In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

La espiritualidad en el tratamiento del cáncer (PDQ®)

  • Actualizado: 3 de julio de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Detección y evaluación de inquietudes espirituales

Medidas estandarizadas para la evaluación
Instrumentos para la entrevista

La referencia a inquietudes espirituales con los pacientes puede lograrse mediante los siguientes enfoques:[1,2]

  • Aguardar a que el paciente mencione inquietudes espirituales.

  • Solicitar al paciente que complete una evaluación escrita.

  • Solicitar al médico que realice una consulta o evaluación espiritual indicando su apertura a una conversación.

Estos enfoques tienen valor y limitaciones potenciales diferentes. Los pacientes tal vez se rehúsen a hacer referencia a cuestiones espirituales y destaquen que prefieren esperar a que el profesional mencione el tema. Los instrumentos estandarizados para la evaluación varían, se han diseñado en general para propósitos de investigación y necesitan ser examinadas y utilizadas adecuadamente por el profesional. A menos que los médicos estén específicamente capacitados para abordar dichos temas, tal vez sientan incomodidad para mencionar cuestiones espirituales con los pacientes.[3] No obstante, una cantidad creciente de modelos se están tornando disponibles para el uso y la capacitación de médicos.[4]

Numerosos instrumentos de evaluación son pertinentes para llevar adelante una evaluación religiosa y espiritual. El Cuadro 1 resume una selección de instrumentos de evaluación. Deben tenerse en cuenta varios factores antes de seleccionar un instrumento de evaluación:

  • Núcleo de la evaluación (práctica religiosa o bienestar y sufrimiento espiritual).

  • Propósito de la evaluación (por ejemplo, examen para detectar sufrimiento en lugar de evaluación de todos los pacientes como parte de la atención).

  • Modalidad de la evaluación (entrevista o cuestionario).

  • Viabilidad de la evaluación (carga del personal y el paciente).

El límite entre evaluación e intervención no es claro y el paciente puede sentir que la consulta simplemente sobre un ámbito como adaptación religiosa o espiritual es una apertura para exploración adicional y validación de la importancia de esta experiencia. Datos probatorios indican que solo una proporción muy pequeña de pacientes sentirá que la consulta es indiscreta y angustiante. Enfoques clave a la evaluación se analizan brevemente a continuación; características pertinentes se resumen en el Cuadro 1.

Medidas estandarizadas para la evaluación

Se puede administrar a los pacientes una de las muchas medidas para completar por escrito de evaluación de necesidades religiosas y espirituales. Estas medidas tienen la ventaja de ser autoadministradas; no obstante, se diseñaron principalmente como instrumentos de investigación y no se entiende claramente su función para propósitos de la evaluación clínica. Estas medidas pueden ser útiles para abrir el área a explorar, establecer índices básicos de participación religiosa o bienestar espiritual (o sufrimiento espiritual). La mayoría presume también una creencia en Dios y, por tanto, puede parecer inapropiado para un paciente ateo o agnóstico, quien tal vez posea orientación espiritual. Todas las medidas se han sometido a varios grados de desarrollo psicométrico y la mayoría está siendo utilizada en investigaciones de la relación entre religión o espiritualidad, índices de salud y ajuste a la enfermedad.

  • Índice de Religiosidad de Duke (IRD). El IRD (o DUREL) [5][Grado de comprobación: II][6] es breve (cinco puntos) y posee propiedades psicométricas razonables [5] examinadas en pacientes de cáncer. Se utiliza mejor como indicador de participación religiosa en lugar de espiritualidad y guarda correlaciones bajas o modestas con el bienestar psicosocial.

  • Inventario de Creencias (SBI-15R). El SBI-15R [7][Grado de comprobación: II] se ha sometido al desarrollo psicométrico minucioso y mide los dos dominios siguientes:
    1. Existencia e importancia de creencias y prácticas religiosas y espirituales.

    2. Valor del apoyo de una comunidad religiosa y espiritual. Las preguntas están bien formuladas y pueden constituir un buen punto inicial para mayor tratamiento y exploración.

    Las preguntas están bien formuladas y pueden constituir un buen punto inicial para mayor tratamiento y exploración.

