Plantas crucíferas y la prevención del cáncer

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

¿Qué son las plantas crucíferas?

Las plantas crucíferas son una especie del género Brassica. Estas plantas incluyen:

  • Rúgula o arúgula
  • Bok choy  
  • Brócoli
  • Coles o repollitos de Bruselas
  • Col o repollo
  • Coliflor
  • Verduras de hoja verde
  • Rábano picante (horseradish)
  • Col rizada (kale)
  • Rábanos
  • Nabo sueco o naba (rutabaga)
  • Nabos
  • Berro (watercress)
  • Wasabi

¿Por qué los investigadores de cáncer están estudiando las plantas crucíferas?

Las plantas crucíferas son ricas en nutrientes, entre ellos, varios carotenoides (betacaroteno, luteína, zeaxantina); vitaminas C, E y K; folato; y minerales. También son una buena fuente de fibra.  

Además, las plantas crucíferas contienen un grupo de sustancias llamadas glucosinolatos, que son componentes químicos con azufre. Estas sustancias químicas son las responsables del aroma penetrante y el sabor amargo de las plantas crucíferas.

Durante la preparación de las comidas, al masticar y en la digestión, los glucosinolatos de las plantas crucíferas se descomponen para formar compuestos biológicos activos tales como indoles, nitrilos, tiocianatos e isotiocianatos (1). El indol-3-carbinol (un indole) y el sulforafano (un isotiocianato) se han estudiado muy frecuentemente por sus efectos anticancerosos.

Se ha descubierto que los indoles y los isotiocianatos inhiben la formación de cáncer en varios órganos de ratas y ratones, entre ellos, la vejiga, las mamas, el colon, el hígado, los pulmones y el estómago (2, 3). En estudios con animales y en experimentos con células cultivadas en laboratorio se han identificado varias maneras posibles en las que estos compuestos podrían ayudar a prevenir el cáncer:

  • Ayudan a proteger las células de daños al ADN.
  • Ayudan a desactivar carcinógenos.
  • Tienen efectos antivíricos y antibacterianos.
  • Tienen efectos antiinflamatorios.
  • Inducen la muerte celular (apoptosis).
  • Inhiben la formación de vasos sanguíneos tumorales (angiogénesis) y la migración de las células tumorales (necesarias para que ocurra la metástasis).

No obstante, los estudios en seres humanos han mostrado resultados mixtos.

¿Existe evidencia de que las plantas crucíferas pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer en las personas?

Los investigadores han estudiado la posible relación entre el consumo de plantas crucíferas y el riesgo de cáncer. La evidencia científica ha sido evaluada por varios expertos. Los estudios principales sobre cuatro formas comunes de cáncer se describen brevemente a continuación.

  • Cáncer de próstata: En estudios de cohortes realizados en los Países Bajos (4), Estados Unidos (5) y Europa (6) se han examinado una gran variedad de tipos de plantas crucíferas de consumo diario, y se encontró poca o ninguna relación con el riesgo de cáncer de próstata. Sin embargo, en algunos estudios de casos y controles se halló que las personas que consumieron mayores cantidades de plantas crucíferas presentaron un riesgo más bajo de cáncer de próstata (7, 8).
  • Cáncer colorrectal: En estudios de cohortes en Estados Unidos y los Países Bajos no se ha encontrado por lo general una asociación entre el consumo de plantas crucíferas y el riesgo de cáncer colorrectal (9-11). La excepción es un estudio realizado en los Países Bajos—el Netherlands Cohort Study on Diet and Cancer—en el que las mujeres (pero no los hombres) que tenían un alto consumo de plantas crucíferas presentaron un riesgo reducido de cáncer de colon (pero no de recto) (12).
  • Cáncer de pulmón: Los estudios de cohortes en Europa, los Países Bajos y Estados Unidos han tenido resultados variados (13-15). La mayoría de los estudios han encontrado poca relación entre el consumo de plantas crucíferas y el riesgo de cáncer, pero un análisis realizado en EE. UU.—en el cual se usaron los datos del estudio Nurses’ Health y Health Professionals’ Follow-up—indicó que las mujeres que consumieron más de 5 raciones de plantas crucíferas por semana presentaron un riesgo más bajo de cáncer de pulmón (16).
  • Cáncer de seno (mama): En un estudio de casos y controles se halló que las mujeres que consumieron mayores cantidades de plantas crucíferas presentaron un riesgo más bajo de cáncer de seno (17). Un metaanálisis de varios estudios realizados en Estados Unidos, Canadá, Suecia y los Países Bajos no encontró una asociación entre el consumo de plantas crucíferas y el riesgo de cáncer de seno (18). Otro estudio de cohortes de mujeres en Estados Unidos también indicó solo una relación débil con el riesgo de cáncer de seno (19).

