In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Hoja Informativa

  • Revisión: 6 de septiembre de 2011

Búsqueda en hojas informativas por palabra clave

Opciones

  • Imprimir página
  • Enviar este documento

Terapia fotodinámica para el cáncer

Puntos clave

  • La terapia fotodinámica (PDT) combina un medicamento (llamado fotosensibilizador o sustancia fotosensibilizadora) con un tipo específico de luz para eliminar las células cancerosas.
  • La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. ha aprobado el medicamento fotosensibilizador denominado porfímero sódico, o Photofrin®, para su uso en la terapia fotodinámica con el objetivo de tratar o aliviar los síntomas de determinados tipos de cáncer.
  • Los pacientes tratados con porfímero sódico deben evitar la luz solar directa o la luz artificial intensa durante al menos 6 semanas después del tratamiento.
  • Los investigadores continúan estudiando maneras de mejorar la eficacia de la terapia fotodinámica y de ampliar su uso a otros tipos de cáncer.
  1. ¿Qué es la terapia fotodinámica?

    La terapia fotodinámica es un tratamiento que usa un medicamento, llamado fotosensibilizador o sustancia fotosensibilizadora, y un tipo particular de luz. Cuando los fotosensibilizadores son expuestos a una longitud de onda de luz específica, producen una forma de oxígeno que elimina a las células cercanas (13).

    Cada fotosensibilizador es activado por la luz de una longitud de onda específica (3, 4). Esta longitud de onda determina qué tanto puede viajar la luz dentro del cuerpo (3, 5). Por consiguiente, en la terapia fotodinámica los médicos usan fotosensibilizadores y longitudes de onda de luz específicas para tratar distintas áreas del cuerpo.

  2. ¿Cómo se usa la terapia fotodinámica para el tratamiento del cáncer?

    Como primer paso en el uso de la terapia fotodinámica para el tratamiento del cáncer, se inyecta una sustancia fotosensiblizadora en el torrente sanguíneo. La sustancia es absorbida por células de todo el cuerpo, pero permanece por más tiempo en las células cancerosas que en las células normales. Aproximadamente de 24 a 72 horas después de la inyección (1), cuando la mayor parte de la sustancia ha salido de las células normales pero permanece en las células cancerosas, el tumor se expone a la luz. El fotosensibilizador en el tumor absorbe la luz y produce una forma activa de oxígeno que destruye las células cancerosas cercanas (13).

    Además de eliminar las células cancerosas directamente, la terapia fotodinámica reduce o destruye los tumores de dos maneras (14). El fotosensibilizador puede dañar los vasos sanguíneos del tumor, evitando de este modo que el cáncer reciba los nutrientes necesarios. La terapia fotodinámica puede también activar el sistema inmunitario para que ataque a las células cancerosas.

    La luz que se usa para la terapia fotodinámica puede provenir de un láser o de otras fuentes (2, 5). La luz láser puede ser dirigida a través de cables de fibra óptica (fibras delgadas que transmiten luz) para administrar la luz a áreas dentro del cuerpo (2). Por ejemplo, un cable de fibra óptica puede introducirse mediante un endoscopio (un tubo delgado con luz que se usa para examinar tejidos en el interior del cuerpo) en los pulmones o el esófago para tratar el cáncer en estos órganos. Otras fuentes de luz incluyen diodos emisores de luz (LED), los cuales pueden usarse para tumores en la superficie corporal, tales como los del cáncer de piel (5).

    La terapia fotodinámica normalmente se lleva a cabo como un procedimiento ambulatorio (6). Esta terapia también se puede repetir y usarse con otros tratamientos, como cirugía, radiación o quimioterapia (2).

    La fotoforesis extracorpórea (ECP) es un tipo de terapia fotodinámica en la cual se usa una máquina para recoger las células sanguíneas del paciente, tratarlas fuera del cuerpo con una sustancia fotosensibilizadora, exponerlas a la luz y luego regresarlas al paciente. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (U.S. Food and Drug Administration, FDA) ha aprobado la fotoféresis extracorpórea para ayudar a disminuir la gravedad de los síntomas causados en la piel por el linfoma cutáneo de células T que no ha respondido a otros tratamientos. Se están llevando a cabo estudios para determinar si es posible que la fotoféresis extracorpórea tenga alguna aplicación para otros cánceres de la sangre y también para ayudar a reducir el rechazo después de los trasplantes.

  3. ¿Qué tipos de cáncer se tratan actualmente con la terapia fotodinámica?

