In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Lo que usted necesita saber sobre™

el cáncer de tiroides

  • Publicación: 11 de junio de 2013

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento
  • Ver/Imprimir en formato PDF
  • Descargar en Kindle
  • Descargar en otros lectores electrónicos

Diagnóstico

Si su médico piensa que usted puede tener cáncer tiroideo, se le harán uno o varios de los exámenes que se indican a continuación:

  • Examen físico: El médico palpa su tiroides para ver si hay bultos (nódulos). El médico le revisa el cuello y los ganglios linfáticos cercanos para ver si hay bultos o hinchazón.
  • Análisis de sangre: Su médico puede buscar concentraciones anormales de hormona estimulante de la tiroides (TSH) en la sangre. Si hay mucha TSH o muy poca, esto significa que la tiroides no está funcionando bien. Si su médico cree que usted puede tener cáncer medular tiroideo, le harán exámenes para ver si hay una concentración alta de calcitonina y le harán otros análisis de sangre.
  • Ecografía: Una ecografía usa ondas sonoras que el oído humano no puede percibir. Las ondas sonoras crean un patrón de ecos a medida que rebotan en los órganos en el interior de su cuello. Los ecos crean una imagen de su tiroides y de los tejidos cercanos. La imagen puede mostrar nódulos tiroideos que son demasiado pequeños para ser palpados. Su médico usa la imagen para conocer el tamaño y la forma de cada nódulo y si los nódulos son sólidos o están llenos de líquido. Los nódulos que están llenos de líquido generalmente no son cancerosos. Los nódulos que son sólidos pueden ser cancerosos.
  • Gammagrafía tiroidea: Su médico puede solicitar una gammagrafía de su tiroides. Usted ingiere una cantidad pequeña de una sustancia radiactiva (como yodo radiactivo), que viaja por el torrente sanguíneo. Las células tiroideas que absorben la sustancia radiactiva pueden verse en una gammagrafía. Los nódulos que absorben más sustancia que el tejido tiroideo de su derredor se llaman nódulos "calientes". Los nódulos calientes por lo general no son cancerosos. Los nódulos que absorben menos sustancia que el tejido tiroideo de su derredor se llaman nódulos "fríos". Los nódulos fríos pueden ser cancerosos.
  • Biopsia: Una biopsia es la única forma segura de diagnosticar el cáncer tiroideo. Un patólogo examina al microscopio una muestra de tejido tiroideo para ver si hay células cancerosas.

          Su médico puede extraer tejido para una biopsia en una de las dos formas siguientes:

    • Con una aguja fina: Su médico extrae una muestra de tejido de un nódulo tiroideo con una aguja fina. Un aparato de ecografía puede ayudar al médico a ver en dónde coloca la aguja. Este tipo de biopsia se hace a la mayoría de las personas.
    • Con cirugía: Si no se puede hacer un diagnóstico al usar el tejido extraído con la aguja, el cirujano extirpa un lóbulo o toda la tiroides. Por ejemplo, si el médico sospecha que hay cáncer folicular de tiroides, se puede extirpar el lóbulo que contiene el nódulo para hacer un diagnóstico.

Quizás usted querrá preguntar lo siguiente a su médico antes de hacerse una biopsia:

  • ¿Tendré que ir al hospital?
  • ¿Cuánto tiempo se llevará? ¿Me pondrán a dormir? ¿Dolerá?
  • ¿Existe algún riesgo? ¿Cuáles son las posibilidades de infección o de sangrado después de la biopsia?
  • ¿Tendré una cicatriz en mi cuello?
  • ¿Cuándo sabré los resultados? ¿Quién me los explicará?
  • Si tengo cáncer, ¿quién hablará conmigo sobre los siguientes pasos? ¿Cuándo?

Este texto puede copiarse o usarse con toda libertad. Sin embargo, agradeceremos que se dé reconocimiento al Instituto Nacional del Cáncer como creador de esta información. El material gráfico puede ser propiedad del artista o del editor por lo que tal vez sea necesaria su autorización para poder usarlo.