In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Exámenes de detección del cáncer de endometrio (PDQ®)

  • Actualizado: 12 de marzo de 2014

Opciones

  • Imprimir documento
  • Enviar este documento

Resumen de las pruebas

También se dispone de sumarios del PDQ sobre Prevención del cáncer de endometrio, Tratamiento del cáncer de endometrio y Tratamiento del sarcoma uterino.

Ecografía transvaginal

Beneficios

No hay pruebas de que la detección con ultrasonografía (por ejemplo, ecografía transvaginal o ecografía transvaginal) reduzca la mortalidad por cáncer de endometrio. La mayoría de los casos de cáncer de endometrio (85%) se diagnostican en un estadio bajo debido a los síntomas y las tasas de supervivencia altas.

Perjuicios

Con base en pruebas sólidas, los exámenes de detección para mujeres asintomáticas conducirán a biopsias adicionales innecesarias debido a los resultados positivos falsos de las pruebas. Los riesgos relacionados con los resultados positivos falsos de las pruebas incluyen ansiedad y complicaciones de las biopsias.

  • Diseño del estudio: pruebas obtenidas en estudios de cohortes.
  • Validez interna: razonable.
  • Congruencia: un estudio de biopsia endometrial y un estudio de histeroscopia.
  • Magnitud de los efectos en los resultados de salud: magnitud negativa pequeña.
  • Validez externa: razonable.
Muestreo endometrial (biopsia)

Beneficios

No hay pruebas aceptables que indiquen que la detección con muestreo endometrial (es decir, biopsia) reduzca la mortalidad por cáncer de endometrio. La mayoría de los casos de cáncer de endometrio (85%) se diagnostica en un estadio bajo debido a los síntomas y las tasas de supervivencia altas.

Perjuicios

Con base en pruebas sólidas, la biopsia de endometrio puede provocar incomodidad, hemorragia, infecciones y, con poca frecuencia, perforación del útero.

  • Diseño del estudio: pruebas obtenidas de estudios de cohortes.
  • Validez interna: razonable.
  • Congruencia: un estudio de biopsia endometrial y un estudio de histeroscopia.
  • Magnitud de los efectos en los resultados de salud: magnitud negativa pequeña.
  • Validez externa: razonable.

Significación



Características epidemiológicas del cáncer de endometrio

Incidencia y mortalidad

El cáncer de endometrio es el cáncer ginecológico invasivo más común en las mujeres de Estados Unidos; se estiman 52,630 casos nuevos en 2014 y se prevé que 8.590 mujeres morirán por la enfermedad.[1] El cáncer de endometrio es principalmente una enfermedad de mujeres posmenopáusicas con una media de edad de 60 años en el momento del diagnóstico.[2] La incidencia de cáncer de endometrio ajustada por edad en los Estados Unidos ha disminuido desde 1975, con un aumento pasajero de la incidencia entre 1973 y 1978, que se relacionó con la terapia estrogénica -—también conocida como terapia con hormonas)—,[3] sin un aumento relacionado de la mortalidad. Entre 2006 y 2010, las tasas de incidencia de cáncer de endometrio aumentaron 1,5% por año en mujeres menores de 50 años y aumentaron 2,6% en mujeres de 50 años y más. Durante el mismo lapso de tiempo, las tasas de mortalidad por cáncer de endometrio aumentaron 1,5% en mujeres menores de 50 años y permanecieron estable en mujeres de 50 años y más.[1] La mayoría de los casos de cáncer de endometrio se diagnostican por los síntomas que no obstante están en estadio "temprano" y exhiben tasas altas de supervivencia.

Factores de riesgo

La terapia estrogénica sin oposición de terapia con progesterona es una causa de cáncer de endometrio en mujeres con útero intacto. Sin embargo, las mujeres sometidas a terapia combinada de estrógeno y progesterona (terapia hormonal) tienen un riesgo similar al de aquellas que no se someten a terapia con hormonas posmenopáusica.[4-8] La terapia con tamoxifeno también es una causa de cáncer de endometrio. Los resultados del ensayo National Surgical Adjuvant Breast and Bowel Project P-1 indican la duplicación del riesgo de cáncer de endometrio relacionado con una tasa anual de 2,30 por 1.000 para mujeres que toman tamoxifeno comparada con 0,91 por 1.000 mujeres que toman placebo; el aumento del riesgo se observa principalmente en mujeres posmenopáusicas.[9]

