English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Exámenes de detección del cáncer de boca (PDQ®)

Descripción de las pruebas

Antecedentes

Incidencia y mortalidad

Se estima que se diagnosticarán alrededor de 42.440 casos nuevos de cáncer de boca en los Estados Unidos en 2014, y que 8.390 personas morirán por la enfermedad.[1] Esta forma de cáncer representa aproximadamente 4% de los cánceres en los hombres.[1] La incidencia anual general en los Estados Unidos es de aproximadamente 10,8 por 100.000 hombres y mujeres; la mediana de edad en el momento del diagnóstico de cáncer de cavidad oral o de faringe fue de 62 años entre 2005 y 2009.[2]

Entre 2006 y 2010, las tasas de incidencia permanecieron estables en los hombres, pero disminuyeron en 0,9% en las mujeres.[1] Sin embargo, la incidencia de los cánceres de boca relacionados con el virus del papiloma humano (VPH) ha ido en aumento recientemente. Alrededor de 60% de los cánceres de boca o faringe se encuentran moderadamente avanzados (estadio regional) o son metastásicos en el momento del diagnóstico.[1]

El número anual calculado de cánceres de boca en el ámbito mundial es de aproximadamente 275.000 casos, con una variación geográfica aproximadamente 20 veces mayor.[3] Asia del sur y del sudeste (India, Sri Lanka, Pakistán y Bangladesh), Francia y Brasil tienen tasas particularmente altas. En la mayoría de países, los hombres tienen tasas de cáncer de boca más altas que las mujeres (debido al consumo de tabaco) y tasas de cáncer de labio más altas (debido a la exposición solar de las ocupaciones al aire libre).[3]

Factores de riesgo

Los principales factores de riesgo del cáncer de boca en los hombres y las mujeres estadounidenses son el tabaco (incluso el tabaco sin humo) y el consumo de alcohol. La infección por el VPH 16 se relaciona con un exceso de riesgo de carcinoma de células escamosas de la orofaringe.[4]

Pruebas de los beneficios relacionados con los exámenes de detección

En los países desarrollados, no se han establecido programas de exámenes de detección con base en la población para los cánceres de boca, a pesar de que se ha recomendado la detección incidental o la detección como parte de un examen periódico de salud.[5,6] Hay diferentes métodos para la detección de los cánceres de boca. El cáncer de boca se presenta en una región del cuerpo que es generalmente accesible para el examen físico realizado por el paciente, el odontólogo y el médico; además, el examen visual es el método más común para detectar lesiones visibles. Se han utilizado otros métodos para aumentar la detección clínica de lesiones orales que incluyen azul de toluidina, biopsia por cepillado y tinción con fluorescencia.

La inspección de la cavidad oral es, a menudo, parte de un examen físico en el consultorio del médico o el odontólogo. Se ha señalado que los individuos con riesgo alto visitan a sus médicos con mayor frecuencia que a sus odontólogos. Aunque es más probable que los médicos brinden orientación sobre los factores de riesgo (como dejar de fumar), es menos probable que realicen exámenes orales para detectar cáncer de boca comparados con los odontólogos.[7] En general, solo una fracción (~20%) de los estadounidenses se someten a un examen de cáncer de boca. Los pacientes de raza negra, los hispanos y aquellos con un menor grado de escolaridad tienen menos probabilidades de someterse a este tipo de examen, quizá por falta de acceso a la atención médica.[7] Un examen oral incluye, con frecuencia, la búsqueda de lesiones leucoplásicas y eritroplásicas que se pueden convertir en cáncer.[8,9] En un estudio, se observó que mediante la visualización directa con fluorescencia (mediante el uso de un dispositivo manual sencillo en el quirófano), se pudieron identificar campos subclínicos de riesgo alto con cambios cancerosos o precancerosos que se extienden hasta 25 mm más allá del tumor primario en 19 de 20 pacientes sometidos a cirugía oral por tumores de células escamosas invasivos o in situ.[10] Sin embargo, aún no se ha evaluado este hallazgo en un entorno de exámenes de detección. Los datos indican que los marcadores moleculares pueden ser útiles para el pronóstico de estas lesiones orales premalignas.[11]

