In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Tumores de hipófisis: Tratamiento (PDQ®)

Versión Paciente
Actualizado: 24 de octubre de 2014

Información general sobre los tumores de hipófisis



Un tumor de hipófisis es un crecimiento de células anormales en los tejidos de la hipófisis.

Los tumores de hipófisis se forman en la hipófisis, un órgano del tamaño de una arveja situado en el centro del cerebro, exactamente encima de la parte posterior de la nariz. A veces, se llama a la hipófisis "glándula endocrina principal" porque elabora hormonas que afectan la función de muchas partes del cuerpo. También controla las hormonas que producen muchas otras glándulas del cuerpo.

Ampliar
Dibujo del interior del encéfalo que muestra los ventrículos (espacios llenos de líquido), el plexo coroides, el hipotálamo, la glándula pineal, la hipófisis, el nervio óptico, el tronco encefálico, el cerebelo, el cerebro, el bulbo raquídeo, la protuberancia y la médula espinal.
Anatomía del interior del encéfalo: muestra la glándula pineal y la hipófisis, el nervio óptico, los ventrículos (el líquido cefalorraquídeo se ve en color azul) y otras partes del encéfalo.

Los tumores de hipófisis se dividen en los tres grupos siguientes:

  • Adenomas hipofisarios benignos: son tumores que no son cancerosos. Estos crecen muy lentamente y no se diseminan desde la hipófisis hasta otras partes del cuerpo.
  • Adenomas hipofisarios invasivos: tumores benignos que se pueden diseminar hasta los huesos del cráneo o la cavidad de los senos debajo de la hipófisis.
  • Carcinomas hipofisarios: tumores que son malignos (cáncer). Estos tumores de hipófisis se diseminan hasta otras áreas del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) o fuera del sistema nervioso central. Muy pocos tumores de hipófisis son malignos.

Los tumores de hipófisis pueden ser no funcionante o funcionante.

  • Los tumores de hipófisis no funcionante no producen hormonas.
  • Los tumores de hipófisis funcionantes producen una cantidad mayor de la normal de una o más hormonas. La mayoría de los tumores de hipófisis son tumores funcionantes. La cantidad adicional de hormonas que producen los tumores de hipófisis puede causar ciertos signos o síntomas de enfermedad.

Las hormonas de la hipófisis controlan muchas otras glándulas del cuerpo.

Entre las hormonas que produce la hipófisis se incluyen las siguientes:

Tener ciertas afecciones genéticas aumenta el riesgo de presentar un tumor de hipófisis.

Cualquier cosa que aumenta la probabilidad de presentar una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se va a padecer de cáncer; no tener factores de riesgo no significa que no se va a padecer de cáncer. Consulte con su médico si piensa que puede estar en riesgo. Los factores de riesgo de los tumores de hipófisis incluyen tener las siguientes enfermedades hereditarias:

Entre los signos de un tumor de hipófisis se incluyen problemas con la visión y ciertos cambios físicos.

Los signos y síntomas pueden ser causados por el crecimiento del tumor o por las hormonas que este elabora o por otras afecciones. Algunos tumores no causan signos o síntomas. Consulte con su médico si tiene cualquiera de estos problemas.

Signos y síntomas de un tumor de hipófisis no funcionante

A veces, un tumor de hipófisis puede presionar o dañar partes de la hipófisis, haciendo que esta deje de elaborar una o más hormonas. Demasiada poca cantidad de cierta hormona puede afectar el funcionamiento de la glándula o el órgano que la hormona controla. Se pueden presentar los siguientes signos y síntomas:

  • Dolor de cabeza.
  • Alguna pérdida de la visión.
  • Pérdida del vello corporal.
  • En las mujeres, períodos menstruales menos frecuentes, ausencia de estos, o falta de leche en las mamas.
  • En los hombres, pérdida de vello facial, crecimiento del tejido de la mama e impotencia.
  • En las mujeres y hombres, disminución del impulso sexual.
  • En los niños, crecimiento y desarrollo sexual desacelerados.

La mayoría de los tumores que elaboran la HL y la HFE no producen suficientes hormonas adicionales como para causar signos y síntomas. Estos tumores se consideran tumores no funcionantes.