Además del aumento del riesgo de cáncer de endometrio que se observa en mujeres sometidas a terapia estrogénica o tamoxifeno sin oposición, se identificó un número adicional de factores de riesgo: la mayoría parecen relacionarse con efectos estrogénicos. Entre estos factores se incluyen obesidad, régimen alimentario con contenido alto de grasas y factores relacionados con la reproducción tales como la nuliparidad, el síndrome de ovario poliquístico, la menarquia precoz y la menopausia tardía. El síndrome de cáncer de colon colorrectal sin poliposis hereditario (CCSPH) se relaciona con un aumento marcado de riesgo de cáncer de endometrio en comparación con las mujeres de la población general. Entre las mujeres portadoras de CCSPH, se calcula que la incidencia acumulada de cáncer de endometrio oscila entre 20 y 60% a los 70 años de edad (para mayor información, consultar el sumario del PDQ en inglés sobre Características genéticas del cáncer colorrectal).[10-12] Este riesgo parece diferir ligeramente sobre la base de la mutación de la línea germinal; para las portadoras de MLH1, el riesgo de por vida a los 70 años es de 25%, mientras que las portadoras de la mutación MSH2 tienen un riesgo de por vida de 35 a 40% de cáncer de endometrio a los 70 años. La edad promedio de diagnóstico de las portadoras de MLH1 o MSH2 es de 47 años en comparación con 60 años para las formas no hereditarias del cáncer de endometrio.[13] El pronóstico y la supervivencia son similares en las formas de cáncer de endometrio relacionadas con CCSPH y las no hereditarias.[14]

Hay grandes diferencias entre las mujeres negras y blancas en los estadios del cáncer de endometrio en la detección y la supervivencia posterior. Aunque la incidencia de cáncer de endometrio es menor en las mujeres negras, la mortalidad es más alta. El Instituto Nacional del Cáncer inició el Black/White Cancer Survival Study [15] y llegó a la conclusión de que un grado más alto e histologías más dinámicas parecen relacionarse con un exceso de riesgo de enfermedad en estadio avanzado en mujeres negras. Es difícil separar los efectos que las características biológicas y el nivel socioeconómico pueden tener sobre las tasas de supervivencia más bajas de las mujeres afroamericanas con cáncer de endometrio. Las pruebas indican que los menores ingresos se relacionan con enfermedad en estadio avanzado, menores probabilidades de someterse a una histerectomía y tasas de supervivencia más bajas.[16] Sin embargo, otros afirman que no hay ninguna diferencia entre mujeres negras y blancas en el intervalo de los síntomas informados por las pacientes en la consulta médica inicial; por ello, es poco probable que la demora de la paciente después de la aparición de los síntomas pueda explicar gran parte del exceso de enfermedad en estadio avanzado que se encuentra en mujeres negras.[17] Se necesita más investigación para entender por qué las mujeres negras tienden a ser diagnosticados con una enfermedad más dinámica y tienen mayores probabilidades de morir que las mujeres blancas a pesar de su menor incidencia de cáncer de endometrio.

Bibliografía
  1. American Cancer Society: Cancer Facts and Figures 2014. Atlanta, Ga: American Cancer Society, 2014. Available online. Last accessed May 21, 2014. 

  2. American Cancer Society: Detailed Guide: Endometrial Cancer: What are the Risk Factors for Endometrial Cancer? Atlanta, Ga: American Cancer Society, 2005. Available online. Last accessed December 13, 2013. 

  3. Jick H, Walker AM, Rothman KJ: The epidemic of endometrial cancer: a commentary. Am J Public Health 70 (3): 264-7, 1980.  [PUBMED Abstract]

  4. Pike MC, Peters RK, Cozen W, et al.: Estrogen-progestin replacement therapy and endometrial cancer. J Natl Cancer Inst 89 (15): 1110-6, 1997.  [PUBMED Abstract]

  5. Persson I, Weiderpass E, Bergkvist L, et al.: Risks of breast and endometrial cancer after estrogen and estrogen-progestin replacement. Cancer Causes Control 10 (4): 253-60, 1999.  [PUBMED Abstract]

  6. Heiss G, Wallace R, Anderson GL, et al.: Health risks and benefits 3 years after stopping randomized treatment with estrogen and progestin. JAMA 299 (9): 1036-45, 2008.  [PUBMED Abstract]

  7. Doherty JA, Cushing-Haugen KL, Saltzman BS, et al.: Long-term use of postmenopausal estrogen and progestin hormone therapies and the risk of endometrial cancer. Am J Obstet Gynecol 197 (2): 139.e1-7, 2007.  [PUBMED Abstract]

  8. Barakat RR, Bundy BN, Spirtos NM, et al.: Randomized double-blind trial of estrogen replacement therapy versus placebo in stage I or II endometrial cancer: a Gynecologic Oncology Group Study. J Clin Oncol 24 (4): 587-92, 2006.  [PUBMED Abstract]

  9. Cuzick J, Forbes JF, Sestak I, et al.: Long-term results of tamoxifen prophylaxis for breast cancer--96-month follow-up of the randomized IBIS-I trial. J Natl Cancer Inst 99 (4): 272-82, 2007.  [PUBMED Abstract]

  10. Watson P, Vasen HF, Mecklin JP, et al.: The risk of endometrial cancer in hereditary nonpolyposis colorectal cancer. Am J Med 96 (6): 516-20, 1994.  [PUBMED Abstract]

  11. Aarnio M, Mecklin JP, Aaltonen LA, et al.: Life-time risk of different cancers in hereditary non-polyposis colorectal cancer (HNPCC) syndrome. Int J Cancer 64 (6): 430-3, 1995.  [PUBMED Abstract]