El examen de rutina de los pacientes asintomáticos y sintomáticos puede conducir a la detección de cánceres en estadios más tempranos y de lesiones premalignas. Sin embargo, no hay pruebas definitivas que demuestren que este examen de detección reduzca la mortalidad por cáncer de boca y tampoco hay ensayos controlados aleatorizados (ECA) de ninguna población occidental u otras poblaciones de riesgo bajo.[9,12-15]

En un único ECA de exámenes de detección versus atención habitual, 13 agrupaciones geográficas en el distrito de Kerala en Trivandrum (India), se asignaron al azar para someterse a exámenes orales sistemáticos visuales de detección a cargo de personal de salud capacitado (siete grupos sometidos al examen, seis grupos de control) cada 3 años para cuatro rondas de detección en el período de 1996 a 2008. Durante un período de seguimiento de 15 años, se presentaron 138 defunciones por cáncer de boca en el grupo de exámenes de detección, con una tasa de mortalidad por causa específica de 15,4 por 100.000 años-persona y 154 defunciones en el grupo de control, con una tasa de mortalidad de 17,1 por 100.000 años-persona (riesgo relativo [RR] = 0,88; intervalo de confianza [IC] 95%, 0,69–1,12). En un análisis de subconjunto restringido a consumidores de tabaco o alcohol, las tasas de mortalidad fueron de 30 y 39 por 100.000 años-persona, respectivamente (RR = 0,76; IC 95%, 0,60–0,97). No hubo un ajuste aparente de los IC para el diseño por grupos. En otro análisis de subgrupos, se calcularon los coeficientes de riesgos instantáneos de mortalidad de grupos definidos por el número de veces sometidos a exámenes de detección, pero la comparación inadecuada en cada caso fue con el grupo de control de todo el estudio. No se presentaron datos sobre el tratamiento de los cánceres de boca.[16-19]

Aparte de los aspectos de la generalización a otras poblaciones y la carencia de un resultado general estadísticamente significativo en la mortalidad por causa específica, la interpretación de los resultados se torna difícil por graves carencias de detalles metodológicos sobre el proceso de aleatorización, ocultamiento de la asignación, ajuste de efecto de agrupamiento e información sobre el tratamiento. El número total de agrupaciones aleatorizadas fue pequeño y hubo diferentes distribuciones de ingresos y propiedad de viviendas en los dos grupos de estudio. Los retiros y abandonos no se describieron claramente. En resumen, el único ensayo aleatorizado no proporciona pruebas sólidas de un beneficio en la mortalidad por causa específica relacionada con un examen visual sistemático de la cavidad oral.

Técnicas complementarias de un examen visual

Las técnicas como la tinción con azul de toluidina, la biopsia o la citología por cepillado, o las imágenes con fluorescencia como herramienta principal o complementaria de los exámenes de detección no han demostrado tener una sensibilidad y especificidad superiores para un examen visual solo o para obtener mejores resultados de salud.[9,20] En un ECA realizado en el condado de Keelung (Taiwán), se asignó al azar a 7.975 individuos con riesgo alto de cáncer de boca por consumir cigarrillos o mascar palma de betel a someterse una sola vez a un examen de cáncer de boca después de hacer gárgaras con azul de toluidina o con un placebo con tinte azul.[21] Las tasas de pruebas positivas fueron de 9,5 versus 8,3%, respectivamente, (P = 0,047). La detección de lesiones premalignas no fue estadísticamente diferente (razón de tasas = 1,05; IC 95%, 0,74–1,41). El número de casos de cáncer de boca en general diagnosticados en el corto período de seguimiento de 5 años fue demasiado pequeño para una comparación válida (seis en cada grupo).

Las características de funcionamiento de las diversas técnicas utilizadas como complemento de un examen oral visual no están bien establecidas. Una revisión sistemática de la bibliografía sobre azul de toluidina, una variedad de otros complementos de la visualización y un análisis citopatológico en el contexto de los exámenes de detección revelaron una gama muy amplia de sensibilidades, especificidades y valores pronósticos positivos notificados al utilizar la confirmación de la biopsia como criterio de referencia para el desenlace.[22] Esto se debió, en parte, a la variedad de poblaciones estudiadas, el tamaño y la configuración de las muestras, así como a los criterios para declarar exámenes clínicos positivos y para considerar una biopsia como positiva.