Signos y síntomas de un tumor de hipófisis funcionante

Cuando un tumor funcionante elabora hormonas adicionales, los signos y síntomas dependerán del tipo de hormona que produce.

Demasiada prolactina puede causar los siguientes problemas:

  • Dolor de cabeza.
  • Alguna pérdida de la visión.
  • Períodos menstruales menos frecuentes o ausencia de estos, con flujo muy liviano.
  • Problemas o incapacidad para quedar embarazada.
  • Impotencia en los hombres.
  • Disminución del impulso sexual.
  • Flujo de leche de las mamas en una mujer que no está embarazada ni amamantando.

Demasiada HACT puede causar los siguientes problemas:

  • Dolor de cabeza.
  • Alguna pérdida de la visión.
  • Aumento de peso en la cara, el cuello y el tronco del cuerpo y brazos y piernas delgados.
  • Un bulto de grasa en la parte de atrás del cuello.
  • Piel delgada que puede tener estrías púrpuras o rosadas en el pecho o el abdomen.
  • Moretones que aparecen con facilidad.
  • Crecimiento de vello fino en la cara, la parte superior de la espalda o los brazos.
  • Huesos que se quiebran con facilidad.
  • Ansiedad, irritabilidad y depresión.

Demasiada hormona de crecimiento puede causar los siguientes problemas:

  • Dolor de cabeza.
  • Alguna pérdida de la visión.
  • En los adultos, acromegalia (crecimiento de los huesos de la cara, las manos y los pies). En los niños, todo el cuerpo puede crecer hasta tener más altura y tamaño de lo normal.
  • Cosquilleo o adormecimiento en las manos y los dedos.
  • Ronquidos o pausas de la respiración durante el sueño.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Más transpiración que la habitual.
  • Dismorfofobia (extremo desagrado o preocupación relacionados con una o más partes del cuerpo).

Demasiada hormona estimulante de la tiroides puede causar los siguientes problemas:

  • Latidos del corazón irregulares.
  • Temblores.
  • Pérdida de peso.
  • Dificultad para dormir.
  • Evacuaciones intestinales frecuentes.
  • Sudor.

Otros signos y síntomas generales de los tumores de hipófisis:

Para detectar (encontrar) y diagnosticar un tumor de hipófisis, se utilizan estudios con imágenes y pruebas que examinan la sangre y la orina.

Se puede utilizar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para chequear los signos generales de salud, incluso signos de enfermedad como masas o cualquier otra cosa que parezca fuera de lo habitual. También se toman los antecedentes de los hábitos sanitarios del paciente y las enfermedades y tratamientos anteriores.

  • Examen de la vista: examen para revisar la visión y el estado general de salud de los ojos.

  • Examen del campo visual: examen para revisar el campo visual de una persona (el área total en la que se pueden ver objetos). Esta prueba mide la visión central (cuánto puede ver una persona cuando mira directamente al frente) y la visión periférica (cuánto puede ver una persona en todas las direcciones cuando mira directamente al frente). Los ojos se examinan por separado. El ojo que no se examina está tapado.

  • Examen neurológico : serie de preguntas y pruebas para examinar el cerebro, la médula espinal y el funcionamiento de los nervios. El examen verifica el estado mental de la persona, la coordinación y la capacidad de caminar normalmente, así como el buen funcionamiento de los músculos, los sentidos y los reflejos. Esto también se llama neuroexamen.

  • IRM (imágenes por resonancia magnética) con gadolinio : procedimiento para el que se utiliza un imán, ondas de radio y una computadora para crear una serie de imágenes detalladas de áreas internas del cerebro y la médula espinal. Se inyecta en una vena una sustancia llamada gadolinio, que se acumula alrededor de las células cancerosas y las hace aparecer más brillantes en la imagen. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).

  • Estudio químico de la sangre : procedimiento por el cual se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias, como la glucosa (azúcar), que los órganos y tejidos del cuerpo liberan en la sangre. Una cantidad anormal (mayor o menor que la normal) de una sustancia puede ser signo de enfermedad en el órgano o el tejido que la elabora.