  12. Aarnio M, Sankila R, Pukkala E, et al.: Cancer risk in mutation carriers of DNA-mismatch-repair genes. Int J Cancer 81 (2): 214-8, 1999.  [PUBMED Abstract]

  13. Berends MJ, Wu Y, Sijmons RH, et al.: Toward new strategies to select young endometrial cancer patients for mismatch repair gene mutation analysis. J Clin Oncol 21 (23): 4364-70, 2003.  [PUBMED Abstract]

  14. Boks DE, Trujillo AP, Voogd AC, et al.: Survival analysis of endometrial carcinoma associated with hereditary nonpolyposis colorectal cancer. Int J Cancer 102 (2): 198-200, 2002.  [PUBMED Abstract]

  15. Barrett RJ 2nd, Harlan LC, Wesley MN, et al.: Endometrial cancer: stage at diagnosis and associated factors in black and white patients. Am J Obstet Gynecol 173 (2): 414-22; discussion 422-3, 1995.  [PUBMED Abstract]

  16. Madison T, Schottenfeld D, James SA, et al.: Endometrial cancer: socioeconomic status and racial/ethnic differences in stage at diagnosis, treatment, and survival. Am J Public Health 94 (12): 2104-11, 2004.  [PUBMED Abstract]

  17. Coates RJ, Click LA, Harlan LC, et al.: Differences between black and white patients with cancer of the uterine corpus in interval from symptom recognition to initial medical consultation (United States). Cancer Causes Control 7 (3): 328-36, 1996.  [PUBMED Abstract]

Pruebas de los beneficios

La medición del espesor endometrial (EE) con ecografía transvaginal (ETV) y muestreo de endometrio con el examen citológico se propusieron como posibles modalidades de detección del cáncer de endometrio. La prueba de Papanicolaou (Pap), que se utiliza con éxito para la detección del cáncer de cuello uterino, es demasiado insensible como técnica para detectar el cáncer de endometrio;[1] aunque, de vez en cuando, puede identificar fortuitamente anomalías endometriales, tales como el cáncer de endometrio.

No se han evaluado los exámenes de detección de rutina en mujeres asintomáticas para el cáncer de endometrio por su efecto en la mortalidad a causa de este cáncer.[2,3] Aunque se pueden identificar los grupos de riesgo alto, no se ha evaluado el beneficio de los exámenes de detección en la reducción de la mortalidad por cáncer de endometrio en estos grupos de riesgo alto. El uso de los mismos puntos de corte para definir un EE anormal en mujeres asintomáticas [4] que en mujeres sintomáticas,[5] conduciría a un gran número de resultados positivos falsos y un mayor número de derivaciones innecesarias para evaluaciones citológicas. Las recomendaciones publicadas para la realización de exámenes de detección a ciertos grupos de mujeres con riesgo alto de carcinoma de endometrio se basan en la opinión con respecto a un presunto beneficio.[6]

Modalidades de detección del cáncer de endometrio

Ultrasonografía para mujeres con hemorragia vaginal

La ETV se utiliza como una herramienta de diagnóstico para evaluar a las mujeres sintomáticas con hemorragia vaginal. En las mujeres con hemorragia uterina posmenopáusica y cáncer, 96% presentará un EE anormal (>6 mm). La especificidad varía según las mujeres hayan usado terapia con hormonas. Entre aquellas que no la usaron, la especificidad fue de 92%.[5] Se ha realizado mucho menos trabajo para evaluar la precisión de la ETV en mujeres asintomáticas. Si se utiliza el mismo valor de corte de espesor endometrial en mujeres asintomáticas, los positivos falsos serán muy altos; esto producirá un valor pronóstico positivo muy bajo.[4] En ningún estudio se ha evaluado la eficacia de la detección con ETV para reducir la mortalidad por cáncer de endometrio.

Un grupo de investigadores utilizó la dilatación y curetaje (D&C) como método de referencia para evaluar la medición del EE con ETV como mecanismo pronóstico del cáncer de endometrio en mujeres que notifican hemorragia posmenopáusica (terapia con estrógeno-progestina [terapia con hormonas] y quienes no la usan). De las 339 participantes, 39 (11,5%) recibieron diagnóstico de cáncer de endometrio (4 tenían un EE de 5 a 7 mm y 35 tenían un EE > 8 mm) según un examen histopatológico llevado a cabo con curetaje. No se detectaron cánceres en mujeres con un EE menor de 4 mm. Con un valor de referencia de 4 mm, la ETV tuvo 100% de sensibilidad y 60% de especificidad.[7] En esta población, 46% (156) de las mujeres tenía un EE mayor de 4 mm.