Pruebas de los perjuicios relacionados con los exámenes de detección

Los perjuicios relacionados con los exámenes de detección del cáncer de boca se han estudiado poco en cualquier forma cuantificable.[15] Sin embargo, hay algunos perjuicios inevitables que estarían relacionados con la detección de rutina, entre ellos:

  • Detección de los casos que ya son incurables, lo que aumenta la morbilidad.
  • Tratamiento innecesario de las lesiones que no han avanzado (sobrediagnóstico).
  • Consecuencias psicológicas de los resultados positivos falsos de las pruebas.[23]

Otro posible perjuicio es un diagnóstico equivocado y el tratamiento insuficiente o excesivo, dadas las interpretaciones patológicas subjetivas en la lectura de las biopsias de lesiones orales. Cuando se compararon 87 diagnósticos mediante biopsias de lesiones orales entre 21 patólogos locales y 2 de los 3 patólogos centrales realizaron una doble lectura en un estudio multicéntrico de pacientes con cánceres del tubo digestivo superior previos, el consenso fue entre moderado y bueno (coeficiente κ ponderado = 0,59; IC 95%, 0,45–0,72).[24] En una clasificación bivariante de carcinoma in situ más carcinoma versus lesiones menos graves, el acuerdo fue escaso, pero con IC muy amplios (coeficiente κ = 0,39; IC 95%, -0,12–0,97). Los investigadores del mismo estudio analizaron un acuerdo entre los patólogos locales y centrales sobre el tejido adyacente clínicamente normal de 67 lesiones clínicamente sospechosas sometidas a biopsias. El consenso sobre el tejido clínicamente normal fue mejor que el de las lesiones visiblemente anormales, pero no en el intervalo de excelencia (coeficiente κ ponderado = 0,75; IC 95%, 0,64–0,86).[25]

