English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Exámenes de detección del cáncer de cuello uterino (PDQ®)

Riesgos de los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino

Los exámenes de detección tienen riesgos.

Las decisiones sobre los exámenes de detección pueden ser difíciles. No todos estos exámenes son útiles y la mayoría tienen riesgos. Se debe consultar con el médico antes de someterse a un examen de detección, ya que es importante conocer sus riesgos y si está comprobado que reduce el riesgo de morir de cáncer.

Los riesgos de los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino son los siguientes:

Se pueden realizar pruebas de seguimiento innecesarias.

En las mujeres menores de 21 años, los exámenes de detección con la prueba de Pap puede mostrar cambios en las células del cuello uterino que no son cancerosas. Esto puede llevar a realizar pruebas de seguimiento innecesarias y a un posible tratamiento. Las mujeres de este grupo de edad tienen un riesgo muy bajo de cáncer de cuello uterino y es probable que cualquier célula anormal desaparezca por su cuenta.

Los exámenes pueden tener resultados negativos falsos.

Los resultados de los exámenes de detección pueden parecer normales aunque haya cáncer de cuello uterino. Una mujer que recibe un resultado negativo falso (que muestra que no hay cáncer cuando en realidad lo hay) puede demorarse en buscar atención médica aunque tenga síntomas.

Los exámenes pueden tener resultados positivos falsos.

Los resultados de los exámenes de detección pueden parecer anormales aunque no haya cáncer. Además, algunas células anormales en el cuello uterino nunca se vuelven cancerosas. Cuando una prueba de Pap muestra un resultado positivo falso (aquel que muestra que hay un cáncer cuando en realidad no lo hay) puede causar ansiedad y habitualmente se realizan más pruebas y procedimientos (como colposcopia, crioterapia o PEEA), que también pueden tener riesgos. No se conocen los efectos a largo plazo de estos procedimientos en la fecundidad y el embarazo.

Las pruebas de VPH encuentran muchas infecciones que no producen displasia o cáncer de cuello uterino, en particular, en mujeres menores de 30 años.

Cuando se realiza tanto la prueba de Pap como la del VPH, los resultados positivos falsos son más comunes.

Su médico lo puede asesorar sobre el riesgo de cáncer de cuello uterino y su necesidad de exámenes de detección.

Los estudios muestran que el número de casos y muertes por cáncer de cuello uterino se reducen en gran medida mediante su detección con la prueba de Pap. Muchos doctores recomiendan que se realice esta prueba cada año. Algunos estudios nuevos muestran que después de que una mujer tuvo una prueba de Pap y sus resultados no muestran signos de células anormales, la prueba se puede repetir cada dos o tres años.

La prueba de Pap no resulta útil para detectar el cáncer de cuello uterino en los siguientes grupos de mujeres:

  • Mujeres menores de 21 años.
  • Mujeres que se sometieron a una histerectomía total (cirugía para extirpar el útero y el cuello del útero) por una afección que no era cancerosa.
  • Mujeres de 65 años o más que tienen un resultado de la prueba de Pap que no muestra células anormales. Es muy probable que estas mujeres no tengan resultados anormales de la prueba de Pap en el futuro.

Usted y su médico pueden decidir mejor con qué frecuencia hacer una prueba de Pap.

  • Actualización: 19 de junio de 2014