Estrés psicológico y el cáncer

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

¿Qué es el estrés psicológico?

El estrés psicológico describe lo que la persona siente cuando está bajo presión mental, física o emocional. Aunque es normal presentar cierto estrés psicológico de vez en cuando, las personas que presentan altos grados de estrés psicológico o que lo experimentan en forma repetida por largo tiempo pueden tener problemas de salud (mentales o físicos).

El estrés puede ser causado tanto por las responsabilidades cotidianas y las actividades de rutina, como por situaciones menos comunes, tales como un trauma o una enfermedad propia o de un familiar cercano. Cuando las gente siente que no puede manejar o controlar los cambios causados por el cáncer o por las actividades de la vida normal, siente angustia. Se ha reconocido cada vez más que la angustia es un factor que  puede reducir la calidad de vida de los pacientes con cáncer. Existe incluso cierta evidencia que indica que la angustia extrema está asociada con peores resultados clínicos. Hay pautas clínicas disponibles para ayudar a los médicos y a los enfermeros a evaluar los grados de angustia y a ayudar a los pacientes a manejarlos.

Esta hoja informativa proporciona una introducción general al estrés que la gente puede presentar al enfrentarse al cáncer. Se puede encontrar información más detallada sobre situaciones psicológicas específicas relacionadas con el estrés en las secciones de Recursos relacionados y de Bibliografía selecta al final de esta hoja informativa.

¿Cómo reacciona el cuerpo al estrés?

El cuerpo reacciona a la presión física, mental o emocional liberando hormonas de estrés (como epinefrina y norepinefrina) que aumentan la presión arterial, aceleran el ritmo cardíaco y elevan las concentraciones de azúcar (glucosa) en la sangre. Estos cambios ayudan a la persona a actuar con mayor fuerza y rapidez para escapar de una amenaza percibida.

Las investigaciones han demostrado que la gente que experimenta estrés intenso y prolongado (es decir, crónico) puede tener problemas digestivos, urinarios, de fecundidad y de un sistema inmunitario debilitado. Las personas que presentan estrés crónico son también más susceptibles de contraer infecciones virales tales como gripe (flu) o resfriado común y de tener dolores de cabeza, problemas para dormir, depresión y ansiedad.

¿Puede el estrés psicológico causar cáncer?

Si bien el estrés puede causar una serie de problemas físicos de salud, es débil la evidencia de que pueda causar cáncer. Algunos estudios han indicado una relación entre varios factores psicológicos y un mayor riesgo de cáncer; sin embargo, no es así con otros estudios.

Las relaciones aparentes entre el estrés psicológico y el cáncer podrían manifestarse de diversas maneras. Por ejemplo, la gente con estrés puede adoptar ciertos hábitos, como fumar, comer en exceso o beber alcohol, lo cual aumenta el riesgo de la persona de padecer cáncer. O bien, alguien con un familiar con cáncer puede tener un riego mayor de padecer cáncer debido a un factor hereditario compartido de riesgo, no por el estrés resultante del diagnóstico del familiar.

¿Cómo afecta el estrés psicológico a las personas que tienen cáncer?

Los efectos físicos, emocionales y sociales de la enfermedad pueden resultar estresantes para las personas con cáncer. Quienes tratan de controlar el estrés adoptando comportamientos riesgosos, como fumar o tomar alcohol, o quienes se vuelven más sedentarios pueden tener una peor calidad de vida después del tratamiento del cáncer. Por el contrario, se ha demostrado que las personas que usan estrategias eficaces de superación para manejar el estrés, tales como técnicas de relajación y de manejo del estrés, tienen grados más bajos de depresión, de ansiedad y de síntomas relacionados con el cáncer y su tratamiento. Sin embargo, no hay evidencia de que un control exitoso del estrés psicológico mejore la supervivencia al cáncer.

La evidencia de estudios experimentales sí indican que el estrés psicológico puede afectar la capacidad que tiene un tumor para crecer y diseminarse. Por ejemplo, algunos estudios han mostrado que cuando los ratones portadores de tumores humanos estaban confinados o aislados de otros ratones—situaciones que aumentan el estrés—sus tumores tenían más probabilidad de crecer y de diseminarse (tener metástasis). En un conjunto de experimentos, los tumores trasplantados a tejidos adiposos mamarios de ratones tuvieron índices mucho mayores de diseminación a los pulmones y a los ganglios linfáticos si los ratones estaban estresados crónicamente que si no lo estaban. Estudios en células cancerosas de ratones y de seres humanos cultivadas en el laboratorio han encontrado que la hormona de estrés norepinefrina, la cual es parte del sistema de reacción de combate o de escape que tiene el cuerpo, puede promover la angiogénesis y la metástasis.

