In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Carcinoma de corteza suprarrenal: Tratamiento (PDQ®)

Versión Paciente
Actualizado: 31 de octubre de 2013

Información general sobre el cáncer de corteza suprarrenal



El carcinoma de corteza suprarrenal es una enfermedad poco frecuente por la que se forman células malignas (cancerosas) en la capa exterior de la glándula suprarrenal.

Hay dos glándulas suprarrenales. Las glándulas suprarrenales son pequeñas y con forma de triángulo. Cada glándula suprarrenal se ubica encima de cada riñón. Cada glándula suprarrenal tiene dos partes. La capa exterior de la glándula suprarrenal es la corteza suprarrenal. El centro de la glándula suprarrenal es la médula suprarrenal.

Ampliar
Anatomía de la glándula suprarrenal; el dibujo del abdomen muestra el riñón izquierdo y el derecho, el riñón izquierdo y derecho y los vasos sanguíneos mayores. En el recuadro se ve una sección cruzada de la glándula suprarrenal que muestra la corteza suprarrenal y  la médula suprarrenal.
Hay dos glándulas suprarrenales una por encima de cada riñón. La parte exterior de cada glándula es la corteza suprarrenal; la parte interior es la médula suprarrenal.


La corteza suprarrenal elabora hormonas importantes que realizan las siguientes funciones:

  • Mantienen el equilibrio del agua y la sal en el cuerpo.
  • Ayudan a mantener normal la presión arterial.
  • Ayudan a controlar el uso que hace el cuerpo de las proteínas, las grasas y los carbohidratos.
  • Hacen que el cuerpo tenga características masculinas o femeninas.

El carcinoma de corteza suprarrenal también se llama cáncer de corteza suprarrenal. Un tumor de corteza suprarrenal puede ser funcionante (elabora más hormonas que lo normal) o no funcionante (no elabora hormonas). La mayoría de los tumores de la corteza suprarrenal son funcionante. Las hormonas que producen los tumores funcionantes pueden causar ciertos signos o síntomas de enfermedad.

La médula suprarrenal elabora hormonas que ayudan al cuerpo a reaccionar ante la tensión. El cáncer que se forma en la médula suprarrenal se llama feocromocitoma y no se trata en este sumario. Para mayor información, consulte el sumario del PDQ sobre Feocromocitoma y paraganglioma.

El carcinoma de corteza suprarrenal y el feocromocitoma se pueden presentar tanto en adultos como en niños. Sin embargo, el tratamiento de los niños es diferente al tratamiento de los adultos. (Para mayor información, consulte las secciones Cáncer de la corteza suprarrenal y Feocromocitoma y paraganglioma del sumario del PDQ sobre Cánceres poco comunes en la niñez).

Sufrir de ciertas afecciones genéticas aumenta el riesgo de carcinoma de corteza suprarrenal.

Cualquier cosa que aumente el riesgo de padecer de una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se padecerá de cáncer; no tener factores de riesgo no significa que no se padecerá de cáncer. Hable con su médico si usted piensa que está en riesgo.

Los factores de riesgo de carcinoma de corteza suprarrenal incluyen tener las siguientes enfermedades hereditarias:

Entre los signos posibles del carcinoma de corteza suprarrenal, se incluyen el dolor en el abdomen y otros cambios físicos.

Los siguientes síntomas y otros se pueden deber a un carcinoma de corteza suprarrenal:

  • Masa en el abdomen.
  • Dolor en el abdomen o la espalda.
  • Sensación de saciedad en el abdomen.

Un tumor de corteza suprarrenal no funcionante puede no causar síntomas en los estadios más tempranos.

Un tumor de corteza suprarrenal funcionante elabora demasiada cantidad de una de las siguientes hormonas:

Demasiado cortisol puede causar los siguientes síntomas:

  • Aumento de peso en la cara, el cuello y el tronco del cuerpo; brazos y piernas delgadas.
  • Crecimiento de vello en la cara, la parte superior de la espalda o los brazos.
  • Cara redonda, roja y llena.
  • Masa de grasa en la nuca.
  • Profundización de la voz e hinchazón de los órganos sexuales o las mamas, tanto en hombres como mujeres.
  • Debilidad muscular.
  • Concentración alta de azúcar en la sangre.
  • Presión arterial alta.

Demasiada aldosterona puede causar los siguientes síntomas:

  • Presión arterial alta.
  • Debilidad muscular o calambres.
  • Micción frecuente.
  • Sensación de sed.

Demasiada testosterona (en las mujeres) puede causar los siguientes síntomas:

  • Crecimiento de vello en la cara, la parte superior de la espalda o los brazos.
  • Acné.
  • Calvicie.
  • Profundización de la voz.
  • Ausencia de períodos menstruales.

Los hombres que producen demasiada testosterona habitualmente no tienen síntomas.

