¿Prequntas sobre el cáncer?

Linfedema (PDQ®)

Versión para pacientes

Tratamiento del linfedema

La meta del tratamiento es controlar la hinchazón y otros problemas que causa el linfedema.

El daño al sistema linfático no se puede reparar. El tratamiento se administra para controlar la hinchazón que causa el linfedema e impedir que se presenten o empeoren otros problemas. La fisioterapia (sin medicamentos) es el tratamiento estándar. El tratamiento puede incluir una combinación de varios métodos físicos. La meta de estos tratamientos es ayudar a que el paciente continúe con sus actividades de la vida diaria, reducir el dolor y mejorar la capacidad para moverse y usar el miembro (brazo o pierna) con linfedema. Por lo general, no se usan medicamentos para el tratamiento a largo plazo del linfedema.

El tratamiento del linfedema puede incluir los siguientes abordajes:

Prendas elásticas de compresión

Las prendas elásticas de compresión están confeccionadas con tela que presiona en forma controlada diferentes partes del brazo o la pierna para ayudar a circular el líquido e impedir que se acumule. Algunos pacientes pueden necesitar que estas prendas se confeccionen a medida para que se ajusten correctamente. El uso de una prenda elástica de compresión durante el ejercicio puede ayudar a prevenir la hinchazón en el miembro afectado. Es importante usar prendas elásticas de compresión cuando se viaja en avión porque el linfedema puede empeorar en grandes altitudes. Las prendas elásticas de compresión también se llaman mangas elásticas de compresión y mangas o medias elásticas para linfedema.

Ejercicio

Tanto los ejercicios livianos como los ejercicios aeróbicos (actividad física que hace que el corazón y los pulmones trabajen más intensamente) ayudan a que los vasos linfáticos saquen la linfa del miembro afectado y a reducir la hinchazón.

  • Consultar a un terapeuta de linfedema certificado antes de empezar a hacer ejercicios.

    Los pacientes que tienen linfedema o que corren el riesgo de sufrir de linfedema deben consultar a un terapeuta de linfedema certificado antes de empezar una rutina de ejercicio. (Consultar el portal de Internet de la Asociación de Linfología de América del Norte para obtener una lista en inglés de terapeutas de linfedema certificados en los Estados Unidos.)

  • Si se presentó el linfedema, usar prendas elásticas de compresión.

    Los pacientes que tienen linfedema deben usar una prenda elástica de compresión bien ajustada durante la ejecución de todos los ejercicios que afectan el miembro o la parte del cuerpo afectados.

    Cuando no se sabe con seguridad si una mujer tiene linfedema, los ejercicios de la parte alta del cuerpo sin una prenda elástica de compresión pueden ser más útiles que no realizar ningún ejercicio. Los pacientes que no tienen linfedema no necesitan usar prendas elásticas de compresión cuando realizan ejercicios.

  • Los sobrevivientes de cáncer de mama deben empezar con ejercicios suaves de la parte superior del cuerpo e ir aumentándolos lentamente.

    En algunos estudios de sobrevivientes de cáncer de mama se observa que los ejercicios de la parte superior del cuerpo son seguros para las mujeres que tienen linfedema o que corren el riesgo de tenerlo. El levantamiento de pesas que aumenta lentamente el peso puede impedir que el linfedema empeore. El ejercicio debe comenzar a un nivel muy bajo, aumentar lentamente con el transcurso del tiempo y ser supervisado por el terapeuta de linfedema. Si el ejercicio se interrumpe durante una semana o más, debe comenzar nuevamente a un nivel bajo y aumentarse lentamente.

    Si los síntomas (como hinchazón o pesadez en el miembro) cambian o aumentan durante una semana o más, se debe consultar con el terapeuta de linfedema. Es probable que la realización de ejercicios en un nivel bajo de exigencia y aumentándolo lentamente es mejor para el miembro afectado que interrumpir por completo los ejercicios.

Se necesita realizar más estudios para determinar si el levantamiento de pesas es seguro para los sobrevivientes de cáncer con linfedema en las piernas.

