¿Prequntas sobre el cáncer?

Complicaciones gastrointestinales (PDQ®)

Versión para pacientes

Diarrea

La diarrea consiste en evacuaciones intestinales frecuentes sueltas y aguadas.

La diarrea es la presencia de evacuaciones intestinales frecuentes sueltas y aguadas. La diarrea aguda dura más de cuatro días pero menos de dos semanas. Los síntomas de diarrea aguda se pueden presentar con más de tres evacuaciones sueltas de materia fecal. La diarrea es crónica (a largo plazo) cuando dura más de dos meses.

La diarrea se puede presentar en cualquier momento durante el tratamiento del cáncer. Puede causar tensión física y emocional a los pacientes de cáncer.

En los pacientes de cáncer, la causa más común de diarrea es el tratamiento del cáncer.

Las causas de diarrea en los pacientes de cáncer son las siguientes:

  • Los tratamiento para el cáncer como la quimioterapia, la radioterapia, el trasplante de médula ósea y la cirugía.
    • Algunos medicamentos quimioterapéuticos causan diarrea al cambiar la forma los nutrientes se descomponen y se absorben en el intestino delgado. Más de la mitad de los pacientes que reciben quimioterapia presentan diarrea que necesita tratamiento.
    • La radioterapia dirigida al abdomen y la pelvis causa inflamación de los intestinos. Los pacientes pueden tener problemas para digerir los alimentos y tener gases, flatulencia, cólicos y diarrea. Estos síntomas pueden durar entre 8 y 12 semanas luego del tratamiento o pueden no presentarse por meses o años. El tratamiento puede incluir cambios en la alimentación, medicamentos o cirugía.
    • Los pacientes sometidos a radioterapia y quimioterapia con frecuencia presentan diarrea grave. Puede no necesitarse la hospitalización. Se puede administrar el tratamiento en un consultorio ambulatorio o durante la atención en el hogar. Se pueden administrar líquidos intravenosos (IV) o medicamentos recetados.
    • Los pacientes sometidos a un trasplante de médula ósea de un donante pueden presentar la enfermedad de injerto contra huésped (EICH). Entre los síntomas estomacales e intestinales de la GVHD están las náuseas y vómitos, dolor abdominal grave y cólicos, y diarrea verde acuosa. Estos síntomas se pueden presentar hasta 1 a 3 meses después del trasplante.
    • Cirugía del estómago o los intestinos.
  • El cáncer mismo.
  • Tensión y ansiedad a causa del diagnóstico del cáncer y su tratamiento.
  • Afecciones médicas y enfermedades diferentes al cáncer.
  • Infecciones.
  • Tratamiento con antibióticos para ciertas infecciones. El tratamiento con antibióticos puede irritar la capa que reviste el intestino y causar una diarrea que, a menudo, no mejora con tratamiento.
  • Laxantes.
  • Impacción fecal en que la materia fecal se escurren alrededor del bloqueo.
  • Ciertos alimentos con alto contenido de fibras o grasa.

La evaluación incluye examen físico, análisis de laboratorio y preguntas sobre alimentación y las evacuaciones intestinales.

Debido a que la diarrea puede ser potencialmente mortal, es importante determinar la causa a fin de que el tratamiento comience tan pronto como sea posible. El médico puede hacer las siguientes preguntas para ayudar a planificar el tratamiento:

  • ¿Cuán a menudo tuvo evacuaciones intestinales en las últimas 24 horas?
  • ¿Cuándo fue su última evacuación intestinal? ¿Cómo fue (cuánto, dura o blanda, qué color)? ¿Tenía sangre?
  • ¿Hubo sangre en su materia fecal o rectal?
  • ¿Se sintió mareado, muy soñoliento o tuvo calambres, dolor, náuseas, vómitos o fiebre?
  • ¿Qué comió? ¿Qué bebió y cuánto en las últimas 24 horas?
  • ¿Perdió peso últimamente? ¿Cuánto?
  • ¿Cuántas veces orinó en las últimas 24 horas?
  • ¿Qué medicinas está tomando? ¿Cuánto y con cuánta frecuencia?
  • ¿Viajó recientemente?

