In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Complicaciones gastrointestinales (PDQ®)

  • Actualizado: 20 de diciembre de 2013

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Enteritis por radiación



La enteritis por radiación es la inflamación del intestino producida por la radioterapia.

La enteritis por radiación es una afección en la que el revestimiento del intestino se inflama durante o después de la radioterapia dirigida al abdomen, la pelvis o el recto. El intestino delgado y el intestino grueso son muy sensibles a la radiación. Mientras más alta sea la dosis de radiación mayor es el daño que se puede ocasionar al tejido normal. La mayoría de los tumores del abdomen y la pelvis necesitan dosis de radiación altas. La mayoría de los pacientes que reciben radiación dirigida al abdomen, pelvis o recto presentarán enteritis.

La radioterapia para destruir células cancerosas en el abdomen y la pelvis afecta las células normales del revestimiento de los intestinos. La radioterapia detiene el crecimiento de las células cancerosas y otras células de crecimiento rápido. Dado que las células normales del revestimiento del intestino crecen con rapidez, el tratamiento con radiación dirigida a esa área puede impedir el crecimiento de esas células. Esto hace más difícil la autoreparación de los tejidos. En la medida en que estas células mueren y no se remplazan, se presentan problemas gastrointestinales en unos pocos días o semanas.

Los médicos están estudiando si el orden en que se administran la radioterapia, la quimioterapia y la cirugía incide en la gravedad de la enteritis.

Los síntomas pueden comenzar durante la radioterapia o meses a años después.

La enteritis por radiación puede ser aguda o crónica :

  • La enteritis aguda por radiación se presenta durante la radioterapia y puede durar entre 8 y 12 semanas después de terminar el tratamiento.
  • La enteritis crónica por radiación se presenta meses o años después de terminar la radioterapia o se puede presentar como enteritis aguda y seguir volviendo.

La dosis total de radiación y otros factores afectan el riesgo de enteritis por radiación

Solo de 5 a 15% de los pacientes tratados con radioterapia dirigida al abdomen tendrán problemas crónicos. El tiempo que dure la enteritis y su gravedad dependen de los siguientes aspectos:

La enteritis aguda y crónica comparten síntomas muy parecidos.

Los pacientes con enteritis aguda pueden presentar los siguientes síntomas:

Los síntomas de la enteritis aguda por lo general desaparecen entre 2 y 3 tres semanas después de terminar el tratamiento.

Los síntomas de la enteritis crónica por lo general se presentan entre 6 y 18 meses después de terminar la radioterapia. Puede resultar difícil de diagnosticar. Primero, el médico se asegurará de que los síntomas obedecen a tumor recidivante en el intestino delgado. El médico también necesitará saber todos los antecedentes del paciente en cuanto a tratamientos con radiación.

Los pacientes con enteritis crónica pueden presentar los siguientes signos y síntomas:

  • Cólicos abdominales.
  • Diarrea con sangre.
  • Urgencia frecuente de tener una evacuación intestinal.
  • Materia fecal grasosa.
  • Pérdida de peso.
  • Náuseas.

La evaluación de la enteritis por radiación incluye un examen físico y preguntas al paciente.

Se realiza un examen físico del paciente y se le pregunta lo sobre los siguientes aspectos:

  • Modelo habitual de movimientos intestinales habituales.
  • Tipo de diarrea:
    • Cuándo comenzó.
    • Cuánto duró.
    • Con cuánta frecuencia se presenta.
    • Cantidad y tipo de materia fecal.
    • Otros síntomas que acompañan la diarrea (como gases, cólicos, flatulencia, urgencia, sangrado y ardor en el recto).
  • Salud nutricional:
    • Altura y peso.
    • Hábitos comunes de alimentación.
    • Cambios en los hábitos alimentarios.
    • Cantidad de fibras en la alimentación.
    • Signos de deshidratación (como cutis pálido, aumento de debilidad o sensación de mucho cansancio).
  • Niveles de tensión y capacidad de hacerle frente.
  • Cambios que causa la enteritis en el modo de vida.