En otro estudio, a las mujeres con cáncer de seno (mama) triple negativo que habían sido tratadas con quimioterapia neoadyuvante se les preguntó sobre su uso de bloqueadores beta, los cuales son medicamentos que interfieren con determinadas hormonas de estrés, antes y durante la quimioterapia. Las mujeres que dijeron usar bloqueadores beta tuvieron una mejor posibilidad de sobrevivir a su tratamiento de cáncer sin una recidiva (regreso del cáncer) que las mujeres que no reportaron el uso de bloqueadores beta. Sin embargo, no hubo diferencia entre los grupos en cuanto a la supervivencia general.

Aunque todavía no existe evidencia sólida de que el estrés afecta directamente los resultados del cáncer, algunos datos indican que los pacientes pueden presentar una sensación de impotencia o de desesperación cuando el estrés se vuelve abrumador. Esta respuesta se asocia con índices más altos de mortalidad, aunque el mecanismo para que esto ocurra no está claro. Puede ser que las personas que se sienten impotentes o sin esperanza no busquen un tratamiento cuando se enferman, que se den por vencidas antes de tiempo o que no sigan una terapia posiblemente útil, que adopten comportamientos riesgosos como el consumo de drogas o que no mantengan un estilo de vida saludable, lo cual resulta en una muerte prematura.

¿Cómo pueden las personas que tienen cáncer aprender a sobrellevar el estrés psicológico?

El apoyo social y emocional puede ayudar a los pacientes a aprender a sobrellevar el estrés psicológico. Dicho apoyo puede reducir los grados de depresión, de ansiedad y los síntomas relacionados con la enfermedad y el tratamiento en los pacientes. Algunos métodos pueden incluir los siguientes:

Se puede encontrar más información sobre cómo los pacientes con cáncer pueden superar el estrés en los resúmenes de PDQ® en la lista de la sección de Recursos relacionados al final de esta hoja informativa.

Algunas organizaciones de expertos recomiendan que todos los pacientes con cáncer se hagan exámenes de detección para ver si padecen angustia al comienzo del tratamiento. Otros también recomiendan volver a hacer exámenes de detección en puntos críticos durante el curso del tratamiento. Los proveedores de atención médica pueden usar una serie de herramientas de detección, tales como una escala o cuestionario de angustia, para determinar si los pacientes con cáncer necesitan ayuda para manejar sus emociones y otras cuestiones prácticas. Los pacientes que muestran angustia (o sufrimiento emocional) moderada o grave son generalmente derivados a los recursos apropiados tales como a un psicólogo clínico, a un trabajador social, a un capellán o a un psiquiatra.

Bibliografía selecta
  1. Artherholt SB, Fann JR. Psychosocial care in cancer. Current Psychiatry Reports 2012;14(1):23-29.

    [PubMed Abstract]
  2. Fashoyin-Aje LA, Martinez KA, Dy SM. New patient-centered care standards from the Commission on Cancer: opportunities and challenges. Journal of Supportive Oncology 2012; e-pub ahead of print March 20, 2012.

    [PubMed Abstract]
  3. Lutgendorf SK, DeGeest K, Dahmoush L, et al. Social isolation is associated with elevated tumor norepinephrine in ovarian carcinoma patients. Brain, Behavior, and Immunity 2011;25(2):250-255.

    [PubMed Abstract]
  4. Lutgendorf SK, Sood AK, Anderson B, et al. Social support, psychological distress, and natural killer cell activity in ovarian cancer. Journal of Clinical Oncology 2005;23(28):7105-7113.

    [PubMed Abstract]
  5. Lutgendorf SK, Sood AK, Antoni MH. Host factors and cancer progression: biobehavioral signaling pathways and interventions. Journal of Clinical Oncology 2010;28(26):4094-4099.

    [PubMed Abstract]
  6. McDonald PG, Antoni MH, Lutgendorf SK, et al. A biobehavioral perspective of tumor biology. Discovery Medicine 2005;5(30):520-526.

    [PubMed Abstract]
  7. Melhem-Bertrandt A, Chavez-Macgregor M, Lei X, et al. Beta-blocker use is associated with improved relapse-free survival in patients with triple-negative breast cancer. Journal of Clinical Oncology 2011;29(19):2645-2652.

    [PubMed Abstract]
  8. Moreno-Smith M, Lutgendorf SK, Sood AK. Impact of stress on cancer metastasis. Future Oncology 2010;6(12):1863-1881.

    [PubMed Abstract]
  9. Segerstrom SC, Miller GE. Psychological stress and the human immune system: a meta-analytic study of 30 years of inquiry. Psychological Bulletin 2004;130(4):601-630.

    [PubMed Abstract]
  10. Sloan EK, Priceman SJ, Cox BF, et al. The sympathetic nervous system induces a metastatic switch in primary breast cancer. Cancer Research 2010;70(18):7042-7052.

    [PubMed Abstract]
  • Revisión: 10 de diciembre de 2012

Este texto puede copiarse o usarse con toda libertad. Sin embargo, agradeceremos que se dé reconocimiento al Instituto Nacional del Cáncer como creador de esta información. El material gráfico puede ser propiedad del artista o del editor por lo que tal vez sea necesaria su autorización para poder usarlo.