  • Pruebas de sangre: pruebas mediante las que se miden las concentraciones de testosterona o estrógeno en la sangre. Una cantidad más alta o más baja que la normal de estas hormonas puede ser un signo de un tumor de hipófisis.

  • Análisis de orina durante 24 horas: prueba para la que se recolecta orina durante 24 horas para medir las cantidades de ciertas sustancias. Una cantidad poco usual (más alta o baja que la normal) de una sustancia puede ser un signo de enfermedad en el órgano o tejido que la elabora. Una cantidad superior a la normal de la hormona cortisol puede ser un signo de un tumor de hipófisis y de síndrome de Cushing.

  • Prueba de inhibición con dosis alta de dexametasona : prueba mediante la que se administran una o más dosis altas de dexametasona. Se examina la concentración de cortisol en una muestra de sangre o de la orina que se recolecta durante tres días.

  • Prueba de inhibición con dosis baja de dexametasona: prueba mediante la que se administran una o más dosis baja de dexametasona. Se examina la concentración de cortisol en una muestra de sangre o de la orina que se recolecta durante tres días.

  • Muestreo venoso para tumores de hipófisis: procedimiento en el que se toma una muestra de sangre de las venas que salen de la hipófisis. La muestra se chequea para medir la cantidad de HACT que la glándula libera hacia la sangre. El muestreo venoso se puede realizar si los exámenes de sangre muestran que hay un tumor que elabora HACT, pero el aspecto de la hipófisis es normal en las pruebas con imágenes.

  • Biopsia : extracción de células o tejidos para que un patólogo las pueda observar al microscopio y verificar si hay signos de cáncer.

    Las siguientes pruebas se pueden realizar en la muestra de tejido que se extrae:

    • Inmunohistoquímica : prueba en la que se usan anticuerpos para identificar ciertos antígenos en una muestra de tejido. Por lo general, el anticuerpo está unido a una sustancia radiactiva o a un tinte que hacen que el tejido se ilumine al microscopio. Este tipo de prueba se usa para determinar la diferencia entre distintos tipos de cáncer.

    • Inmunocitoquímica : prueba en la que se usan anticuerpos para identificar ciertos antígenos en una muestra de células. Por lo general, el anticuerpo está unido a una sustancia radiactiva o a un tinte que hacen que las células se iluminen al microscopio. Este tipo de prueba se usa para determinar la diferencia entre distintos tipos de cáncer.

    • Microscopía óptica y electrónica : prueba de laboratorio en la que se observan las células de una muestra de tejido bajo microscopios comunes y de alta potencia para verificar si hay ciertos cambios en las células.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) depende del tipo de tumor y si el tumor se diseminó hasta otras áreas del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) o hasta otras partes del cuerpo afuera del sistema nervioso central.

Las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • El tipo y el tamaño del tumor.
  • Si el tumor elabora hormonas.
  • Si el tumor está causando problemas de visión u otros signos y síntomas.
  • Si el tumor se diseminó en el cerebro alrededor de la hipófisis o hasta otras partes del cuerpo.
  • Si el tumor recién se diagnosticó o recidivó (volvió).

Estadios de los tumores de hipófisis



Después que se ha diagnosticado un tumor de hipófisis, se hacen pruebas para determinar si se ha diseminado en del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) o hasta otras partes del cuerpo.

El grado o la diseminación del cáncer se describen, por lo general, en términos de estadios. No hay un sistema de estadificación estándar para los tumores de hipófisis. Una vez que se encuentra un tumor de hipófisis, se realizan pruebas para determinar si el tumor se diseminó en el cerebro o hasta otras partes del cuerpo. Se puede usar la siguiente prueba:

  • IRM (imágenes por resonancia magnética): procedimiento para el que se utiliza un imán, ondas de radio y una computadora para crear una serie de imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).

Los tumores de hipófisis se describen de diferentes maneras.

Ampliar
Comparación del tamaño del tumor con objetos cotidianos; muestra varias medidas de un tumor comparadas con un frijol, un maní, una nuez y un limón.
Comparación del tamaño del tumor con un frijol, un maní, una nuez y un limón.

