lo puede encontrar en:

  • Los médicos, las enfermeras y otros miembros de su equipo de atención médica pueden responder preguntas sobre el tratamiento, sobre el trabajo y otras actividades.
  • Los trabajadores sociales, los asesores o miembros de la iglesia pueden serle útiles si usted quiere hablar de sus sentimientos o de sus preocupaciones. Por lo general, los trabajadores sociales pueden sugerir recursos de ayuda económica para transporte, para cuidado en casa o para apoyo emocional.
  • Los grupos de apoyo también pueden ayudar. En estos grupos, las mujeres con cáncer de seno o sus familiares se reúnen con otros pacientes o con sus familiares para compartir lo que han aprendido para sobrellevar la enfermedad y los efectos del tratamiento. Los grupos pueden ofrecer apoyo en persona, por teléfono o en Internet. Usted puede preguntar a algún miembro de su equipo de atención médica cómo encontrar un grupo de apoyo.
  • Con frecuencia, las mujeres con cáncer de seno se reúnen en grupos de apoyo; sin embargo, es importante tener en cuenta que cada mujer es diferente. La forma como una mujer se las arregla con el cáncer puede no ser la indicada para otra. Pregunte a su proveedor de cuidados para la salud sobre los consejos que le han dado otras mujeres con cáncer de seno.
  • El Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer puede ayudarle a encontrar programas, servicios y publicaciones del NCI. Llame al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).
  • Su médico o un asesor sexual puede ayudarle si usted o su pareja están preocupados por los efectos del cáncer de seno en su relación sexual. Consulte con el médico sobre los efectos secundarios posibles del tratamiento y si estos son temporales o permanentes. Independientemente de la situación, tanto usted como su pareja pueden descubrir que esto les ayuda a conversar sobre sus preocupaciones.

Para encontrar sugerencias sobre cómo sobrellevar la enfermedad, le será útil leer el folleto del NCI titulado Tómese su tiempo: Apoyo para personas con cáncer.

Investigación acerca del tratamiento del cáncer

Médicos en todo el mundo llevan a cabo muchos tipos de estudios clínicos (estudios de investigación en los cuales la gente participa voluntariamente). La investigación ha llevado ya a adelantos en la prevención, detección y tratamiento del cáncer de seno.

Los médicos continúan investigando nuevas y mejores formas de tratar el cáncer de seno. El NCI está patrocinando muchos estudios con mujeres que tienen cáncer de seno, tal como estudios que combinan cirugía, quimioterapia, terapia hormonal y radioterapia.

Aun cuando una mujer en el estudio de investigación no se beneficie directamente del tratamiento en estudio, ella estará haciendo una contribución importante al ayudar a los médicos a saber más sobre el cáncer de seno y cómo controlarlo. Aunque los estudios clínicos pueden presentar algún riesgo, los investigadores hacen todo lo posible por proteger a sus participantes.

Si le interesa participar en un estudio clínico, hable con su doctor. Quizás querrá leer la Guía para entender y participar en estudios clínicos del Instituto Nacional del Cáncer. En esta página web se describe cómo se llevan a cabo los estudios clínicos y se explican sus beneficios y riesgos posibles.

El sitio web del Instituto Nacional del Cáncer tiene una sección sobre estudios clínicos en http://www.cancer.gov/espanol/cancer/estudios-clinicos. Incluye información general sobre estudios clínicos, así como información detallada, en inglés, sobre estudios específicos de cáncer de seno en curso.

El Servicio de Información sobre el Cáncer del NCI puede contestar sus preguntas y darle información sobre los estudios clínicos. Comuníquese con el Servicio de Información sobre el Cáncer al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).