In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Cáncer de hígado infantil: Tratamiento (PDQ®)

  • Actualizado: 5 de septiembre de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Información general sobre el cáncer de hígado infantil



El cáncer de hígado infantil es una enfermedad en la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos del hígado.

El hígado es uno de los órganos más grandes del cuerpo. Tiene cuatro lóbulos y llena el costado superior derecho del abdomen, dentro de la caja torácica. Las siguientes son tres de las muchas funciones importantes del hígado:

  • Filtrar sustancias nocivas de la sangre, de manera que se puedan eliminar del cuerpo con las heces y la orina.
  • Elaborar bilis para ayudar a digerir las grasas de los alimentos.
  • Almacenar glucógeno (azúcar), que el cuerpo usa para tener energía.
Ampliar
Anatomía del hígado; la figura muestra los  lóbulos derecho e izquierdo del hígado, los conductos biliares, la vesícula biliar, el estómago, el bazo, el páncreas, el colon y el intestino delgado.  Los lóbulos posteriores del hígado no se muestran.
Anatomía del hígado. El hígado está en la parte superior del abdomen cerca del estómago, los intestinos, la vesícula biliar y el páncreas. El hígado tiene cuatro lóbulos. Dos lóbulos están delante del hígado y dos lóbulos pequeños (que no se muestran) están detrás del hígado.

El cáncer de hígado es poco frecuente en niños y adolescentes. Hay dos tipos principales de cáncer de hígado infantil:

  • Hepatoblastoma: tipo de cáncer de hígado que, en general, no se disemina fuera del hígado. Este tipo afecta habitualmente a los niños menores de 3 años.

  • Carcinoma hepatocelular: tipo de cáncer de hígado que se suele diseminar hacia otras partes del cuerpo. Este tipo habitualmente afecta a niños mayores y adolescentes.

El tratamiento de los dos tipos menos comunes del cáncer de hígado infantil que se presentan a continuación también se aborda en este sumario:

El hemangioendotelioma epitelioide es un cáncer poco frecuente de los vasos sanguíneos que se presenta en el hígado y otros órganos. Para mayor información, consultar la sección sobre hemangioendotelioma epitelioide del sumario del PDQ sobre Tratamiento del sarcoma de tejido blando infantil.

El presente sumario trata sobre el tratamiento del cáncer de hígado primario (cáncer que se origina en el hígado). En este sumario, no se analiza el tratamiento del cáncer de hígado metastásico, que es cáncer que se origina en otras partes del cuerpo y se disemina hacia el hígado. El cáncer de hígado primario se puede presentar tanto en adultos como en niños. No obstante, el tratamiento para los niños es diferente al de los adultos. Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Tratamiento del cáncer primario de hígado en adultos.

Ciertas enfermedades y afecciones pueden aumentar el riesgo de cáncer de hígado infantil.

Cualquier cosa que aumenta la probabilidad de presentar una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se va a presentar cáncer; no tener factores de riesgo no significa que no se va a presentar cáncer. Consulte con el médico de su niño si piensa que puede estar en riesgo.

Los factores de riesgo para el hepatoblastoma incluyen los siguientes aspectos:

Los factores de riesgo para el carcinoma hepatocelular incluyen los siguientes aspectos:

Los pacientes con tirosinemia o enfermedad intrahepática familiar progresiva pueden recibir un trasplante de hígado antes de que haya signos o síntomas de cáncer.

Los signos posibles de cáncer de hígado infantil son una masa o dolor en el abdomen.

Los síntomas son más comunes después de que el tumor se agranda. Otras afecciones pueden producir los mismos síntomas. Consulte con el médico de su niño si este tiene alguno de los problemas siguientes:

  • Una masa en el abdomen que no duele.
  • Inflamación o dolor en el abdomen.
  • Pérdida de peso sin razón conocida.
  • Pérdida del apetito.
  • Náuseas y vómitos.

Para identificar (encontrar) y diagnosticar el cáncer de hígado infantil, se utilizan pruebas que examinan el hígado y la sangre.

Se pueden utilizar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para verificar los signos generales de salud, como identificación de signos de enfermedad, tales como nódulos o cualquier otro aspecto inusual. También se toman los datos sobre los hábitos en relación con la salud, las enfermedades y los tratamientos anteriores del paciente.