Los tumores de hipófisis se describen por su tamaño y su grado, si elaboran hormonas adicionales y si el tumor se diseminó hasta otras partes del cuerpo.

Se usan los siguientes tamaños:

  • Microadenoma: el tumor mide menos de un centímetro.
  • Macroadenoma: el tumor mide un centímetro o más.

La mayoría de los adenomas son microadenomas.

El grado de un tumor de hipófisis se basa en el tamaño hasta el que ha crecido en el área que rodea el cerebro, como la silla turca (el hueso de la base del cráneo donde se aloja la hipófisis).

Tumores de hipófisis recidivantes

Un tumor de hipófisis recidivante es un cáncer que recidivó (volvió) después de haber sido tratado. El cáncer puede reaparecer en la hipófisis o en otras partes del cuerpo.

Aspectos generales de las opciones de tratamiento



Hay diferentes tipos de tratamiento para los pacientes con tumores de hipófisis.

Hay diferentes tipos de tratamiento disponibles para los pacientes con tumores de hipófisis. Algunos tratamientos son estándar (el tratamiento usado actualmente) y otros se encuentran en evaluación en ensayos clínicos. Un ensayo clínico de tratamiento consiste en un estudio de investigación con el que se procura mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre tratamientos nuevos para pacientes de cáncer. Cuando los ensayos clínicos muestran que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se convierte en el tratamiento estándar. Los pacientes deberían pensar en participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos están abiertos solo para pacientes que no han comenzado un tratamiento.

Se utilizan cuatro tipos de tratamiento estándar:

Cirugía

Muchos tumores de hipófisis se pueden extirpar mediante cirugía al usar una de las siguientes operaciones:

  • Cirugía transesfenoidal: tipo de cirugía para la que se insertan instrumentos en una parte del cerebro a través de una incisión (corte) en el labio superior o en la base de la nariz entre los orificios de la nariz, y luego a través del hueso esfenoideo (un hueso con forma de mariposa en la base del cráneo) para llegar hasta la hipófisis. La hipófisis descansa justo arriba del hueso esfenoideo.
    Ampliar
    Cirugía transesfenoidal; el dibujo muestra un endoscopio y una cureta introducidos a través de la nariz y el seno esfenoidal para extirpar un cáncer de la hipófisis. También se muestra el hueso esfenoides.
    Cirugía transesfenoidal. Se introduce un endoscopio y una cureta a través de la nariz y el seno esfenoidal para extirpar un cáncer de la hipófisis.
  • Cirugía transesfenoidal endoscópica: tipo de cirugía para la que se introduce un endoscopio a través de una incisión (corte) en la parte posterior del interior de la nariz, y luego a través del hueso esfenoideo para llegar hasta la hipófisis. Un endoscopio es un instrumento delgado con forma de tubo, con una luz y una lente para observar, y una herramienta para extraer tejido del tumor.
  • Craneotomía: cirugía para extirpar el tumor a través de una abertura realizada en el cráneo.
    Ampliar
    Dibujo de una craneotomía que muestra una sección del cuero cabelludo que se retiró hacia atrás para extraer un trozo del cráneo;  se abrió la duramadre que cubre el cerebro para exponer el cerebro.   También se muestra la capa de músculo bajo el cuero cabelludo.
    Craneotomía. Se realiza una abertura en el cráneo y se extrae un trozo del cráneo para mostrar parte del cerebro.

Incluso si el médico extirpa todo el cáncer que se observa al momento de la cirugía, se administra quimioterapia o radioterapia a algunos pacientes al cabo de la cirugía para eliminar toda célula cancerosa restante. El tratamiento administrado después de la cirugía para disminuir el riesgo de que el cáncer vuelva se llama terapia adyuvante.

Radioterapia

La radioterapia es un tratamiento para el cáncer para el que se utilizan rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para eliminar las células cancerosas o impedir que crezcan. Hay dos tipos de radioterapia. La radioterapia externa utiliza una máquina fuera del cuerpo para enviar radiación hacia el cáncer. La radioterapia interna usa una sustancia radiactiva sellada en agujas, semillas, alambres o catéteres que se colocan directamente dentro del cáncer o cerca de él.

