¿Prequntas sobre el cáncer?

Fatiga (PDQ®)

Versión para pacientes

Causas de la fatiga en los pacientes de cáncer

La fatiga en los pacientes con cáncer puede tener más de una causa.

Los médicos no conocen todas las razones por las que los pacientes de cáncer tienen fatiga. Muchas afecciones pueden causar fatiga al mismo tiempo.

La fatiga en los pacientes de cáncer puede tener las siguientes causas:

La fatiga es común en las personas con cáncer avanzado que no están recibiendo tratamiento.

No se sabe por qué los tratamientos del cáncer causan fatiga.

Los médicos están tratando de conocer más a fondo por qué los tratamientos del cáncer, como la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia causan fatiga. Algunos estudios muestran que las causas de la fatiga son las siguientes:

  • Necesidad de energía adicional para reparar y curar el tejido del cuerpo dañado por el tratamiento.
  • Acumulación de las sustancias tóxicas que quedan en el cuerpo después de que el tratamiento del cáncer destruye las células cancerosas.
  • Efecto de la terapia biológica en el sistema inmunitario.
  • Cambios en el ciclo de sueño y vigilia del cuerpo.

Cuando empieza el tratamiento del cáncer, muchos pacientes ya están cansados por las pruebas médicas, la cirugía y la tensión emocional de hacer frente al diagnóstico del cáncer. Después de que empieza el tratamiento, la fatiga puede empeorar. Los pacientes que son mayores, tienen cáncer avanzado o reciben más de un tipo de tratamiento (por ejemplo, quimioterapia y radioterapia) tienen mayores probabilidades de sufrir de fatiga a largo plazo.

Los distintos tratamientos para el cáncer tienen diferentes efectos en el grado de energía del paciente. El tipo y el plan de los tratamientos pueden afectar el grado de fatiga que causa el tratamiento del cáncer.

Fatiga por causa de la quimioterapia

Los pacientes que recibieron quimioterapia habitualmente sienten mayor fatiga en los días posteriores a cada tratamiento. Luego, la fatiga disminuye hasta el próximo tratamiento. La fatiga por lo general aumenta con cada curso. En algunos estudios se observó que los pacientes tienen la fatiga más grave aproximadamente en el período intermedio de todos los cursos de quimioterapia. La fatiga disminuye después que la quimioterapia termina, pero los pacientes pueden no sentir que volvieron a la normalidad hasta un mes o más después del último tratamiento. Muchos pacientes se sienten fatigados durante meses o años después que termina el tratamiento.

La fatiga durante la quimioterapia puede aumentar por las siguientes razones:

  • Dolor.
  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Anemia. Algunos tipos de quimioterapia impiden que la médula ósea elabore suficientes glóbulos rojos nuevos; esto causa anemia (demasiado pocos glóbulos rojos para llevar oxígeno al cuerpo).
  • Falta de sueño a causa de algunos medicamentos contra el cáncer.

Fatiga por causa de la radioterapia

Muchos pacientes que reciben radioterapia tienen una fatiga que les impide ser tan activos como quisieran. Después de que empieza la radioterapia, la fatiga habitualmente aumenta hasta la mitad del curso de tratamiento y se mantiene más o menos igual hasta el final del tratamiento. Para muchos pacientes, la fatiga mejora después de que se interrumpe la radioterapia. Sin embargo, para algunos pacientes la fatiga durará hasta meses o años después de terminar el tratamiento. Algunos pacientes nunca recuperan la misma cantidad de energía que tenían antes del tratamiento.

La fatiga relacionada con el cáncer se estudió en pacientes de cáncer de mama y cáncer de próstata. La cantidad de fatiga que sintieron y la hora del día en que la fatiga fue peor, fue diferente para muchos pacientes.

En los hombres con cáncer de próstata, la fatiga aumentó cuando tenían los siguientes síntomas antes de comenzar la radioterapia:

  • Falta de sueño.
  • Depresión.

En las mujeres con cáncer de mama, la fatiga aumentó por las siguientes razones:

  • Trabajar mientras se recibe radioterapia.
  • Tener los hijos en el hogar.
  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Dificultad para dormir.
  • Ser joven.
  • Poco peso corporal.
  • Sufrir de un cáncer en estadio avanzado u otras afecciones.

Fatiga por causa de la terapia biológica

La terapia biológica a menudo causa síntomas similares a la gripe. Estos síntomas incluyen cansancio físico y mental, fiebre, escalofríos, dolor muscular, dolor de cabeza y no sentirse bien en general. Algunos pacientes también pueden tener problemas para pensar con claridad. Los síntomas de fatiga dependen del tipo de terapia biológica que se usa.

Fatiga por causa de la cirugía

La fatiga es a menudo un efecto secundario de la cirugía, pero los pacientes habitualmente se sienten mejor con el tiempo. Sin embargo, la fatiga causada por la cirugía puede ser peor cuando esta se combina con otros tratamientos para el cáncer.