Ultrasonografía para mujeres sin hemorragia vaginal

Se llevó a cabo una comparación de ETV y aspiración endometrial en mujeres posmenopáusicas asintomáticas potencialmente aptas para un ensayo de prevención de la osteoporosis [8] como parte de la determinación de elegibilidad para la aleatorización. Se realizó una ETV a 1.926 mujeres. De ellas, 93 mujeres tenían un EE mayor de 6 mm. De las 93 mujeres con un EE anormal, la aspiración endometrial de 42 mujeres encontró alteraciones patológicas anormales (definidas como adenocarcinoma o hiperplasia atípica). De las 1.833 mujeres con EE de 6 mm o menos, 1.750 se sometieron a aspiración endometrial y 5 de estas presentaron una biopsia patológica anormal. En esta población de mujeres posmenopáusicas asintomáticas, se calculó que la sensibilidad de una ETV con un valor liminar de 6 mm fue de 17% y de 33% para un valor umbral de 5 mm.

En un estudio, se evaluó la utilidad de la ETV en una cohorte de mujeres posmenopáusicas asintomáticas que recibían terapia con hormonas. Mediante el análisis de participantes del Postmenopausal Estrogen and Progestin Interventions Trial sometidas tanto a ETV como a biopsia de endometrio, se determinaron la sensibilidad, la especificidad, el valor pronóstico positivo y el valor pronóstico negativo de las mujeres que recibieron placebo, estrógeno solo y terapia de estrógeno-progestina. Con un valor liminar de 5 mm para el EE, la ETV tuvo 90% de sensibilidad y 48% de especificidad. Con el uso de este umbral, más de la mitad de las mujeres se someterían a biopsia, mientras que solo 4% de ellas presentaban una enfermedad grave.[9]

En otro estudio, se obtuvieron muestras de biopsias endometriales de 801 mujeres perimenopáusicas y posmenopáusicas asintomáticas antes de su inscripción en un estudio de terapia con hormonas. De los especímenes, 75% de las muestras contenía suficiente tejido para el diagnóstico. En estas mujeres, se diagnosticó un caso de cáncer de endometrio, lo que demuestra la poca eficacia de los exámenes de detección en mujeres asintomáticas y la dificultad del acceso a la cavidad endometrial.[10]

Aunque la ETV se puede utilizar para evaluar las características patológicas endometriales asintomáticas y ocultas, la técnica no ha sido evaluada como método de detección para reducir la mortalidad en mujeres asintomáticas.

Ultrasonografía en mujeres que usan tamoxifeno

El tamoxifeno se usa ampliamente como parte de la terapia adyuvante para el cáncer de mama y como quimioprevención para mujeres con un aumento de riesgo de cáncer de mama. Además de los efectos protectores para el cáncer de mama, los efectos biológicos y endocrinos del tamoxifeno aumentan el riesgo de las pacientes de presentar patología endometrial, incluso pólipos endometriales, hiperplasia endometrial y carcinoma de endometrio.

Hay interés en tratar de reducir la morbilidad por cáncer de endometrio mediante la detección temprana y ha habido interés en el uso de la ecografía endovaginal como método para detectar el cáncer de endometrio.

En un estudio prospectivo de observación de 304 mujeres que utilizaron tamoxifeno por más de 6 años, estas se sometieron a una ecografía endovaginal anual; todas las mujeres con hallazgos ecográficos anormales y las mujeres sintomáticas con hemorragia se sometieron a una biopsia endometrial. Treinta y dos por ciento de los exámenes ecográficos presentaban anomalías uterinas importantes para las que fueron necesarias más investigaciones y tratamientos médicos o quirúrgicos. Sin embargo, la mayoría de las anomalías (80%) eran pólipos benignos para los que no se necesitaba tratamiento. Se detectaron seis casos de cáncer de endometrio primario y todos los casos presentaban hemorragia irregular. La sensibilidad de la ecografía fue solo de 63,3%, con una especificidad de 60,4% y un valor pronóstico positivo bajo de cáncer de solo 1%.[11]

Se señalaron resultados similares en otros informes. La vigilancia mediante ecografía de rutina en mujeres asintomáticas que reciben tamoxifeno no es útil debido a su especificidad baja y a su valor pronóstico positivo bajo. La evaluación del endometrio en mujeres que toman tamoxifeno se debe limitar a las mujeres sintomáticas con hemorragia vaginal.

Ecohisterografia

La ecohisterografia (hidrosonografía) es una prueba de diagnóstico para mujeres asintomáticas; puede separar el espacio ocupado por lesiones endometriales de una unión endometrial-miometrial anormal para ayudar a guiar las biopsias. No hay pruebas de que los exámenes de detección con ecohisterografia produzcan beneficios clínicos.

Muestreo endometrial en mujeres con hemorragia uterina

En el entorno de una hemorragia uterina anormal, el muestreo endometrial ha ganado favor, en gran parte, como una alternativa a los procedimientos más invasivos, como D&L fraccionario. Hay varios métodos de biopsia (por ejemplo, Pipelle, Tao Brush y Uterine Explora Curette) para identificar una anomalía endometrial. Aunque el muestreo endometrial ha sustituido en gran medida la D&L como primera opción para evaluar a las mujeres con hemorragia, los problemas de acceso a la cavidad endometrial y los errores de muestreo limitan la importancia clínica de un resultado negativo. En el ensayo Arimidex, Tamoxifen, Alone or in Combination, 36% de las biopsias carecían de tejido suficiente para el diagnóstico.[12]

En ningún estudio se ha evaluado el uso del muestreo endometrial como examen de detección de rutina para reducir la mortalidad por cáncer de endometrio.

