In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Prevención del cáncer de esófago (PDQ®)

  • Actualizado: 31 de julio de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Aspectos generales

Carcinoma de células escamosas del esófago
        Quién está en riesgo
        Factores con pruebas adecuadas de un aumento en el riesgo de carcinoma de células escamosas del esófago
        Factores con pruebas adecuadas de disminución del riesgo de carcinoma de células escamosas del esófago
Adenocarcinoma del esófago
        Factores con pruebas adecuadas del aumento en el riesgo de adenocarcinoma del esófago
        Intervenciones con pruebas adecuadas de disminución en el riesgo de adenocarcinoma del esófago

Nota: también se dispone de sumarios por separado del PDQ sobre Exámenes de detección del cáncer de esófago, Tratamiento del cáncer de esófago y Grados de comprobación científica de los estudios de investigación sobre detección y prevención del cáncer.

Carcinoma de células escamosas del esófago

Quién está en riesgo

Fumar y consumir alcohol constituyen aproximadamente 90% de los casos de carcinoma de células escamosas del esófago en los países occidentales como los Estados Unidos.[1]

Factores con pruebas adecuadas de un aumento en el riesgo de carcinoma de células escamosas del esófago

Fumar cigarrillos y beber alcohol

Con base en pruebas sólidas, fumar cigarrillos y consumir alcohol aumenta el riesgo de presentar carcinoma de células escamosas del esófago. Fumar y consumir alcohol constituyen aproximadamente 90% de los casos de carcinoma de células escamosas del esófago en los países occidentales como los Estados Unidos.[1]

Magnitud del efecto: aumento del riesgo, magnitud moderada.

Diseño del estudio: pruebas de estudios de casos y controles y cohortes con base en la población.
Validez interna: razonable.
Congruencia: buena.
Validez externa: razonable.
Infección por Helicobacter pylori y atrofia gástrica

Con base en pruebas razonables, los anticuerpos del suero del gen A (CagA) relacionado con la citocina y la atrofia gástrica se relacionan con un aumento del riesgo del carcinoma de células escamosas del esófago (oportunidad relativa [OR], 2,1; IC 95%, 1,1–4,0 y OR, 4,3; 95% intervalo de confianza [IC], 1,9–9,6, respectivamente).[2])

Magnitud del efecto: magnitud desconocida pero probablemente pequeña en términos de riesgo absoluto.

Diseño del estudio: pruebas de estudios de casos y controles y cohortes.
Validez interna: razonable.
Congruencia: estudio grande.
Validez externa: razonable.
Factores con pruebas adecuadas de disminución del riesgo de carcinoma de células escamosas del esófago

Evitar el tabaco y el alcohol

Con base en pruebas sólidas, evitar el tabaco y el alcohol disminuiría el riesgo de cáncer de células escamosas.[1,3]

Magnitud del efecto: beneficio positivo grande.

Diseño del estudio: pruebas obtenidas de cohortes o estudios de casos y controles.
Validez interna: razonable.
Congruencia: estudios múltiples.
Validez externa: razonable.
Quimioprevención

Uso de Aspirina y de fármacos antinflamatorios no esteroides (AINES)

Beneficios

Con base en pruebas razonables, se ha observado en estudios epidemiológicos que el uso de Aspirina o de AINE se relaciona con una disminución de riesgo de presentar o morir por cáncer del esófago (OR, 0,57; IC 95%, 0,47–0,71).[4]

Magnitud del efecto: positivo pequeño.

Diseño del estudio: pruebas obtenidas de los estudios de cohortes o de casos y controles.
Validez interna: razonable.
Congruencia: buena.
Validez externa: razonable.
Perjuicios

Con base en pruebas sólidas, entre los perjuicios del uso de AINES están la hemorragia gastrointestinal superior y los episodios cardiovasculares graves, como el infarto al miocardio, la insuficiencia cardíaca, el ictus hemorrágico y la disfunción renal.

Magnitud del efecto: aumento en el riesgo, magnitud pequeña.

  • Diseño del estudio: pruebas obtenidas de ensayos aleatorizados controlados.
  • Validez interna: razonable.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: razonable.
Adenocarcinoma del esófago Factores con pruebas adecuadas del aumento en el riesgo de adenocarcinoma del esófago

Reflujo gastroesofágico y esófago de Barrett

Con base en pruebas sólidas, existe una relación entre la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE) y el adenocarcinoma, especialmente si la ERGE ha sido prolongado y los síntomas son graves.[5,6] En un estudio de casos y controles en Suecia, el OR de pacientes con síntomas de reflujo recidivante fue 7,7, mientras que el OR de pacientes con síntomas prolongados y graves fue de 43,5 (IC 95%, 18,3–103,5).[7]

Se desconoce si la eliminación del reflujo gastroesofágico mediante cirugía o el ejercicio médico reduciría el riesgo de adenocarcinoma del esófago.[7,8]

Magnitud del efecto: desconocido.