Unos pocos estudios han mostrado que los componentes bioactivos de las plantas crucíferas pueden tener efectos beneficiosos en los marcadores biológicos de procesos relacionados con el cáncer en seres humanos. Por ejemplo, un estudio halló que el indol-3-carbinol era más eficaz que un placebo en la reducción del crecimiento de células anormales en la superficie del cuello uterino (20).

A su vez, varios estudios de casos y controles han mostrado que formas específicas de un gen que codifica la enzima glutatión S-transferasa (la cual metaboliza y ayuda a eliminar los isotiocianatos del cuerpo) podrían influir en la relación entre el consumo de plantas crucíferas y el riesgo de cáncer de pulmón y cáncer colorrectal en seres humanos (21-23).

¿Son las plantas crucíferas parte de una alimentación saludable?

Las Guías Alimenticias para los Estadounidenses 2010 del gobierno federal recomiendan consumir una variedad de verduras todos los días. Cada verdura es rica en diferentes tipos de nutrientes.

Las verduras se clasifican en cinco subgrupos: verde oscuro, rojo y anaranjado, frijoles y guisantes (legumbres), con almidón y otras verduras. Las plantas crucíferas están dentro de la categoría llamada "verduras de color verde oscuro" y, también, en la categoría de "otras verduras". Se puede obtener más información sobre verduras y alimentación, incluida la cantidad diaria o semanal que se debe consumir de estos alimentos, en el sitio web Mi plato del Departamento de Agricultura de EE. UU.

El consumo en general de una mayor cantidad de verduras puede brindar protección contra algunas enfermedades, incluidos ciertos tipos de cáncer. Sin embargo, puede ser difícil para los investigadores obtener resultados claros al tratar de diferenciar entre el consumo de plantas crucíferas y de otros alimentos, debido a que los participantes de los estudios pueden tener dificultades para recordar exactamente lo que comieron. Además, es posible que las personas que comen plantas crucíferas, en comparación con las que no lo hacen, muestren una mayor inclinación a tener otros comportamientos saludables que reducen el riesgo de enfermedades. También es posible que algunas personas, debido a sus antecedentes genéticos, metabolicen de manera diferente los isotiocianatos presentes en los alimentos. De todas maneras, los estudios de investigación aún no han identificado un grupo específico de personas que, debido a sus características genéticas, se beneficiarían más que otras del consumo de plantas crucíferas.

Bibliografía selecta
  1. Hayes JD, Kelleher MO, Eggleston IM. The cancer chemopreventive actions of phytochemicals derived from glucosinolates. European Journal of Nutrition 2008;47 Suppl 2:73-88.

    [PubMed Abstract]
  2. Hecht SS. Inhibition of carcinogenesis by isothiocyanates. Drug Metabolism Reviews 2000;32(3-4):395-411.

    [PubMed Abstract]
  3. Murillo G, Mehta RG. Cruciferous vegetables and cancer prevention. Nutrition and Cancer 2001;41(1-2):17-28.

    [PubMed Abstract]
  4. Schuurman AG, Goldbohm RA, Dorant E, van den Brandt PA. Vegetable and fruit consumption and prostate cancer risk: a cohort study in The Netherlands. Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention 1998;7(8):673-680.

    [PubMed Abstract]
  5. Giovannucci E, Rimm EB, Liu Y, Stampfer MJ, Willett WC. A prospective study of cruciferous vegetables and prostate cancer. Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention 2003;12(12):1403-1409.

    [PubMed Abstract]
  6. Key TJ, Allen N, Appleby P, et al. Fruits and vegetables and prostate cancer: no association among 1104 cases in a prospective study of 130544 men in the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC). International Journal of Cancer 2004;109(1):119-124.

    [PubMed Abstract]
  7. Kolonel LN, Hankin JH, Whittemore AS, et al. Vegetables, fruits, legumes and prostate cancer: a multiethnic case-control study. Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention 2000;9(8):795-804.

