Leucemia

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Aspectos generales

La leucemia es un cáncer de las células sanguíneas. La mayoría de las células de la sangre se forman en la médula ósea. En el caso de la leucemia, las células sanguíneas inmaduras se vuelven cancerosas. Estas células no funcionan como deberían y congestionan a las células sanguíneas sanas en la médula ósea.

Los diferentes tipos de leucemia dependen del tipo de célula sanguínea que se vuelve cancerosa. Por ejemplo, la leucemia linfoblástica es un cáncer de los linfoblastos (glóbulos blancos que combaten las infecciones). Los glóbulos blancos son el tipo más común de célula sanguínea que se vuelve cancerosa. Sin embargo, los glóbulos rojos (células que transportan oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo) y las plaquetas (células que coagulan la sangre) también se pueden convertir en cáncer.

La leucemia es más frecuente en los adultos mayores de 55 años, pero también es el cáncer más común en los niños menores de 15 años.

La leucemia puede ser aguda o crónica. La leucemia aguda es un cáncer de crecimiento rápido que generalmente empeora de prisa. La leucemia crónica es un cáncer de crecimiento lento que empeora despacio con el tiempo. El tratamiento y el pronóstico de la leucemia dependen del tipo de célula sanguínea afectada y de que la leucemia sea aguda o crónica.

Anatomía del hueso. El hueso se compone de hueso compacto, hueso esponjoso y médula ósea.