In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Prevención del cáncer de hígado (hepatocelular) (PDQ®)

  • Actualizado: 21 de marzo de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Información general sobre el cáncer de hígado (hepatocelular)



El cáncer de hígado es una enfermedad en la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos del hígado.

El hígado es uno de los órganos más grandes del cuerpo. Tiene cuatro lóbulos y se encuentra en el lado superior derecho del abdomen dentro de la cavidad torácica. Las siguientes son tres de las múltiples funciones del hígado:

  • Filtrar sustancias dañinas de la sangre para que salgan del cuerpo en forma de materia fecal y orina.
  • Producir bilis para ayudar a digerir la grasa de los alimentos.
  • Almacenar glucógeno (azúcar) que el cuerpo usa para obtener energía.
Ampliar
Anatomía del hígado; la figura muestra los  lóbulos derecho e izquierdo del hígado, los conductos biliares, la vesícula biliar, el estómago, el bazo, el páncreas, el colon y el intestino delgado.  Los lóbulos posteriores del hígado no se muestran.
Anatomía del hígado. El hígado está en la parte superior del abdomen cerca del estómago, los intestinos, la vesícula biliar y el páncreas. El hígado tiene cuatro lóbulos. Dos lóbulos están delante del hígado y dos lóbulos pequeños (que no se muestran) están detrás del hígado.

Para mayor información sobre el cáncer de hígado (hepatocelular), consulte los siguientes sumarios del PDQ:

El cáncer de hígado no es frecuente en los Estados Unidos.

El cáncer de hígado es el cuarto cáncer más frecuente y la tercera causa principal de muerte por cáncer en el mundo. En los Estados Unidos, los hombres, especialmente los estadounidenses de ascendencia china, tienen un aumento de riesgo de cáncer de hígado. El número de casos nuevos y defunciones por cáncer de hígado continúa en aumento; en particular, en los hombres negros, hispanos y blancos de mediana edad. Habitualmente, las personas son mayores de 40 años cuando presentan este cáncer.

La detección y el tratamiento tempranos del cáncer de hígado pueden evitar la muerte por este tipo de cáncer.

La infección por ciertos tipos de virus de la hepatitis puede producir hepatitis y aumentar el riesgo de cáncer de hígado.

Por lo común, la causa de la hepatitis es el virus de la hepatitis. La hepatitis es una enfermedad que produce inflamación (hinchazón) del hígado. El daño del hígado por una hepatitis que dura mucho tiempo puede aumentar el riesgo de cáncer de hígado.

Hay seis tipos de virus de la hepatitis. Los tres tipos más comunes son la hepatitis A (VHA), la hepatitis B (VHB) y la hepatitis C (VHC). Estos tres virus causan síntomas similares, pero las formas en que se diseminan y afectan el hígado son distintas.

La vacuna contra la hepatitis A y la vacuna contra la hepatitis B previenen las infecciones por hepatitis A y hepatitis B. No se dispone de una vacuna contra la hepatitis C. Si una persona ya estuvo infectada por uno de los tipos de hepatitis, es posible que se enferme con los otros tipos.

Los virus de hepatitis son:

Hepatitis A

La causa de la hepatitis A es el consumo de alimentos o agua infectados por este virus. No conduce a una enfermedad crónica. Por lo común, las personas con hepatitis A mejoran sin necesidad de tratamiento.

Hepatitis B

La causa de la hepatitis B es el contacto con la sangre, el semen u otro líquido del cuerpo de una persona infectada por el virus de la hepatitis B. Se trata de una infección grave que se puede volver crónica y producir cicatrices en el hígado (cirrosis). Esto puede conducir a un cáncer de hígado. En los bancos de sangre se analiza toda la sangre donada para determinar si tiene hepatitis B; esto disminuye mucho el riesgo de contagiarse con el virus por transfusiones de sangre.

Hepatitis C

La causa de la hepatitis C es el contacto con la sangre de una persona infectada por este virus. La hepatitis C puede variar de una enfermedad leve que dura pocas semanas a una enfermedad grave que dura toda la vida. La mayoría de las personas con hepatitis C presentan una infección crónica que puede producir cicatrices en el hígado (cirrosis). Esto puede conducir a un cáncer de hígado. En los bancos de sangre se analiza toda la sangre donada para determinar si tiene hepatitis C; esto disminuye mucho el riesgo de contagiarse con el virus por transfusiones de sangre.

Hepatitis D

La hepatitis D se presenta en personas que ya tienen la infección por hepatitis B. La produce el virus de la hepatitis D (VHD) y se disemina por el contacto con sangre infectada o agujas sucias, o por tener relaciones sexuales sin protección con una persona infectada por el VHD. La hepatitis D produce hepatitis aguda.

Hepatitis E

La causa de la hepatitis E es el virus de la hepatitis E (VHE). La hepatitis E se puede diseminar por contacto oral o anal, o por beber agua infectada. Esta infección es poco frecuente en los Estados Unidos.

Hepatitis G

No se ha observado que la infección por el virus de la hepatitis G (VHG) cause cáncer de hígado.