El tratamiento depende de si la enteritis por radiación es aguda o grave.

Enteritis por radiación aguda

El tratamiento de la enteritis aguda incluye el tratamiento de los síntomas. Los síntomas suelen mejorar con el tratamiento, pero si los síntomas empeoran se debe suspender el tratamiento del cáncer por un tiempo.

El tratamiento de la enteritis aguda por radiación puede incluir lo siguiente:

  • Medicinas para detener la diarrea.

  • Opioides para aliviar el dolor.

  • Espuma esteroidea para aliviar la inflamación rectal.

  • Restitución de la enzima pancreática para pacientes de cáncer de páncreas. Una disminución de las enzimas pancreáticas puede causar diarrea.

  • Cambios en la alimentación. Los intestinos dañados por la radioterapia pueden no producir la cantidad suficiente de ciertas enzimas que se necesitan para la digestión, especialmente lactasa. La lactasa se necesita para digerir la lactosa, que se encuentra en la leche y los derivados de la leche. Un régimen alimentario sin lactosa, bajo en grasas y bajo en fibra puede ayudar a controlar los síntomas de la enteritis aguda.
    • Evitar los siguientes alimentos:
      • Leche y productos lácteos, excepto suero de leche, yogurt y suplementos como Ensure.
      • Pan de salvado integral y cereal.
      • Nueces, semillas y coco.
      • Comidas fritas o grasosas.
      • Fruta fresca y seca, y algunos jugos (como el de ciruelas).
      • Vegetales crudos.
      • Pasteles muy enriquecidos.
      • Palomitas de maíz, papitas fritas, y pretzels.
      • Especias y hierbas fuertes.
      • Chocolate, café, té y bebidas gaseosas con cafeína.
      • Alcohol y tabaco.
      • Alcohol y tabaco.
    • Alimentos a escoger:
      • Pescados, aves y carnes asados u horneadas.
      • Bananas.
      • Puré de manzana y manzanas peladas.
      • Jugos de manzana y uvas.
      • Pan blanco y tostadas.
      • Macarrones y fideos.
      • Papas asadas, hervidas o en puré.
      • Vegetales cocidos suaves, como puntas de espárragos, frijoles verdes y encerados, zanahorias, espinaca y calabacín.
      • Quesos procesados suaves. Los quesos procesados pueden no causar problemas porque se elimina la lactosa durante su elaboración.
      • Suero de leche, yogurt y los suplementos de leche batida sin lactosa, como Ensure.
      • Huevos.
      • Manteca de maní suave.
    • Indicaciones útiles:
      • Comer los alimentos a temperatura ambiente.
      • Beber alrededor de 12 vasos dede ocho onzas de líquido por día.
      • Esperar a que las bebidas carbonatadas pierdan su efervescencia antes de tomarlas.
      • Añadir nuez moscada a las comidas. Esto ayuda a disminuir el movimiento de los alimentos digeridos en los intestinos.
      • Iniciar una dieta baja en fibras el primer día de radioterapia.

Enteritis por radiación crónica

El tratamiento de la enteritis por radiación crónica puede incluir lo siguiente:

  • Los mismos tratamientos de los síntomas que para la enteritis aguda por radiación.
  • Cirugía. Pocos pacientes necesitan cirugía para controlar los síntomas. Se puede usar dos tipos de cirugía:
    • Derivación de flujo intestinal: procedimiento mediante el cual el médico crea una nueva vía para el flujo del contenido intestinal alrededor del tejido dañado.
    • Resección total del intestino: cirugía para extirpar completamente los intestinos.
    Los médicos se fijan en el estado de salud general del paciente y la cantidad de tejido dañado antes de decidir si la cirugía es necesaria. La recuperación después de la cirugía suele ser lenta y se puede alimentación por sonda por un tiempo prolongado. Incluso después de la cirugía, muchos pacientes todavía tienen síntomas.