English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Exámenes de detección del cáncer de piel (PDQ®)

Información general sobre el cáncer de piel

El cáncer de piel es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de la piel.

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Protege del calor, la luz solar, las lesiones y las infecciones. La piel también ayuda a controlar la temperatura y almacena agua, grasa y vitamina D. La piel contiene varias capas, pero las dos principales son la epidermis (capa superior o exterior) y la dermis (capa inferior o interna). El cáncer de piel comienza en la epidermis, que se compone de tres tipos de células:

  • Células escamosas: son células delgadas y planas que forman la capa superior de la epidermis. El cáncer que se forma en las células escamosas se llama carcinoma de células escamosas.
  • Células basales: son células redondas que están por abajo de las células escamosas. El cáncer que se forma en las células basales se llama carcinoma de células basales.
  • Melanocitos: se encuentran en la parte inferior de la epidermis; estas células producen melanina, el pigmento que le da a la piel su color natural. Cuando la piel se expone al sol, los melanocitos producen más pigmentos que hacen que la piel se dore o se torne más oscura. El cáncer que se forma en los melanocitos se llama melanoma.
Anatomía de la piel; el dibujo muestra capas de la epidermis, la dermis y el tejido subcutáneo, como los tallos del pelo y los folículos pilosos, las glándulas sebáceas, los vasos linfáticos, los nervios, el tejido graso, las venas, las arterias y una glándula sudorípara.
Anatomía de la piel. Muestra la epidermis, la dermis y el tejido subcutáneo.

El cáncer de piel no melanoma es el cáncer más común en los Estados Unidos.

El carcinoma de células basales y el carcinoma de células escamosas también se conocen como cáncer de piel no melanoma y son las formas más comunes de cáncer de piel. La mayoría de los cánceres de piel de células basales y células escamosas se pueden curar.

El melanoma tiene mayores probabilidades de diseminarse hasta los tejidos cercanos y otras partes del cuerpo, y puede ser más difícil curarlos. El melanoma es más fácil de curar si el tumor se encuentra antes de que se disemine hasta la dermis (la capa interior de la piel). No es probable que el melanoma ocasione la muerte cuando este se encuentra y se trata temprano.

Anatomía de la piel con melanocitos; el dibujo muestra la anatomía de la piel normal, con la epidermis, la dermis, los folículos pilosos, las glándulas sudoríparas, los tallos del pelo, las venas, las arterias, el tejido graso, los nervios, los vasos linfáticos, las glándulas sebáceas y el tejido subcutáneo. La ampliación muestra las capas de células escamosas y de células basales de la epidermis sobre la dermis con vasos capilares. Se muestra la melanina en las células. Se muestra un melanocito en la capa de las células basales en la parte más profunda de la epidermis.
Anatomía de la piel que muestra la epidermis y la dermis. Los melanocitos están en la capa de las células basales, en la parte más profunda de la epidermis.

En los Estados Unidos, parece haber aumentado el número de casos de cáncer de piel no melanoma en los últimos años. El número de casos de melanoma ha aumentado durante los últimos 30 años. Parte de las razones de este aumento puede ser que las personas están más concientes del cáncer de piel. Es más probable que se sometan a exámenes y biopsias de piel, y recibir un diagnóstico de cáncer de piel.

Durante los últimos 20 años, el número de defunciones por melanoma ha disminuido un poco entre los hombres y las mujeres blancas menores de 50 años. Durante este período, el número de defunciones por melanoma ha disminuido un poco entre los hombres blancos mayores de 50 años y permaneció casi igual entre las mujeres blancas mayores de 50 años.

Para mayor información sobre el cáncer de piel, consultar los siguientes sumarios del PDQ:

Exponerse a la radiación ultravioleta puede aumentar el riesgo de cáncer de piel.

Cualquier cosa que aumente su probabilidad de presentar una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que usted enfermará de cáncer; no tener factores de riesgo no significa que usted no enfermará de cáncer. Las personas que piensan que pueden estar en riesgo deberán discutirlo con su médico.

Exponerse a la radiación ultravioleta (UV) y tener piel sensible a la radiación UV, son factores de riesgo para el cáncer de piel. Radiación UV es el nombre que reciben los rayos invisibles que son parte de la energía que proviene del sol. Las lámparas solares y las camillas de bronceado también emiten radiación UV.

Los factores de riesgo para los cánceres de no melanoma y melanoma no son iguales.

  • Los factores de riesgo para el cáncer de piel no melanoma son los siguientes:
    • Exponerse a la luz solar natural o artificial (como la de las camillas de bronceado) por mucho tiempo.
    • Tener tez clara, como en los siguientes ejemplos:
      • Tener tez clara en la que salen pecas o se quema con facilidad, que no se broncea o se broncea mal.
      • Tener ojos azules, verdes o claros.
      • Ser pelirrojo o rubio.
    • Presentar queratosis actínica.
    • Tratamiento previo con radiación.
    • Tener debilitado el sistema inmunitario.
    • Exponerse al arsénico.
  • Los factores de riesgo para el cáncer de piel melanoma son los siguientes:
    • Tener tez clara, como en los siguientes ejemplos:
      • Tener tez clara en la que salen pecas o se quema con facilidad, que no se broncea o se broncea mal.
      • Tener ojos azules, verdes o claros.
      • Ser pelirrojo o rubio.
    • Exponerse a la luz solar natural o artificial (como la de las camillas de bronceado) por mucho tiempo.
    • Tener antecedentes de ampollas por quemaduras de sol, sobre todo durante la infancia o la adolescencia.
    • Tener muchos lunares grandes o pequeños.
    • Tener antecedentes familiares de lunares no habituales (síndrome de nevo atípico).
    • Tener antecedentes familiares o personales de melanoma.
    • Ser de raza blanca.
  • Actualización: 14 de marzo de 2014