English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Exámenes de detección del cáncer de vejiga y otros cánceres uroteliales (PDQ®)

Información general sobre el cáncer de vejiga y otros cánceres uroteliales

El cáncer de vejiga y otros cánceres uroteliales son enfermedades en las que se forman células malignas (cancerosas) en el urotelio.

La vejiga es un órgano hueco en la parte baja del abdomen. Tiene forma de globo pequeño y una pared muscular que le permite agrandarse o encogerse. La vejiga almacena la orina hasta que se elimina del cuerpo. La orina es el desecho líquido que elaboran los riñones a medida que limpian la sangre. La orina pasa desde los dos riñones a la vejiga a través de dos tubos que se llaman uréteres. Cuando la vejiga se vacía al orinar, la orina va desde la vejiga al exterior del cuerpo a través de otro tubo que se llama uretra.

El urotelio es una capa de tejido que cubre la uretra, la vejiga, los uréteres, la próstata y la pelvis renal. El cáncer que comienza en el urotelio de la vejiga es mucho más común que el cáncer que comienza en el urotelio de la uretra, los uréteres, la próstata o la pelvis renal. Dado que esta es la forma más común de cáncer urotelial, el cáncer de vejiga es el tema central de este sumario.

Anatomía del sistema urinario masculino (panel izquierdo) y el sistema urinario femenino (panel derecho); un dibujo de dos paneles muestra el riñón derecho y el izquierdo, los uréteres, la vejiga con orina, y la uretra. La parte interior del riñón izquierdo muestra la pelvis renal. Un recuadro muestra los túbulos renales y la orina. También se muestra la próstata y el pene (panel izquierdo) y el útero (panel derecho).
Anatomía del sistema urinario masculino (panel izquierdo) y el sistema urinario femenino (panel derecho) que muestra los riñones, uréteres, vejiga y uretra. La orina se elabora en los túbulos renales y se acumula en la pelvis renal de cada riñón. La orina fluye desde los riñones a través de los uréteres a la vejiga. La orina se acumula en la vejiga hasta que el cuerpo la desecha a través de la uretra.
Anatomía del sistema urinario masculino (panel izquierdo) y el sistema urinario femenino (panel derecho) que muestra los riñones, uréteres, vejiga, y uretra. La orina se elabora en los túbulos renales y se acumula en la pelvis renal de cada riñón. La orina fluye desde los riñones a través de los uréteres a la vejiga. La orina se acumula en la vejiga hasta que el cuerpo la desecha a través de la uretra.

Hay tres tipos de cáncer que comienzan en las células uroteliales de la vejiga. A estos cánceres se les da el nombre del tipo de células que se vuelven malignas (cancerosas):

Para mayor información sobre el cáncer de vejiga y otros cánceres uroteliales, consultar los siguientes sumarios del PDQ:

El riesgo de cáncer de vejiga aumenta con la edad.

En los Estados Unidos, el cáncer de vejiga se presenta más a menudo en los hombres que en las mujeres y, con más frecuencia, en personas blancas que en personas negras. En la medida en que la población estadounidense envejece, el número de personas con diagnóstico de cáncer de vejiga aumenta, pero el número de muertes por este cáncer ha disminuido. Esto aplica tanto para hombres como mujeres de todas las razas en los últimos 30 años.

El consumo de tabaco puede afectar el riesgo de cáncer de vejiga.

Cualquier cosa que aumenta el riesgo de presentar una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se va a tener cáncer; no tener factores de riesgo no significa que no se va a tener cáncer. Consulte con su médico si piensa que puede tener riesgo de cáncer de vejiga. Entre los factores de riesgo de cáncer de vejiga se incluyen los siguientes:

  • Consumir tabaco, en especial, fumar cigarrillos.
  • Tener antecedentes familiares de cáncer de vejiga.
  • Tener ciertos cambios en los genes.
  • Estar expuesto a pinturas, tintes, metales o derivados del petróleo en el sitio de trabajo.
  • Haber recibido tratamiento con radioterapia dirigida a la pelvis o con ciertos medicamentos contra el cáncer, como la ciclofosfamida o la ifosfamida.
  • Tomar Aristolochia fangchi, una hierba china.
  • Tomar agua de pozo con concentraciones altas de arsénico.
  • Tomar agua tratada con cloro.
  • Tener antecedentes de infecciones de la vejiga, como las producidas por Schistosoma haematobium.
  • Usar catéteres urinarios por períodos prolongados.
  • Actualización: 6 de noviembre de 2014