In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Prevención del cáncer de cuello uterino (PDQ®)

  • Actualizado: 7 de marzo de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Descripción de las pruebas

Incidencia y mortalidad



Incidencia y mortalidad

Se calcula que para 2014 en los Estados Unidos se presentarán 12.360 casos nuevos de cáncer de cuello uterino y 4.020 muertes.[1] Además, 1.250.000 mujeres serán diagnosticadas anualmente con lesiones precancerosas mediante citología usando el frotis de Papanicolaou. Se puede diagnosticar un proceso continuo de cambios patológicos que van desde células escamosas atípicas de significado indeterminado a lesiones intraepiteliales escamosas de grado bajo (LSIL) a lesiones escamosas intraepiteliales de grado alto (HSIL) a cáncer invasivo. Las afecciones precancerosas HSIL y LSIL también se les conoce como neoplasia intraepitelial cervical (CIN) 1, 2 y 3. Las lesiones pueden desaparecer, persistir o avanzar y convertirse en una neoplasia maligna invasiva, donde las (LSIL) (CIN1) tienen mayor probabilidad de desaparecer de forma espontánea y (HSIL) (CIN 2/CIN 3) con mayores probabilidades de persistir y evolucionar. El tiempo promedio de avance del CIN 3 hacia un cáncer invasivo se calcula entre 10 y 15 años.[2]

La incidencia del cáncer de cuello uterino ha disminuido de forma considerable con el advenimiento y la adopción generalizada de los exámenes de detección por medio de análisis ginecológicos y pruebas de Pap (para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Exámenes de detección del cáncer de cuello uterino). Sin embargo, los exámenes de detección regulares están vinculados con un gran número de procedimientos diagnósticos para evaluar las pruebas anormales, y el tratamiento de lesiones de grado bajo puede afectar de manera adversa la fecundidad y el embarazo posteriores. La prevención del cáncer puede ser más eficaz con menos consecuencias adversas.

Casi todos los casos de cáncer de cuello uterino están relacionados con la infección por el virus del papiloma humano (VPH),[3,4] que se trasmite durante la actividad sexual. Por lo tanto, el cáncer de cuello uterino se observa con más frecuencia en las mujeres que comenzaron su actividad sexual a una edad temprana y con parejas múltiples. Los anticonceptivos de barrera o los geles espermicidas pueden brindar algún grado de protección (para mayor información, consultar la sección de este sumario sobre Virus del papiloma humano).

El tabaquismo o la exposición al humo de tabaco en el ambiente también están relacionados con un aumento en el riesgo entre las mujeres con infección por VPH,[5] lo que indica que los componentes del tabaco promueven el crecimiento anormal de las células infectadas por el virus.

Bibliografía
  1. American Cancer Society: Cancer Facts and Figures 2014. Atlanta, Ga: American Cancer Society, 2014. Available online. Last accessed May 21, 2014. 

  2. Holowaty P, Miller AB, Rohan T, et al.: Natural history of dysplasia of the uterine cervix. J Natl Cancer Inst 91 (3): 252-8, 1999.  [PUBMED Abstract]

  3. zur Hausen H, de Villiers EM: Human papillomaviruses. Annu Rev Microbiol 48: 427-47, 1994.  [PUBMED Abstract]

  4. Schiffman MH, Bauer HM, Hoover RN, et al.: Epidemiologic evidence showing that human papillomavirus infection causes most cervical intraepithelial neoplasia. J Natl Cancer Inst 85 (12): 958-64, 1993.  [PUBMED Abstract]

  5. Ho GY, Kadish AS, Burk RD, et al.: HPV 16 and cigarette smoking as risk factors for high-grade cervical intra-epithelial neoplasia. Int J Cancer 78 (3): 281-5, 1998.  [PUBMED Abstract]