Para la radiocirugía estereotáctica, se emplea un marco rígido sujetado al cráneo para dirigir una dosis sola de radiación directamente hasta el tumor, con lo cual se produce menos daño al tejido sano cercano. También se llama radiocirugía estereotáxica, radiocirugía y cirugía de radiación. Este procedimiento no incluye cirugía.

La manera en que se administra la radioterapia depende del tipo de cáncer que se está tratando.

Terapia farmacológica

Se pueden administrar medicamentos para impedir que un tumor de hipófisis funcionante elabore demasiadas hormonas.

Quimioterapia

La quimioterapia se puede usar como terapia paliativa de los carcinomas de hipófisis, para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente. La quimioterapia utiliza medicamentos para detener el crecimiento de células cancerosas, ya sea mediante su destrucción o impidiendo su multiplicación. Cuando la quimioterapia se toma por boca o se inyecta en una vena o músculo, los medicamentos ingresan en el torrente sanguíneo y pueden llegar a las células cancerosas de todo el cuerpo (quimioterapia sistémica). Cuando la quimioterapia se coloca directamente en el líquido cefalorraquídeo, un órgano o una cavidad corporal como el abdomen, los medicamentos afectan principalmente las células cancerosas de esas áreas (quimioterapia regional). La forma de administración de la quimioterapia depende del tipo de cáncer que se esté tratando.

Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos.

Para mayor información sobre ensayos clínicos, consultar el portal de Internet del NCI.

Los pacientes deberían pensar en participar en un ensayo clínico.

Para algunos pacientes, la mejor elección de tratamiento puede ser participar en un ensayo clínico. Los ensayos clínicos forman parte del proceso de investigación del cáncer. Los ensayos clínicos se llevan a cabo para determinar si los tratamientos nuevos para el cáncer son seguros y eficaces, o mejores que el tratamiento estándar.

Muchos de los tratamientos estándar actuales se basan en ensayos clínicos anteriores. Los pacientes que participan en un ensayo clínico pueden recibir el tratamiento estándar o estar entre los primeros en recibir el tratamiento nuevo.

Los pacientes que participan en los ensayos clínicos también ayudan a mejorar la forma en que se tratará el cáncer en el futuro. Aunque los ensayos clínicos no conduzcan a tratamientos nuevos eficaces, a menudo responden a preguntas importantes y ayudan a avanzar en la investigación.

Los pacientes pueden entrar a formar parte de los ensayos clínicos antes, durante o después de comenzar su tratamiento para el cáncer.

Algunos ensayos clínicos sólo incluyen a pacientes que todavía no recibieron tratamiento. Otros ensayos prueban los tratamientos para los pacientes cuyo cáncer no mejoró. También hay ensayos clínicos que prueban nuevas maneras de impedir que el cáncer recidive (vuelva) o de reducir los efectos secundarios del tratamiento de cáncer.

Los ensayos clínicos se realizan en muchas partes del país. Consultar la sección sobre Opciones de Tratamiento para encontrar enlaces en inglés a los ensayos clínicos que se realizan actualmente. Estos se han recuperado de la lista de ensayos clínicos del NCI.

Pueden necesitarse pruebas de seguimiento.

Algunas de las pruebas que se usaron para diagnosticar el cáncer o para determinar el estadio del cáncer se pueden repetir. Algunas pruebas se repiten para asegurarse que el tratamiento es eficaz. Las decisiones acerca de seguir, cambiar o suspender el tratamiento se pueden basar en los resultados de estas pruebas. Esto a veces se llama reestadificación.

Algunas de las pruebas se seguirán repitiendo esporádicamente después de terminar el tratamiento. Los resultados de estas pruebas pueden mostrar si la afección cambió o si el cáncer recidivó (volvió). Estas pruebas a veces se llaman pruebas de seguimiento o exámenes médicos.

Opciones de tratamiento para los tumores de hipófisis



Tumores de hipófisis no funcionantes

El tratamiento puede incluir los siguientes procedimientos:

Por lo general, el tratamiento para los tumores que elaboran Hormona luteinizante y hormona folículoestimulante es cirugía transesfenoidal para extirpar el tumor.

