In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Hoja Informativa

  • Revisión: 13 de septiembre de 2011

Búsqueda en hojas informativas por palabra clave

Opciones

  • Imprimir página
  • Enviar este documento

Terapia láser para el tratamiento del cáncer

Puntos clave

  • La luz láser puede usarse para eliminar tumores cancerosos o precancerosos o para aliviar los síntomas del cáncer. Generalmente se usa para tratar cánceres en la superficie del cuerpo o en el revestimiento de órganos internos.
  • La terapia láser a menudo se administra mediante un tubo delgado llamado endoscopio, el cual puede introducirse en las aberturas del cuerpo para tratar tumores cancerosos o precancerosos en el interior de la tráquea, el esófago, el estómago o el colon.
  • La terapia láser causa menos sangrado y daño al tejido normal que el que causan los instrumentos quirúrgicos convencionales, y existe menos riesgo de infección.
  • Sin embargo, los efectos de la cirugía láser pueden no ser permanentes, por lo que es posible que la cirugía tenga que repetirse.
  1. ¿Qué es la luz láser?

    La palabra “láser” significa amplificación de luz mediante emisión estimulada de radiación. La luz común, como la proveniente de una bombilla, tiene muchas longitudes de onda y se extiende en todas las direcciones. La luz láser, por otro lado, tiene una longitud de onda específica. Está concentrada en un haz o rayo de luz estrecho y crea una luz de muy alta intensidad. Este rayo de luz potente puede usarse para cortar acero o para dar forma a los diamantes. Debido a que el láser puede enfocarse de manera muy exacta en áreas minúsculas, también puede usarse para trabajo quirúrgico muy preciso o para cortar tejidos (en lugar de un escalpelo o bisturí).

  2. ¿Qué es la terapia láser y cómo se usa en el tratamiento del cáncer?

    La terapia láser usa luz de alta intensidad para tratar el cáncer y otras enfermedades. Los láseres pueden usarse para reducir o destruir tumores o crecimientos precancerosos. Los láseres generalmente se usan para tratar cánceres superficiales (aquellos que están en la superficie del cuerpo o en el revestimiento de órganos internos) como el cáncer de piel de células basales y algunos tipos de cáncer en etapas o estadios muy tempranos de la enfermedad, como los cánceres de cuello uterino, pene, vagina, vulva y el cáncer de pulmón de células no pequeñas.

    Los láseres también pueden usarse para aliviar determinados síntomas del cáncer, como el sangrado o la obstrucción. Por ejemplo, se pueden utilizar para reducir o destruir un tumor que está obstruyendo la tráquea o el esófago de un paciente. También se pueden usar para extirpar pólipos del colon o tumores que están obstruyendo el colon o el estómago.

    La terapia láser puede usarse por si sola, pero en general se combina con otros tratamientos, como cirugía, quimioterapia o radioterapia. Además, el rayo láser puede sellar las terminaciones nerviosas para reducir el dolor después de la cirugía y sellar los vasos linfáticos para reducir la inflamación y limitar la diseminación de células cancerosas.

  3. ¿Cómo se administra la terapia láser al paciente?

    La terapia láser a menudo se administra a través de un endoscopio flexible (un tubo delgado con luz que se usa para examinar tejidos en el interior del cuerpo). El endoscopio está equipado con fibras ópticas (fibras delgadas que transmiten luz). Este instrumento se introduce a través de una abertura del cuerpo, como la boca, la nariz, el ano o la vagina. La luz láser luego se dirige de manera precisa para cortar o destruir un tumor.

    La termoterapia intersticial inducida por láser (LITT), o fotocoagulación intersticial por láser, también usa rayos láser para tratar algunos tipos de cáncer. La LITT es similar a un tratamiento del cáncer llamado hipertermia, el cual usa calor para reducir tumores al dañar o eliminar las células cancerosas. (Hay más información disponible sobre la hipertermia en la hoja informativa del Instituto Nacional del Cáncer, NCI: El uso de la hipertermia en el tratamiento del cáncer). Durante la LITT, se introduce una fibra óptica en el tumor. La luz láser en la punta de la fibra aumenta la temperatura de las células cancerosas y las daña o destruye. La LITT a veces se usa para reducir tumores en el hígado.