  • Medición Breve de la Adaptación Religiosa (RCOPE). El RCOPE breve [8][Grado de comprobación: II] tiene dos dimensiones: adaptación religiosa positiva y adaptación religiosa negativa, con cinco puntos cada una. El segundo factor parece identificar de manera exclusiva un aspecto muy importante de la adaptación espiritual, es decir, el grado en el que una persona manifiesta conflicto, culpa propia o ira hacia Dios. Un formulario más extenso de la escala, con dimensiones adicionales, sería adecuado para una evaluación más integral de inquietudes religiosas y espirituales. El desarrollo psicométrico es alto. Mientras que los puntajes altos en cuanto a lidiar negativamente con los asuntos religiosos son inusuales, estos son particularmente determinantes al predecir una adaptación precaria a la enfermedad.[9]

  • Evaluación Terapéutica Funcional para Enfermedades Crónicas—Bienestar Espiritual (FACIT-Sp).[10] FACIT-Sp forma parte de la serie sobre calidad de vida de la Evaluación Funcional de la Terapia Oncológica (FACT) utilizada de manera generalizada.[11] Se formuló con la base de una población oncológica étnicamente diversa y contiene 12 puntos y 2 factores (fe, propósito y paz), con propiedades psicométricas de buenas a excelentes; aunque algunas pruebas indican que un propósito más profundo y la paz interior se pueden identificar como dos factores separados, tales identificaciones no parecen mejorar de forma sustancial las relaciones con otros indicadores de bienestar.[12] Una característica de esta escala es que la forma en que se expresan los puntos no presume creencia en Dios. En consecuencia, tanto un ateo como un agnóstico puede completarla sin inconvenientes, pero aprovecha ambas dimensiones de la religiosidad tradicional (factor de fe) y dimensiones espirituales (factor de propósito y paz). Se ha demostrado que el factor de propósito y la paz guardan unas relaciones especialmente sólidas con la adaptación psicológica, en el sentido que las personas que alcanzan un alto grado en esta escala seguramente responderán en general que disfrutan de la vida a pesar del cansancio crónico o el dolor, son menos propensos a desear una muerte apresurada al finalizar su vida,[13][Grado de comprobación: II] y notifican una mejor adaptación psicosocial y específica de la enfermedad [14-16] y dan cuenta de grados inferiores en cuanto al sentimiento de desamparo y desesperanza.[16] Estas relaciones han mostrado ser independientes de otros indicadores de adaptación, sustentando el valor de añadir una evaluación a esta dimensión a las normas de evaluación de la calidad de vida.[10,16] Las puntuaciones totales en el FACIT-Sp tuvieron una correlación alta con el transcurso del tiempo (27 semanas) con una escala análoga lineal de 10 puntos de bienestar espiritual en una muestra de pacientes de cáncer en estadio avanzado. La escala lineal (Spiritual Well-Being Linear Analogue Self-Assessment [SWB LASA]) estaba redactada así, "¿Cómo describiría su bienestar espiritual general? Las clasificaciones fueron de 0 (tan mal como puede ser) a 10 (tan bueno como puede ser).[17]

  • Escala de transformación espiritual (STS).[18] El STS es un instrumento que consiste en 40 puntos para medir los cambios en el ejercicio espiritual luego de un diagnóstico de cáncer. Contiene dos subescalas: Crecimiento espiritual (SG) y Declive espiritual (SD). El factor SG se correlaciona en gran manera con el RCOPE Positivo r = 0,71) y el Post-traumatic Growth inventory r = 0,68), mientras que el factor SD se correlaciona con RCOPE Negativo r = 0,56) y el Center for Epidemiologic Studies Depression Scale (CES-D) r = 0,40). Los análisis muestran que las STS son responsables de las variaciones adicionales en la depresión, otras medidas de adaptación (Positive and Negative Affect Schedule [PANAS]), y el Daily Spiritual Experience Scale.[18] Los individuos en los últimos estadios de la enfermedad (estadios III o IV) presentaron puntajes más altos en cuanto al SG al igual que los individuos que presentaron recidiva en vez de un diagnóstico nuevo. Los individuos con los puntajes más altos de SD tuvieron mayores probabilidades de no haberse graduado de la escuela secundaria. Un punto fuerte de esta escala que se considera único, es que es específico en cuanto a los cambios en la espiritualidad a partir del diagnóstico; la forma en que se parafrasean los diferentes puntos resulta por lo general apropiada para individuos que se identifican como espirituales en vez de religiosos. Entre las limitaciones de esta escala es que los cambios hasta la fecha incluye casi en su totalidad a personas que observan el cristianismo, con muy pocas minorías en las muestras.