Histeroscopia

La histeroscopia se utiliza en el consultorio para visualizar directamente la cavidad uterina. Un grupo de investigadores señaló que la histeroscopia no es tan útil en la detección de cáncer de endometrio como la biopsia o la DyC.[13] No se ha evaluado como herramienta de detección.[14]

Bibliografía
  1. Burk JR, Lehman HF, Wolf FS: Inadequacy of papanicolaou smears in the detection of endometrial cancer. N Engl J Med 291 (4): 191-2, 1974.  [PUBMED Abstract]

  2. Pritchard KI: Screening for endometrial cancer: is it effective? Ann Intern Med 110 (3): 177-9, 1989.  [PUBMED Abstract]

  3. Eddy D: ACS report on the cancer-related health checkup. CA Cancer J Clin 30 (4): 193-240, 1980 Jul-Aug.  [PUBMED Abstract]

  4. Smith-Bindman R, Weiss E, Feldstein V: How thick is too thick? When endometrial thickness should prompt biopsy in postmenopausal women without vaginal bleeding. Ultrasound Obstet Gynecol 24 (5): 558-65, 2004.  [PUBMED Abstract]

  5. Smith-Bindman R, Kerlikowske K, Feldstein VA, et al.: Endovaginal ultrasound to exclude endometrial cancer and other endometrial abnormalities. JAMA 280 (17): 1510-7, 1998.  [PUBMED Abstract]

  6. Burke W, Petersen G, Lynch P, et al.: Recommendations for follow-up care of individuals with an inherited predisposition to cancer. I. Hereditary nonpolyposis colon cancer. Cancer Genetics Studies Consortium. JAMA 277 (11): 915-9, 1997.  [PUBMED Abstract]

  7. Gull B, Karlsson B, Milsom I, et al.: Can ultrasound replace dilation and curettage? A longitudinal evaluation of postmenopausal bleeding and transvaginal sonographic measurement of the endometrium as predictors of endometrial cancer. Am J Obstet Gynecol 188 (2): 401-8, 2003.  [PUBMED Abstract]

  8. Fleischer AC, Wheeler JE, Lindsay I, et al.: An assessment of the value of ultrasonographic screening for endometrial disease in postmenopausal women without symptoms. Am J Obstet Gynecol 184 (2): 70-5, 2001.  [PUBMED Abstract]

  9. Langer RD, Pierce JJ, O'Hanlan KA, et al.: Transvaginal ultrasonography compared with endometrial biopsy for the detection of endometrial disease. Postmenopausal Estrogen/Progestin Interventions Trial. N Engl J Med 337 (25): 1792-8, 1997.  [PUBMED Abstract]

  10. Archer DF, McIntyre-Seltman K, Wilborn WW Jr, et al.: Endometrial morphology in asymptomatic postmenopausal women. Am J Obstet Gynecol 165 (2): 317-20; discussion 320-2, 1991.  [PUBMED Abstract]

  11. Fung MF, Reid A, Faught W, et al.: Prospective longitudinal study of ultrasound screening for endometrial abnormalities in women with breast cancer receiving tamoxifen. Gynecol Oncol 91 (1): 154-9, 2003.  [PUBMED Abstract]

  12. Duffy S, Jackson TL, Lansdown M, et al.: The ATAC adjuvant breast cancer trial in postmenopausal women: baseline endometrial subprotocol data. BJOG 110 (12): 1099-106, 2003.  [PUBMED Abstract]

  13. Bradley WH, Boente MP, Brooker D, et al.: Hysteroscopy and cytology in endometrial cancer. Obstet Gynecol 104 (5 Pt 1): 1030-3, 2004.  [PUBMED Abstract]

  14. Gumus II, Keskin EA, Kiliç E, et al.: Diagnostic value of hysteroscopy and hysterosonography in endometrial abnormalities in asymptomatic postmenopausal women. Arch Gynecol Obstet 278 (3): 241-4, 2008.  [PUBMED Abstract]

Poblaciones especiales



Terapia con hormonas

No hay pruebas que indiquen que las detección para mujeres antes o después de la terapia de estrógeno-progestina, que también se conoce como terapia con hormonas, reduzca la mortalidad por cáncer de endometrio.[1,2] De esta forma, las mujeres que reciben terapia con hormonas se deben someter inmediatamente a una evaluación diagnóstica de hemorragia anormal. Aunque las mujeres que utilizan determinados regímenes hormonales tienen un aumento del riesgo de cáncer de endometrio, la mayoría de las mujeres que presentan cáncer tendrán hemorragia vaginal. No hay pruebas de que los exámenes de detección para estas mujeres disminuyan la mortalidad por cáncer de endometrio.

