In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Grados de comprobación científica de los estudios sobre el tratamiento del cáncer en adultos y niños (PDQ®)

  • Actualizado: 26 de agosto de 2010

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Fortaleza de los criterios de valoración

Los criterios de valoración comúnmente medidos para estudios de tratamiento de cáncer en adultos y niños se enumeran a continuación en orden descendente de fortaleza:

  1. Mortalidad total (o supervivencia general a partir de un punto definido en el tiempo).

    Este resultado es sin duda alguna el más importante para los pacientes y es también el que se define con más facilidad y está menos sujeto al sesgo del investigador.

  2. Mortalidad por causa específica (o mortalidad por causa específica a partir de un punto definido en el tiempo).

    Aunque esto puede ser de suma importancia biológica en intervenciones para enfermedades específicas, es un criterio de valoración más subjetivo que la mortalidad total y más sujeto al sesgo del investigador en su determinación. Este criterio de valoración también puede pasar por alto efectos importantes de la terapia que pueden acortar realmente la supervivencia general.

  3. Evaluación cuidadosa de la calidad de vida.

    Este es un criterio de valoración sumamente importante para los pacientes. La documentación cuidadosa de este criterio de valoración en el marco de un diseño fuerte de estudio es, en consecuencia, suficiente para que la mayoría de los médicos incorporen un tratamiento a sus prácticas.

  4. Sustitutos indirectos.
    1. Supervivencia sin complicaciones.
    2. Supervivencia sin enfermedad.
    3. Supervivencia sin evolución de la enfermedad.
    4. Tasa de respuesta tumoral.

    Estos criterios de valoración pueden quedar sujetos a la interpretación del investigador. Lo que es más importante, si bien pueden traducirse en beneficio directo para el paciente en aspectos tales como la supervivencia o la calidad de vida, esto no ocurre de modo automático. Sin embargo, en muchas circunstancias, es racional usar un tratamiento que mejore estos criterios de valoración indirectos, mientras se aguarda un criterio de valoración más definitivo que apoye su uso.