Instrumentos para la entrevista

A continuación se mencionan herramientas semiestructuradas para la entrevista, diseñadas con el propósito de facilitar una exploración de creencias religiosas y experiencias o cuestiones espirituales a cargo del médico u otro prestador de atención de la salud. Los instrumentos siguen el enfoque de la historia espiritual y tienen la ventaja de entablar un diálogo con el paciente, identificar ámbitos posibles de preocupación, e indicar la necesidad de suministrar recursos adicionales como derivación a un capellán o grupo de apoyo. Sin embargo, estos enfoques no se han investigado sistemáticamente como medidas empíricas o índices de religiosidad o de bienestar o aflicción espiritual.

  • El Enfoque ESPIRITual.[19] SPIRIT es una sigla para los seis dominios explorados por este instrumento: S, sistema de creencias espirituales; P, personalización de la espiritualidad; I, integración a una comunidad espiritual; R, rituales, restricciones y otras prácticas; I, implicaciones de la atención médica; T, término del ciclo vital y su planificación. Los 6 dominios son cubiertos por 22 elementos, los cuales llevan solo 10 a 15 minutos o se pueden integrar a una serie de entrevistas generales en el curso de varias citas. Una ventaja de este instrumento es la cantidad de preguntas sobre tratamiento de enfermedad grave y comprensión de la manera en que las creencias religiosas del paciente repercuten en las decisiones sobre atención.

  • Fe, Importancia e Influencia, Comunidad y Enfoque sobre la Vida Espiritual (FICA).[1,20] FICA es una sigla para Fe, Importancia/Influencia, Comunidad y Enfoque sobre la vida espiritual, con un conjunto de preguntas a fin de explorar cada área (por ejemplo, ¿Cuál es su fe? ¿Cuán importante es? ¿Pertenece a una comunidad religiosa? ¿Cómo le gustaría que yo, como profesional de la salud aborde estos temas en cuanto a su tratamiento?). Si bien se formuló como un instrumento para la historia espiritual utilizable en entornos de atención primaria, es aplicable a cualquier población de pacientes. La simplicidad relativa del enfoque ha llevado a su adopción por parte de muchas facultades de medicina.

Cuadro 1. Evaluación de la religión y la espiritualidad en los pacientes de cáncer
Instrumento Creador Propósito/ foco/ subescala (no.)  ¿Específica para pacientes de cáncer? Grado de desarrollo psicométrico Duración/otras características/ comentarios  
Inventario de Creencias (SBI-15R) [7]Holland et al.Dos factores: creencias/ experiencia(10); apoyo social religioso (5)AltoCuatro elementos presumen fe en Dios
IRD/DUREL [5]Sherman et al.Participación religiosa (5)Moderado
FACIT-Sp [10,15]Brady et al.; PetermanDos factores: propósito y paz (8), fe (4)Alto. Datos limitados para la validación cruzada.Parte de la serie sobre calidad de vida FACT-G [11]
RCOPE Breve [8]Pargament et al.Dos factores: adaptación positiva; adaptación negativa o sufrimientoNoMuy alto
Escala Multidimensional de Fetzer [21]FetzerSubescalas múltiplesNoAlto. En desarrollo.
FICA: Enfoque espiritual [1]Puchalski et al.Historia espiritual breveNoBajoEvaluación de la entrevista por MD
SPIRIT [19]MaugansEntrevista profunda con preguntas guiadasNoBajoEvaluación de entrevista MD
Spiritual Transformation Scale (STS) [18]Cole et al.Dos factores: Crecimiento espiritual y Declive espiritualSiModeradoCuarenta puntos. Que resultan únicos en la evaluación de los cambios de la vivencia espiritual luego de un diagnóstico de cáncer.

Bibliografía
  1. Puchalski C, Romer AL: Taking a spiritual history allows clinicians to understand patients more fully. J Palliat Med 3(1): 129-137, 2000. 

