In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Linfedema (PDQ®)

  • Actualizado: 20 de diciembre de 2013

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Manejo del linfedema



Los pacientes deben tomar medidas para prevenir el linfedema o para evitar que empeore.

Tomar medidas preventivas puede impedir que se presente linfedema. Los proveedores de atención de la salud pueden enseñar a los pacientes a prevenir el linfedema y atenderlo en el hogar. Si se presenta un linfedema, se pueden tomar las siguientes medidas para evitar que empeore.

Las medidas preventivas incluyen las siguientes:

Avisar al proveedor de atención de la salud inmediatamente después de notar síntomas de linfedema.

Consultar la sección Información general para obtener información sobre los síntomas que puede causar un linfedema. Avisar al médico inmediatamente si se tiene alguno de esos síntomas. La probabilidad de mejorar la afección es mejor si el tratamiento empieza temprano. El linfedema que se deja sin tratar puede causar problemas que no se pueden hacer retroceder.

Mantener la piel y las uñas limpias y cuidadas para prevenir infecciones.

Las bacterias pueden ingresar en el cuerpo a través de un corte, un rasguño, una picadura de insecto u otra lesión en la piel. El líquido que el linfedema atrapa en los tejidos del cuerpo hace más fácil que las bacterias crezcan y causen infecciones. Observar si hay signos de infección como enrojecimiento, dolor, hinchazón, calor, fiebre o rayas rojas debajo de la superficie de la piel. Llamar inmediatamente al médico si aparece cualquiera de esos signos. La atención cuidadosa de la piel y las uñas ayuda a prevenir infecciones.

  • Usar cremas o lociones para mantener la piel húmeda.
  • Tratar pequeños cortes o desgarros de la piel con ungüento antibacteriano.
  • Evitar pinchazos de aguja de cualquier tipo en el miembro (brazo o pierna) con linfedema. Ello incluye inyecciones o análisis de sangre.
  • Usar un dedal para coser.
  • Evitar probar la temperatura del agua para bañarse y cocinar con el miembro con linfedema. La pierna o el brazo afectados pueden tener menos sensibilidad (tacto, temperatura, dolor) y la piel se puede quemar con agua demasiado caliente.
  • Usar guantes cuando se realizan tareas de jardinería y cocina.
  • Usar protector solar y calzado cuando se está al aire libre.
  • Cortar derechas las uñas de los pies. Consultar con un podólogo (médico de los pies) cuando sea necesario para prevenir uñas encarnadas e infecciones.
  • Mantener los pies limpios y usar calcetines de algodón.

Evitar bloquear el flujo de líquidos por el cuerpo.

Es importante mantener los líquidos del cuerpo en movimiento, especialmente a través de un área con linfedema o en áreas donde se puede presentar un linfedema.

  • No cruzar las piernas cuando se está sentado.
  • Cuando esté sentado, cambie de posición por lo menos cada 30 minutos.
  • Usar solamente adornos y ropa flojos, sin bandas o elásticos ajustados.
  • No cargar bolsas en el brazo con linfedema.
  • No usar un brazalete para medir la presión arterial en el brazo con linfedema.
  • No usar bandas elásticas o medias con bandas ajustadas.

Evitar que la sangre se acumule en el miembro afectado.

  • Mantener el miembro con linfedema más elevado que el corazón cada vez que sea posible.
  • No balancear el miembro en círculos rápidos o dejar el miembro colgando. Esto hace que la sangre se acumula en la parte inferior del brazo o la pierna.
  • No aplicar calor al miembro.

En los estudios se observó que el ejercicio cuidadosamente controlado es seguro para los pacientes con linfedema.

El ejercicio no aumenta la probabilidad de que se presente linfedema en los pacientes que tienen riesgo de linfedema. Anteriormente, se aconsejaba a estos pacientes que evitaran ejercitar el miembro afectado. En la actualidad, los estudios mostraron que el ejercicio lento y cuidadosamente controlado es seguro y hasta puede ayudar a impedir que se presente el linfedema. En los estudios también se observó que el ejercicio de la parte superior del cuerpo no aumenta el riesgo de linfedema en los sobrevivientes de cáncer de mama. (Para mayor información, consultar el tema de Ejercicio en la sección sobre Tratamiento del linfedema.)