    La terapia fotodinámica (PDT) es otro tipo de tratamiento del cáncer que usa rayos láser. En la terapia fotodinámica, se inyecta al paciente un determinado medicamento, llamado fotosensibilizador o sustancia fotosensibilizadora, que es absorbido por las células de todo el cuerpo del paciente. Después de un par de días, la sustancia se encuentra en su mayor parte en las células cancerosas. La luz láser se usa entonces para activar la sustancia y destruir las células cancerosas. Debido a que el fotosensibilizador hace que la piel y los ojos queden sensibles a la luz, se aconseja a los pacientes que eviten la luz solar directa y la luz artificial intensa durante ese tiempo. (Hay más información disponible sobre la terapia fotodinámica en la hoja informativa del NCI: Terapia fotodinámica para el cáncer).

  4. ¿Qué tipos de láser se usan en el tratamiento del cáncer?

    Para tratar el cáncer se usan tres tipos de láser: láser de dióxido de carbono (CO2), láser de argón y láser de neodimio: itrio-aluminio-granate (Nd:YAG). Cada uno de estos láseres puede reducir o destruir tumores y puede usarse con endoscopios.

    Los láseres de dióxido de carbono (CO2) y de argón pueden cortar la superficie de la piel sin entrar en capas más profundas. Por lo tanto, se pueden usar para extirpar cánceres superficiales, como el cáncer de piel. Por el contrario, el láser Nd:YAG generalmente se aplica mediante un endoscopio para tratar órganos internos, tales como el útero, el esófago y el colon.

    La luz láser Nd:YAG puede también viajar a través de fibras ópticas a áreas específicas del cuerpo durante la terapia intersticial inducida por láser (LITT). El láser de argón suele utilizarse para activar los medicamentos que se usan en la terapia fotodinámica.

  5. ¿Cuáles son las ventajas de la terapia láser?

    Los láseres son más precisos que los instrumentos quirúrgicos convencionales (escalpelo o bisturí), por lo que causan menos daño a los tejidos normales. En consecuencia, los pacientes generalmente tienen menos dolor, sangrado, inflamación y cicatrización. Con la terapia láser, las operaciones son normalmente más cortas. De hecho, la terapia láser puede a menudo administrarse a pacientes en forma ambulatoria. A los pacientes les lleva menos tiempo recuperarse después de la cirugía láser, y tienen menos probabilidad de contraer infecciones. Los pacientes deben consultar con su proveedor de atención médica para determinar si la terapia láser es adecuada para ellos.

  6. ¿Cuáles son las desventajas de la terapia láser?

    La terapia láser tiene también varias limitaciones. Los cirujanos deben tener una capacitación especializada antes de poder administrar la terapia láser y se deben seguir precauciones estrictas de seguridad. La terapia láser es costosa y requiere de equipos de gran dimensión. Además, los efectos de la terapia láser pueden no durar por mucho tiempo, de modo que es posible que los médicos tengan que repetir el tratamiento para que un paciente obtenga resultados completos.

  7. ¿Qué depara el futuro para la terapia láser?

    En los estudios clínicos (estudios de investigación), los médicos están usando la terapia láser para tratar cánceres de cerebro y de próstata, entre otros. Para aprender más sobre los estudios clínicos, llame al Servicio de información sobre el Cáncer del NCI al 1–800–422–6237 (1-800-4-CANCER) o visite la página de estudios clínicos del sitio web del NCI.

Este texto puede copiarse o usarse con toda libertad. Sin embargo, agradeceremos que se dé reconocimiento al Instituto Nacional del Cáncer como creador de esta información. El material gráfico puede ser propiedad del artista o del editor por lo que tal vez sea necesaria su autorización para poder usarlo.