La anemia es una causa común de fatiga.

La anemia afecta al grado de energía y la calidad de vida del paciente. La anemia puede ser el resultado de los siguientes factores:

  • El cáncer.
  • Los tratamientos para el cáncer.
  • Una afección que no se relaciona con el cáncer.

Los efectos de la anemia dependen de los siguientes factores:

  • La rapidez con que se presenta la anemia.
  • La edad del paciente.
  • La cantidad de plasma (líquido que forma parte de la sangre) en la sangre del paciente.
  • Otras afecciones que tenga el paciente.

Los efectos secundarios relacionados con la nutrición pueden causar o aumentar la fatiga.

La energía del cuerpo viene de los alimentos. Se puede presentar fatiga si el cuerpo no recibe suficientes alimentos para darle al cuerpo la energía que este necesita. Para muchos pacientes, los efectos del cáncer y los tratamientos para el cáncer hacen difícil que coman bien. En las personas con cáncer, hay tres factores principales que pueden afectar a la nutrición:

  • Un cambio en la manera en que el cuerpo puede usar los alimentos. Un paciente puede comer la misma cantidad que antes de tener cáncer, pero quizás el cuerpo no pueda absorber y usar todos los nutrientes de los alimentos. Esto se debe al cáncer o su tratamiento.
  • Una disminución de la cantidad de alimentos que se comen debido al poco apetito, las náuseas, los vómitos, la diarrea o un bloqueo intestinal.
  • Un aumento de la cantidad de energía que necesita el cuerpo debido al crecimiento de un tumor, una infección, fiebre o falta de aliento.

La ansiedad y la depresión son las causas psicológicas más comunes de la fatiga de los pacientes de cáncer.

El estrés emocional del cáncer puede causar problemas físicos, como la fatiga. Es común que los pacientes de cáncer tengan cambios en el estado de ánimo y las actitudes. Los pacientes pueden sentir ansiedad y miedo antes y después de un diagnóstico del cáncer. Estos sentimientos pueden causar fatiga. El efecto de la enfermedad sobre el bienestar físico, mental, social y financiero del paciente puede aumentar el sufrimiento emocional.

Cerca de 15 a 25% de los pacientes que tienen cáncer se deprimen; esto puede aumentar la fatiga por factores físicos. Los siguientes son signos de depresión:

  • Sensación de cansancio físico y mental.
  • Pérdida de interés en la vida.
  • Dificultades para pensar.
  • Pérdida de sueño.
  • Sensación de perder las esperanzas.

Algunos pacientes tienen más fatiga que otros después de los tratamientos para el cáncer.

La fatiga puede aumentar cuando es difícil para los pacientes aprender y recordar.

Durante el tratamiento del cáncer y después del mismo, los pacientes tal vez descubran que no pueden prestar atención durante mucho tiempo y que tienen dificultades para pensar, recordar y entender. Esto se llama fatiga de atención. Dormir ayuda a aliviar la fatiga de atención, pero quizá no sea suficiente cuando la fatiga se relaciona con el cáncer. La participación en actividades tranquilas y pasar tiempo al aire libre puede ayudar a aliviar la fatiga de atención.

No dormir bien puede causar fatiga.

Algunas personas con cáncer no son capaces de dormir lo suficiente. Los siguientes problemas relacionados con el sueño pueden causar fatiga:

  • Despertar durante la noche.
  • No ir a dormir a la misma hora todas las noches.
  • Dormir durante el día y dormir menos de noche.
  • No mantenerse activo durante el día.

La falta de sueño afecta a las personas de diferentes maneras. Por ejemplo, la hora del día en que la fatiga es peor puede ser diferente. Algunos pacientes que tienen problemas para dormir pueden sentir más fatiga en la mañana. Otros pueden tener una fatiga grave, tanto de mañana como de noche.

Incluso para los pacientes que sufren de falta de sueño, la solución de los problemas de sueño no siempre mejora la fatiga. La falta de sueño puede no ser la causa de la fatiga. Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Trastornos del sueño.

Las medicinas distintas a las que se usan en la quimioterapia pueden aumentar la fatiga.

Los pacientes pueden tomar medicinas para síntomas de cáncer como el dolor o para afecciones diferentes del cáncer. Estas medicinas pueden causar que el paciente se sienta soñoliento. Los opioides, los antidepresivos y los antihistamínicos pueden tener este efecto secundario. Si muchos de estos medicamentos se toman al mismo tiempo, la fatiga puede ser peor.

Con el paso del tiempo, la toma de opioides puede disminuir la cantidad de hormonas sexuales que elaboran los testículos y los ovarios. Esto puede conducir tanto a la fatiga como a problemas sexuales y depresión.

  • Actualización: 31 de marzo de 2014