Bibliografía

  1. American Cancer Society: Cancer Facts and Figures 2014. Atlanta, Ga: American Cancer Society, 2014. Available online. Last accessed November 24, 2014.
  2. Howlader N, Noone AM, Krapcho M, et al., eds.: SEER Cancer Statistics Review, 1975-2009 (Vintage 2009 Populations). Bethesda, Md: National Cancer Institute, 2012. Also available online. Last accessed December 15, 2014.
  3. Warnakulasuriya S: Global epidemiology of oral and oropharyngeal cancer. Oral Oncol 45 (4-5): 309-16, 2009 Apr-May. [PUBMED Abstract]
  4. Mork J, Lie AK, Glattre E, et al.: Human papillomavirus infection as a risk factor for squamous-cell carcinoma of the head and neck. N Engl J Med 344 (15): 1125-31, 2001. [PUBMED Abstract]
  5. Opportunistic oral cancer screening: a management strategy for dental practice. BDA Occasional Paper 6: 1-36, 2000. Also available online. Last accessed February 21, 2014.
  6. Smith RA, Cokkinides V, Brooks D, et al.: Cancer screening in the United States, 2011: A review of current American Cancer Society guidelines and issues in cancer screening. CA Cancer J Clin 61 (1): 8-30, 2011 Jan-Feb. [PUBMED Abstract]
  7. Kerr AR, Changrani JG, Gany FM, et al.: An academic dental center grapples with oral cancer disparities: current collaboration and future opportunities. J Dent Educ 68 (5): 531-41, 2004. [PUBMED Abstract]
  8. Warnakulasuriya S, Johnson NW, van der Waal I: Nomenclature and classification of potentially malignant disorders of the oral mucosa. J Oral Pathol Med 36 (10): 575-80, 2007. [PUBMED Abstract]
  9. Brocklehurst P, Kujan O, Glenny AM, et al.: Screening programmes for the early detection and prevention of oral cancer. Cochrane Database Syst Rev (11): CD004150, 2010. [PUBMED Abstract]
  10. Poh CF, Zhang L, Anderson DW, et al.: Fluorescence visualization detection of field alterations in tumor margins of oral cancer patients. Clin Cancer Res 12 (22): 6716-22, 2006. [PUBMED Abstract]
  11. Poh CF, Zhang L, Lam WL, et al.: A high frequency of allelic loss in oral verrucous lesions may explain malignant risk. Lab Invest 81 (4): 629-34, 2001. [PUBMED Abstract]
  12. Screening for oral cancer. In: Fisher M, Eckhart C, eds.: Guide to Clinical Preventive Services: an Assessment of the Effectiveness of 169 Interventions. Report of the U.S. Preventive Services Task Force. Baltimore, Md: Williams & Wilkins, 1989, pp 91-94.
  13. Antunes JL, Biazevic MG, de Araujo ME, et al.: Trends and spatial distribution of oral cancer mortality in São Paulo, Brazil, 1980-1998. Oral Oncol 37 (4): 345-50, 2001. [PUBMED Abstract]
  14. U.S. Preventive Services Task Force: Screening for Oral Cancer: Recommendation Statement. Rockville, Md: U.S. Preventive Services Task Force, 2004. Available online. Last accessed February 21, 2014.
  15. Scattoloni J: Screening for Oral Cancer: Brief Evidence Update. Rockville, Md: U.S. Preventive Services Task Force, 2004. Available online. Last accessed February 21, 2014.
  16. Sankaranarayanan R, Mathew B, Jacob BJ, et al.: Early findings from a community-based, cluster-randomized, controlled oral cancer screening trial in Kerala, India. The Trivandrum Oral Cancer Screening Study Group. Cancer 88 (3): 664-73, 2000. [PUBMED Abstract]
  17. Ramadas K, Sankaranarayanan R, Jacob BJ, et al.: Interim results from a cluster randomized controlled oral cancer screening trial in Kerala, India. Oral Oncol 39 (6): 580-8, 2003. [PUBMED Abstract]
  18. Sankaranarayanan R, Ramadas K, Thomas G, et al.: Effect of screening on oral cancer mortality in Kerala, India: a cluster-randomised controlled trial. Lancet 365 (9475): 1927-33, 2005 Jun 4-10. [PUBMED Abstract]
  19. Sankaranarayanan R, Ramadas K, Thara S, et al.: Long term effect of visual screening on oral cancer incidence and mortality in a randomized trial in Kerala, India. Oral Oncol 49 (4): 314-21, 2013. [PUBMED Abstract]
  20. Lingen MW, Kalmar JR, Karrison T, et al.: Critical evaluation of diagnostic aids for the detection of oral cancer. Oral Oncol 44 (1): 10-22, 2008. [PUBMED Abstract]
  21. Su WW, Yen AM, Chiu SY, et al.: A community-based RCT for oral cancer screening with toluidine blue. J Dent Res 89 (9): 933-7, 2010. [PUBMED Abstract]
  22. Patton LL, Epstein JB, Kerr AR: Adjunctive techniques for oral cancer examination and lesion diagnosis: a systematic review of the literature. J Am Dent Assoc 139 (7): 896-905; quiz 993-4, 2008. [PUBMED Abstract]
  23. Speight PM, Zakrzewska J, Downer MC: Screening for oral cancer and precancer. Eur J Cancer B Oral Oncol 28B (1): 45-8, 1992. [PUBMED Abstract]
  24. Fischer DJ, Epstein JB, Morton TH, et al.: Interobserver reliability in the histopathologic diagnosis of oral pre-malignant and malignant lesions. J Oral Pathol Med 33 (2): 65-70, 2004. [PUBMED Abstract]
  25. Fischer DJ, Epstein JB, Morton TH Jr, et al.: Reliability of histologic diagnosis of clinically normal intraoral tissue adjacent to clinically suspicious lesions in former upper aerodigestive tract cancer patients. Oral Oncol 41 (5): 489-96, 2005. [PUBMED Abstract]
  • Actualización: 15 de mayo de 2014