Cáncer colorrectal sin poliposis hereditario

El riesgo de por vida de cáncer de endometrio para mujeres con cáncer colorrectal sin poliposis hereditario (CCSPH) y para mujeres con un riesgo alto de CCSPH es hasta de 60%. Estos casos se diagnostican, a menudo, en la quinta década de vida, de 10 a 20 años antes que los casos esporádicos.[3-6] Sobre la base de pruebas limitadas, pareciera que la supervivencia a 5 años en mujeres con CCSPH diagnosticadas con cáncer de endometrio es similar a la de los casos no hereditarios de la población general.[7] Debido a que el riesgo de cáncer de endometrio es tan alto entre estas mujeres, las directrices internacionales indican vigilancia ginecológica que incluya ecografía transvaginal anual con biopsia endometrial para las mujeres de 25 a 35 años.[8,9] Las American Cancer Society Cancer Detection Guidelines más recientes (actualizadas en enero de 2005) recomiendan exámenes de detección anual con biopsia endometrial comenzando a los 35 años.[10]

Mujeres tratadas con tamoxifeno

El riesgo de cáncer de endometrio se incrementa en mujeres que reciben tratamiento con tamoxifeno y es aún mayor en el subgrupo de mujeres con antecedentes de terapia con estrógeno.[11] Más allá de un examen ginecológico de rutina que produzca algún antecedente de hemorragia anormal, se recomienda que los estudios y procedimientos para detectar una enfermedad endometrial en mujeres que toman tamoxifeno queden a discreción del ginecólogo personal.[12] Por lo común, hay anomalías endometriales en las mujeres que toman tamoxifeno; en particular, en los exámenes de detección con ecografía endovaginal con resultados positivos falsos. Más importante aún, se deberá evaluar completamente cualquier hemorragia uterina anormal.

Los cánceres de endometrio que se presentan en mujeres tratadas con tamoxifeno son muy similares a aquellos que se presentan en la población general en términos de estadio, grado y características histológicas.[13-15] El pronóstico es bueno y no se ve afectado por la detección temprana.[16]

Hasta la fecha, no se han publicado estudios que evalúen el efecto de las modalidades de detección de cáncer de endometrio en la mortalidad de mujeres que toman tamoxifeno para tratar o prevenir el cáncer de mama.

Bibliografía
  1. ACOG committee opinion. Routine cancer screening. Number 185, September 1997 (replaces no. 128, October 1993). Committee on Gynecologic Practice. American College of Obstetricians and Gynecologists. Int J Gynaecol Obstet 59 (2): 157-61, 1997.  [PUBMED Abstract]

  2. Korhonen MO, Symons JP, Hyde BM, et al.: Histologic classification and pathologic findings for endometrial biopsy specimens obtained from 2964 perimenopausal and postmenopausal women undergoing screening for continuous hormones as replacement therapy (CHART 2 Study). Am J Obstet Gynecol 176 (2): 377-80, 1997.  [PUBMED Abstract]

  3. Watson P, Vasen HF, Mecklin JP, et al.: The risk of endometrial cancer in hereditary nonpolyposis colorectal cancer. Am J Med 96 (6): 516-20, 1994.  [PUBMED Abstract]

  4. Vasen HF, Wijnen JT, Menko FH, et al.: Cancer risk in families with hereditary nonpolyposis colorectal cancer diagnosed by mutation analysis. Gastroenterology 110 (4): 1020-7, 1996.  [PUBMED Abstract]

  5. Dunlop MG, Farrington SM, Carothers AD, et al.: Cancer risk associated with germline DNA mismatch repair gene mutations. Hum Mol Genet 6 (1): 105-10, 1997.  [PUBMED Abstract]

  6. Lancaster JM, Powell CB, Kauff ND, et al.: Society of Gynecologic Oncologists Education Committee statement on risk assessment for inherited gynecologic cancer predispositions. Gynecol Oncol 107 (2): 159-62, 2007.  [PUBMED Abstract]

  7. Boks DE, Trujillo AP, Voogd AC, et al.: Survival analysis of endometrial carcinoma associated with hereditary nonpolyposis colorectal cancer. Int J Cancer 102 (2): 198-200, 2002.  [PUBMED Abstract]

  8. Burke W, Petersen G, Lynch P, et al.: Recommendations for follow-up care of individuals with an inherited predisposition to cancer. I. Hereditary nonpolyposis colon cancer. Cancer Genetics Studies Consortium. JAMA 277 (11): 915-9, 1997.  [PUBMED Abstract]

  9. Vasen HF, Mecklin JP, Khan PM, et al.: The International Collaborative Group on Hereditary Non-Polyposis Colorectal Cancer (ICG-HNPCC). Dis Colon Rectum 34 (5): 424-5, 1991.  [PUBMED Abstract]

  10. Smith RA, Cokkinides V, Eyre HJ: American Cancer Society Guidelines for the Early Detection of Cancer, 2005. CA Cancer J Clin 55 (1): 31-44; quiz 55-6, 2005 Jan-Feb.  [PUBMED Abstract]

