In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Sofocos y sudores nocturnos (PDQ®)

  • Actualizado: 22 de abril de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Descripción

Los sofocos y los sudores nocturnos son frecuentes en los sobrevivientes de cáncer, en particular, en las mujeres, pero también se pueden presentar en los hombres. Los mecanismos fisiopatológicos son complejos. Las opciones de tratamiento tienen una base amplia que incluye sustancias hormonales, farmacoterapias no hormonales y diversas modalidades de medicina integradora.[1]

Los sofocos se presentan en alrededor de dos tercios de las mujeres posmenopáusicas con antecedentes de cáncer de mama y se relacionan con sudores nocturnos en 44% de los casos.[2,3] Para la mayoría de los pacientes de cáncer de mama y próstata, la intensidad de los sofocos es entre moderada y grave. La sudoración puede ser parte de la complejidad del calor repentino, que caracteriza la inestabilidad vasomotora de la menopausia. Desde el punto de vista fisiológico, el sudor regula la temperatura central del cuerpo al provocar la pérdida transdérmica de calor por evaporación.[4,5] Los sofocos acompañados de sudoración que se producen durante las horas del sueño a menudo se llaman sudores nocturnos.[6] Otro sinónimo de sofocos que se encuentra en la literatura es el término calores.

Aproximadamente 20% de las mujeres sin cáncer de mama acuden al médico debido a los síntomas posmenopáusicos, como aquellos relacionados con la inestabilidad vasomotora.[7] Los síntomas vasomotores se resuelven espontáneamente en la mayoría de las pacientes de esta población y solo 20% de las mujeres afectadas notifican molestias significativas 4 años después de su última menstruación.[7] No se dispone de datos comparables para las mujeres con cáncer de mama metastásico. Tres cuartos de los hombres con cáncer de la próstata metastásico o localmente avanzado, tratados con orquiectomía médica o quirúrgica presentan sofocos.[8]

Bibliografía
  1. Dalal S, Zhukovsky DS: Pathophysiology and management of hot flashes. J Support Oncol 4 (7): 315-20, 325, 2006 Jul-Aug.  [PUBMED Abstract]

  2. Couzi RJ, Helzlsouer KJ, Fetting JH: Prevalence of menopausal symptoms among women with a history of breast cancer and attitudes toward estrogen replacement therapy. J Clin Oncol 13 (11): 2737-44, 1995.  [PUBMED Abstract]

  3. Carpenter JS, Andrykowski MA, Cordova M, et al.: Hot flashes in postmenopausal women treated for breast carcinoma: prevalence, severity, correlates, management, and relation to quality of life. Cancer 82 (9): 1682-91, 1998.  [PUBMED Abstract]

  4. Boulant JA: Thermoregulation. In: Machowiak PA, ed.: Fever: Basic Mechanisms and Management. New York, NY: Raven Press, 1991, pp 1-22. 

  5. Dinarello CA, Bunn PA Jr: Fever. Semin Oncol 24 (3): 288-98, 1997.  [PUBMED Abstract]

  6. 8 Causes of Night Sweats. New York, NY: WebMD, 2012. Available online. Last accessed March 25, 2014. 

  7. Johnson SR: Menopause and hormone replacement therapy. Med Clin North Am 82 (2): 297-320, 1998.  [PUBMED Abstract]

  8. Charig CR, Rundle JS: Flushing. Long-term side effect of orchiectomy in treatment of prostatic carcinoma. Urology 33 (3): 175-8, 1989.  [PUBMED Abstract]