Tumores de hipófisis que producen prolactina

El tratamiento puede incluir los siguientes procedimientos:

Tumores de hipófisis que producen HACT

El tratamiento puede incluir los siguientes procedimientos:

Tumores de hipófisis que producen hormona del crecimiento

El tratamiento puede incluir los siguientes procedimientos:

Tumores de hipófisis que producen hormona estimulante de la tiroides

El tratamiento puede incluir los siguientes procedimientos:

Carcinomas de hipófisis

El tratamiento de los carcinomas de hipófisis es paliativo, para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

Tumores de hipófisis recidivantes

El tratamiento puede incluir los siguientes procedimientos:

Consultar la lista del NCI de estudios o ensayos clínicos sobre cáncer para acceder a los ensayos clínicos que se realizan en los Estados Unidos y que actualmente aceptan pacientes. Para realizar la búsqueda, usar el término en inglés pituitary tumor. Para encontrar resultados más específicos, se puede refinar la búsqueda usando otros criterios, como el lugar donde se realiza el ensayo, el tipo de tratamiento o el nombre del medicamento que se utiliza. Consulte con su médico sobre ensayos clínicos en los que pueda participar. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Información adicional sobre los tumores de la hipófisis

Para obtener mayor información del Instituto Nacional del Cáncer sobre los tumores de la hipófisis, consultar la página principal sobre los tumores de hipófisis.

Para mayor información sobre el cáncer en general y otros recursos disponibles en el Instituto Nacional del Cáncer, consultar los siguientes enlaces:

La información que se presenta a continuación solo está disponible en inglés:

Modificaciones a este sumario (10/24/2014)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan en la medida en que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Se incorporaron cambios editoriales en este sumario.

Información sobre este sumario del PDQ



Información sobre el PDQ

El Physician Data Query (PDQ) es la base de datos integral del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) que contiene información completa sobre el cáncer. La base de datos del PDQ incluye sumarios de la última información publicada sobre la prevención, detección, genética, tratamiento, cuidados médicos de apoyo, y medicina complementaria y alternativa relacionada con el cáncer. La mayoría de los sumarios se presentan en dos versiones. Las versiones para profesionales de la salud tienen información detallada escrita en lenguaje técnico. Las versiones para pacientes se escriben en un lenguaje fácil de comprender, que no es técnico. Ambas versiones tienen información sobre el cáncer que es exacta y actualizada. Además, las versiones también están disponibles en inglés.

El PDQ es uno de los servicios del NCI. El NCI forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). El NIH es el centro principal de investigación biomédica del gobierno federal. Los sumarios del PDQ se basan en una revisión independiente de la literatura médica. No son declaraciones de políticas del NCI o el NIH.

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer contiene información actualizada sobre el tratamiento de los tumores de hipófisis. Tiene como objetivo informar y ayudar a los pacientes, las familias y las personas a cargo de pacientes. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

Los Consejos Editoriales redactan los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ y los actualizan. Estos Consejos están compuestos por expertos en el tratamiento del cáncer y otras especialidades relacionadas con este. Los sumarios se revisan regularmente y se les incorporan cambios a medida que se obtiene nueva información. La fecha de cada sumario ("Actualizado") indica la fecha del cambio más reciente.

La información en este sumario para pacientes se tomó de la versión para profesionales de la salud, que el Consejo Editorial sobre Tratamientos de Adultos del PDQ revisa con regularidad y actualiza cuando es necesario.

Información sobre ensayos clínicos

Un estudio o ensayo clínico es un estudio para responder a una pregunta científica; por ejemplo, si un tratamiento es mejor que otro. Los ensayos se basan en estudios anteriores y lo se aprendió en el laboratorio. Cada ensayo responde a ciertas preguntas científicas dirigidas a encontrar maneras nuevas y mejores de ayudar a los pacientes de cáncer. Durante los ensayos clínicos de tratamiento, se recoge información acerca de los efectos de un tratamiento nuevo y su eficacia. Si un ensayo clínico indica que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en "estándar". Los pacientes deberían considerar participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos están abiertos solo a los pacientes que no han comenzado un tratamiento.