  11. Barakat RR: Tamoxifen and endometrial neoplasia. Clin Obstet Gynecol 39 (3): 629-40, 1996.  [PUBMED Abstract]

  12. ACOG committee opinion. Tamoxifen and endometrial cancer. Number 169, February 1996. Committee on Gynecologic Practice. American College of Obstetricians and Gynecologists. Int J Gynaecol Obstet 53 (2): 197-9, 1996.  [PUBMED Abstract]

  13. Fisher B, Costantino JP, Wickerham DL, et al.: Tamoxifen for prevention of breast cancer: report of the National Surgical Adjuvant Breast and Bowel Project P-1 Study. J Natl Cancer Inst 90 (18): 1371-88, 1998.  [PUBMED Abstract]

  14. Barakat RR, Wong G, Curtin JP, et al.: Tamoxifen use in breast cancer patients who subsequently develop corpus cancer is not associated with a higher incidence of adverse histologic features. Gynecol Oncol 55 (2): 164-8, 1994.  [PUBMED Abstract]

  15. Fornander T, Hellström AC, Moberger B: Descriptive clinicopathologic study of 17 patients with endometrial cancer during or after adjuvant tamoxifen in early breast cancer. J Natl Cancer Inst 85 (22): 1850-5, 1993.  [PUBMED Abstract]

  16. Barakat RR, Gilewski TA, Almadrones L, et al.: Effect of adjuvant tamoxifen on the endometrium in women with breast cancer: a prospective study using office endometrial biopsy. J Clin Oncol 18 (20): 3459-63, 2000.  [PUBMED Abstract]

Pruebas de los perjuicios

Una ecografía anormal, por lo general, requiere más investigación, incluso una biopsia endometrial (muestreo). Hay pruebas sólidas que indican que el muestreo endometrial puede provocar incomodidad, hemorragia, infecciones y, con escasa frecuencia, perforación del útero. En un estudio diseñado para evaluar la eficacia, la aceptación de la paciente y la eficacia en función del costo de la biopsia a ciegas, la histeroscopia con biopsia y la ecografía, realizado con 683 mujeres con hemorragia vaginal, se notificó que se produjeron episodios menores, como malestar e incomodidad, en 16% de las mujeres sometidas a histeroscopia con biopsia y en 10% de las mujeres sometidas a una biopsia a ciegas.[1] Un grupo de investigadores estudió 13.600 procedimientos de histeroscopia de diagnóstico y quirúrgicos; encontraron una tasa más baja de complicaciones de los procedimientos de diagnóstico (0,13%) en comparación con los procedimientos quirúrgicos (0,28%).[2] Los riesgos relacionados con resultados positivos falsos incluyen ansiedad, así como más pruebas de diagnóstico y cirugías. Los cánceres de endometrio se pueden pasar por alto en el muestreo endometrial y la ecografía.

Bibliografía
  1. Critchley HO, Warner P, Lee AJ, et al.: Evaluation of abnormal uterine bleeding: comparison of three outpatient procedures within cohorts defined by age and menopausal status. Health Technol Assess 8 (34): iii-iv, 1-139, 2004.  [PUBMED Abstract]

  2. Jansen FW, Vredevoogd CB, van Ulzen K, et al.: Complications of hysteroscopy: a prospective, multicenter study. Obstet Gynecol 96 (2): 266-70, 2000.  [PUBMED Abstract]

Modificaciones a este sumario (03/12/2014)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan en la medida en que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Significación

Se actualizaron las estadísticas con el cálculo de casos nuevos y defunciones en 2014 (se citó a la American Cancer Society como referencia 1).

Este sumario está redactado y mantenido por el Consejo Editorial del PDQ® de Exámenes de Detección y Prevención, que es editorialmente independiente del NCI. El sumario refleja una revisión independiente de la bibliografía y no representa una declaración de políticas del NCI o de los NIH. Para mayor información sobre las políticas de los sumarios y la función de los consejos editoriales del PDQ que mantienen los sumarios del PDQ, consultar en Información sobre este sumario del PDQ y la página sobre Banco de datos de información de cáncer (PDQ®).

Preguntas u opiniones sobre este sumario

Si tiene preguntas o algún comentario sobre este sumario, por favor envíelas a través del formulario de opinión disponible en nuestro portal de Internet, Cancer.gov/espanol.

Información sobre este sumario del PDQ



Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer para profesionales de la salud provee información integral, revisada por expertos, con base en los datos probatorios sobre exámenes de detección del cáncer de endometrio. Su propósito es servir como fuente de información y ayuda para los médicos que atienden a pacientes de cáncer. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

El Consejo Editorial del PDQ® de Exámenes de Detección y Prevención revisa y actualiza regularmente este sumario a medida que es necesario, el cual es editorialmente independiente del Instituto Nacional del Cáncer. El sumario refleja un revisión independiente de la literatura médica y no representa la política del Instituto Nacional del Cáncer o los Institutos Nacionales de la Salud.