Las pruebas y procedimientos pueden ser las siguientes:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para revisar el estado general de salud, e identificar cualquier signo de enfermedad como nódulos o cualquier otra cosa que parezca inusual. También se toman datos sobre los hábitos de salud del paciente, así como los antecedentes de enfermedades y los tratamientos aplicados en cada caso. El examen incluirá revisar la presión arterial, el pulso y la respiración; verificar si hay sequedad en la piel y el tejido que reviste el interior de la boca, y determinar si hay dolor abdominal y sonidos intestinales.
  • Examen digital del recto (EDR): un examen del recto. El médico o enfermero inserta un dedo cubierto por un guante lubricado en la parte inferior del recto para palpar y detectar si hay masas o cualquier otra cosa que parezca poco usual. El examen verificará si hay signos de impacción fecal. Se pueden tomar muestras de materia fecal para realizar pruebas de laboratorio.
  • Prueba de sangre oculta en la materia fecal : prueba que se usa para verificar si la materia fecal contiene sangre que solo se puede ver con un microscopio. Se colocan muestras pequeñas de materia fecal sobre láminas especiales y se envían al médico o al laboratorio para analizarlas.
  • Prueba de materia fecal: exámenes de laboratorio para revisar las concentraciones de agua y sodio en la materia fecal, y encontrar substancias que pudieran causar diarrea. La materia fecal también se revisan en busca de infecciones bacterias, hongos o infecciones víricas.
  • Recuento sanguíneo completo (RSC): procedimiento mediante el cual se toma una muestra de sangre y se revisa en busca de lo siguiente:
  • Panel de electrolitos : examen de sangre para medir las concentraciones de electrolitos como el sodio, el potasio y el cloruro.
  • Análisis de orina : prueba para analizar el color y contenido de la orina como, por ejemplo, el azúcar, las proteínas, los glóbulos rojos y los glóbulos blancos
  • Radiografía abdominal : radiografía de los órganos del interior del abdomen. Un rayo X es un tipo de haz de energía que atraviesa el cuerpo y se plasma en una película logrando una imagen de áreas del interior del cuerpo. Las radiografías abdominales también se pueden hacer en búsqueda de una obstrucción intestinal u otros problemas.

El tratamiento de la diarrea depende de su causa.

El tratamiento depende de la causa de la diarrea. El médico podría introducir cambios en las medicinas, la alimentación o las bebidas

  • Es posible usted necesite hacer cambios en el uso de laxantes.
  • Se puede recetar medicinas para tratar la diarrea a fin de disminuir el movimiento de los intestinos, disminuir las secreciones intestinales y ayudar en la absorción de nutrientes.
  • La diarrea que ocasiona el tratamiento de cáncer se puede tratar haciendo cambios en la alimentación. Comer porciones pequeñas y frecuentes de alimentos y evitar los siguientes alimentos:
    • Leche y productos lácteos.
    • Comidas picantes.
    • Alcohol.
    • Alimentos y bebidas que contienen cafeína.
    • Ciertos jugos de frutas.
    • Alimentos y bebidas que producen gases.
    • Alimentos ricos en fibras o grasa.
  • Un régimen de bananas, arroz, manzanas y tostadas (régimen BRAT) puede ayudar con la diarrea leve.
  • Beber más líquidos claros puede ayudar a disminuir la diarrea. Es mejor beber hasta tres cuartos de líquidos claros por día. Esto incluye agua, bebidas para deportistas, caldos, te liviano descafeinado y refrescos carbonatados sin cafeína, jugos claros y gelatina. En caso de diarrea grave, el paciente puede necesitar que le administren líquidos intravenosos (IV) u otras formas de nutrición por IV. (Para mayor información, consultar la sección sobre diarrea en el sumario del PDQ sobre La nutrición en el tratamiento del cáncer.)
  • La diarrea que causa la enfermedad de injerto contra huésped (EICH) se trata con frecuencia con una dieta especial. Algunos pacientes necesitan tratamiento a largo plazo y someterse a un régimen alimentario.
  • Se pueden recomendar probióticos. Los probióticos son microorganismos vivos que se usan como suplemento alimentario para ayudar la digestión y una función intestinal . El probiótico más común es una bacteria que se encuentra en el yogurt y se llama Lactobacillus acidophilus.
  • Los pacientes que tienen diarrea con otros síntomas pueden necesitar líquidos y medicinas IV.
  • Actualización: 20 de diciembre de 2013