La lista en inglés de ensayos clínicos del PDQ están disponibles en línea en el portal de Internet del NCI. La lista de muchos médicos que participan en ensayos clínicos también se encuentra en el PDQ. Para mayor información, llamar al Servicio de información sobre cáncer al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).

Permisos para el uso de este sumario.

PDQ es una marca registrada. Aunque el contenido de los documentos del PDQ se puede usar libremente como texto, este no se puede identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, a menos que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Sin embargo, se permitirá que un usuario tendría permiso para escribir una oración como "El sumario de información sobre el cáncer del PDQ del NCI sobre la prevención del cáncer de mama indica los siguientes riesgos: "[incluir extracto del sumario]".

El formato preferido para citar un sumario del PDQ es el siguiente:

National Cancer Institute: PDQ® Tumores de hipófisis. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Última actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: http://www.cancer.gov/espanol/pdq/tratamiento/pituitaria/Patient. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes que aparecen en los sumarios del PDQ se usan con permiso de los autores, artistas o la casa editorial para su sola inclusión en los sumarios del PDQ. El permiso para usar imágenes fuera del contexto de información del PDQ se debe obtener del propietario; el Instituto Nacional del Cáncer no lo puede otorgar. Para mayor información sobre el uso de las gráficas en este sumario, así como muchas otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar el enlace Visuals Online. Visuals Online es una colección de más de 2.000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

No se debe usar la información contenida en estos sumarios para tomar decisiones acerca del reembolso de seguros. Para mayor información sobre cobertura de seguros, consultar la página Información económica, legal y de seguro médico, disponible en Cancer.gov.

Para mayor información

En Cancer.gov/espanol se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en la página ¿En qué podemos ayudarle?. Las preguntas también se pueden enviar por correo electrónico utilizando el Formulario de comunicación.

Obtenga más información del NCI

Llame al 1-800-4-CANCER

Para obtener más información, las personas que residen en los Estados Unidos pueden llamar gratis al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237), de lunes a viernes de 8:00 a. m. a 8:00 p. m, hora del Este. Un especialista en información sobre el cáncer estará disponible para responder a sus preguntas.

Escríbanos

Para obtener información del NCI, sírvase escribir a la siguiente dirección:

NCI Public Inquiries Office
9609 Medical Center Dr.
Room 2E532 MSC 9760
Bethesda, MD 20892-9760

Busque en el portal de Internet del NCI

El portal de Internet del NCI provee acceso en línea a información sobre el cáncer, ensayos clínicos, y otros portales de Internet u organizaciones que ofrecen servicios de apoyo y recursos para los pacientes con cáncer y sus familias. Para una búsqueda rápida, use la casilla de búsqueda en la esquina superior derecha de cada página Web. Los resultados de una gama amplia de términos buscados incluirán una lista de las “Mejores Opciones,” páginas web que son escogidas de forma editorial que se asemejan bastante al término que usted busca.

Hay muchos lugares donde las personas pueden obtener materiales e información sobre tratamientos para el cáncer y servicios. Los hospitales pueden tener información sobre instituciones o regionales que ofrecen información sobre ayuda financiera, transporte de ida y vuelta para recibir tratamiento, atención en el hogar y sobre cómo abordar otros problemas relacionados con el tratamiento del cáncer.

Publicaciones

El NCI tiene folletos y otros materiales para pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Estas publicaciones describen los diferentes tipos de cáncer, los métodos para tratarlo, pautas para hacerle frente e información sobre ensayos clínicos. Algunas publicaciones proveen información sobre las diferentes pruebas de detección del cáncer, sus causas y cómo prevenirlo, además de estadísticas e información sobre actividades de investigación llevadas a cabo en el NCI. Los materiales del NCI sobre estos y otros temas, se pueden solicitar en línea al Servicio de Localización de Publicaciones del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute Publications Locator) o imprimirse directamente. Estos materiales también se pueden solicitar con una llamada gratuita al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute's Cancer Information Service) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).