In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Complicaciones gastrointestinales (PDQ®)

  • Actualizado: 20 de diciembre de 2013

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Impacción fecal



La impacción fecal es una masa de materia fecal seca y dura que no logra salir del colon o el recto.

La impacción fecal se compone de materia fecal seca que no sale del cuerpo. Los pacientes con impacción pueden no tener síntomas gastrointestinales (GI). Más bien, pueden tener problemas de circulación, el corazón o la respiración. Si la impacción fecal no se trata, puede empeorar y causar la muerte.

Una causa habitual de impacción fecal es el uso frecuente de laxantes.

El uso repetido de laxantes en dosis cada vez más altas, hace que el colon sea menos capaz de responder de modo natural a la necesidad de tener una evacuación intestinal. Esta es una razón frecuente de impacción fecal. Otras causas son las siguientes:

Ciertos tipos de enfermedades mentales pueden producir impacción fecal.

Los síntomas de impacción fecal incluyen la incapacidad de tener una evacuación intestinal, y dolor en el abdomen o la espalda.

Los siguientes pueden ser síntomas de impacción fecal:

  • No poder producir una evacuación intestinal.
  • Tener que pujar más fuerte para producir con cantidades pequeñas de materia fecal dura y seca.
  • Tener menos evacuaciones intestinales que lo habitual.
  • Dolor en la espalda o el abdomen.
  • Orinar con mayor o menor frecuencia que lo habitual, o no poder orinar.
  • Problemas para respirar, latidos rápidos del corazón, mareos o presión arterial baja e inflamación del abdomen.
  • Tener diarrea repentina y explosiva (a medida que la materia fecal se mueven alrededor de la impacción).
  • Pérdida de materia fecal al toser.
  • Náuseas y vómitos.
  • Deshidratación.
  • Sentirse confundido y perder el sentido del tiempo y el lugar, con latidos rápidos del corazón, sudoración, fiebre y presión arterial alta o baja.

Estos síntomas se deben informar al proveedor de atención de la salud.

La evaluación incluye un examen físico y preguntas como las que se hacen en la evaluación del estreñimiento.

El médico hará preguntas similares a las que se hacen en la evaluación del estreñimiento:

  • ¿Con qué frecuencia tiene una evacuación intestinal? ¿Cuándo y cuánto?
  • ¿Cuándo fue su última evacuación intestinal? ¿Cómo fue (cuánto, dura o blanda, de qué color)?
  • ¿Había sangre en su materia fecal?
  • ¿Le dolió el estómago o tuvo cólicos, náuseas, vómitos, flatulencia o sensación de llenura cerca del recto?
  • ¿Usa laxantes o enemas con regularidad?
  • ¿Qué usa con habitualmente para aliviar el estreñimiento? ¿Le sirve?
  • ¿Qué clase de alimentos come?
  • ¿Qué tipo de y qué cantidad de líquidos toma?
  • ¿Qué medicinas está tomando? ¿Cuánto y con qué frecuencia?
  • ¿Este estreñimiento es un cambio reciente en sus hábitos normales?
  • ¿Cuántas veces al día expulsa gases?

El médico llevará a cabo un examen físico para determinar si el paciente tiene una impacción fecal. Se pueden llevar a cabo las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico : examen del cuerpo para identificar signos generales de salud, como los signos de enfermedad, tales como masas o cualquier otra cosa fuera de lo común.

  • Radiografía : un rayo X es un tipo de haz de energía que atraviesa el cuerpo y se plasma en una película, y produce una imagen de áreas en el interior del cuerpo. Para ver si hay impacción fecal, se puede tomar una radiografía del abdomen o el tórax.

  • Examen digital del recto (EDR): examen del recto. Un médico u enfermero con guantes lubricados, introduce un dedo en el recto para palpar la impacción fecal, masas o cualquier otra cosa que parezca inusual.

  • Sigmoidoscopía : procedimiento para observar el interior del recto y el sigmoideo (colon inferior) en busca de impacción fecal, pólipos, áreas anormales, o cáncer. Se inserta un sigmoidoscopio por el recto hasta colon sigmoideo. Un sigmoidoscopio es un instrumento delgado parecido a un tubo con una luz y una lente que permiten la observación. También puede tener una herramienta para extraer muestras de tejido para observarlas bajo el microscopio en busca de signos de cáncer.
    Ampliar
    Sigmoidoscopia; muestra un sigmoidoscopio que se inserta a través del ano y el recto hacia el colon sigmoide.  El recuadro interior muestra la imagen de un paciente en camilla al que se le realiza una sigmoidoscopía.
    Sigmoidoscopia. Se inserta un tubo delgado e iluminado a través del ano y el recto hacia la parte inferior del colon para detectar anomalías.

  • Exámenes de sangre: pruebas que se llevan a cabo en una muestra de sangre para medir la cantidad de ciertas sustancias o para contar diferentes tipos de células sanguíneas. Las pruebas de sangre se realizan con el fin de encontrar signos de enfermedad o sustancias que causan enfermedad, para verificar si hay anticuerpos o marcadores tumorales, o ver si el tratamiento es eficaz.

  • Electrocardiograma (EKG): prueba que muestra la actividad del corazón. Se colocan sobre la piel del pecho muñecas y tobillos, electrodos pequeños unidos a un electrocardiógrafo. El electrocardiógrafo produce una gráfica lineal que, con el tiempo, muestra los cambios de la actividad eléctrica del corazón. El gráfico muestra afecciones anormales, como arterias bloqueadas, cambios en los electrolitos (partículas con cargas eléctricas) y cambios en la forma en que la corriente eléctrica pasa a través de los tejidos del corazón.

La impacción fecal se trata habitualmente con un enema.

El tratamiento principal de la impacción fecal es humedecer y ablandar la materia fecal para poder extraerla o que salga del cuerpo. Por lo general, esto se logra con un enema. Los enemas se administran solamente como se recetan por el médico porque demasiados enemas pueden dañar el intestino. Se puede administrar ablandadores de la materia fecal como supositorios de glicerina a fin de suavizarla y hacer que salga más fácilmente. Algunos pacientes pueden necesitar necesitan que se les extraigan la materia fecal del recto manualmente una vez que se ablanda.

No se usan laxantes que hagan circular la materia fecal porque estos también pueden dañar el intestino.