Demasiado estrógeno (en las mujeres) puede causar los siguientes síntomas:

  • Períodos menstruales irregulares en las mujeres que no pasaron la menopausia.
  • Sangrado vaginal en mujeres que pasaron la menopausia.
  • Aumento de peso.

Demasiado estrógeno (en los hombres) puede causar los siguientes síntomas:

Estos síntomas y otros se pueden deber a un carcinoma de corteza suprarrenal. Otras afecciones pueden causar los mismos síntomas. Consulte con su médico si se presenta cualquiera de estos problemas.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el carcinoma de corteza suprarrenal se usan estudios de imágenes y pruebas que examinan la sangre y la orina.

Las pruebas y procedimientos que se usan para diagnosticar un carcinoma de corteza suprarrenal dependen de los síntomas del paciente. Se pueden usar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para verificar los signos generales de salud, incluso los signos de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que parezca anormal. También se toman los antecedentes de los hábitos de salud, y las enfermedades y tratamientos anteriores del paciente.

  • Análisis de orina durante 24 horas: prueba para la que se recoge orina durante 24 horas para medir las cantidades de cortisol o de 17-cetosteroides. Una cantidad superior a lo normal de estos en la orina puede ser un signo de enfermedad de corteza suprarrenal.

  • Prueba de supresión con dosis bajas de dexametasona : prueba para la cual se administra una o más dosis bajas de dexametasona. Se verifica la concentración de cortisol en una muestra de sangre o de la orina que se recoge durante tres días.

  • Prueba de supresión con dosis altas de dexametasona: prueba para la cual se administra una o más dosis altas de dexametasona. Se verifica la concentración de cortisol en una muestra de sangre o de la orina que se recoge durante tres días.

  • Estudios químicos de la sangre : procedimiento por el que se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias, como potasio y sodio, liberadas a la sangre por los órganos y tejidos del cuerpo. Una cantidad no habitual (mayor o menor que lo normal) de una sustancia puede ser signo de enfermedad.

  • Exploración con TC (exploración con TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se puede inyectar un tinte en una vena o se ingiere, a fin de que los órganos o los tejidos se destaquen más claramente. Este procedimiento también se llama tomografía computada, tomografía computarizada o tomografía axial computarizada.

  • IRM (imágenes por resonancia magnética): procedimiento para el que se usa un imán, ondas de radio y una computadora para crear imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN). Para diagnosticar un carcinoma de corteza suprarrenal, se realiza una exploración por TC del abdomen.

  • Angiografía suprarrenal: procedimiento usado para observar las arterias y el flujo de sangre cerca de las glándulas suprarrenales. Se inyecta un tinte en las arterias suprarrenales. A medida de que el tinte circula por las arterias, se toma una serie de rayos X para determinar si hay alguna arteria bloqueada.

  • Venografía suprarrenal: procedimiento usado para observar las venas suprarrenales y el flujo de sangre cerca de la glándula suprarrenal. Se inyecta un tinte en una vena suprarrenal. A medida de que el tinte circula por la vena, se toma una serie de rayos X para determinar si hay venas bloqueadas. Se puede insertar un catéter (tubo muy delgado) en la vena para tomar una muestra de sangre, que se analiza para verificar si hay concentraciones anormales de hormonas.

  • Exploración con TEP (exploración con tomografía por emisión de positrones): procedimiento para encontrar células de tumores malignos en el cuerpo. Se inyecta en una vena una cantidad pequeña de glucosa (azúcar) radiactiva. El escáner de TEP rota alrededor del cuerpo y toma una imagen de los lugares del cuerpo que utilizan la glucosa. Las células de tumores malignos tienen aspecto más brillante en la imagen porque son más activas y absorben más glucosa que las células normales.

  • Exploración con MIBG: se inyecta en una vena una cantidad muy pequeña de un material radiactivo que se llama MIBG y este circula por el torrente sanguíneo. Las células de la glándula suprarrenal absorben el material radiactivo y se detectan con un dispositivo que mide la radiación. Esta exploración se realiza para determinar la diferencia entre un carcinoma suprarrenal y un feocromocitoma.

  • Biopsia : extracción de células o tejidos para que un patólogo los observe bajo un microscopio y determine si hay signos de cáncer. La muestra se puede tomar con una aguja fina y esto se llama biopsia por aspiración con aguja fina (AAF) o con una aguja gruesa, que se llama biopsia central.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) depende de los siguientes aspectos:

  • El estadio del cáncer (tamaño del tumor y si está solo en la glándula suprarrenal o se diseminó hasta otras partes del cuerpo).
  • Si el tumor se puede extirpar completamente durante la cirugía.
  • Si el cáncer fue tratado antes.
  • El estado general de salud del paciente.
  • El grado del tumor (aspecto de las células tumorales bajo un microscopio).

El carcinoma de corteza suprarrenal se puede curar si se trata durante un estadio temprano.