    [PubMed Abstract]
  8. Jain MG, Hislop GT, Howe GR, Ghadirian P. Plant foods, antioxidants, and prostate cancer risk: findings from case-control studies in Canada. Nutrition and Cancer 1999;34(2):173-184.

    [PubMed Abstract]
  9. McCullough ML, Robertson AS, Chao A, et al. A prospective study of whole grains, fruits, vegetables and colon cancer risk. Cancer Causes & Control 2003;14(10):959-970.

    [PubMed Abstract]
  10. Flood A, Velie EM, Chaterjee N, et al. Fruit and vegetable intakes and the risk of colorectal cancer in the Breast Cancer Detection Demonstration Project follow-up cohort. The American Journal of Clinical Nutrition 2002;75(5):936-943.

    [PubMed Abstract]
  11. Michels KB, Edward Giovannucci, Joshipura KJ, et al. Prospective study of fruit and vegetable consumption and incidence of colon and rectal cancers. Journal of the National Cancer Institute 2000;92(21):1740-1752.

    [PubMed Abstract]
  12. Voorrips LE, Goldbohm RA, van Poppel G, et al. Vegetable and fruit consumption and risks of colon and rectal cancer in a prospective cohort study: The Netherlands Cohort Study on Diet and Cancer. American Journal of Epidemiology 2000;152(11):1081-1092.

    [PubMed Abstract]
  13. Neuhouser ML, Patterson RE, Thornquist MD, et al. Fruits and vegetables are associated with lower lung cancer risk only in the placebo arm of the beta-carotene and retinol efficacy trial (CARET). Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention 2003;12(4):350-358.

    [PubMed Abstract]
  14. Voorrips LE, Goldbohm RA, Verhoeven DT, et al. Vegetable and fruit consumption and lung cancer risk in the Netherlands Cohort Study on diet and cancer. Cancer Causes and Control 2000;11(2):101-115.

    [PubMed Abstract]
  15. Chow WH, Schuman LM, McLaughlin JK, et al. A cohort study of tobacco use, diet, occupation, and lung cancer mortality. Cancer Causes and Control 1992;3(3):247-254.

    [PubMed Abstract]
  16. Feskanich D, Ziegler RG, Michaud DS, et al. Prospective study of fruit and vegetable consumption and risk of lung cancer among men and women. Journal of the National Cancer Institute 2000;92(22):1812-1823.

    [PubMed Abstract]
  17. Terry P, Wolk A, Persson I, Magnusson C. Brassica vegetables and breast cancer risk. JAMA 2001;285(23):2975-2977.

    [PubMed Abstract]
  18. Smith-Warner SA, Spiegelman D, Yaun SS, et al. Intake of fruits and vegetables and risk of breast cancer: a pooled analysis of cohort studies. JAMA 2001;285(6):769-776.

    [PubMed Abstract]
  19. Zhang S, Hunter DJ, Forman MR, et al. Dietary carotenoids and vitamins A, C, and E and risk of breast cancer. Journal of the National Cancer Institute 1999;91(6):547-556.

    [PubMed Abstract]
  20. Bell MC, Crowley-Nowick P, Bradlow HL, et al. Placebo-controlled trial of indole-3-carbinol in the treatment of CIN. Gynecologic Oncology 2000;78(2):123-129.

    [PubMed Abstract]
  21. Epplein M, Wilkens LR, Tiirikainen M, et al. Urinary isothiocyanates; glutathione S-transferase M1, T1, and P1 polymorphisms; and risk of colorectal cancer: the Multiethnic Cohort Study. Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention 2009;18(1):314-320.

    [PubMed Abstract]
  22. London SJ, Yuan JM, Chung FL, et al. Isothiocyanates, glutathione S-transferase M1 and T1 polymorphisms, and lung-cancer risk: a prospective study of men in Shanghai, China. Lancet 2000;356(9231):724-729.

    [PubMed Abstract]
  23. Yang G, Gao YT, Shu XO, et al. Isothiocyanate exposure, glutathione S-transferase polymorphisms, and colorectal cancer risk. American Journal of Clinical Nutrition 2010;91(3):704-711.

    [PubMed Abstract]
  • Revisión: 7 de junio de 2012

Este texto puede copiarse o usarse con toda libertad. Sin embargo, agradeceremos que se dé reconocimiento al Instituto Nacional del Cáncer como creador de esta información. El material gráfico puede ser propiedad del artista o del editor por lo que tal vez sea necesaria su autorización para poder usarlo.