  • Prueba sérica de marcadores tumorales : procedimiento en el cual se analiza una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias liberadas en la sangre por órganos, tejidos o células tumorales en el cuerpo. Ciertas sustancias se vinculan con tipos específicos de cáncer cuando se encuentran en altas concentraciones en la sangre. Se llaman marcadores tumorales. La sangre de los niños que presentan cáncer de hígado puede tener cantidades altas de una hormona que se llama gonadotropina coriónica humana β (GCh-β), o una proteína que se llama alfafetoproteína (AFP). Otros tipos de cáncer y ciertas afecciones no cancerosas, entre ellas la cirrosis y la hepatitis, aumentan también las concentraciones de la AFP.

  • Recuento sanguíneo completo (RSC): procedimiento en el cual se toma una muestra de sangre y se analiza en cuanto a lo siguiente:

  • Pruebas de la función hepática : procedimiento mediante el cual se analiza una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias que el hígado libera a la sangre. Una cantidad más alta que la normal de una sustancia puede ser un signo de cáncer de hígado o de lesiones en este órgano.

  • Estudios químicos de la sangre : procedimiento por el cual se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias, como la bilirrubina o la lactato-deshidrogenasa (LDH) que los órganos y tejidos del cuerpo liberan en la sangre. Una cantidad anormal (mayor o menor que la normal) de una sustancia puede ser signo de enfermedad en el órgano o el tejido que la elabora.

  • Prueba del virus de Epstein-Barr (VEB): prueba de sangre para determinar la presencia de anticuerpos del VEB y marcadores de ADN del VEB. Estos se encuentran en la sangre de los pacientes infectados por este virus.

  • Ensayo de hepatitis: procedimiento en el que se examina una muestra de sangre para determinar la presencia del virus de la hepatitis.

  • Imágenes por resonancia magnética (IRM): procedimiento en el que se utiliza un imán, ondas de radio y una computadora para crear una serie de imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).

  • Ecografía : procedimiento en el cual se rebotan ondas sonoras de alta energía (ultrasónicas) en tejidos u órganos internos y producen ecos. Los ecos forman una imagen de los tejidos corporales que se llama ecograma. La imagen se puede imprimir y observar más tarde. En el cáncer de hígado infantil, se suele realizar una ecografía del abdomen.

  • Exploración por TC (exploración por TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de fotografías detalladas de áreas internas del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se puede inyectar un tinte en una vena o se ingiere para que los órganos o los tejidos se vean más claramente. Este procedimiento se denomina también tomografía computada, tomografía computadorizada o tomografía axial computarizada. Para el cáncer de hígado infantil, habitualmente se realiza una exploración por TC del tórax y del abdomen.

  • Radiografía del abdomen : radiografía de los órganos en el abdomen. Un rayo X es un tipo de haz de energía que atraviesa el cuerpo y se plasma en una película, con lo que se crea una imagen de áreas internas del cuerpo.

  • Biopsia : Se extirpan células o tejidos para observarlas al microscopio a fin de determinar la presencia de signos de cáncer. La muestra se puede tomar durante la cirugía para extirpar u observar el tumor. Un patólogo observa la muestra al microscopio para determinar el tipo de cáncer de hígado.

    Se puede realizar la siguiente prueba en la muestra de tejido que se extirpa:

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • El estadio del cáncer (el tamaño del tumor, si afecta el hígado total o parcialmente, y si se diseminó hacia otras partes del cuerpo, como los pulmones).
  • Si el tumor se puede extirpar completamente mediante una operación.
  • El tipo de cáncer de hígado.
  • Si el cáncer recién se diagnosticó o si recidivó.

El pronóstico también puede depender de los siguientes aspectos:

  • El aspecto de las células al microscopio.
  • Si las concentraciones de AFP en la sangre disminuyen después de comenzar la quimioterapia.

Para el cáncer de hígado infantil que recidiva (vuelve) después del tratamiento inicial, el pronóstico y las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • Lugar del cuerpo en donde recidivó el tumor.
  • Tipo de tratamiento que se usó para tratar el cáncer inicial.

El cáncer de hígado infantil se puede curar si el tumor es pequeño y si se extirpa completamente mediante una operación. La extirpación completa es posible más a menudo para el hepatoblastoma que para el carcinoma hepatocelular.