In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Exámenes de detección del cáncer de cuello uterino (PDQ®)

  • Actualizado: 13 de junio de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Pruebas de los perjuicios

En los Estados Unidos, cada año 65 millones de mujeres se someten a exámenes de detección del cáncer de cuello uterino [1] y aproximadamente 3,9 millones (6%) se derivarán para una evaluación adicional.[2] En 2008, se diagnosticaron aproximadamente 11.000 casos de cáncer de cuello uterino invasivo. De ello se desprende que la prueba de Papanicolaou (Pap) como instrumento de detección resulta en un gran número de colposcopias por afecciones benignas.

El principal daño potencial de los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino reside en la detección de muchas anormalidades citológicas, como lesiones de células escamosas atípicas de significado indeterminado (ASCUS) y lesiones intraepiteliales escamosas de grado bajo (LSIL), la mayoría de las cuales nunca se tornarían en cáncer de cuello uterino. Las mujeres con resultados positivos para el virus del papiloma humano (VPH) o con resultados positivos para ASCUS o LSIL en la prueba de Pap habitualmente se derivan para una colposcopia. La CIN 2+ histológica se trata con crioterapia o un procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa. Estos procedimientos alteran de modo permanente el cuello uterino y tienen consecuencias para la fecundidad y el embarazo.[3] Las mujeres más jóvenes tienen mayores probabilidades de contraer infecciones por VPH y se derivan para exámenes diagnósticos; asimismo, tienen mayor probabilidad de sufrir daños por intervenciones para una afección que a menudo desaparece en forma espontánea.

Sobre la base de un análisis de los registros de exámenes de detección de casi 350.000 mujeres en Bristol, Inglaterra, las proyecciones de los investigadores establecieron que sería necesario someter a esos exámenes a 1.000 mujeres durante 35 años para evitar 1 defunción por la enfermedad. Por cada muerte que se evita, los autores calcularon que más de 150 mujeres tienen un resultado anormal, más de 80 mujeres se derivan a investigación y más de 50 mujeres reciben tratamiento.

Bibliografía
  1. Solomon D, Breen N, McNeel T: Cervical cancer screening rates in the United States and the potential impact of implementation of screening guidelines. CA Cancer J Clin 57 (2): 105-11, 2007 Mar-Apr.  [PUBMED Abstract]

  2. Davey DD, Woodhouse S, Styer P, et al.: Atypical epithelial cells and specimen adequacy: current laboratory practices of participants in the college of American pathologists interlaboratory comparison program in cervicovaginal cytology. Arch Pathol Lab Med 124 (2): 203-11, 2000.  [PUBMED Abstract]

  3. Sadler L, Saftlas A, Wang W, et al.: Treatment for cervical intraepithelial neoplasia and risk of preterm delivery. JAMA 291 (17): 2100-6, 2004.  [PUBMED Abstract]