Los miembros de este Consejo revisan mensualmente los artículos recién publicados para determinar si un artículo debería:

  • discutirse en una reunión,
  • citarse incluyendo el texto, o
  • sustituir o actualizar un artículo ya citado.

Los cambios en los sumarios se deciden por medio de un proceso de consenso durante el que los miembros del Consejo evalúan la solidez de los datos probatorios en los artículos publicados y determinan la forma en que se debe incluir el artículo en el sumario.

Cualquier comentario o pregunta sobre el contenido de este sumario se debe enviar a la página del Internet Cancer.gov/espanol del NCI utilizando el Formulario de comunicación (Contact Form). Se solicita no comunicarse con los miembros del Consejo para presentar preguntas o comentarios sobre los sumarios. Los miembros del Consejo no responderán preguntas individuales.

Grados de comprobación científica

Algunas referencias bibliográficas en este sumario vienen seguidas de un grado de comprobación científica. Estas designaciones tienen el propósito de ayudar al lector a evaluar la solidez de los hechos científico-estadísticos que sustentan el uso de intervenciones o abordajes específicos. El Consejo Editorial del PDQ® de Exámenes de Detección y Prevención utiliza un sistema formal de jerarquización de la medicina factual para establecer las designaciones del grado de comprobación científica.

Permisos para el uso de este sumario

PDQ es una marca registrada. Aunque el contenido de los documentos del PDQ se puede usar libremente como texto, este no se puede identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI a menos que se reproduzca en su totalidad y se actualice regularmente. Sin embargo, se permitirá que un autor escriba una oración como, por ejemplo, “El sumario con información sobre el cáncer del PDQ del NCI sobre prevención del cáncer de mama indica los siguientes riesgos de manera suscinta: [incluir fragmento del sumario]”.

El formato preferido para una referencia bibliográfica de este sumario del PDQ es el siguiente:

National Cancer Institute: PDQ® Exámenes de detección del cáncer de endometrio. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Última actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: http://cancer.gov/espanol/pdq/deteccion/endometrio/HealthProfessional. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes incluidas en este sumario se usan con permiso del autor, el artista o la casa editorial para su sola inclusión en los sumarios del PDQ. El permiso para usar las imágenes fuera del contexto de información del PDQ se debe obtener del propietario; el Instituto Nacional del Cáncer no lo puede otorgar. Para mayor información sobre el uso de las gráficas de este sumario, así como de muchas otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visual Online, una colección de más de 2.000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

La información en estos sumarios no se debe utilizar como base para determinar reembolsos por cuenta de las aseguradoras. Para mayor información sobre cobertura de seguros, consultar la página Cómo hacer frente al cáncer disponible en Cancer.gov.

Para mayor información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en la página ¿En qué podemos ayudarle?. Las preguntas también se pueden enviar por correo electrónico utilizando el Formulario de comunicación.

Obtenga más información del NCI

Llame al 1-800-4-CANCER

Para obtener más información, las personas que residen en los Estados Unidos pueden llamar gratis al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237), de lunes a viernes de 8:00 a. m. a 8:00 p. m, hora del Este. Un especialista en información sobre el cáncer estará disponible para responder a sus preguntas.

Escríbanos

Para obtener información del NCI, sírvase escribir a la siguiente dirección:

NCI Public Inquiries Office
9609 Medical Center Dr.
Room 2E532 MSC 9760
Bethesda, MD 20892-9760

Busque en el portal de Internet del NCI

El portal de Internet del NCI provee acceso en línea a información sobre el cáncer, ensayos clínicos, y otros portales de Internet u organizaciones que ofrecen servicios de apoyo y recursos para los pacientes con cáncer y sus familias. Para una búsqueda rápida, use la casilla de búsqueda en la esquina superior derecha de cada página Web. Los resultados de una gama amplia de términos buscados incluirán una lista de las “Mejores Opciones,” páginas web que son escogidas de forma editorial que se asemejan bastante al término que usted busca.

Hay muchos lugares donde las personas pueden obtener materiales e información sobre tratamientos para el cáncer y servicios. Los hospitales pueden tener información sobre instituciones o regionales que ofrecen información sobre ayuda financiera, transporte de ida y vuelta para recibir tratamiento, atención en el hogar y sobre cómo abordar otros problemas relacionados con el tratamiento del cáncer.

Publicaciones

El NCI tiene folletos y otros materiales para pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Estas publicaciones describen los diferentes tipos de cáncer, los métodos para tratarlo, pautas para hacerle frente e información sobre ensayos clínicos. Algunas publicaciones proveen información sobre las diferentes pruebas de detección del cáncer, sus causas y cómo prevenirlo, además de estadísticas e información sobre actividades de investigación llevadas a cabo en el NCI. Los materiales del NCI sobre estos y otros temas, se pueden solicitar en línea al Servicio de Localización de Publicaciones del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute Publications Locator) o imprimirse directamente. Estos materiales también se pueden solicitar con una llamada gratuita al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute's Cancer Information Service) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237).