  • Diseño del estudio: estudios ecológicos y descriptivos.
  • Validez interna: razonable.
  • Congruencia: buena; múltiples estudios.
  • Validez externa: razonable.
Intervenciones con pruebas adecuadas de disminución en el riesgo de adenocarcinoma del esófago

Uso de Aspirina y de fármacos antinflamatorios no esteroides (AINES)

Beneficios

Con base en pruebas razonables, se ha observado que el uso de Aspirina o AINE en estudios epidemiológicos se relaciona con una disminución de riesgo de presentar cáncer de esófago o de morir por este (oportunidad relativa [OR], 0,57; IC 95%, 0,47–0,71).[4,9]

Magnitud del efecto: positivo; magnitud desconocida.

Diseño del estudio: pruebas obtenidas de estudios de cohorte o control de casos.
Validez interna: razonable.
Congruencia: buena.
Validez externa: razonable.
Perjuicios

Con base en pruebas sólidas, entre los perjuicios del uso de AINES están la hemorragia gastrointestinal superior y los episodios cardiovasculares graves, como el infarto al miocardio, la insuficiencia cardíaca, el ictus hemorrágico y la disfunción renal.

Magnitud del efecto: aumento del riesgo; magnitud pequeña.

  • Diseño del estudio: pruebas obtenidas de estudios controlados aleatorizados.
  • Validez interna: buena.
  • Congruencia: buena.
  • Validez externa: buena.
Ablación del esófago de Barrett con displasia

Beneficios

En un ensayo controlado aleatorizado, se encontró que la ablación por radiofrecuencia del esófago de Barrett con displasia grave puede llevar a la erradicación tanto de la displasia como de la metaplasia intestinal y a una reducción del riesgo de la evolución de la enfermedad.[10]

Magnitud del efecto: se desconoce la incidencia de la mortalidad por cáncer.

Diseño del estudio: pruebas obtenidas de un ensayo controlado aleatorizado.
Validez interna: buena.
Congruencia: estudio simple.
Validez externa: buena.
Perjuicios

Con base en pruebas sólidas, entre los perjuicios de la ablación por radiofrecuencia están la estenosis esofágica y el requisito para una dilatación y hemorragia gastrointestinal superior pero en tasas menores. Es posible que el sobrediagnóstico y el sobretratamiento del esófago de Barrett, en especial los que no presentan displasia grave, puedan provocar una cantidad importante de perjuicios.

Magnitud del efecto: ante las tasas bajas de estenosis esofágica y requistios de una dilatación y una hemorragia gastrointestinal superior en tasas menores, los riesgos pueden resultar obvios si esta práctica es adoptada ampliamente por médicos con menos experiencia.

Diseño del estudio: pruebas obtenidas de un ensayo controlado aleatorizado.
Validez interna: buena.
Congruencia: estudio simple.
Validez externa: los pacientes representativos de un subconjunto de personas con displasia, especialmente con displasia grave; los médicos en general, pueden no ser representativos de los médicos con experiencia ya que esto es una tecnología nueva y requiere de conocimiento especializado.
Bibliografía
  1. Engel LS, Chow WH, Vaughan TL, et al.: Population attributable risks of esophageal and gastric cancers. J Natl Cancer Inst 95 (18): 1404-13, 2003.  [PUBMED Abstract]

  2. Ye W, Held M, Lagergren J, et al.: Helicobacter pylori infection and gastric atrophy: risk of adenocarcinoma and squamous-cell carcinoma of the esophagus and adenocarcinoma of the gastric cardia. J Natl Cancer Inst 96 (5): 388-96, 2004.  [PUBMED Abstract]

  3. Siemiatycki J, Krewski D, Franco E, et al.: Associations between cigarette smoking and each of 21 types of cancer: a multi-site case-control study. Int J Epidemiol 24 (3): 504-14, 1995.  [PUBMED Abstract]

  4. Corley DA, Kerlikowske K, Verma R, et al.: Protective association of aspirin/NSAIDs and esophageal cancer: a systematic review and meta-analysis. Gastroenterology 124 (1): 47-56, 2003.  [PUBMED Abstract]

  5. Lagergren J, Bergström R, Lindgren A, et al.: Symptomatic gastroesophageal reflux as a risk factor for esophageal adenocarcinoma. N Engl J Med 340 (11): 825-31, 1999.  [PUBMED Abstract]

  6. Fitzgerald RC: Molecular basis of Barrett's oesophagus and oesophageal adenocarcinoma. Gut 55 (12): 1810-20, 2006.  [PUBMED Abstract]

  7. Lagergren J, Ye W, Lagergren P, et al.: The risk of esophageal adenocarcinoma after antireflux surgery. Gastroenterology 138 (4): 1297-301, 2010.  [PUBMED Abstract]

  8. Spechler SJ, Goyal RK: The columnar-lined esophagus, intestinal metaplasia, and Norman Barrett. Gastroenterology 110 (2): 614-21, 1996.  [PUBMED Abstract]

  9. Liao LM, Vaughan TL, Corley DA, et al.: Nonsteroidal anti-inflammatory drug use reduces risk of adenocarcinomas of the esophagus and esophagogastric junction in a pooled analysis. Gastroenterology 142 (3): 442-452.e5; quiz e22-3, 2012.  [PUBMED Abstract]

  10. Shaheen NJ, Sharma P, Overholt BF, et al.: Radiofrequency ablation in Barrett's esophagus with dysplasia. N Engl J Med 360 (22): 2277-88, 2009.  [PUBMED Abstract]