In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Fatiga (PDQ®)

  • Actualizado: 31 de marzo de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Evaluación de la fatiga



Se realiza una evaluación para determinar el grado de fatiga y cómo esta afecta a la vida diaria del paciente.

No hay ninguna prueba para diagnosticar la fatiga, de manera que es importante que el paciente les diga a los miembros de la familia y el equipo de atención de salud si la fatiga es un problema. Para evaluar la fatiga, se pide al paciente que describa cuán mala es la fatiga, cómo afecta a las actividades diarias y qué hace que la fatiga mejore o empeore. El doctor buscará las causas de la fatiga que se pueden tratar.

Una evaluación de la fatiga incluye un examen físico y análisis de sangre.

El proceso de evaluación puede incluir los siguientes procedimientos:

  • Examen físico.

    Es un examen del cuerpo para verificar los signos generales de la salud o cualquier cosa que no parezca habitual. El médico verificará la presencia de problemas tales como dificultad para respirar o pérdida de la fuerza muscular. También se examinarán la forma en que el paciente camina, la postura y el movimiento de las articulaciones.

  • Calificación del grado de fatiga.

    Se le pide al paciente que califique el grado de fatiga (cuán mala es la fatiga). No hay una manera estándar de calificar la fatiga. El médico puede pedir al paciente que califique la fatiga en una escala de 0 a 10. Otras maneras de calificar la es averiguar cómo afecta la fatiga a la calidad de vida del paciente.

  • Serie de preguntas sobre los siguientes aspectos:
    • Momento en que comenzó la fatiga, cuánto dura, y qué hace que empeore o mejore.
    • Síntomas o efectos secundarios, como el dolor, que el paciente está sufriendo por el cáncer o los tratamientos.
    • Medicinas que toma.
    • Hábitos de sueño y descanso.
    • Hábitos de alimentación y cambios en el apetito o el peso.
    • Modos en que la fatiga afecta las actividades diarias y el modo de vida.
    • Modo en que la fatiga afecta a la capacidad de trabajar.
    • Si el paciente tiene depresión, ansiedad o dolor.
    • Hábitos de salud y enfermedades y tratamientos anteriores.

  • Análisis de sangre para comprobar si hay anemia.

    Los análisis de sangre más comunes para verificar si el número de glóbulos blancos es normal son los siguientes:

  • Verificar si hay otras causas de la fatiga que se pueden tratar. Consultar la sección sobre Causas de la fatiga en los pacientes de cáncer.

La evaluación de la fatiga se repite en diferentes momentos para determinar si la fatiga sigue ciertas pautas.

La evaluación de la fatiga se repite para determinar si hay una pauta cuando empieza o empeora la fatiga. Por ejemplo, la fatiga puede ser justo después de un tratamiento con quimioterapia. Se usa el mismo método para medir la fatiga en cada evaluación. Esto ayuda a observar los cambios en la fatiga con el paso del tiempo.