  2. Kristeller JL, Zumbrun CS, Schilling RF: 'I would if I could': how oncologists and oncology nurses address spiritual distress in cancer patients. Psychooncology 8 (5): 451-8, 1999 Sep-Oct.  [PUBMED Abstract]

  3. Sloan RP, Bagiella E, VandeCreek L, et al.: Should physicians prescribe religious activities? N Engl J Med 342 (25): 1913-6, 2000.  [PUBMED Abstract]

  4. Puchalski CM, Larson DB: Developing curricula in spirituality and medicine. Acad Med 73 (9): 970-4, 1998.  [PUBMED Abstract]

  5. Sherman AC, Plante TG, Simonton S, et al.: A multidimensional measure of religious involvement for cancer patients: the Duke Religious Index. Support Care Cancer 8 (2): 102-9, 2000.  [PUBMED Abstract]

  6. Koenig H, Parkerson GR Jr, Meador KG: Religion index for psychiatric research. Am J Psychiatry 154 (6): 885-6, 1997.  [PUBMED Abstract]

  7. Holland JC, Kash KM, Passik S, et al.: A brief spiritual beliefs inventory for use in quality of life research in life-threatening illness. Psychooncology 7 (6): 460-9, 1998 Nov-Dec.  [PUBMED Abstract]

  8. Pargament KI, Smith BW, Koenig HG, et al.: Patterns of positive and negative religious coping with major life stressors. J Sci Study Relig 37 (4): 710-24, 1998. 

  9. Hills J, Paice JA, Cameron JR, et al.: Spirituality and distress in palliative care consultation. J Palliat Med 8 (4): 782-8, 2005.  [PUBMED Abstract]

  10. Brady MJ, Peterman AH, Fitchett G, et al.: A case for including spirituality in quality of life measurement in oncology. Psychooncology 8 (5): 417-28, 1999 Sep-Oct.  [PUBMED Abstract]

  11. Cella DF, Tulsky DS, Gray G, et al.: The Functional Assessment of Cancer Therapy scale: development and validation of the general measure. J Clin Oncol 11 (3): 570-9, 1993.  [PUBMED Abstract]

  12. Canada AL, Murphy PE, Fitchett G, et al.: A 3-factor model for the FACIT-Sp. Psychooncology 17 (9): 908-16, 2008.  [PUBMED Abstract]

  13. O'Mahony S, Goulet J, Kornblith A, et al.: Desire for hastened death, cancer pain and depression: report of a longitudinal observational study. J Pain Symptom Manage 29 (5): 446-57, 2005.  [PUBMED Abstract]

  14. Krupski TL, Saigal CS, Hanley J, et al.: Patterns of care for men with prostate cancer after failure of primary treatment. Cancer 107 (2): 258-65, 2006.  [PUBMED Abstract]

  15. Peterman AH, Fitchett G, Brady MJ, et al.: Measuring spiritual well-being in people with cancer: the functional assessment of chronic illness therapy--Spiritual Well-being Scale (FACIT-Sp). Ann Behav Med 24 (1): 49-58, 2002 Winter.  [PUBMED Abstract]

  16. Whitford HS, Olver IN, Peterson MJ: Spirituality as a core domain in the assessment of quality of life in oncology. Psychooncology 17 (11): 1121-8, 2008.  [PUBMED Abstract]

  17. Johnson ME, Piderman KM, Sloan JA, et al.: Measuring spiritual quality of life in patients with cancer. J Support Oncol 5 (9): 437-42, 2007.  [PUBMED Abstract]

  18. Cole BS, Hopkins CM, Tisak J, et al.: Assessing spiritual growth and spiritual decline following a diagnosis of cancer: reliability and validity of the spiritual transformation scale. Psychooncology 17 (2): 112-21, 2008.  [PUBMED Abstract]

  19. Maugans TA: The SPIRITual history. Arch Fam Med 5 (1): 11-6, 1996.  [PUBMED Abstract]

  20. Borneman T, Ferrell B, Puchalski CM: Evaluation of the FICA Tool for Spiritual Assessment. J Pain Symptom Manage 40 (2): 163-73, 2010.  [PUBMED Abstract]

  21. Multidimensional Measurement of Religiousness/Spirituality for Use in Health Research: A Report of the Fetzer Institute/National Institute on Aging Working Group. Kalamazoo, Mich: Fetzer Institute, 1999.