Pasar al contenido principal

Los investigadores que nos ayudan a entender el cáncer

Una gran parte de las mejoras en las tasas de supervivencia a los 5 años para todos los tipos de cáncer combinados son el resultado de los descubrimientos de los últimos 50 años. Estos descubrimientos permitieron entender qué es el cáncer, cuáles son los factores de riesgo biológicos y sociales, y cómo se multiplica y se disemina el cáncer. Gracias a quienes trabajan en la investigación del cáncer, es posible salvar más vidas y lograr avances enormes en la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de este grupo de enfermedades.

Hallazgos que abrieron camino a los avances

De izquierda a derecha: Mary-Claire King, Harold Varmus, Francis Collins, Jim Allison y Candelaria Gómez-Manzano con Juan Fueyo.

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer; Institutos Nacionales de la Salud; Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas (derechos de autor y uso autorizado por la Comisión de Regentes del Sistema de la Universidad de Texas)

Doctora Mary-Claire King

Demostró la existencia de BRCA1, un gen que causa el cáncer de seno (mama) y el cáncer de ovario

Durante la juventud, cuando era profesora asistente, la doctora Mary-Claire King comenzó a estudiar a las familias devastadas por el cáncer de seno (mama). Las características genéticas de estas familias la condujeron hacia el BRCA1, un gen que a veces tiene mutaciones hereditarias que causan el cáncer de seno y el cáncer de ovario. Le tomó 17 años demostrar la existencia de BRCA1. Ahora, 47 años después de inscribir a los primeros pacientes del estudio, la doctora  King sigue aportando al conocimiento sobre los cánceres hereditarios. También se destaca por sus grandes logros como genetista extraordinaria y activista de derechos humanos. Creó junto con la organización argentina Abuelas de la Plaza de Mayo un método genealógico para reunir a los niños secuestrados con sus familiares, además de la primera secuenciación del ADN para identificar a las víctimas de la “guerra sucia“ en Argentina. En la actualidad, se interesa por investigar el cáncer de seno y el cáncer de ovario hereditarios, además de la genética de las enfermedades mentales y trastornos inmunitarios graves en los niños.

Doctor Harold Varmus

Descubrió que el cáncer se forma por mutaciones en genes normales

Como le interesaba más hablar sobre obras de teatro y poesía en la universidad, el doctor Harold Varmus se graduó con dos títulos de literatura antes de estudiar Medicina. Le atraía el estudio de los fundamentos científicos de las enfermedades, y en 1968 ingresó a los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) para iniciar una carrera en la investigación básica. El año siguiente, en un viaje de mochilero a California, conoció al doctor Michael Bishop, con quien en 1989 compartió el Premio Nobel por la nueva teoría sobre el origen del cáncer. Descubrieron que el cáncer surge de las mutaciones en algunos genes normales en varias especies y que estas mutaciones se generan por errores casuales durante la multiplicación normal de las células o por otras causas externas. Además de este descubrimiento importante, el doctor Varmus se ha dedicado durante décadas al avance del conocimiento científico. Ocupó puestos clave, entre ellos, el de director de los NIH y luego director del Instituto Nacional del Cáncer (NCI).

Doctor Francis Collins

Dirigió la secuenciación del genoma humano y la elaboración de mapas moleculares de 33 tipos de cáncer

La palabra “genómica” se inventó en 1980, un campo de estudio en el que el doctor Francis Collins participó desde un comienzo. El doctor Collins se crió en una granja, el padre era profesor de teatro y la madre, que era escritora teatral, lo educó en casa antes de que empezara a ir a la escuela en sexto grado. La pasión por el descubrimiento y la motivación de ayudar a las personas, hizo que se convirtiera en médico y genetista. Además de ser conocido por su liderazgo en el Proyecto del Genoma Humano, una iniciativa internacional que logró la secuenciación del genoma humano completo en 13 años, y el Atlas del Genoma del Cáncer, que produjo mapas de 33 tipos de cáncer a nivel molecular, el doctor Collins goza de gran prestigio por descubrir varios genes de enfermedades. Desde 2009 es director de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), y aún se las ingenia para continuar a cargo de un laboratorio con numerosos proyectos, estudiar enfermedades como la progeria (un trastorno que acelera el envejecimiento en los niños) y la diabetes, tocar la guitarra y el piano, y conducir su motocicleta.

Doctor Jim Allison

Creó una terapia que usa las propias células T del cuerpo para combatir el cáncer

Entre los muchos científicos talentosos que integran la banda The CheckPoints, se destaca el doctor Jim Allison que toca la armónica. No solo porque tocó junto a Willie Nelson o porque hay un documental premiado en 2019 que trata sobre él, titulado Jim Allison: Breakthrough. El doctor Allison, del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas, descubrió una forma de hacer que las células T (un tipo de glóbulo blanco) ataquen cuando enfrentan tumores cancerosos, lo que permite que el sistema inmunitario luche contra el cáncer. Por su invento de la primera terapia de “bloqueo de puntos de control inmunitario”, obtuvo el premio Lasker en 2015, y el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 2018, entre muchos otros premios. Para alguien que al comienzo no se propuso estudiar el cáncer, sus aportes al campo de la inmunoterapia han ayudado a salvar innumerables vidas y a avanzar las fronteras del conocimiento del cáncer y el sistema inmunitario. 

Doctora Candelaria Gómez-Manzano y Doctor Juan Fueyo

Crearon una terapia nueva que usa un virus del resfriado común para atacar tumores cerebrales

Candelaria Gómez-Manzano y Juan Fueyo son un matrimonio de neurólogos. Crearon una terapia experimental que usa un virus del resfriado común para transformarlo en algo que ataca el glioblastoma, uno de los tumores de cerebro más comunes y mortales. Esta inmunoterapia, que se conoce como “bomba viral inteligente”, tiene el potencial de destruir estos tumores sin radioterapia ni quimioterapia. Ambos son profesores de neurooncología que emigraron de España a los Estados Unidos y trabajan juntos en los laboratorios del Centro Oncológico MD Anderson en la Universidad de Texas en Houston (Texas). 

Conozca a investigadores cuyos descubrimientos ayudaron durante los últimos 50 años al avance que se inició con la Ley Nacional del Cáncer de 1971. Infórmese más sobre la importancia de esta ley.

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Los investigadores que nos ayudan a entender el cáncer publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”