    A la fecha, la FDA ha aprobado el medicamento fotosensibilizador llamado porfímero sódico, o Photofrin®, para su uso en la terapia fotodinámica con el objetivo de tratar o aliviar los síntomas del cáncer de esófago y el cáncer de pulmón de células no pequeñas. El porfímero sódico está aprobado para aliviar síntomas de cáncer de esófago cuando el cáncer obstruye el esófago o cuando el cáncer no puede ser tratado de manera satisfactoria solo con la terapia láser. El porfímero sódico se usa para tratar el cáncer de pulmón de células pequeñas en pacientes para los cuales los tratamientos habituales no son apropiados, y para aliviar síntomas en pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas que obstruye las vías respiratorias. En 2003, la FDA aprobó el porfímero sódico para el tratamiento de lesiones precancerosas en pacientes con esófago de Barrett, una enfermedad que puede resultar en cáncer de esófago.

  4. ¿Cuáles son las limitaciones de la terapia fotodinámica?

    La luz necesaria para activar la mayoría de los fotosensibilizadores no puede penetrar más de aproximadamente un tercio de una pulgada de tejido (1 centímetro). Por esta razón, la terapia fotodinámica normalmente se usa para tratar tumores en la piel o justo por debajo de la misma, o en el revestimiento de órganos o cavidades internas (3). La terapia fotodinámica es también menos eficaz para tratar tumores grandes, porque la luz no puede penetrar lo suficiente a través de estos tumores (2, 3, 6). La terapia fotodinámica es un tratamiento local y por lo general no se puede usar para tratar el cáncer que se ha diseminado (metastatizado) (6).

  5. ¿Tiene la terapia fotodinámica alguna complicación o causa efectos secundarios?

    El porfímero sódico hace que la piel y los ojos sean sensibles a la luz durante cerca de 6 semanas después del tratamiento (1, 3, 6). Por lo tanto, se recomienda a los pacientes evitar la luz solar directa o la luz artificial intensa durante al menos 6 semanas.

    Los fotosensibilizadores tienden a acumularse en los tumores y la luz activadora se concentra en el tumor. En consecuencia, el daño al tejido sano es mínimo. Sin embargo, la terapia fotodinámica puede causar quemaduras, inflamación, dolor y cicatrización en el tejido sano cercano (3). Otros efectos secundarios de la terapia fotodinámica están relacionados con el área que se está tratando. Estos pueden incluir tos, dificultad para pasar alimentos, dolor de estómago, dolor al respirar o falta de respiración; estos efectos secundarios suelen ser temporales.

  6. ¿Qué futuro tiene la terapia fotodinámica?

    Los investigadores continúan estudiando maneras de mejorar la eficacia de la terapia fotodinámica y de ampliar su uso a otros tipos de cáncer. Se están llevando a cabo estudios clínicos (estudios de investigación) para evaluar el uso de la terapia fotodinámica en el tratamiento de los cánceres de cerebro, piel, próstata, cuello uterino y cavidad peritoneal (el espacio dentro del abdomen que contiene los intestinos, el estómago y el hígado). Otras investigaciones se concentran en la elaboración de fotosensibilizadores más potentes (1), que se dirijan más específicamente a las células cancerosas (1, 3, 5), y que sean activados por una luz que pueda penetrar el tejido y tratar tumores profundos o grandes (2). Los investigadores están también buscando maneras de mejorar los equipos (1) y la administración de la luz activadora (5).

Bibliografía selecta
  1. Dolmans DE, Fukumura D, Jain RK. Photodynamic therapy for cancer. Nature Reviews Cancer 2003; 3(5):380–387. [PubMed Abstract]
  2. Wilson BC. Photodynamic therapy for cancer: principles. Canadian Journal of Gastroenterology 2002; 16(6):393–396. [PubMed Abstract]
  3. Vrouenraets MB, Visser GW, Snow GB, van Dongen GA. Basic principles, applications in oncology and improved selectivity of photodynamic therapy. Anticancer Research 2003; 23(1B):505–522. [PubMed Abstract]
  4. Dougherty TJ, Gomer CJ, Henderson BW, et al. Photodynamic therapy. Journal of the National Cancer Institute 1998; 90(12):889–905. [PubMed Abstract]
  5. Gudgin Dickson EF, Goyan RL, Pottier RH. New directions in photodynamic therapy. Cellular and Molecular Biology 2002; 48(8):939–954. [PubMed Abstract]
  6. Capella MA, Capella LS. A light in multidrug resistance: photodynamic treatment of multidrug-resistant tumors. Journal of Biomedical Science 2003; 10(4):361–366. [PubMed Abstract]

Este texto puede copiarse o usarse con toda libertad. Sin embargo, agradeceremos que se dé reconocimiento al Instituto Nacional del Cáncer como creador de esta información. El material gráfico puede ser propiedad del artista o del editor por lo que tal vez sea necesaria su autorización para poder usarlo.