Vendas

Una vez que el líquido sale del miembro hinchado, los vendajes (envolturas) pueden ayudar a prevenir que el área se vuelva a llenar de líquido. Los vendajes también ayudan a aumentar la capacidad de los vasos linfáticos de movilizar la linfa. Las vendas a veces pueden ayudar al linfedema que no mejoró con otros tratamientos.

Cuidado de la piel

La meta del cuidado de la piel es prevenir la infección e impedir que la piel se seque y se rompa. Consultar las pautas para el cuidado de la piel en la sección Manejo del linfedema.

Terapia combinada

La fisioterapia combinada es un programa que incluye masajes, vendajes, ejercicios y cuidado de la piel que administra un terapeuta capacitado. Al comienzo del programa, el terapeuta administra muchos tratamientos durante un tiempo corto para reducir la mayoría de la hinchazón en el miembro con linfedema. Luego, el paciente sigue el programa en el hogar para mantener baja la hinchazón. La terapia combinada también se llama terapia descongestiva compleja.

Dispositivo de compresión

Los dispositivos de compresión son bombas conectadas a una manga que se envuelve alrededor del brazo o la pierna y aplica presión en forma intermitente. La manga se infla y se desinfla en un ciclo cronometrado. Esta acción de bombeo puede ayudar a mover el líquido a través de los vasos linfáticos y las venas, e impedir que el líquido se acumule en el brazo o pierna. Los dispositivos de compresión pueden ser útiles cuando se agrega a la terapia combinada. El uso de estos dispositivos debe ser supervisado por un profesional capacitado porque demasiada presión puede dañar los vasos linfáticos cerca de la superficie de la piel.

Pérdida de peso

Los pacientes que tienen sobrepeso pueden mejorar el linfedema relacionado con el cáncer de mama si pierden peso.

Terapia láser

La terapia láser puede ayudar a disminuir la hinchazón y el endurecimiento de la piel que produce el linfedema después de una mastectomía. Se usa un instrumento manual que funciona con una batería para enviar rayos láser de baja potencia al área del linfedema.

Farmacoterapia

El linfedema generalmente no se trata con medicamentos. Se pueden usar antibióticos para tratar y prevenir las infecciones. Otros tipos de medicamentos, como los diuréticos o los anticoagulantes, habitualmente no son útiles y pueden empeorar el linfedema.

Cirugía

Cuando la causa del linfedema es el cáncer, se trata con muy poca frecuencia con cirugía.

Terapia de masaje

La terapia de masaje (terapia manual) para el linfedema debe comenzar con alguien especialmente entrenado para tratar el linfedema. En este tipo de masaje, se rozan, golpean y se masajean suavemente los tejidos blandos del cuerpo. Se trata de un toque muy liviano, casi como un cepillado. El masaje puede ayudar a mover la linfa fuera del área hinchada hacia un área con vasos linfáticos que funcionan bien. Se puede enseñar a los pacientes a realizar ellos mismos este tipo de terapia del masaje.

Cuando se realiza correctamente, la terapia de masaje no causa problemas médicos. No se debe aplicar masajes sobre ninguna de las siguientes áreas:

Cuando el linfedema es grave y no mejora con tratamiento, puede haber otros problemas que lo causan.

A veces, el linfedema grave no mejora con tratamiento o se presenta varios años después de la cirugía. Si no hay una razón conocida, los médicos tratarán de investigar si la causa del problema es algo más que el cáncer original o el tratamiento de cáncer, por ejemplo otro tumor.

El linfangiosarcoma es un cáncer de los vasos linfáticos poco frecuente y de crecimiento rápido. Es un problema que se presenta en algunos pacientes de cáncer de mama y aparece, en promedio, 10 años después de una mastectomía. El linfangiosarcoma empieza con lesiones de color púrpura en la piel, que pueden ser planas o levantadas. Se utiliza una exploración por TC o un procedimiento de IRM para verificar si hay un linfangiosarcoma. Por lo general, el linfangiosarcoma no se puede curar.

  • Actualización: 20 de diciembre de 2013